Juego de Tronos: ganas o mueres

“Escuchad mis palabras, sed testigos de mi juramento. La noche se avecina, ahora empieza mi guardia. No terminará hasta el dí­a de mi muerte. No tomaré esposa, no poseeré tierras, no engendraré hijos. No llevaré corona, no alcanzaré la gloria. Viviré y moriré en mi puesto. Soy la espada en la oscuridad. Soy el vigilante del Muro. Soy el fuego que arde contra el frí­o, la luz que trae el amanecer, el cuerno que despierta a los durmientes, el escudo que defiende los reinos de los hombres. Entrego mi vida y mi honor a la Guardia de la Noche, durante esta noche y todas las que estén por venir”.

Cada mes de abril, Juego de Tronos regresa dispuesta a conquistar a sus seguidores, adictos e incapaces de esperar con tranquilidad. Sin embargo, la espera es necesaria para crear expectativas, para ganar, porque en Juego de Tronos, o ganas o mueres.

El pasado 6 de abril, una nueva temporada llegaba a la pequeña pantalla después de un sorprendente final de la tercera– recordad la Boda Roja y todo lo que en ella sucedió- que no dejó indiferente a nadie. Y después de un capí­tulo de la cuarta temporada, la HBO (Looking, True Blood, Mad Men…) confirmaba dos temporadas más de la serie basada en la novela del escritor estadounidense George R. R. Martin.

A grandes rasgos, Juego de Tronos se configura como una gran balanza: maldad, interés y amor. Es el interés propio el que determina la actitud de cada uno de los personajes antes las distintas situaciones y ninguno llega a definirse con un perfil exacto. En Invernalia, Desembarco del Rey o Roca Casterly no se es bueno o malo; se intenta sobrevivir.

Y es que todo se desenvuelve en un entorno diseñado para convertir a los personajes en un punto medio entre ser despiadado o mostrar compasión. No se habla de ética ni de principios, porque no existen, y se vuelve a confirmar tras dos capí­tulos emitidos de esta nueva temporada, desde el insufrible Joffrey Baratheon hasta la pasiva Sansa Stark. Ni siquiera Daenerys Targaryen, bajo su determinante ley de respeto y libertad, está libre de pecados.

tumblr_mcx12ma9MS1r8t03jo1_500

Ahora bien, ¿qué esperar de esta nueva temporada? Aquellos que sean fieles seguidores de la saga y, por tanto, hayan leí­do los libros, lo sabrán. Los que no, deben comenzar a aceptar que solo hay algo claro en Juego de Tronos, y es que las sorpresas están hechas para todos. George R. R. Martin ya ha demostrado su capacidad innata para hacer sufrir al espectador a través de giros nada esperados; y ha vuelto a confirmarlo tras el segundo capí­tulo, The Lion and the Rose.

En medio de un mundo de sexo, traición, venganza, amor y magia negra, un total de 5.179 personajes, principales y secundarios –consejo: no sientas ni el más mí­nimo aprecio por ninguno–, han muerto a lo largo de tres temporadas sin que al escritor parezca importarle. Y si esto es así­, todo apunta a que quedan muchas más por llegar, para bien o para mal.

Nuevos personajes llegan esta temporada a una de las tramas más salvajes e impactantes de los últimos años en televisión, nuevas casas de Poniente llegan con un único objetivo: luchar por el poder. Por lo pronto, parece ser que se acerca una época de bastantes cambios que, sin duda alguna, nos acercan a la gran pregunta: ¿quién conseguirá ocupar el Trono de Hierro? La noche es oscura y alberga horrores… y nadie está a salvo. Suerte.

 

[followbutton username=’gabgarcher’]

[wp_ad_camp_2]

Gabriel Garcher
Gabriel Garcher

musica@bfacemag.es

Canario, que no africano. Freelance a tiempo completo; escritor en mis ratos libres. Nunca sonrío en las fotos, y no pasa nada. La vida sigue.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies