The O.C.: California Dreamin’

Corre el verano de 2003. Tras huir de la escena del crimen, un muchacho llamado Ryan es abandonado por su familia y recogido por Sandy Cohen, su defensor público. Sin embargo, Cohen no es un hombre cualquiera: él y su familia viven en Newport Beach, una zona adinerada del sur de California. Allí­, todo es lujo, dinero y playas. Cuando los Cohen descubren que Ryan no tiene otro sitio donde quedarse, deciden adoptarlo, cambiando así­ sus vidas para siempre…

Este es el arranque de ‘The O.C.‘, la serie que la cadena FOX comenzó a emitir en 2003 y que consiguió reunir a numerosos fans durante cuatro temporadas gracias, principalmente, a las idas y venidas amorosas de cuatro personajes adolescentes que se ganaron nuestro corazón a base de secuencias a cámara lenta en la que la música se apoderaba de la trama y que luego serí­a muy utilizado en otras series como ‘Anatomí­a de Grey‘. Esos personajes eran Ryan Atwood, el joven de barrio marginal que gana un inesperado ticket para el paraí­so; Seth, el hijo nerd de los Cohen y amigo prácticamente instantáneo del primero, quien fue uno de los pioneros en despertar el amor freak entre el público televidente; Marissa, amor platónico de Ryan hasta el dramático y polémico final de la tercera temporada; y Summer, objeto de deseo de Seth desde el minuto uno, una chica de bien que, como la audiencia, también siente el flechazo nerd. Este conjunto de música y personajes nos brindó secuencias memorables para el recuerdo:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=U9IyJ3w4SWY[/youtube]

A estos personajes protagonistas, se sumaban secundarios que daban forma a ese universo, de primeras idí­lico, pero que siempre acababa tornándose azuloscurocasinegro. Porque, otra cosa no, pero en ‘The O.C.’ habí­a muchas ganas de drama y se notaba. Nada salí­a bien, todo podí­a ir a peor pero siempre se mantení­a esa sensación de realidad, de que aquello podí­a ocurrirte a ti si tuvieras dinero y vivieras en California. Además, la serie sirvió, en mayor o menor medida, de catapulta para muchos jóvenes que más tarde se convertirí­an en actores reconocidos, como Ben McKenzie, que protagonizará la nueva serie sobre el universo Batman, ‘Gotham‘; Rachel Bilson, quien protagoniza ahora ‘Doctora en Alabama‘; y en una medida más secundaria, se contó con la colaboración de Cam Gigandet o Olivia Wilde durante varios episodios.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=sItMzjG1JXk[/youtube]

(¡Cuidado, este párrafo contiene spoilers del final de la tercera temporada!)

No podí­amos cerrar este artí­culo sin hablar de lo que supuso el final de la tercera temporada para la serie. Desde el arranque, la trama principal giraba en torno a Ryan y Marissa y su relación de amor/odio. Sin embargo, al final de la tercera temporada, la muerte de la segunda suponí­a un antes y un después, provocando la ira (y no exagero) de muchos de los fans que no entendí­an aquello. La cuarta temporada, marcada por la season finale anterior, fue más una coletilla, un cierre donde todos los personajes rehací­an sus vidas como podí­an tras el duro palo. No fue una temporada para aplaudir aunque sí­ que consiguieron encauzarla hacia el final, con un lacrimógeno desenlace.

Quizás sea la serie adolescente que recuerdo con más cariño, ‘The O.C.’ fue un antes y un después en el subgénero, además de una nueva forma de hacer ficción, dando mucha importancia a las canciones que acompañaban a la trama y dando a conocer a muchos grupos gracias a ello. Todos reí­mos y todos lloramos en aquel verano que pasamos en the Orange County. Y eso es difí­cil de olvidar.

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies