Mucho amor en La China Mandarina

Pensaba yo un dí­a como otro cualquiera de este invierno sin fin a dónde podrí­a enviaros yo, una semana más, para vuestro disfrute quincenal. Mientras escribo estas lí­neas, El Corte Inglés ya ha sido inundado de corazoncitos. Enemigos de Cupido, temed: San Valentí­n se cierne sobre nosotros.

SATC_valentines

Para todos aquellos que no estéis familiarizados con la melosa festividad, sabed que San Valentí­n se basa en demostrar mucho y muy fuerte que queréis a vuestra pareja más que los 364 dí­as restantes. Y, por supuesto, que queréis a vuestros novios más que el del al lado al suyo a base de besos de tornillo por doquier, flores, bombones, peli romántica y/o cena. Y folleteo. Empotramientos desenfrenados también por doquier. Pero como yo no he venido a hablaros de la asignatura transversal de San Valentí­n (de eso se están encargando ya mis calenturientos compañeros de Lifestyle), hoy os voy a ayudar a preparar el plan previo para que la noche sea de 10. Por eso, hoy he decidido traer a escena «La china mandarina».

china_2

El pasado año, Fran Echegoyen decidió dar a la luz «La China Mandarina» (Plaza de Cascorro, 17 – metros La Latina, Tirso de Molina) en pleno centro neurálgico del hipsterismo madrileño: entre Lavapiés y La Latina, el bar se levanta como un remanso de paz en una de las zonas más transitadas del centro de la capital. Decorado por el estudio de interioristas Plantea (con un estilo caracterí­stico que impregna cada uno de sus proyectos), los tonos neutros, la madera clara, el mobiliario ligero, la luz, las plantas y las flores -custodiadas por un árbol mandarino al fondo del salón- inundan cada centí­metro de «La China».

china_3

Ofrece desayunos, comidas y cenas al más puro estilo mediterráneo tradicional, una cocina sencilla pero fusionada con guiños a la cocina asiática: ensaladas ya hechas o al gusto con un toque de alga wakame, humus, calzone, cocas, tortillas, croquetas de setas, carrilleras y postres de frutas con chocolate forman parte de una carta en continua renovación. Tampoco se perdona la hora del vermú con decenas de tapas, cervezas artesanales y vinos; los cafés de media tarde y, por supuesto, los brunch (16 euros) domingueros trasladados al sábado porque, seamos sinceros, un madrileño medio a las 11 de la mañana de un domingo no come: duerme. O está pasando frí­o/calor/la resaca en el Rastro.

china_5

Además, hoy, en maravillas del mundo moderno: «La China» cuenta con wi-fi gratis y regletas bajo las mesas para conectar ordenadores, iPad’s, iPhones y demás iArtilugios que usáis los modernos, lo que os permitirá trabajar a gusto, desatestar Starbucks y ¡sorpresa! el café no cuesta un riñón. Además, «La China Mandarina», multicultural ella, también acoge exposiciones y representaciones de micro-teatro. De 09:30 a 00:30 entre diario y hasta las 02:00 los fines de semana, por unos 15-20 euros el cubierto -o un menú del dí­a por menos de 10 euros- podéis coronar un San Valentí­n de sábado sabadete, con camisa nueva y… y no os olvidéis de un regalo bonito, o la flecha de Cupido podrí­a acabar dándoos en la cara.

china_6

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: madriddiferente.com

Malasaña meets Juanita Banana

Es cierto. Esto es así­. Se dice, se comenta… que todos los españoles soñamos con poner un bar. Ya lo dijo una de mis musas, Eva Hache, mujer sabia y muy salá: «¿Por qué queremos los españoles poner un bar? ¿Para tirar cañas? ¿Para poner tapas? ¿Para recitar el menú del dí­a? NO: para ponerle nombre».

juanita banana 2

Y Silvia Superstar lo ha vuelto a hacer. A la que fuera la vocalista de Killer Barbies no le ha valido con uno ni dos, y ha ido a por el tercero en discordia. Tras dar a luz a El Fabuloso y al Coconut, el Juanita Banana -inaugurado el año pasado, en la calle Estrella, 3 (metro: Callao, Santo Domingo)- ha reabierto sus puertas con un lifting: el denominado «hermano pequeño» presentó el pasado 14 de enero su nueva carta de tapas, un complemento ideal para sus martinis, sus cócteles y sus cervezas. Como dijo Luis Aguilé: «esta es la sorprendente historia de Juanita Banana».

juanita banana 3

El Juanita es un local ambientado en los años 50, la época dorada del Hollywood de Marylin Monroe, Humphrey Bogart, Sophia Loren o Ava Gardner, con una decoración al más puro estilo Mad Men, por cuya puerta da la impresión de que aparecerán, en cualquier momento, los pechos de Christina Hendricks y, tras una breve pausa dramática, la propia Christina como un suspiro.

christina-hendricks-gifs-sexy-green-dress-remote-control-2¡Holi!

Pero por muy vintage y fifties que sea el bar, el Juanita Banana está en Malasaña, y eso hace que no se perdone la hora del vermouth vermú: a partir de las 12:30 el local abre sus puertas y continúa hasta las 02:00 de la mañana, pasando por las cañas pre-almuerzo, la hora de la comida, los afterworks y las copas de última hora, hasta llegar a los martinis, los mojitos, los gin-tonics premium -que recuperan el trono de la bebida más cool– y los cócteles de calentamiento de cualquier noche de fiesta. Alaska o Vinila von Bismarck ya son fans acérrimas.

juanita banana 5

La nueva carta incluye delicias como las croquetas de gambón, la ensalada de ventresca con tomate, o las gambas a la plancha, ideales para organizar una comida, una cena y acabar la noche, igual que en la vida misma, con el buenorro del hermano mayor: el Fabuloso, donde Jack the Reaper, Hanky&Panky, Carlos Areces, Mario Vaquerizo o la propia Silvia se encargarán de poner la música más clásica: la de las estrellas del rock como Elvis, Kiss o Los Ramones.

juanita banana 1

Fotos: Juanita Banana

[followbutton username=’danisindahaus’]

Cuquisitios (III): Galleta

El 2015 ha dado el pistoletazo de salida y a algunos os ha pillado en bragas. Admitidlo: muchos de vosotros no tení­ais propósitos de año nuevo. El caso… ¿qué? ¿que qué es un propósito? A ver, para los de la LOMCE: un propósito es toda aquella idea, buena o mala, que se tiene en mente con la intención de llevarla o no llevarla a cabo. Esperamos que buena. O por lo menos legal.

1461456_686358088139031_3776701807853264264_n

La cuestión es que otros muchos se han planteado el 2015 como el año lí­mite para dejar de comer mierdas comida poco saludable y llevar una dieta famélica modélica. Sin embargo, como otros tenemos un metabolismo por el que damos gracias al universo todos los dí­as, y como tampoco es cuestión de pasar hambre, hoy os presento «Bar Galleta».

10310986_585085321599642_5845054723995354782_n

El bar Galleta es un lugar idí­lico y cuquérrimo en la Corredera Baja de San Pablo, 31 (Malasaña), muy cerquita de Tribunal. Aunque no es un local grande, las proporciones están muy bien estudiadas para aprovechar cada rincón al máximo sin sobrecargar, y con esa decoración tan parisian-chic que le aportan su madera envejecida, su luz, sus decenas de espejos, sus flores, su música suave y su ambiente relajado. El misterio del nombre quedará resuelto cuando os diga el nombre de su propietario: Carlos Moreno Fontaneda. FON-TA-NE-DA. De los Fontaneda de toda la vida. Si hiláis un poco fino, sabréis a dónde quiero llegar.

10348196_659140677527439_5902250987390144279_n

Como no podí­a ser de otra manera, y como no creo que haya demasiada gente en España que se apellide así­ (debe de ser algo como apellidarse Borbón o Pantoja), Carlos es el nieto del señor fundador de la conocida marca de galletas. El nombre de su bar es tan sólo un homenaje a su abuelo y a lo que de sus fogones sale directo a nuestros paladares: prácticamente todos sus postres tienen -redoble de tambores- ¡una base de galleta!. A partir de ahí­, la chef Itxaso Elosegui y sus cocineros crean la magia de unos dulces que da hasta pena hincarles el diente.

1016271_659556130819227_5933248866540850952_n

Y como no sólo de pan vive el hombre, el Galleta también cuenta con carta para comer, cenar y lo que se antoje. No podéis dejar de probar el tartar de atún a la mostaza con aguacate y mango, el pulpo con patatas revolconas o sus tagliatelle con gambones rojos y calabací­n. Sólo de oí­rlo da gustico. ¿Lo bueno? La carta se amplí­a constantemente con las innovaciones de Itxaso, novedades que podéis seguir a través de la página de Facebook del local.

10703785_665060366935470_6721615177691758971_n

Además de la carta, el bar Galleta cuenta con un menú del dí­a por 11,90€ y un menú especial por 12,50€. Más que recomendado para una reunión de amigos, un simple café o una cena tardí­a para una noche prometedora.

Fotos: Bar Galleta

[followbutton username=’danisindahaus’]

Especial Check & Get: planes navideños fun fun fun

En Navidad la gente es mucho más feliz: sale de compras para hacer regalos por compromiso (ergo socializa, que a algunos os hace falta), come hasta reventar (casi literalmente) con familiares que no ve nunca y todos se dejan regalitos perfectamente envueltos debajo de un árbol decorado con mucho mimo y poca paciencia que es la pereza mundial desmontar el 7 de enero. Es todo un despropósito maravilloso que a todos nos encanta porque hay vacaciones (aunque sean las justas y necesarias porque a vuestros jefes les obliga la ley).

Por supuesto, como todos sabéis, la época navideña no empieza oficialmente in the immensity of the world hasta que no nieva. Pero como esto es España, aquí­ se empieza cuando Mariah Carey hace el ‘playback’ anual de «All I want for Christmas is you» en el Rockefeller Center. Sin embargo, por alguna razón loca del destino, este año la señora Carey ha dicho que no, que ella se debe a su legión de fans y que canta en vivo y en directo. En directo sí­, y viva ella, pero a nosotros nos ha dejado a todos muertos. En resumen, la Navidad de 2014 ha empezado torcida por esto:

[youtube width=»600″ height=»382″]https://www.youtube.com/watch?v=GuLz8AHuXco[/youtube]

Gallo-gallo, contoneo-el-pandero, gallo-vuelta-y-vuelta yyyy… Merry Christmas pa’ ti.

Para arreglar lo que queda de Navidad (que es todo, porque a Miss Morraiah se le ha ido la mano muy pronto), desde Check&Get queremos que estéis entretenidos los que tengáis vacaciones. Y los que no también, porque en Navidad no trabaja en serio ni el tato. No, alcohol aquí­ no hay, pero allá van nuestras propuestas de planes navideños para estas fechas estupendamente señaladas en rojo en el calendario:

Luces-cámara-instafoto

Madrid se convierte en un espacio mucho más ameno con las luces de navidad, que diseñadores como Hannibal Laguna (calle Mayor), Victorio&Lucchino (Goya), Ana Locking (Jorge Juan) o Purificación Garcí­a (Plaza Mayor y zona centro) han ideado para decorar las calles más turí­sticas de la ciudad. Todo para que nosotros podamos llenar instagram de #instaluces con #instafiltros. #Instafriends e #instacuquis. Para los más vagos, el Navibús (no me hagáis repetir esta palabra JAMíS), por el módico precio de 2 euros, os dará un rodeo por el centro (con salida en la calle Serrano) para que disfrutéis del paisaje.

Luces Navidad Gran Ví­a

Para reponer energí­as

Como todos sabemos, pasear por el centro y hacernos fotos es súper cansado, tí­as. A pesar de que en Check&Get siempre os intentamos proponer sitios nuevos para comer, como Pajarita; para tomar algo a media tarde, como en La Paca; para cenar, como Gymage; o para empezar suavemente la fiesta, como en Dreams, hoy os proponemos el summum del modernismo: los tradicionales churros con chocolate de San Ginés (pasadizo de San Ginés, 5. Bocacalle de Arenal). Bonita incongruencia, pero como ahora lo antiguo es súper moderno, pilla unos churros, strike a pose, que se vea el logo y… otra #instafoto. Las modernas de manual también comen #bocadillosdecalamares. Promise. Algunos de los mejores los podéis probar en La Ideal (Botoneras, 4) o Magerit (Plaza Mayor, 22).

FacebookSanGines-churros

Patinaje no-tan-artí­stico sobre hielo

Hay quienes prefieren sacar la Sasha Cohen que llevan dentro en las pistas de hielo que cada Navidad se montan en diferentes puntos de Madrid: las plazas de la Luna, de Callao o de Oriente son algunos de los sitios en los que podréis deleitar a los viandantes con vuestras gráciles piruetas. Aquí­ hay que tener en cuenta varias cosas:

1. que el precio oscila entre los 5 euros (entre semana) y los 7,50 (fines de semana y festivos).

2. que es imprescindible llevar guantes.

3. que la talla de los patines sea la adecuada.

4. que la mayorí­a de vosotros acabaréis besando el suelo como el Papa.

Sobre todo, hay que ser conscientes de los lí­mites de cada uno porque por allí­ pasa mucha gente y las risas están aseguradas. A vuestra costa, claro. Por lo demás, patinar sobre hielo es bastante fácil y divertido si tenéis un mí­nimo sentido del equilibrio (aquí­ recalcamos el punto 4).

maravillasdeespana.blogspot.com-pistahieloplazaoriente

Los juegos del hambre

La pelí­cula no, pero la San Silvestre vallecana es LA carrera de supervivencia por excelencia. Aunque los que no hacemos deporte podemos aplicar eso mismo al hecho de bajar a por el pan. La tarde del 31 de diciembre, decenas de miles de personas se congregan en el centro de Madrid con el propósito de quemar, en 10 mortí­feros kilómetros, las últimas grasas que no se han quemado en todo el año para no sentirse culpables tras la cena de Nochevieja. Nosotros estamos convencidos: ¿qué otro propósito podrí­a tener correr porque sí­? El trayecto parte de la Avenida Concha Espina –junto al Paseo de la Castellana- y recorre lugares tan emblemáticos como la Puerta de Alcalá, la Plaza de Cibeles o el estadio Nuevo Vallecas, que es la meta para todo aquel que se haya inscrito oficialmente antes del 30 de noviembre. Si no lo estáis, siempre podéis ir a ver a los tí­os cachas que pasan corriendo palomitas en mano.

zoomnews.es-sansilvestre

Shopping ultrarequeteexpress

Algunos os levantaréis el 5 de enero con la extraña sensación de que se os olvida algo. ¿Qué se os puede olvidar, si os acabáis de levantar? Echarle de comer al perro no creo, porque de eso se encarga vuestro padre/madre/hermano/abuela/vecino/un señor que pasaba por allí­. Cualquiera menos tú. Pero resulta que mañana es dí­a de Reyes y ¡oh, sorpresa! Los regalos están sin comprar. Llamas a tu amiga, que somnolienta te manda ligeramente a la mierda te dice que cómo se te ocurre olvidarte. Pero es tu amiga y te acompaña a donde quiera que vayas. Marrón: ¿qué compras un 5 de enero con Madrid hasta la bandera? Como todas las ideas parecen suicidas, os proponemos la más entretenida: el mercadillo navideño de la Plaza Mayor, donde podéis comprar un detalle (velas, accesorios, juguetes, objetos de decoración, bombones…) por unos eurillos. O también podéis visitar híµbe, la joyerí­a-cuquisitio que os presentamos hace unos meses. Por supuesto, por un poco más podéis ir a Cartier y haceros un reloj de diamantes. Tranquilidad y acierto asegurados, pero os recomendamos que si no queréis empeñar los dos ojos, y parte del tercero, os ciñáis al plan inicial.

blog.renfe.com-marcadonavidadplazamayor

Y de un plumazo… fin de la navidad. La habéis aprovechado satisfactoriamente. Cruzad la pasarela.

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: Isabel Permuy (ABC), Facebook San Ginés, maravillasdeespana.blogspot.com, zoomnews.es, blog.renfe.com.

Pajarita: el antes y el después del arte de comer

Olvidaos de todo lo que sabéis sobre comer y cocinar, porque nada será lo mismo a partir de ahora. Si hay algo que nos gusta en BFace Magazine es descubriros sitios nuevos. Sitios ‘cool’, sitios buenos y sitios asombrosos. Esta semana, la sorpresa viene de la mano de uno de los nuevos establecimientos de cocina fusión que han abierto en Madrid: Pajarita.

image5

El bar Pajarita, situado en la céntrica calle Apodaca, 20 (metro Tribunal, Alonso Martí­nez), echó el vuelo el pasado 6 de noviembre. Su estela es corta, pero prometedora. Ayudados de una decoración moderna y ecléctica, un buen servicio, precios que da gusto oí­r y una carta de lo más original, apostamos a que no tardará en coger velocidad de crucero. El porqué, tras esta breve pausa en forma de platos buenorros.

image6

Su menú no deja indiferente a nadie: huevos divorciados, sashimi de berenjena, espárragos desnudos, patatas ultracrujientes con «crumble madrileño» o la delicia de bacalao con mayonesa suflada serán los platos obligatorios en este local. Sus dueños, Ricardo y Ví­ctor, funcionan como uno sólo y, mientras el primero se ocupa de crear la magia en la cocina, el segundo la lleva hasta el cliente y se ocupa de dar las últimas pinceladas con un trato cercano y acogedor. Su buen rollo se plasma en el aire, y la frase estrella que lucen en todas sus redes sociales es el fruto de lo que están consiguiendo: «no todo en la vida es diversión, pero comer sí­ que deberí­a serlo». Una declaración de intenciones que deja cristalino que comer en Pajarita no será un almuerzo al uso.

image11

Victor confiesa que el nombre inicial para el restaurante iba a ser «Pajarita y Lápiz»: querí­an algo icónico y que fuera sencillo de dibujar y recordar. Sin embargo, «la gente empezó a llamarlo ‘Pajarita’ a secas. Pensamos que quizá era demasiado largo, así­ que decidimos llamarlo sólo Pajarita«.

image3ab

En su afán de investigar y fusionar la cocina clásica y las técnicas del siglo XXI, Ví­ctor y Ricardo han creado las «armoní­as»: combinaciones perfectas de platos que concluyen en un menú degustación perfecto para una cena de dos (32 euros) a cuatro personas (61,50 euros), ideales para las cenas de navidad que se encuentran a la vuelta de la esquina (jefes, apunten). Además de la carta, que incluye nombres rocambolescos como bombitas de camarón, un dos tres malasaña, alitas de vuelo ligero o chalupa baby (entre 15 y 20 euros por persona), de lunes a viernes cuentan con un menú diario igual de original y más económico (11 euros), además de una carta de los mejores acompañantes: los vinos. Asterisco es, sin duda, la estrella del local.

image9

Estando cerca de Malasaña, la clientela es de lo más variada, e incluso los antiguos vecinos del barrio han dado muy buena acogida a este nuevo restaurante. Próximamente, y cuando la Pajarita vuele alto, los cócteles (¡¡!!) harán su entrada triunfal en este local. Y si bien no sabremos lo que es hasta que nos lo llevemos a la boca, todo lo que salga de la cocina de Pajarita promete ser toda una experiencia para los cinco sentidos.

Fotos: Bar Pajarita

[followbutton username=’danisindahaus’]

44Store: a la vanguardia de la moda

Pocas veces una tienda de ropa sorprende. Hace falta un algo especial, un je ne sais quoi que te haga entrar, mirar y comprar. Pero sobre todo, disfrutar haciéndolo. Hoy nos colamos en la vanguardista y recién inaugurada 44Store para descubriros el universo de unas prendas que se salen de los cánones establecidos.

44 S T O R E (5)

Xavi Garcí­a es el polifacético dueño de 44Store, una pequeña tienda de moda vanguardista en la calle Valverde, 39 (metro: Gran Ví­a, Tribunal). Además de ser un peluquero premiado y reconocido nacional e internacionalmente -con más de 20 años de carrera a sus espaldas-, Xavi ha conseguido dar una vuelta de tuerca al negocio, y después de la belleza, se ha tirado de cabeza a la moda con el éxito de un saltador de trampolí­n olí­mpico. «Es cerrar el cí­rculo de Salon 44: con moda, pero manteniendo nuestra estética», nos cuenta.

44 S T O R E (17)

En 44Store se pueden encontrar piezas de firmas nacionales e internacionales que no se ven en otra parte del paí­s, incluso prendas en exclusiva hechas o rediseñadas sólo para ellos. Rad Hourani, Maison Martin Margiela, Jaime Mesa, Marlota, Xavi Reyes, Marcelo Burlon o Davidelfí­n son algunos de los diseñadores escogidos en una selección hí­permeticulosa por su concepto de la moda, su estilo y su carrera. Sin embargo, también apoyan en sus primeros pasos a diseñadores noveles que quieren hacerse un hueco en el inmenso mundo de la moda, algo difí­cil en tiempos normales y mucho más en los que corren: «Hicimos una investigación de nuevos diseñadores. La selección dependí­a de que fueran diversos estilos que se contrarrestaran unos a otro para no encasillarnos. Por ejemplo, Marlota parte de patrones masculinos para hacer ropa de mujer, aunque al final casi todo lo que tenemos es unisex; Jaime Mesa trabaja más las formas y los volúmenes, etcétera», apunta Xavi.

44 S T O R E (15)

Todo en 44Store está medido al detalle: los colores, la música, la estética, la organización. «Al principio querí­amos empezar con todo negro, pero era demasiado para comenzar, así­ que luego nos decidimos por abrirnos también al blanco y al gris», nos dice. Ahora, el blanco lo inunda todo, dando la sensación de limpieza y pureza que necesitan las prendas para destacar y ser las verdaderas protagonistas, mientras Lorn, Zomby o Darkstar ponen la banda sonora a todos los movimientos en un ambiente conceptual, moderno y futurista, sólo roto por la riqueza de los capiteles de las columnas del siglo XX.

44 S T O R E (4)

Todo lo que hay en 44Store es el reflejo de su vida: «Intentamos que todo sean prendas atemporales. El negro es una forma de expresión, y me gusta cómo se trabaja ese color, porque se centra más en darle forma y volumen con los patrones» se justifica Xavi cuando le preguntamos por qué significa tanto para él ese color. Prendas unisex que juegan a homogeneizar lo heterogeneo, conceptos unidos por la ausencia de secciones masculina o femenina, y por el hilo conductor del color, que no hace más concesión que al negro, al gris y al blanco. No se cierran en banda al resto de colores, pero quizá sólo como invitados excepcionales.

44 S T O R E (11)

Podéis encontrar piezas desde 50 euros hasta 1.200 y, para los que nos leéis desde fuera de Madrid, concretamente desde Barcelona, sabed que dentro de muy poquito habrá una pop-up store en la Ciudad Condal, además de su primer perfume en colaboración con Oliver&Co.

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: 44Store

Petit Appétit: comer ensalada no es aburrido

«Es el peor nombre que se le puede poner a un restaurante», nos comenta Pablo, dueño y señor de Petit Appétit. Pero funciona. Situado en la calle Monte Esquinza, 1 (metro: Alonso Martí­nez, Colón), este bistró podrí­a considerarse, en su mayorí­a, vegetariano: «decidimos crear este concepto porque, en su momento, era un target que faltaba por cubrir. Sí­, hay sitios en los que se sirven ensaladas y comida vegetariana, pero no con esta idea de la personalización«, añade.

PA_local2

Puede que «poco apetito» no sea el mejor nombre para un sitio en el que se sirve comida, pero desde luego es la gran ironí­a de este pequeño local: nunca, jamás nadie saldrá con hambre de allí­: las enormes raciones de ensalada, a las que se pueden añadir hasta dos bases y cinco toppings, serán el nirvana de aquellas personas a las que se les conquista por el estómago (ladies, tell’em). El lema de Pablo no deja lugar a dudas: «si a las seis de la tarde estás picando, es que no has comido».

PA_bowl

En Petit Appétit, la definición de «sano» amplí­a su horizonte, ya que, además de ensaladas -que puedes elegir en bol o en wrap-, ofrecen también productos ecológicos, zumos naturales, cremas, quiche, sopa miso y pasta fresca, entre otras cosas. Cuscús, arroz, fusilli, canónigos, ricotta, espinacas, calabaza, nueces, queso, tomate, piña, albahaca o burrata son sólo algunos de los ingredientes con los que podéis crear vuestra ensalada perfecta. O vuestras miles de ensaladas perfectas. Es para no salir nunca de allí­.

salad

La clientela «son, sobre todo, altos ejecutivos y gente de la moda. Pero vienen todo tipo de personas», cuenta Pablo, y es que este pequeño bistró está estratégicamente situado en el epicentro de los negocios de Madrid. Y aunque pueda parecer lo contrario, Petit Appétit es un sitio distendido donde «a nadie le importa coger su comida y compartir mesa con otros«, asegura el dueño. «La gente viene a comer y a desestresarse un rato», nos dice. Como la cafeterí­a de tu universidad, pero sin mus. Y mucho más cool.

PA_local

Petit Appétit cuenta con un servicio de take-away que funciona todos los dí­as hasta las seis de la tarde. Normalmente, en hora punta, la cola puede llegar hasta la calle. ¡No preocuparse! Aquí­, el truco estriba en llamar, hacer tu pedido y pasar a recogerlo más tarde sin problema alguno. «No descartamos en un futuro el reparto a domicilio, pero sólo por la zona», matiza Pablo. Entendible: una ensalada recién hecha no puede viajar hasta Segovia. Un saludo a los segovianos que nos estén viendo. «Igualmente tenemos en mente comenzar a recoger pedidos por Internet», añade. Su página web, www.petitappetit.es, ya está lista para ello, aunque de momento lo que puedes hacer es crear tu propia ensalada online de una manera hí­per sencilla, sabiendo a la vez la cantidad de calorí­as, sal, azúcares y grasas que te vas a llevar a la boca. ¡El futuro era esto!

PA_wrap

En Petit Appétit se pueden llegar a hacer unas 120 ensaladas diarias, pero no sólo de verdura vive el hombre: muy cerca de allí­, en la calle Argensola, 24, este restaurante cuenta con otra «sucursal» enfocada a cenas más cuidadas, con carta, afterworks y coctelerí­a, pero con el mismo espí­ritu que caracteriza a las marca. «En Argensola, los platos estrella son el tataki de atún y el tartar de salmón. De las carnes, el entrecot de buey y el rosbeef -cocinado de manera tradicional-; y el ‘hamburguesón’ de solomillo de cerdo es uno de los más pedidos«, nos relata el dueño. Y sí­, una vez más he dicho coctelerí­a: dejad que don Manhattan, don Cosmopolitan o mí­ster mojito de violeta sean los mejores compañeros en vuestros dí­as post-trabajo y vuestras noches pre-fiesta.

Lo sabéis. Lo sé. Lo saben. Lo sabemos: se acabaron las excusas para comer mal. Repetid conmigo: «las ensaladas molan».

Fotos: Petit Appétit

[followbutton username=’danisindahaus’]

Mistura: los helados son para el invierno

Ya hemos aparcado los shorts y los tirantes. Tenemos firmes y listos para el ataque botas, trench, gorros y jerseys. Hemos cambiado hasta la hora, pero los termómetros aún suben hasta los 30 grados en algunos puntos de este arruinado corrupto bonito paí­s. Al final pasará lo de siempre: el frí­o nos pillará en bragas. Pero como aquí­ vamos siempre a contracorriente, pregunto: ¿hace un heladito?

Mistura_1

Muy cerca de la calle Fuencarral, en Augusto Figueroa, 5 (metros: Chueca, Gran Ví­a, Tribunal), nos encontramos con una pared pintada que reza: «Mistura». No es un nombre at random: dentro de este pequeño local se mezclan algunos de los helados más buenos de toda la Comunidad de Madrid. Y como en BFace somos felices siempre que hay helados de por medio, allá que vamos.

fat-girl-eating-ice-cream

Carlos y Carmelo, los propietarios de Mistura, viví­an en la India cuando una piedra congelada se cruzó en su camino. ¿Raro? Me explico: gracias a una plancha de piedra escarchada a -20ºC, se conseguí­a mezclar los helados y darles una textura absolutamente cremosa. Al volver a España no dudaron en importar la idea y, desde junio de 2013, Mistura funciona a pleno rendimiento en el centro de Madrid con un equipazo que no para de mezclar helados, toppings y mermeladas.

Mistura_5

«El concepto es el de algo totalmente distinto: el ambiente, la calidad, los sabores… todo lo que ofrecemos es 100% natural, y con la técnica de la piedra congelada se consigue personalizar totalmente los helados», nos cuenta íngel, encargado de Mistura. Como bien comenta, todo lo que se sirve es natural: su producto estrella está hecho con leche de una vaquerí­a ecológica de las afueras de Madrid, los sabores son los auténticos de la fruta fresca -mezclada con la leche por un maestro heladero-, y los ingredientes son los mejores que se pueden encontrar: el dulce de leche es de San Ignacio, los pistachos vienen desde Sicilia y el café cruza el Atlántico desde Colombia hasta Madrid sin perder la calidad por el camino.

Mistura_2

La oferta varí­a durante todo el año, adaptándose a la estacionalidad de cada ingrediente: en verano truinfan los sorbetes de mango; en otoño, el helado de uva y en Navidad el turrón es un clásico imprescindible. Pero, aunque los helados son su especialidad, no sólo de pan vive el hombre: café, gofres, muffins, té, batidos, críªpes, bizcochos y zumos de todo tipo (incluido uno ‘detox’ para esos domingos de resaca mortal) completan la carta, una carta totalmente abierta que permita mezclar café con helado, té con leche, brownies con sorbetes y hasta un apio con fresas si lo queréis. Porque tampoco vamos a cuestionar vuestro paladar atrofiado.

Mistura_4

A partir de los 2’60 euros podéis tomar algo en Mistura. Su especialidad pasa por el helado de pistacho PERO, si queréis algo realmente diferente, tomad nota de la sugerencia del chef: el helado de pera con pepitas de chocolate negro os arrebatará el corazón.

anigif_enhanced-buzz-24407-1348502271-12

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: mistura.com

Todos somos ‘La Paca’

Montar en el metro. Intentar no morir en la espera. Llegar a la Gran Ví­a. Subir por la calle Valverde. Sortear a la gente por la estrecha acera. Parar en el número 36. ‘La Paca’ espera.

tandem vintage la paca

‘La Paca’ es un personaje muy conocido en el barrio de Malasaña. Ha vivido mucho. ‘La Paca’ es bohemia. A dí­a de hoy podrí­amos calificarla de ‘hipster’. Es pequeña y tranquila (todo lo contrario a lo que la rodea). Tiene también dos caras: es animada pero, cuando lo necesitas, es reservada, aunque acoge a todo aquel que llegue hasta ella. Además, nunca, nunca, cuenta las confidencias que oye, que son muchas.

lapaca

A ‘La Paca’ le gusta el estilo vintage, las flores, la música no muy alta, la luz suave, la noche, el arte y la cultura en general. Le encanta acoger en su casa exposiciones, tertulias, cine, monólogos, microteatro. Y hasta un mercadillo propio con ropa y complementos: el «Paca Market». También es amable y hogareña: sus sofás, sillas y sillones -traí­dos de distintos puntos recónditos de Europa y ninguno igual que el anterior- cerca de la chimenea están ultracotizados, y siempre tiene un café, un té o una cerveza que ofrecerte -la artesanal está más que recomendada-. Si la visitas entrada la noche, puedes optar por pedirle uno de sus afamados gin tonics o un mojito. Pide lo que quieras, no hay vergí¼enza: ‘La Paca’ te responderá siempre con una sonrisa.

7_baja

En su alma de madre y señora, ‘La Paca’ también te ofrecerá tarta casera de queso, de zanahoria o un muffin. No compra nada ya hecho, no va con ella. Le gustan las cosas realizadas a mano y la creatividad. ‘La Paca’ también es coqueta, y de ello dan cuenta los numerosos espejos que llenan sus paredes. Su afición por las jaulas de pájaros antiguas también es plausible, pero es parte de su encanto.

tarta de zanahoria_ la paca cafe bar_baja

‘La Paca’ es perfecta para esos dí­as frenéticos, para esas tardes que cada vez son más noche. ‘La Paca’ es paciente: no te busca, sino que espera a que tú llegues a ella. ‘La Paca’ es moderna y auténtica. ‘La Paca’ es una diva de las que ya no quedan.

[followbutton username=’danisindahaus’]

Fotos: La Paca

A Platea con amor

Otoño: estación del año en la que volvemos a la rutina. Es un hecho. Pero no hay que cortarse las venas todaví­a. Otoño es húmedo, frí­o, tristón. Y romántico. Mientras las primeras hojas y lluvias empiezan a caer y las semanas de la moda terminan de apagar las luces, en Check&Get nos adentramos en la penúltima estación del año, con energí­as renovadas, para traeros planes que os hagan los escalofrí­os y la vuelta a los abrigos un poco más llevaderos. Action!

tumblr_n4uxqcSIXw1slhkaxo1_500

La sombra del lujo es alargada: teatro, gin-tonics, sushi, tapas, dulces, cócteles. Platea es todo eso y mucho más. Su nombre no es casual: el edifico de la calle Goya (Recoletos/metro Colón, también con entrada por las calles Hermosilla y Marqués de Zurgena) fue el antiguo cine Carlos III, pero ahora ha sido remodelado, manteniendo su esencia de los años 40 y 50 de la mano del interiorista Lázaro Rosa Violán, para ofrecer una gastronomí­a gourmet a precios más o menos asequibles (nivel medio-alto para un bolsillo estándar). Vamos, lo más de lo más, caris.

Platea-01

Inaugurado el pasado 17 de junio, en este multiespacio podemos encontrar una veintena de puestos de renombre y nada menos que seis estrellas Michelí­n como seis soles en su haber, que brillan sobre los nombres de Paco Roncero, Pepe Solla y Marcos Morán. Las cinco plantas del lugar dan cuenta de sus 5.800 metros cuadrados, rellenados con puestos dispares y, a la vez, en perfecta armoní­a: la planta a nivel de calle es el «Patio», con varios puestos en los que encontrar algunos de los mejores jamones y quesos, tapas de diferentes firmas (haceos un gran -GRAN- favor y probad la empanada de «Castizo»), una larga barra en la que pedir vinos, copas, cervezas y refrescos, con mesas en la zona central rodeando el «Foso», con aún más puestos. Además, también hay tiendas -siempre, cómo no, gourmet– en las que adquirir carnes, verduras, frutas, gifts o arreglos florales.

Platea-13Platea-15

Subiendo una planta, con el ascensor llegamos a «Arriba», el restaurante de Ramón Freixa. En el segundo, encontramos una coctelerí­a y una zona en la que asistir a eventos y afterworks de los que nos gustan en BFace. Y en el último piso, la elegante Smoking Area.

Platea-19

Entre las especialidades, no podemos dejar pasar «La Batea», con ostras y pulpo, y «A Mordiscos», con su especial guiño a la tapa; «Entrecortes» y «De Cuchara», enfocados a los guisos tradicionales; tampoco los más internacionales: el mexicano «Besos de Sal», de Alex de la Fuente, «Shikku» el japonés a cargo de Rafael Sánchez, «Fortino», el punto italiano traí­do por Ranieri Casalini, y «Kinua», la propuesta peruana de Kiko Zeballos. Pero, sobre todo, por el AMOR que les tenemos, Mama Framboise, la pastelerí­a más exquisita de Madrid regentada por Alejandro Montes, y que ya os presentamos en BFace.

Platea-171

Pero quizá el punto más personal de Platea, además de su pantalla gigante, sea su teatro, que sirve como zona de eventos y es lo que mantiene la esencia de los antiguos y espectaculares cines que antes ocupaban el espacio. Aunque los amantes del celuloide lo echarán de menos aún a dí­a de hoy, son los que mejor entienden que hay que dejar sitio a los nuevos, porque siempre, siempre, the show must go on.

Fotos: Platea/Globally

[followbutton username=danisindahaus]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies