Looking: Somewhere over the rainbow

Más allá de las banderas, del Orgullo, de la música y la purpurina; más allá de las fiestas en Babylon de ‘Queer as folk’, es donde encontramos ‘Looking‘, la nueva serie de la HBO que cerró su primera temporada el pasado domingo tras haber renovado, para alegrí­a de sus fans, por una segunda. Con una evolución más que evidente en la ficción homosexual, y tomando como referente una joya como ‘Weekend‘, una de nuestras top 10 para San Valentí­n, ‘Looking’ nos muestra el dí­a a dí­a de tres hombres de San Francisco, sus idas y venidas, sus romances y preocupaciones. Aunque se anunciara con la etiqueta de “la nueva serie homosexual de la HBO”, en ‘Looking’ ya no hay lugar para la reinvindicación o la defensa de los derechos como veí­amos en la serie de Showtime; en ella, todo eso queda a un lado y lo que presenciamos es el retrato de tres personas que sólo buscan ser felices.

Desde la primera secuencia, ‘Looking’ dejó muy claro su intención de ser moderna, actual, y es algo que ha mantenido a lo largo de toda su primera temporada, referencias a Grindr incluidas. De menos a más, la serie fue encontrando su tono y acercándose más al estilo intimista que luego la ha caracterizado, arriesgando con capí­tulos mantenidos prácticamente por el diálogo, sin fiestas, sin música, nada: únicamente dos personajes desnudos, en alma que no en cuerpo, que se conocí­an y se deseaban durante treinta minutos. Estoy hablando del quinto capí­tulo, cumbre de la serie, y que despertó los elogios de los fans en las redes sociales, unos fans que no buscan sólo diversión y sexo como con ‘Queer as folk‘, sino que se sienten identificados con las preocupaciones de los personajes, las situaciones y los diálogos. Y es que ese es el punto fuerte de ‘Looking’: su sensación de cercaní­a, de humanidad.

LookingBros

Si no has visto nada de ella, al leer estas lí­neas, puede parecer que en la serie no hay lugar para el sexo y que parece que esté hablando de una adaptación puritana y gay de ‘Antes del amanecer‘, pero esto no es así­. El sexo aparece de forma esporádica, en situaciones necesarias y con un sentido dentro de la trama. No hay nada gratuito, todo sucede para hacer evolucionar a tres personajes muy bien escritos e interpretados por Jonathan Groff, Frankie J. ílvarez y Murray Barlett, tres actores muy diferentes, al igual que sus personajes, pero que forman un perfecto trí­o de ases sobre los que se sostiene la serie.

Olvidando su más claro antecesor en la televisión, ‘Looking’ agarra fuerte el testigo de la ficción televisiva homosexual y presenta en su primera temporada un relato de ocho capí­tulos en el que no sentirse identificado es prácticamente imposible. 

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies