¿Qué perfiles no hemos visto aún en ‘Gran Hermano’?

Los fans de ‘Gran Hermano’ estamos de celebración, y es que tras un año de espera, por fin tenemos de vuelta el reality por excelencia. Cambios en la casa, en la mecánica, y, por supuesto, descubrir quiénes convivirán durante 3 meses en Guadalix de la Sierra son los ingredientes que hacen que cada año nos peguemos al televisor – es prácticamente un ritual – para ver la primera gala.

Y aunque muchas veces las apuestas se dirigen hacia qué sorpresas nos deparará el reality, al final siempre terminamos haciendo cábalas sobre quién entrará en la casa, qué personas queremos ver y con qué nos sorprenderán en Telecinco. Y es que aún son muchos los perfiles que por una cosa u otra no han entrado a Guadalix. Por eso, en Bface Magazine hacemos un repaso los tipos de personas que nos gustaría ver dentro de la casa, bien por el juego que podrían dar o porque en sí mismas son carne de cañón. Y si ya de paso ayudamos al equipo de casting a que decida porque no se les hayan ocurrido antes, pues mejor que mejor. Que no se diga que no hacemos una labor social ejemplar. ¡Comenzamos!


1. La mujer embarazada

La apuesta de las apuestas. Todos y cada uno de los años que se ha anunciado la emisión de Gran Hermano, la frase por excelencia siempre ha sido: ‘ojalá metan a una mujer embarazada’. Quizás puede que alguna mujer haya estado embarazada dentro de la casa, quién sabe, pero sí que está claro que el hecho de que alguien de a luz en la casa de ‘Gran Hermano’ sería pionero e incluso maravilloso. Sería el primer niño producto directo de la televisión, eso sí, sin llegar al extremo de ‘El Show de Truman’, pero poder contemplar el milagro de la vida en vivo es algo que, dicen, te marca de por vida. Y aunque un año hicieron un amago – la broma a Lore Edo en su entrada en la casa – nunca se han decidido. Pues no es tarde todavía, y puede que nos sorprendan este año. Ojalá.


2. Una persona ‘darks’

Vale, la ganadora Judit era Gótica, pero no es lo mismo. Queremos a alguien en la casa que, entre tanto buen rollo – nótese la ironía – transmita su pesar, su amor por lo oscuro, su visión de vida negra. Que no quiera vestirse de otros colores aunque la prueba así lo diga, que se pelee porque le desaparezca su maquillaje o que la lavadora destiña y se le quede la ropa blanca. Desde luego, polémica traería, y más si junto a ella meten a una persona que sea tan vitalista y soñadora como pudo ser Fresita en su momento. Sería una persona que contrastara con el resto de la casa, pero que aportaría un toque distinto y nos abriría las puertas de otro grupo social seguramente a descubrir por la mayoría de telespectadores. Desde aquí, votamos sí.


3. Un político

Pero no de los corruptos, de los que pertenecen a un partido mayoritario. Queremos un político de los que aún se preocupan de la ciudadanía, de los que se desviven por el pueblo del que son concejales. Que enseñe a los otros miembros de la casa lo que significa representar a la gente, y, por qué no, que tenga debates y peleas por su ideología o la de los demás. Que se crea líder por su imagen de figura de representación, y que eso traiga consecuencias nefastas en su convivencia. Y si ya encima destapa alguna trama que otra, o cuenta cosas entre café y café de lo que ha vivido pues mejor aún, que los hay que vemos el canal24 horas y hay ratos tan muertos que hacen que odies a todos y cada uno de los concursantes. Como apunte si convencemos a los de Telecinco: un vídeo de presentación como si fuera el de una campaña política quedaría genial.


4. El nerd

¿Os lo imagináis? Una pelea entre una choni de lo más barriobajera y un nerd que se ríe de ataques o chistes que únicamente él pilla. Desde luego, una buena situación para el reality sería. Han pasado freaks en general, pero necesitamos a un gafapasta enganchado a los videojuegos y el ordenador, con la mesilla llena de cómics y que lleve a la casa objetos personales como una figurita de Spiderman o camisetas con frases de ‘Star Wars’. Que, además, sea un cerebrito y que demuestre que únicamente de la fuerza física no se vive. No solamente nos regalaría escenar maravillosas en la gran pantalla, sino que seguramente se gane el cariño de todo el público, porque aunque muchas veces sociabilicen poco, se hacen querer. Y si no que se lo digan a Sheldon Cooper.


5. Un transformista

Ya hemos tenido transexuales en la casa. Pero necesitamos a un transformista. Que nos enseñe cómo es el día a día de una persona con dos identidades con las que le encanta convivir. Que haga vestidos con lo que pille, que lleve una maleta llena de pelucas y que enseñe a bailar a la casa en los ratos muertos. Las conversaciones en el confesionario con Mercedes Milá o el propio Súper pueden ser una maravilla, sobre todo por la rapidez mental que estos artistas tienen para contestar de manera borde, dejando planchado al personal. Por eso no queremos, sino que exigimos a una travesti que nos haga de las galas un auténtico show. Aún no nos entra en la cabeza cómo no ha habido ninguno antes.  Y no, Inma no cuenta como transformista por mucho que os empeñéis.


¿Y vosotros? ¿A quién querríais ver en la nueva edición?

David Marañón
David Marañón

Redactor

23 años sentado frente al televisor, escritor en mi tiempo libre y con un futuro enfocado en ser héroe de cómic.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies