Cuestión de dos: ‘Las gemelas de Sweet Valley’ y ‘Cosas de Hermanas’

Tanto si fuiste teen o un adorable mocoso en los 90, recordarás lo maravilloso de estos años sin ningún complejo. Fue la época dorada del pop, de las Spice Girls y los Back Street Boys, de la Superpop y la Bravo.

Los veranos llegaban cargados de series adolescentes para pasar toda la mañana pegado al televisor con un colacao. Fue la década de Los Rompecorazones, Salvados por la campana o El Prí­ncipe de Bel Air. Pero hubo varias comedias que quedaron en nuestro recuerdo y que tení­an un denominador común: un par de gemelas como protagonistas. Y no, no voy a hablar de las Oslen ni de Padre Forzosos.


 

Las gemelas de Sweet Valley 

Jessica y Elizabeth son dos adolescentes guapas y muy populares en el instituto Sweet Valley High. Liz era estudiosa, responsable y amiga de sus amigos; mientras que Jessica era egoí­sta, presumida y superficial.

La serie se centraba en la vida de estas gemelas y sus amigos: Todd, el mejor amigo de Liz y novio ocasional; Enid, su mejor amiga; Lila Fowler, una adolescente algo pija y la mejor amiga de Jessica y también rival de Bruce, el niño rico de la ciudad; y Winston, el “payaso” de la clase que estaba loquito por Jessica.

La historia pasó por momentos muy telenovelescos que incluyeron secuestros o comas hasta su despedida sin previo aviso debido a sus audiencias. Las personalidades opuestas de las gemelas, sus peleas, sus alocados amigos y la vida en el instituto centraban las tramas de esta comedia.


 

Cosas de hermanas

SisterSister

Tia y Tamera eran dos hermanas gemelas que fueron separadas al nacer y adoptadas por diferentes padres. Catorce años después se encuentran en un centro comercial y deciden irse a vivir juntas. Tí­a era la hermana inteligente que querí­a estudiar en Harvard, una chica reservada y tradicional; Tamera, por el contrario, era muy impulsiva y alocada, menos preocupada por estudiar y una fanática de Hush Puppies.

La otra pareja de la serie fue la formada por los padres adoptivos y que se convirtieron en un tándem muy divertido. Lisa, la madre de Tia, era modista y, a diferencia de su hija, era muy espontánea y liberal, propensa a darse grandes atracones de comida cuando se deprimí­a. Ray era el padre de Tamera y, sin embargo, se parecí­a más a Tia. Era un hombre sensato que dirigí­a una empresa de limusinas. Junto a ellos destacaron Roger, el vecino insoportable y obsesionado con las gemelas; Tyreke, el novio de Tia; y Jordan, el novio de Tamera.

La comedia giraba sobre la vida familiar y el instituto. Eran muy comunes los intercambios entre las gemelas y los problemas de entendimiento entre unos padres que no eran pareja y viví­an bajo el mismo techo.

 

Las gemelas de Sweet Valley y Cosas de hermanas fueron las dos series de gemelas más populares de la época. En ambas las hermanas se enfrentaban al desafí­o de la adolescencia y a los problemas propios de la edad con toques de culebrón. Desde luego yo culpo a estas series de haber querido una hermana gemela.

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

 

Noelia Rúa
Noelia Rúa

Redactora

Comunicación Audiovisual. Seriéfila y socialholic. Pensando en pulgadas y escribiendo en caracteres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies