Se agota el “tiempo nuevo” de Telecinco para la reconquista polí­tica

Ahora manda la cadena peque de Atresmedia. El coloquio polí­tico de la cadena de Mediaset España mantiene el coma profundo en el que entró desde su nacimiento. A los mandamás del que iba a ser el programa rival de “laSexta noche” se les acaban las ideas para reflotarlo. ¿Porqué no engancha?,¿Qué podrí­a salvarlo?, ¿Llegará a navidad?. Debatamos..

Su devastadora salida aquel último sábado del frí­o octubre, congeló a los pocos fieles seguidores que lo eligieron como tertulia polí­tica. Ni con el presunto morbo del entrevistado estrella, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, pudieron engatusar a la audiencia para que desconectaran del programa de Iñaki López en laSexta, que seguí­a su lí­nea de machaque con Podemos y cí­a. Tampoco la prestigiosa presencia de la periodista y locutora, Pepa Bueno, encandiló al público molesto y decepcionado por el atropellado trabajo de Telecinco con el debut de “Un tiempo nuevo”. Por no recordar la vergonzosa imagen gráfica que presentó la cadena lí­der de España ante su fidedigna audiencia.

Y es que no hay que olvidar, que aunque seamos la dueña y señora de la caja tonta, la audiencia es la que manda (aunque no pague). Parece ser que Telecinco olvidó que hay que cuidar mucho a los productos antes de servirlos en la mesa, porque si no gustan, van directos a la basura. La parrilla televisiva es un gran buffet libre que ofrece infinidad de manjares, y si encima presentan dos platos con el mismo ingrediente, el público se come lo que mejor huela y más atractivo le resulte para su paladar.
“laSexta noche” es sin duda el primer plato de los sábados mientras que el programa de Sandra Barneda y Javier Ruí­z no llega ni al postre.

Un-tiempo-nuevo-telecinco

El coloquio de Telecinco no solo descuidó la imagen, que al fin de cuentas es lo primero que entra por el ojo, sino que además suspendió en contenido, en forma, y por consiguiente, en audiencia. “Un tiempo nuevo” aterrizó con un escalofriante 9,2% de cuota de pantalla y reuniendo a 1.1 millones de telespectadores, un dato desastroso teniendo en cuenta el 11,6% y 1.3 millones de fieles que dejó como herencia “Hay una cosa que te quiero decir”. Ni tan siquiera alcanzó los dos dí­gitos de audiencia viéndose aplastado por el 16,6% de share y más de 2 millones de telespectadores que marcaba “laSexta noche”, que anotó récord de temporada.
A la siguiente semana, el morbo de Javier Limón (marido de Teresa Romero) y Pedro Sánchez (PSOE), el espacio de Mediaset arañó cuatro mí­seras décimas de audiencia y mantuvo los 1.1 millones de fieles, pero aún así­, Iñaki López volvió a arrasar con casi un 16%.

La agoní­a y preocupación de la cadena viene este último sábado cuando “Un tiempo nuevo” desciende a su nota más baja: un triste 8,5% de share y un escueto millón de telespectadores se interesaron por el coloquio de Mandarina TV. Es cuando los de Mediaset se ponen manos a la obra para intentar enmendar el batiburrillo que sin querer han creado y que no tiene pensamientos de arreglarse.

El principal error no es del programa en sí­ ni de ninguno de los componentes, sino de la errónea decisión de Telecinco de fulminar de una asentada parrilla el coloquio polí­tico con la desaparición sorpresa de “El gran debate”. Recordemos que el espacio de Jordi González cerró sus puertas siendo lo más visto de su franja horaria, junto al contenedor de cine de Antena 3, mientras que “laSexta noche” llegaba a duras penas al simplón 9% de share. Pero ahora la cosa cambia. Los contertulos, polí­ticos y viceversa de la cadena verde han creado su marca y solera en el sector, y lo que es peor, se han hecho dueños y señores del sábado noche, siendo el espacio más visto de su horario.

Para mas inri el enfrentamiento lo pretenden hacer con una presentadora, que ya de entrada cojea como moderadora de debates, y menos de tema polí­tico. Por no hablar del desbarajuste de contenidos, que en tres programas ya han sufrido movimientos, por cierto cada vez más similares al programa con el que intentan competir. La audiencia también ha pillado el bulo con el que vendieron el programa con colaboraciones excepcionales como la de Luí­s Marí­a Ansón, Luí­s del Olmo o Pedro j.Rámirez, que jamás se han producido, a excepción de la pequeña intervención de Pepa Bueno.

Pedro j.Ramí­rez podrí­a contar con el programa de Telecinco tras su despido del diario El Mundo para departir a sus anchas sobre su descarada enemistad con Casimiro Garcí­a-Abadillo, actual jefazo del rotativo

Quizá esa sea la única pólvora que pueda hacer estallar la magia de “Un tiempo nuevo”, una entrevista o colaboración potente que enganche a la audiencia y recoja algo nuevo, como el tiempo que quieren hacer llegar desde que anunciaban el programa. El cambio de presentadores, es otro de los cambios a promover de inmediato, así­ como ensanchar la idea de pluralidad que en un principio decí­an tener. De no ser así­, no llegan ni a las uvas.

[socialpoll id=”2231708″]

Álvaro Roldán
Álvaro Roldán

Redactor

Periodista, coordinador de Tuteledigital.es, crí­tico televisivo y deslenguado.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies