«Robin food», descalabro a mano armada

Hoy la mesa la pongo yo. De menú, el pinchazo de Telecinco con su nueva apuesta culinaria capitaneada por el «˜guarrindongo’ David de Jorge. Mal telonero para unos Informativos a la baja y un vocabulario puesto en cuarentena por la cúpula de Telecinco.

Posiblemente «Robin food» no sea un cocinero televisivo al uso. Para refrescar memorias, o más bien para presentaros por primera vez al chef norteño, sepan que De Jorge baja de la autonómica EiTB a Telecinco para expandir sus «˜guarrindongadas’ a toda España. Un cocinero cuyos platos fuertes son lo polí­ticamente incorrecto frente a la pantalla y un vocabulario exclusivo para vascos, era de esperar que ya tuviese que pasar por el despacho del director con tan solo un mes de emisiones.

El morbo de perder kilos brutalmente en vivo directo o cocinar descalzo y en pantalón corto fue lo que logró mantenerse en su televisión durante 4 años, siendo inmune además a cambios de partidos polí­ticos como PSOE y PNV, donde tan solo «Robin food» salí­a ileso en la tele vasca.

Su evidente volumen obligó al programa de Gourmandia a restaurar un decorado en el que literalmente no entraba; con su salida nacional en Telecinco (actual decorado), el chef querí­a dejar atrás los sofocos y sudores que le acompañaban desde antaño frente a los fogones.

Pero quizá el declive y debilidad de seguimiento esté justificado por las innumerables crí­ticas que llegan a la cadena de Mediaset España, y las que se evidencian dí­a tras dí­a durante la emisión del programa. Palabrotas espontáneas mezcladas con refranes inapropiados o salidos de tono dentro de un horario de protección infantil empieza a incomodar al público del mediodí­a. Y es que la dirección de Telecinco se encuentra en plenas negociaciones con el chef vasco para que modere su oratoria, que por otro lado es agotadora, además de incorporar mejoras al programa a partir de las próximas semanas con el fin de enmendar la evidente caí­da de público.

roobin-food-telecinco--644x362

Público que se ha desenganchado a mano armada del espacio culinario que David de Jorge presenta en plena localización compartida con el prestigioso Martí­n Berasategui. Y es que desde que su debut ensalzase a un 12% y 1.4 millones de telespectadores, «Robin food» ha descargado casi 4 puntos de audiencia tras un mes en antena. La cocina de Telecinco anotó su peor dato el pasado 14 de octubre con un agónico 8,8% de cuota de pantalla, mientras que el mí­nimo de telespectadores lo marcó el pasado viernes 24 de octubre con 956.000, sin apenas rozar el millón de fieles.

Con un mes de vida, el espacio de «˜guarrindongadas’ y cocina de andar por casa tan solo ha podido engatusar al 10,1% de media, y con apenas 1 millón de telespectadores. Unos datos que si los enfrentamos a «De buena ley», programa que durante 5 años ha mantenido una media de entre el 11% y 13% de share superando ampliamente los 1.5 millones de fieles, se ve claramente el pinchazo de Telecinco en dicha franja.

Lo preocupante ya no es que el cocinero no consiga ser más visto que su competencia, Karlos Arguiñano (datos de entre el 14% y 15% en Antena 3), sino que se confirma como devastador telonero de Informativos Telecinco, principal objetivo de la cadena privada y que actualmente es la tercera opción del público por detrás de Antena 3 y TVE.

[followbutton username=’alvaroRoldan_’]

Productos para enmendar la parrilla (II)

Con octubre en plena ebullición, parece que estemos en un segundo ciclo de septiembre. Las televisiones continúan sacando parte de su artillerí­a pesada como estrategia para enmendar los errores que cometieron en el inicio del curso. Telecinco pretende mejorar lo ya mejorado y Antena 3 parece querer ponerse manos a la obra. ¿La 1 se ha vuelto a dormir?

Los cortes publicitarios de las principales cadenas de televisión poco tienen que envidiarle a las marquesinas de los autobuses o los interminables panfletos de los buzones comunitarios; repiten hasta la saciedad lo que quieren venderte. Posiblemente sepas que «La que se avecina» ya está aquí­, al igual que el próximo experimento de la de Atresmedia con «Los viernes al show». Son los primeros atrevidos de octubre, después tenemos los más tí­midos como «Salvados», «Velvet» o «Cuéntame cómo pasó» que parecen querer salir, pero va a ser que no (de momento).

Y es que con los primeros datos sobre la mesa, en los que recordemos que Telecinco regresaba a su trono de la victoria televisiva pisoteando nuevamente a su archienemiga Antena 3, los jefazos de las cadenas tienen que cambiar el rumbo nuevamente. Tan solo hay que hacer un visionado exprés de los horarios de máxima audiencia: los lunes con «Chiringuito de Pepe», los martes con «Hermanos», los miércoles con «Pequeños gigantes» y los viernes con «Sálvame deluxe», la de Fuencarral sale claramente vencedora (cuatro noches de siete). Mientras que Antena 3 parece querer quedarse los domingos (de momento por la fiebre «Torrente»), La 1 los jueves gracias a su «íguila roja» y los sábados laSexta hace sus pinitos para asentar «laSexta noche» ante próximas competencias en la de enfrente.

Como vemos es Telecinco la única con más de dos prime time en su poder, por no hablar ya del capoteo de la parrilla en la franja matinal y verpertina: la «casa Sálvame» junto con el rosco de Christian Gálvez y Ana Rosa Quintana junto a los «Viceversos» se encargan del resto del dí­a. Posiblemente Antena 3 no contase con el bofetón sin manos que los seguidores de «Vive cantando» iban a darle a su serie, al igual que la debilidad que cosecha «Top chef», con mí­nimos de temporada semana a semana. Tampoco suponemos que esperarí­an el descalabro de «Tu cara me suena» en versión mini, que a pesar de no anotar catastróficos resultados no puede contra el «íguila» de La 1 y la casa GH 15. Por su parte en las tardes Juanra Bonet tan solo ha heredado la audiencia del difunto «Atrapa un millón» y en las mañanas Susana Griso no supo aprovechar el liderazgo que tuvo en el inicio del curso, arroyando a una Quintana en Gaza.

top-chef

Pero quizá lo más preocupante se instale en la programación de la cadena estatal: TVE no consigue mejorar los datos de una rebelde «Isabel» que, en plena agoní­a de su última temporada, no ha sido capaz de gobernar ante la comedia de «Pepe», aunque sí­ domó a Alberto Chicote. Sus cintas, los catastróficos datos de «Comando actualidad» (que no pisan el simple 8%) o las miniseries como «Carrero Blanco», han sentenciado a nivel de tercera a la cadena pública con tan solo el jueves noche a su favor. El cambio de collar al programa de Toñi Moreno, con una audiencia en coma profundo (no pasa del 4,5%), o el fallido rejuvenecimiento de «España directo», otorgan a La 1 el honor de ser la cadena menos vista de la sobremesa y la tarde. Aunque tampoco Mariló Montero ayuda a conseguir ser reina de la mañana con datos por debajo del 9%, en su lí­nea, vamos.

Por eso, ahora Telecinco pretende mantener su victoria del lunes con la bautizada «˜noche de la comedia’; estrena la octava temporada de «La que se avecina» tras finalizar el «Chiringuito de Pepe», ¿podrá contra la reina «Isabel» y los cocinillas de Antena 3?. Por su parte Arturo Valls y Manel Fuentes quieren arañar fieles al todopoderoso «Sálvame deluxe», que a saber que bombazo planea ante la inminente llegada de «Los viernes al show», el próximo experimento para los viernes noche que Antena 3 estrena este viernes 9 a las 22h30.

Son de momento los dos grandes productos que aterrizan en esta segunda etapa del nuevo curso. Mientras tanto, Telecinco mantiene las promociones de «Un tiempo nuevo», programa polí­tico que Sandra Barneda conducirá en colaboración con Pepa Bueno y que llega para arrebatar el puesto polí­tico a «laSexta noche». «Velvet» amenaza con segunda temporada, sin hueco en la programación, al igual que Jordi í‰vole anuncia también la nueva etapa de «Salvados». La tele sigue más viva que nunca, señores…

[followbutton username=’alvaroRoldan_’]

[wp_ad_camp_2]

Pequeños avances, gigantes copias: «Pequeños gigantes»

Ya está pululando por la parrilla de la televisión el que pretendí­a ser el siguiente boom televisivo del año. Sí­, hablo de «Pequeños gigantes», el «Tú sí­ que vales» solo para niños incrustado en la mecánica de «La voz». Hala, ya sabes de qué va.

Posiblemente, si no habí­as leí­do previamente nada sobre el nuevo programa de Telecinco o no eres un medio de comunicación televisivo como servidor, no hayas entendido de la misa la mitad. Te entiendo. Tiene bastante que ver el «pequeño» detalle de no explicarlo al comienzo del programa, y de ser así­, enrevesarlo hasta tal punto de no entender por qué unos famosos eligen en interiores y otros en pleno plató.

Os lo resumo. Cinco padrinos (cual coaches en «La voz») tienen que formar sus equipos con las diferentes categorí­as de baile, voz, etc.. y un jurado final (cual «Tú sí­ que vales») sentencian sin piedad. Los primeros son Lucas, de Andy y Lucas; Marbelys de «Fama»; Adrián Rodrí­guez de «Chiringuito de Pepe»; Lili de «Dreamland»; y Joaquí­n Prat de «El programa de AR». Los que dicen sí­ o no, son Melody, Jorge Cadaval y una Angy Fernández a la que cuesta trabajo mirar.

Los pequeños, y algunos casi gigantes, van desfilando por el enorme plató (para empequeñecer al personal, de ahí­ el juego de palabras del tí­tulo del programa..) y un estrafalario, para variar, Jesús Vázquez, los presenta ante la mesa de jueces. Los tres famosos tendrán que decidir quién de los dos contrincantes pasa y quién se vuelve por donde vino (la mayorí­a llorando…).

¿Ya lo habéis entendido? Pues lo que os dije, como «La voz» y «TSQV» pero sin Risto para dar morbo y sin sillones giratorios. Pasemos ahora al análisis del material. Digamos que la cadena de Mediaset España ha adaptado del extranjero, para no perder la costumbre, a la carrera. Generosa producción y sonido, buena imagen y grafismos, y extravagante casting (la mayorí­a salido del sur de España) combinado con un cansino desfile de niños, algunos más repelentes que otros, que quieren ser el centro. Digamos que podrí­a situarse entre la frontera del aburrimiento y el entretenimiento de fondo, es decir, tí­pico programa que tienes en casa de estéreo mientras preparas la cena o chequeas WhatsApp. Una pena.

Para sacar talentos ya tenemos a «La voz», para encontrar gourmet ya se encarga «Masterchef» y para entretenernos ya está «Tu cara me suena». ¿Por qué insistir en más show infantil, en más de lo mismo? Vale que los niños siempre tienen un punto extra para que un programa triunfe pero… esta vez me reservo el beneficio de la duda. Contra un «Tu cara me suena mini», creo que tiene todas las de perder (por aquello de enfrentar el mismo género…).

dhdhdhh

Lo que está claro es que en jurado han gastado poco parné: una Melody que salta de show en show, cuando no es actuando es juzgando y, cuando no, es de invitada donde cuestionan su cultura por ser nacida en el sur. Una Angy Fernández que, tras su fracaso en el mundo de la música, de las series y de prácticamente el apoyo del público, tiene que sobrevivir a base de shows televisivos que tengan tirón y extravagancia –si no, no entendemos el porqué de ese look–. Y uno de Los Morancos que ya ha olvidado que es quien es gracias a Antonia, hija de Omaita, y que de vez en cuando debe invocarla… El presentador, que continúa fichando por el mismo tipo de formatos en televisión, parece ser lo mas costoso de «Pequeños gigantes»; el resto, low-cost.

Yo ya he puntuado. Del 0 al 10, ¿qué puntos le das tú…?

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

¡Es verano, qué aburrimiento de televisión!

Para los que trabajan la tele por dentro están deseando de que llegue la temporada estival para estirar la pata en alguna playa paradisí­aca, o en Torremolinos. Pero para los que analizamos, hablamos e informamos sobre la tele nos parece un rollazo de temporada ésta del verano. ¡No hay nada para ver ni para criticar!.

En plena mitad de agosto y ya tenemos ganas de que las hormigas de Pablo Motos vuelvan a corretear las noches de Antena 3; de que las oportunas gracias del Gran Wyoming hagan lo propio desde la cadena peque de Atresmedia; ganas de saber si es el lunes, martes o jueves cuando emiten tu serie favorita o tu programa favorito; de que Alberto Chicote recorra mugrientas cocinas de España para enmendarlas; ganas de que Pedro Garcí­a Aguado ponga a los chavales rebeldes tiesos como una vela; o ganas de Mercedes Milá diga: «¡Bienvenidos a ‘Gran hermano 15’!».

Pero lógicamente todo esto son productos de una parrilla de invierno, espacios que raramente se ven en la época de la piscina y la playa. No son sin embargo como los que si perduran en el año, véase «Sálvame diario» o «Deluxe», que no descansan ni para coger aire, o «Mujeres y hombres y viceversa», que gracias a su continuidad sin parones se está convirtiendo en el programa del verano. También  nos han dejado a las golfas de Telecinco, «Hable con ellas», un experimento que a la de Mediaset España le ha funcionado y ya tienen parte de su programación resuelta, así­ como los magazines matinales de todas las cadenas (en versión playa).

Pero, ¿qué podrí­an emitir en pleno verano? Si el problema no fuese ahorrarse unos céntimos, mera explicación de por qué las televisiones echan la persiana durante los dos meses de verano para no gastar en la temporada que menos se consume la tele, podrí­a ser inclusive más interesante que la de invierno. Pero prefieren desentenderse del tiempo libre que pueda tener su audiencia o de esa otra que sí­ continúa trabajando durante julio y agosto y quiere evadirse en la tele, a pesar de ser verano y vacaciones para una gran cantidad de personas. Es el caso de los domingos de Telecinco, claro ejemplo del abandono con la fallida estrategia de reponer «La que se avecina» con mí­nimo de audiencia y arriesgándose a quemar su gallina de los huevos de oro a poco tiempo de arrancar la nueva temporada. Véase también los viernes de laSexta con «Equipo de investigación» enlatado, o el mismí­simo «Hormiguero» de Antena 3 dí­a a dí­a. ¿Es realmente un descanso para el producto o solo para quien lo hace?.

Sin embargo, existen los productos estrella del verano. Recordemos que la exitosa «Yo soy Bea» se mantuvo en parrilla durante los meses veraniegos anotando excelentes datos de audiencia, un guiño que Telecinco quiso hacer de la también añorada «Al salir de clase», un producto que funcionó mejor en época estival que en invierno. Tampoco nos olvidemos de «Frágiles», sin salirnos de la misma cadena, algo que pensamos que iba a rescatar con el «Chiringuito de Pepe» pero que finalmente nos quedamos con las ganas y a medio gas.

Decidme a mí­ que no os gustarí­a engancharse al tí­pico culebrón de verano a la hora de la siesta, aunque sea para servirte de estéreo para dormirte. O el clásico programa que reúne a toda la familia cual «Grand Prix», «¡Qué apostamos!» o «Un, dos, tres». ¡Si hasta echamos de menos al «Campamento de verano»! Tampoco serí­a mala idea reservar uno de sus pesos pesados, tipo «Tu cara me suena», «Un prí­ncipe para Corina» o «Hermano mayor», para estos dí­as, aunque tengan que buscar otro mucho mas potente para el invierno; para eso existen los programadores y creadores de productos televisivos, claro…

Sea cual fuere el caso, la realidad es la tele que nos han dejado antes de irse de vacaciones: «peliculones» que se quedan en «pelí­cula», reemisiones de lo ya emitido, series extranjeras sin éxito (véase «Vikingos», «La cúpula» o «Arrow» (todas en una misma casa)) o programas del cotilleo, que por cierto, son los únicos que superan el 20% de cuota de pantalla. Por algo será.

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

¿Ha rescatado TVE «El diario de Patricia»?

En pocos meses descubriréis que de alguna u otra manera lo están recuperando, y no precisamente en las cadenas privadas. Con el cambio de collar que la televisión pública hará del programa de Toñi Moreno tras la cancelación obligatoria de su «Entre todos», volverá la esencia de los testimonios a la tele.

Y es que antes de empezar a divagar como serí­a el regreso del mí­tico programa de las tardes de Antena 3 en diferentes cadenas nacionales, quiero haceros conocedores del amago de repesca que hace de él TVE con Toñi Moreno como anfitriona. Ya sabéis que la cadena estatal ha desmontado «Entre todos» después de un intenso año de crí­ticas e interminables portadas polémicas en los medios con el objetivo de su cierre. Pues bien, el formato se ha volatilizado pero la presentadora sigue teniendo el garabato en activo con la Corporación pública por otra temporada más. Es cuando entra en juego «La tarde se escribe con T».

Aunque más que «T» de tarde prefiero llamarla «T» de trola que intentarán meter a la audiencia con el maquillado nuevo espacio que están diseñando para la expresentadora de Canal Sur TV. Resulta que sus inspiraciones parecen venir de la exitosa Oprah Winfrey, un mito estadounidense de la televisión extranjera que mantuvo durante años el éxito de un programa que ahora nuestra tele pública dice querer copiar. Vean; el próximo show vespertino de La 1 tendrá como pilares la actualidad social e historias humanas contadas en primera persona y huirá de la «telemendicidad» que llevó al purgatorio a «Entre todos», además de tener como tabú a los menores de edad y ayudas económicas.

Patricia_Gaztañaga

¿No os suena?, exacto: «El diario de Patricia» versión cadena estatal. Con todos los respetos a la popular Winfrey, prefiero comparar el nuevo espacio de TVE con el programa de Patricia Gaztañaga que nos es más cercano, y oye, ¡que es nuestro!. Servicio público en toda regla pero amenazando a la audiencia con emocionarse y con la variante de que esta vez La Moreno saldrá a la calle en busca del testimonio cual Mercedes Milá en «Diario de..».
Recordemos que el formato que Antena 3 emitió durante años fue un éxito en las tardes diarias por el enganche de la audiencia a los temas que diariamente nos acercaba Gaztañaga, y posteriormente Sandra Daviú, sobre todo por la extravagancia de su contenido y la opción a polémica que nos permití­a.

Esta vez TVE se andará con pies de plomo para desmaquillarse de tanta polémica y crí­tica por haber estado haciendo una televisión que se alejaba de los ideales de empresa pública, y que se asentaban de lleno en los de las cadenas privadas. ¿Sigue teniendo más cabida «El diario de Patricia» en las teles privadas o podrá La 1 rescatar dicho formato sin pasar el lí­mite de la polémica nuevamente?

Una vez descartada la hipótesis del regreso del programa a La 1, ya que se convertirá en una realidad desde el mes de septiembre, nos detendremos en analizar como serí­a en otras teles. Dicho formato se verí­a en Cuatro, laSexta, Telecinco, y otra vez, en Antena 3 si decidiesen volver a recuperarlo tras el posible ‘boom’ que existe en televisión cuando algo funciona (sirva como ejemplo los programas de cocina o saltos de trampolí­n).

En Cuatro tendrí­an complicado que presentador o presentadora poner al frente del susodicho espacio, pero para darle trabajo ahora que acaba de irse de «Las noticias», se lo darí­a a Hilario Pino a ver que tal…. ¿La hora?, claramente por la tarde y de paso eliminando o «Mi madre cocina mejor que la tuya» o «Ciega a citas» (éste último ya ha sido cancelado, por cierto). Serí­a una oportunidad de oro para la peque de Mediaset para reavivar la producción propia y dejarse de tanto producto internacional (que en el extranjero no nos hace la pelota nadie).

En laSexta Gloria Serra se postularí­a como clara candidata, aunque Ana Pastor podrí­a ser su clara competidora por el puesto. «Objetivo testimonio», «Equipo de testimonios» o «El testimonio», ya tendrí­an el tí­tulo del programa sin problema para seguir la senda de la familia de la cadena. El horario más acertado sigue siendo la franja de tarde, aunque en este caso mandarí­amos a tomar fresco a «Jugones» y lo suplirí­amos por el regreso de «El diario de Patricia».

En Telecinco, aunque sea experta en rescate de programas y adecuarlos a su programación, nos resultarí­a la cadena más complicada para encajarlo. Dicho formato no pega ni con cola en otra franja que no sea entre las 15h30 y las 20h de la tarde, por lo que tendrí­a que sacrificar una hora de su pupilo «Sálvame» y meter al «Diario de Patricia» como telonero de «Pasapalabra». ¿Quién presenta? aquí­ habrí­a peleas por la cantidad de caras que encajarí­an en el formato: desde Jesús Vázquez, pasando por Jordi González, hasta Marí­a Patiño (el último gran descubrimiento de la casa Mediaset).

Y en Antena 3, el más fácil. El regreso original en toda regla: Patricia Gaztagaña, vuelve a montar el decorado y manda a paseo a «Atrapa un millón» que queremos volver a pasarnos la tarde cotilleando sobre los problemas de los anónimos de España.

¿Cuál te llama más la atención de todos? (incluida «La tarde se escribe con T»)

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

De «La voz», al «vozarrón»: Pausini y Alejandro Sanz serán coaches

Mi más sincera enhorabuena a los mandamás del talent show de cantantes serios de España si finalmente los artistazos que aparecen en titulares de casi todos los medios de comunicación llegan a firmar el garabato. Boomerang TV y la cadena de Mediaset España amenazan con reflotar «La voz» por todo lo alto en su tercera edición…

Desde que empezara a rumorearse que nuestro paí­s adaptarí­a otro formato extranjero, y en concreto «The voice», la eterna duda era quienes se sentarí­an en los tronos. Finalmente fueron Rosario Flores, Malú, Melendi y David Bisbal los que bautizaron la copia del concurso musical en España, pero ni por asomo fueron ninguno de ellos los nombres que sonaron en las apuestas que los telespectadores ansiaban por que se sentaran en las sillas giratorias.

Es ahora cuando parece que el programa y su cadena nos vuelve a renacer la misma idea ya que cambiará casi por completo a sus jueces. Y es que según confirma Elcajondelsastre.com, Laura Pausini y Alejandro Sanz serán las voces que suplan, gracias a Dios, las bajas de Rosario Flores y David Bisbal, mientras que Melendi y Antonio Orozco siguen a las sombras su lucha por el cuarto sillón rojo. Malú, repite, creemos.

Si eres fiel seguidor del formato, pero sobre todo fan incondicional de alguno o de los dos cantantes que pisarán el programa, entenderás porque es tan emocionante la noticia. La queridí­sima autora del «Se fue, se fue» regresa a España para quedarse e intentar reflotar el sentir y enganche del talent show más exitoso de la tele, y que en la pasada edición ya notó sí­ntomas de agotamiento. Es por ello que Telecinco y la casa productora que lo hace posible, le meterán además otro soplido de calidad y energí­a con el fichaje del cantante del «Corazón partí­o», un cantautor con mayúsculas que ya auguramos las colas que se formarán en el mismí­simo plató de «La voz» para que Sanz lance «el alma al aire» a los futuros cantantes.

Una suplencia de lujo que tení­a que haberse producido hace ya una edición. La ansiada baja de Bisbal por centrarse en su disco es otra de las alegrí­as de la tercera edición del programa junto con la marcha de Rosario Flores que cambia de programa y de paí­s. Los comentarios negativos de la audiencia hacia estos dos coaches estaban minando uno de los mejores programas de España, por no hablar de Antonio Orozco y su hierática estancia en el trono. La única que parece salvarse es Malú, y puede que influya que haya ganado la segunda edición y la versión kids de seguido, además de ser otra de las voces más demandadas en el concurso.

Pero no crean que tanto Pausini como Sanz vienen novatos; el madrileño ya participó, y ganó, «La voz Mexico» en 2011 mientras que la italiana pretende además participar en la edición de Italia y México. ¿Quién de los dos atraerá mas fieles? Los suplentes de Bisbal y Flores se convierten en dos grandes competencias para Malú, que hasta el momento, ha sido la gran favorita de los concursantes y de la audiencia.

scale
Alejandro Sanz en «La voz México» (2011)

Pausini, Sanz, Malú… ¿y el cuarto?. Parece ser que ni Melendi ni Orozco se aclaran. El primero de ellos, que abandonó el concurso de Telecinco por centrarse en otro talent show en la cadena pública que resultó ser el gran fracaso del año, podrí­a recuperar el silón giratorio tras la nueva oferta de la cadena. El extrovertido cantante de «Caminando por la vida» se postula favorito frente a Antonio Orozco, al menos a opinión personal y de la mayorí­a de la audiencia, para rellenar la silla del cuarto coach. La sorpresa serí­a, y deberí­a de ser, que ninguno de los dos fuese y ya terminásemos de completar la lí­nea de artistazos que formarán nuevos cantantes como podrí­a ser por ejemplo Mónica Naranjo (si no estuviese ligada y blindada por la competencia) o Pablo Alborán (si sus giras interminables lo dejasen).

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6XZLJT_B9tQ[/youtube]

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

«Ex», ¿qué harí­as por que un reality show cuaje en verano?

La casa inventora de la telerrealidad parece haber encontrado un nuevo pupilo, a no ser que les salga rana como la «edición perdida» de «Supervivientes» o los últimos experimentos de la saga «tróspida» de Cuatro. Emma Garcí­a se estrena en el mundo del reality show aunque no suelta el papel de Celestina, ya sea uniendo o deshaciendo parejas.

Telecinco ha puesto en marcha el que pretende hacer el programa de convivencia del verano, tras asegurarse otro éxito de ficción veraniego con «Chiringuito de Pepe» después del acierto los dos anteriores años con «Frágiles». La casa Zappelin, madre legí­tima del todopoderoso «Gran hermano», ha dado a luz a un nuevo retoño que parece tener todas las papeletas para soplar mas velas, de pasar el filtro de la audiencia.

«Ex, ¿Qué harí­as por tus hijos?» ha aterrizado de momento como lí­der entre lo más comentado de las redes sociales en la noche de su emisión, además de reunir un sinfí­n de crí­ticas positivas en cuanto a su realización e imagen corporativa. La ‘buscaparajeras’ de «Mujeres y hombres y viceversa» en las mañanas de Telecinco ahora las echa a pelear por la noche con el repetitivo objetivo de sus hijos: las exparejas tienen que aguantarse (aunque para algunas no es ningún castigo) durante todo el programa hasta conseguir el premio de 100.000€ que regalarán a sus niños y que no podrán tocar hasta cumplir los 18 años (y en plena crisis nacional, ¿hijo me prestas algo de dinero para la renta..?).

Afincado en el mismí­simo plató multifunción de «Gran hermano» y «Supervivientes», el primer show de telerrealidad de Emma Garcí­a y ílvaro de la Lama parece haber cuajado en los fieles seguidores en el primer filtro, Twitter. Ha entretenido, sorprendido para bien y enganchado a la mayorí­a de los telespectadores a pesar de los prejuicios que muchos tení­an en un principio por eso de ser emitido por Telecinco. Lo de siempre…

Y es que a pesar de la cantidad de parejas que en un principio nos presenta el programa de Mediaset España, que ni sabes quién es quién, «Ex» ha sabido colarse en el mundo de lo ameno y entretenido, algo complejo y difí­cilmente cuesta arriba para los productores televisivos de los últimos tiempos en plena jornada estelar. Y es que a pesar de la insipidez del co-presentador, de la Lama, la que fue presentadora de «El juego de tu vida» ha sabido contrarrestar esa compenetración y contacto con el público hasta el punto de ser Trending Topic en la red del pajarito.

Puntos a favor también por la calidad y originalidad de las pruebas del programa, que a pesar de la similitud y, a mi juicio, mejor ejecución que en el mismí­simo «Supervivientes», «EX» gana muchos puntos en este sentido al conjugarlo además con los momentos «GH» que nos regalan los totales de los concursantes charlando en el jardí­n, en los dormitorios o en el rústico confesionario donde, cara a cara, se dicen lo que piensan.

Parejas-participantes-reality-Ex-harias-hijos-Telecinco

Pero por desgracia el nuevo show televisivo de Telecinco pierde muchos puntos por ser un producto enlatado, ya que el público demanda algo en directo, y no que en postproducción se eliminen esos fallos e improvisaciones que aviva las redes sociales, y que por supuesto ayudan a conectar mucho más rápido con el telespectador en vivo directo.
Igualmente «EX» ha llegado en un target comercial donde solo compite con ficción, y toda extranjera, por lo que no tienen espacios similares enfrente que les pueda arañar telespectadores además de conectar con un mismo tipo de público ansioso y sediento de reality show, a pesar de ser pleno verano.

Un programa que sobre todo ha sorprendido por no caer en el tópico de las peleas, al menos de momento, y de la mala educación; las exparejas del programa de Emma Garcí­a dejan entrever descaradamente que algunos siguen enamorados, otros no se soportan y otros podrí­an pensárselo al salir del concurso. Todo por sus niños y por darles un pastizal que cualquier hijo de vecino no llega a ver ni guardando la paga del fin de semana durante 18 años.

¿Funcionará? De momento su audiencia ha sido muy discreta: tan solo convenció al 13% del público con 1.6 millones de telespectadores, siendo ensombrecido por el estreno de la ficción internacional «Sleepy Hollow» en Cuatro (1.8 millones).

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

Agridulce adiós a la etapa más decepcionante de «Cuéntame cómo pasó»

Aburrida, previsible, pesada o inclusive sin interés. Son algunos de los calificativos que han pululado alrededor de la decimoquinta temporada del serial mas viejo de la televisión. La familia Alcántara acaba de poner el broche de oro a otra historia más, y esta vez amenazando con regresar con una etapa que cierre para no volver. Si decidiste no ver el capí­tulo final, pare usted de leer aquí­ querido lector; eso sí­, regrese cuando lo vea.

Vaya por delante que soy un fiel seguidor de la serie desde el minuto uno y más que a mí­ no me duele tener que reconocer que los queridos guionistas de Ganga, me han dejado sin apetito para consumir la siguiente guarnición de capí­tulos. Los mismos que nos hicieron derramar lágrimas cuando pensábamos que nuestra ‘Milano’ se nos iba a lo Lola Flores, los que nos despertaron la impotencia más profunda cuando los hermanos Alcántara Barbadillo a punto estuvieron de llegar a las manos, los que también nos tuvieron en un ¡ay! con las pérdidas, desahucios y estafas de la familia de Carlitos o los mismos que sintieron la pena con el adiós de la otra abuela de «Cuéntame», ahora nos dan la espalda.
Profunda decepción y desgana es lo que sentimos la mayorí­a de los consumidores de la serie más longeva de la televisión, un desánimo que ya empezó con la interminable trama (poco creí­ble por cierto) de la supuesta muerte de Carilos y que, para no perder la lí­nea, lo han vuelto a intentar con la también presunta muerte de Toni.

Ojo que lo entendemos. Tras quince tandas de capí­tulos, más de 270 ya, las ideas por mantener en vilo a los más de 4 millones de telespectadores tiene que ser tarea de tres pares de riles. Pero lo que no se entiende es porque se han extendido hasta lo más hondo de tiempo tramas inservibles y descafeinadas como el tratamiento de Carlitos (que lucha por ser Carlos, pero no…) o la investigación de Toni con el robo a una joyerí­a. Menos mal que tuvieron las luces de entrelazarlo con la escandalosa ruptura del matrimonio Alcántara, porque con la marcha de Paquita o el cambio de la actriz que encarna a Marí­a, ya tuvimos bastante drama innecesario.

Y como a mí­ me gusta empezar la casa por el tejado, hablemos del final al principio. Después del sinfí­n de actrices que han interpretado a la hija mayor de Merche y Antonio, los mandamás de «Cuéntame..» pretendí­an que nos tragásemos (y encima como fin de fiesta) que uno de sus pupilos iba a morir. Enhorabuena si han logrado que alguno de los más de 3.5 millones de fieles que han aguantado esta temporada se han casi creí­do que Toni podí­a haber muerto, aunque con la retahí­la de Spoilers que el Señor Arias ha descargado por los medios de comunicación, ya tiene mérito llegar al final de la serie con intriga.

infi

Un hasta luego descaradamente previsible. Era evidente que el matrimonio del barrio de San Génaro volverí­a a restaurarse, a pesar de la ensanchada y atrevida infidelidad que Antonio regaló a una España que, hasta ese capí­tulo, tení­a a dicha pareja como el matrimonio modelo. Unos polémicos y escandalosos cuernos que emborracharon a la audiencia de descontento, decepción y desinterés por un drama familiar que dejó plantado al verdadero hilo conductor de la serie: la historia de España. Posiblemente, querido seguidor de «Cuéntame..», estés asintiendo con la cabeza cuando te recuerde que ya ni sabí­as en que año se estaba contando la temporada ni que acontecimiento importante para la vida de la familia de Carlitos los relacionaba con nuestra querida España. Normal, los guionistas se emocionaron con la tediosa trama del protagonista de la serie y su miedo a las navajas de Albacete, y para remediarlo, con la hastiada historia de Toni y su investigación vida-muerte por Marruecos por quien robó las joyas.

10414901_647207615353819_7654093412774376341_nPero no nos quedemos en el desinterés que el público mostró tras la cornamenta que nuestra ‘Milano’ sostuvo durante la temporada quince, más épica fue la aparición estelar del cura de la serie por excelencia (Eugenio) que regresó a la vida de los españoles para matarse en un accidente de tráfico y dejar al ignorado hijo de Inés, de nuevo, en un muy segundo plano de la trama «Cuéntame..» (otro que tal baila como Marí­a Alcántara…).

Se podrí­a resumir la decimoquinta temporada como la mayor crisis de la serie talismán de la televisión pública. Crisis que han querido reflejar en la historia con la separación de Miguel, Paquita y sus niñas, con un Carlitos a la deriva, con una Inés que no capta que no sirve como actriz, con una Merche engañada por un marido sin interés por nada o con una Herminia que se ha dado a la Marihuana para no ser consciente de lo en baja forma que está su serie. Una crisis que casualmente se ha trasladado a los audí­metros siendo la etapa menos vista de la historia de «Cuéntame» y con la crí­tica negativa más gruesa de su existencia.

De 19 episodios de los que contó la última temporada, tan solo 4 lograron superar el asfixiante 20% de cuota de pantalla, siendo tan solo 3 los capí­tulos que pudieron traspasar la barrera de los 4 millones de fieles seguidores. Una caí­da de público de un millón de telespectadores tras dejar a más de 5 millones de personas y un 25,5% de share en el desenlace de la temporada 14, con Carlitos en prisión en plena navidad. A duras penas, la serie de Arias y Duato a podido superar los 3.2 millones de telespectadores durante toda la temporada llegando a ser inclusive pisoteada por los menudos cantantes de «La voz kids» en Telecinco y «Tu cara me suena» en Antena 3. Han sido éstos dos los espacios con mayor grado de competencia frente al serial de La 1 que el mismí­simo «Gran hermano» en anteriores etapas: «Cuéntame» ha llegado a anotar un catastrófico 16,1% de share comparado con los 25%, 28% y 30% a los que nos tení­a acostumbrados.

A estas alturas solo nos queda cruzar los dedos y que los guionistas del serial se pongan las pilas y luchen por rescatar la serie que ha hecho historia en la tele española, esa ficción que hasta hace poco ha sido la favorita de muchos y que pidieron una emisión eterna, que a dí­a de hoy, prefieren finiquitar. Toca esperar..

DATO: El capí­tulo final de «Cuéntame cómo pasó» logró ser el mas visto de toda esta temporada con un 24% y 4.6 millones de telespectadores

 

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

«Gran hermano 15», ¿mejor solo que mal acompañado?

Ya no hay marcha atrás. El decimoquinto ojo del programa de telerrealidad que mejor funciona en la televisión de nuestro paí­s, tras una solera de 14 años, está de vuelta. Pero tranquilidad, los detractores tenéis aún todo el verano para haceros a la idea de que Mercedes Milá y su equipo regresan a invadir tu casa, y los incontables fans podéis empezar a contar los dí­as porque se encuentra ya en fase de casting.

La presentadora más odiada y querida de la tele ya pulula por nuestras cajas tontas anunciando la siguiente temporada de «Gran hermano», tras casi año y medio sin saber absolutamente nada del show favorito de Telecinco. Y es que la de Mediaset España prefirió dar respiro al programa de Zeppelin TV y experimentar con él la mimada técnica de la limpieza de audiencia, lógicamente para no caer en el error de la saga «trospida» de Cuatro (sin dar opción al público a respirar con tanto «hijo», «madre» o «princesas»).

«¡Me lo habéis preguntado miles de veces!, pues ya estamos aquí­» empieza el spot de los casting de «Gran hermano 15» con Milá como absoluta protagonista, para variar, y como debe ser. Si eres una persona que no aprecia tener un puesto fijo (o renovable crónico) de trabajo; en tu casa no te soportan ni el toro y la gitana de encima de la televisión; no le encuentras sentido al dí­a a dí­a o no pasas de los 100 followers en Twitter, eres el próximo inquilino de la famosa casa de Guadalix de la Sierra. El proceso de selección ya está en marcha hace una semana, y confiando en la excelente labor del equipo del programa del ojo, a buen seguro no tendremos que preocuparnos del casting de concursantes como ya nos ha pasado con «Supervivientes» o «¡Mira quien salta!», como yo mismo critiqué.

Y es que este año, al igual que las 14 ediciones de atrás, el programa de Mercedes Milá es imprevisible: tras darle literalmente la vuelta a la casa, meter novios a punto de casarse o con la boda fechada, a una madre y su hija o a personas de avanzada edad, «GH» se reinventa y busca ir más allá con la sorpresa de tener que concursar acompañado. Pero claro, tal y como titulo, no hay que ser muy avispado para barruntarnos que muy bien no tendrá que salir que novio y novia, amigo y amiga, chico y follamigo o madre y prima convivan bajo el mismo techo, con las presiones del Súper y de la audiencia (y las de la Milá) y aguantarse las 24h del dí­a, algo que jamás en sus vidas han hecho fuera. Algunos hasta se arrepentirán de la pareja escogida, y repetirán eso de «era mejor solo».

dcgg

Podrí­a decirse que este año «Gran hermano» busca a gritos, nunca mejor dicho, la polémica y las separaciones, o visto desde un punto de vista menos maléfico y tocapelotas, buscan unir a personas que puedan tener en la casa de «GH» una segunda o última oportunidad. Como leen, este año la casa más vista de España tendrá más gente que la mismí­sima Puerta del Sol a las doce de la noche un 31 de diciembre. Y es que con la cosa de ir acompañado de quien quieras, repito, de quien quieras, la casona televisiva con más espejos que un gimnasio será un gallinero el dí­a que abra sus puertas (o lo mismo vuelven a la estrategia de la doble casa, quien sabe…).

La cuestión es que ya mismo tendremos en nuestra programación al concurso que a todos nos gusta pero que no todos lo reconocemos, al espacio que más entretiene y casi moviliza todas las redes sociales, al que más une en casa y al que más polémica crea entre los que gusta y los que lo defienden a capa y espada. La mí­tica sintoní­a junto al clásico logotipo del ojo ya nos alerta de que todo un equipo de profesionales están manos a la obra para resucitarnos todas y cada una de las emociones que tenemos los seres humanos, pero sobre todo, para demostrar que la vida real no es fácil.

Ya nos barruntamos que la edición 15 será la temporada con más abandonos, expulsados y despidos de concursantes (con el permiso de «Supervivientes 2014″….) ya que al convivir en pareja, es prácticamente imposible alcanzar los 3-4 meses de permanencia entre esas 4 paredes (o tal vez sí­, quien sabe) y el entendimiento entre ambas partes podrí­a ser tan complejo que la solución más fácil será abandonar y dejar paso a otra posible pareja de concursantes que sea lo suficientemente falsa, sangre frí­a, pero sobretodo real, para comerse al resto de habitantes y ganar.

Yo no sé vosotros, pero yo ardo en ganas de conocer el nuevo plató de la decimoquinta edición, los futuros modelitos que gala a gala lucirá la sublime Mercedes Milá, y como no, que decoración y disposición tendrá la casa oficial. Mientras tanto, a esperar al otoño señores…

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Du6DrIOuizo[/youtube]

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

«¡Mira quién salta!», el trampolí­n de los famosos

La cadena experta en realities ha lanzado otro más a la piscina, y con este de los saltos ya es el segundo show que mantiene en parrilla junto con los «Supervivientes» de Jorge Javiér Vázquez. El frikismo y el ansia de famoseo de los propios famosos han vuelto a protagonizar la cantera de concursantes en otro programa de la casa Mediaset.

Podrí­a expandirme en la teorí­a de que Telecinco y su hermana pequeña Cuatro están perdiendo facultades en eso de montar realities shows y enganchar a la mitad de España, porque vistas las últimas joyitas que nos han lanzado mas bien parezca que la empresa famosa por sus programas de convivencia y show quiere salir por la puerta de atrás en este tipo de formatos (véase la última edición de «Supervivientes», con más bajas que náufragos, o «Un prí­ncipe para Laura» que a duras penas toca el 6% de share)

Pero para ejemplo más reciente es el segundo experimento de la productora de Ana Rosa Quintana, Cuarzo Producciones, con el programa de saltos al agua que este año se ha tirado literalmente a la piscina donde Antena 3 hizo «Splahs, famosos al agua». Con la evidente mejorí­a de la calidad escenográfica ante las cámaras, respecto a las instalaciones de la primera edición que mas bien parecí­a que un aficionado estaba grabando dentro de cualquier pabellón deportivo y habí­a decorado las paredes con las caras de los concursantes a tamaño Big Ben de Londres.

En esta segunda edición, que ha tenido la gran tranquilidad de salir a la parrilla televisión sin presiones en la competencia con el mismo tipo de formato, «¡Mira quién salta!» pensaba que iba a meterse al público en el bolsillo ya que Antena 3 se habí­a retirado de la competición saltarina, pues bien, tan solo un 16,4% del público con poco más de 2.1 millones de telespectadores asistieron al estreno de la segunda edición del programa que volvió a presentar Jesús Vázquez.
El espacio de Telecinco titubeó en tercera opción con la oferta de cine de Antena 3 (14,7% y 2.3 millones) y por supuesto la familia Alcántara se impuso al programa acuático con un flamante 20,1% de share y casi 4 millones de fieles.

Y no será porque el espacio de saltos de trampolí­n no llamó al morbo; la primera en la frente con la acrobacia de la «eterna Miss España», como la propia Andrea Huisgen (Miss España 2013) espetó en uno de sus ví­deos de presentación, con el cambio en directo de la técnica de su salto ya que le entró pánico tirarse de cabeza. Polémica servida hasta el final de la gala con interrupción de la modelo en pleno directo mientras la valoración de otros compañeros.
Algo similar intentaron Belén Rodrí­guez (la polemista televisiva de programas realities show) y Andrea Garcí­a (la tróspida del programa que en Twitter estuvieron haciendo encuesta para averiguar quien era…) con una trifulca pre-salto que por poco llega a los pelos. Todo solucionado tras el desastroso salto ‘desincronizado’, eso sí­.

fgthg

Pero como titulamos en este artí­culo la segunda edición de ¡MQS! se caracteriza por pretender ser un trampolí­n de famosos, vean: Arturo Requejo, el «delfí­n» que guarreó todo lo que pudo y más en la casa de «Gran hermano», se paseó por todos y cada uno de los platós de la cadena criticando a otros concursantes de realities, y por último pescó a la cantante Merche con la que de momento son novios, ha dado el sí­ quiero al concurso de saltos para que España lo conozca de verdad (¿lo anterior era todo mentira?).
Otros que tal bailan son los actores Laura Manzanedo y Aaron Guerrero, que tras sus recordados papeles en «Al salir de clase» y «Médico de familia» respectivamente, los que dicen que la ficción es lo que mejor se les da, entran en el concurso para renovarse y que las productoras los tengan en cuenta en próximas series (pienso yo…).
O el caso de Olivia Valere, la madame de las discotecas de Marbella, cuyos saltos al agua son dignos de las «señoras que.. tienen miedo a mojarse el pelo». Promoción absoluta de su marca discotequera y para rellenarse el bolsillo, punto.

Por no hablar de la familia «bailar pegados», Maribel Sanz y Sergi Capdevila, mujer e hijo de Sergio Dalma que se han visto obligados a saltar pegados de la mano al agua para relanzar su poderí­o mediático, de no ser así­, ¿porqué mezclarse con un esquelético y extravagante Sandro Rey o un busca-piropos Leo Cámara (salido de «MYHYV», de donde sino…)?.

Los que no han podido hacer mucho uso del trampolí­n a la fama son Miriam Sánchez (que tras su despido de «Mujeres y hombres y viceversa» tuvo que buscarse la vida mojándose el pompis), Olivia Valere y Andrea Huisgein, ya que el jurado los puso de patitas en la calle en la primera gala de la segunda edición, con un «Chechu» (muy desmejorado por cierto) que a puntito estuvo también de irse.
¿Los mejores? El hijo de Sergio Dalma, que se hizo ganador del primer programa, el exfutbolista Benjamí­n Zarandona y Belén Rodrí­guez. 
Como novedad a esta edición, Javier Illana (mandamás de los concursantes), cambiará a los saltadores de pareja en cada programa para ayudar aún más al enganche de los telespectadores y vean a diferentes parejas haciendo el innecesario y absurdo teatrillo previo al salto a tres, cinco o diez metros de altura. Veremos…

¿Y tú, tienes ya favorito?

[followbutton username=alvaroroldan_]

[wp_ad_camp_2]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies