¿Por qué UPA era mejor que Dreamland?

Mientras media España cantaba el himno de Operación Triunfo ‘Mi música es tu voz’ Rosa de España y compañí­a, Antena 3 abrí­a el telón de Un Paso Adelante. La serie sobre la Academia de Carmen Arranz, una escuela de jóvenes artistas en Madrid se convirtió en todo un fenómeno desde el comienzo de su emisión.

Todo comenzaba con unas pruebas de selección durí­simas que sólo los mejores alumnos pasarí­an. ¿A qué os recuerda esto? Sí­, en flop Dreamland fue igual. El caso es que, finalmente, los admitidos fueron 20. Entre los alumnos más aventajados estaban Miguel íngel Muñoz, más conocido como MAM; Mónica Cruz, la hermaní­sima de Pe; Beatriz Luengo, la chica cantante del buenorro de Yotuel (Orishas); Pablo Puyol, el chico pobre talentoso; y Silvia Marty, la pelirroja del grupo.

¿Por qué molaba Un Paso Adelante? Porque en UPA los chicos cambiaban los libros por las clases de baile, interpretación, música y canto. Además de las tí­picas historias de lí­os amorosos, peleas, cuernos y embarazos, los números musicales encajaban en la historia con coreos logradas y música actual. Vaya, que no todo eran cachetes, pechitos y ombligos. Pero, sobre todo, porque detrás de estas caras guapas estaban Lola Herrera, la directora de la escuela, y un claustro de profesores formado por actores conocidos como Jaime Blanch, la “magnifique” Natalia Millán, Toni Acosta o Ví­ctor Mosqueira. Ah, y Pedro Peña, el señor Manolo de Médico de Familia.

Aprovechando el éxito de la serie, se creó un grupo musical, UPA Dance, que consiguió abarrotar decenas de recintos con su gira de conciertos. De esta manera, Un Paso Adelante consiguió crear escuela, nunca mejor dicho, y sirvió de inspiración para series venideras.

¿Os acordáis de HKM? En Hablan, Kantan, Mienten, un grupo de jóvenes con talento para la música, que estudian en el exclusivo colegio Albéniz, pasaron sin pena ni gloria por Cuatro. ¿Y qué me decí­s de Dreamland? Su estreno la semana pasada nos dio la bienvenida a este “infierno” y ayer se confirmaron los malos resultados del primer dí­a, la serie se hunde hasta caer al 2’7% en su segundo capí­tulo. Nos lo pintaron como un paraí­so durante casi dos años de promoción, pero el guión y las interpretaciones son prácticamente inexistentes. Una pena porque la idea original era novedosa. Sólo nos queda decir: Hasta Siempre, Dreamland.

Lo que está claro, es que UPA marcó a una generación que se aficionó al baile y a la vida en una escuela de artes escénicas. Incluso, fuimos capaces de perdonarles ‘temazos’ como “Dirás que estoy loco” o “Sámbame”. En fin, lo confieso, fui fan de UPA y me resulta difí­cil contar hasta 4 sin recordar la sintoní­a de la cabecera.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=jCsKPfZ17_Y[/youtube]

¡A bailar, morenitos!

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

 

Noelia Rúa
Noelia Rúa

Redactora

Comunicación Audiovisual. Seriéfila y socialholic. Pensando en pulgadas y escribiendo en caracteres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies