7 temas de bso de series españolas

franperea-concierto

Detrás de cada serie hay una banda sonora, una melodí­a que nos resulta familiar y que sin darnos cuenta tarareamos al recordar nuestra ficción favorita.

La cabecera de una serie es su emblema, la pieza que encierra el alma de la historia. Por eso es tan importante elegir bien la sintoní­a que acompañará los créditos de una ficción, buscando el coctel perfecto. A lo largo de la historia de nuestra televisión, han sido muchos las series que han echado mano de temas muy pegadizos que se han convertido en un éxito. Muchos incluso las hemos puesto de tono del móvil.

En Bfacemag nos hemos propuesto recuperar las bso de las series españolas más añadoras.

compañeros-antena3Compañeros

La serie que narraba las historias de un grupo de compañeros del trabajo, de la vida y del amor, marcó un antes y un después en la historia de las series de adolescentes, junto a «Al salir de clase».

«No te fallar髝, el tí­tulo de la canción de la mí­tica serie, un lema para los adolescentes de finales de los 90, fue interpretada por Greta y los Garbo. Fue tan popular que cuando se rodó la pelí­cula y se editó el libro sobre Compañeros, «˜No te fallaré’ fue el tí­tulo escogido para ambos.


7vidas-telecinco7 vidas

La sitcom, que se mantuvo en antena durante diez temporadas sin apenas despeinarse, narraba la vida cotidiana de unos amigos que viví­an en dos pisos contiguos.

Emilio Aragón compuso e interpretó la canción para la ficción que revolucionó la sitcom en España durante sus primeras temporadas. Raimundo Amador tomó el relevo hasta la llegada de El canto del Loco que se hizo cargo de su interpretación hasta el final.


nadaesparasiempre-antena3Nada es para siempre

El drama que coincidió en el tiempo con otras series de instituto como Compañeros o Al salir de clase, narraba las aventuras y amorí­os de un grupo de adolescentes entre clase y clase.

El dúo Cómplices fue el artí­fice del tema principal de esta serie juvenil, también titulado «Nada es para siempre«. En aquellos maravillosos 90, Daniel Diges era Gato y aún quedaba muy lejano las primeras notas de su eurovisivo «Algo pequeñito».


 

losserrano-telecincoLos Serrano

La comedia sobre la familia de los Serrano que pasó a los anales de la historia de nuestra televisión por ser consecuencia de una siesta de tres horas y media, optó por Fran Perea, el hijo mayor de Diego Serrano y futuro marido de Eva, para poner voz a la intro de la serie «1+1 son 7«.

Las matemáticas está claro que no se le daban muy bien pero la canción se convirtió en todo un éxito que llevó al actor, guitarra en mano, a irse de gira por el paí­s. Quién se lo iba a decir


 

aida-telecincoAí­da

El primer spin-off patrio que llegara desde 7 vidas hasta Esperanza Sur para contar las vivencias de sus vecinos más locos, recurrió a la fórmula de su antecesora y buscó una sintoní­a pegadiza.

Bebe fue la encargada de amenizar la entrada de esta sitcom con su canción gamberra «A mi nadie me levanta la voz« y su letra que le rí­e a la vida.


 

hombrespaco-antena3

Los hombres de Paco 

«Nada que perder» la canción de Pignoise, fue la elegida para protagonizar la cabecera de esta serie de humor negro que mostraba las peripecias y torpezas de un grupo de policí­as de barrio de una gran ciudad.

La loca academia de policí­as made in Spain, protagonizada por Paco Tous, Hugo Silva y Pepón Nieto, supuso el salto definitivo a la fama del grupo liderado por ílvaro Benito.


 

fisicaquimica-antena3Fí­sica o Quí­mica

El tema de la serie adolescente, bajo el mismo tí­tulo que la ficción «Fí­sica o Quí­mica«, fue interpretado por el grupo Despistaos. La serie en la que profesores y alumnos del Zurbarán vivieron todo tipo de problemas durante siete temporadas, encontró en este tema la fórmula perfecta de su ADN. Aquello de «medicina alternativa, tu saliva en mi saliva, es fí­sica o quí­mica» se convirtió en un himno.

El que diga que no recuerda algún verso de estas bso miente. En el tintero se han quedado las sintoní­as de series como Cuéntame, Aquí­ no hay quien viva o Yo soy Bea. Nadie dijo que fuera fácil elegir.

¿Cuál es tu favorita?

[socialpoll id=»2210777″]

[followbutton username=’noeliarua’]
[wp_ad_camp_2]

Popstars: chicas al poder

popstars

Verano del 2002. El éxito de Operación Triunfo en Televisión Española empujó a Telecinco a estrenar su propio talent, Popstars, un concurso musical cuyo objetivo era lanzar una girl band al estrellato. Por aquel entonces, las Spice Girls ya se habí­an quedado en el recuerdo y el programa no acabó de cuajar. Las chicas de Popstars no eran tan picantes ni tan posh como lo fueron las integrantes del grupo británico.

Popstars se presentó como el formato estrella de la cadena para la época de chiringuitos y mojitos. El programa fue la primera toma de contacto de Jesús Vázquez como presentador de un talent y parece que no lo hizo del todo mal, ya que a éste le siguieron otros muchos. Junto a él, estaba en el plató Elia Galera y un jurado formado por Michelle McCain, y su spanglish, Dr. Fló y Lucas Holten que hicieron famosa la frase «No sigues con nosotros» con la que daban a conocer su veredicto.

juradopopstars

La dinámica era sencilla. En la Gala 0, las 30 chicas seleccionadas en el casting cantaron la canción del programa y, al final de la noche, 10 de ellas fueron expulsadas. En las sucesivas galas, se formaron grupos para interpretar canciones y el jurado nominaba a 4 chicas para que el público salvase a 2 de ellas. En el último programa, el jurado y el público eligieron a las 5 chicas para formar parte de una banda. Además de las actuaciones musicales, en cada gala se podí­an ver resúmenes del taller de música en el que las concursantes recibí­an formación musical y de baile.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=QFcJ2zF4S7w[/youtube]

Las ganadoras de Popstars fueron Carmen Miriam -la guapa-, Elisabeth -la inocente-, Norma -la rebelde-, Marta -la simpática- y Davinia, que formaron el grupo Bellepop. Tení­an un punto choni, por decirlo finamente, y es que la banda era un cuadro que se disolvió tras la marcha de Elisabeth. Su mayor éxito, ya siendo muy espléndida, fue el single Chicas al poder que logró ser disco de oro.

El tí­tulo del programa, Popstars, todo por un sueño, no fue nada certero. Pero decir que fue un fracaso quizás sea demasiado. El programa nació un poco gafado, esa es la verdad. Lis, una de las concursantes, sufrió la pérdida de su pareja durante la emisión del concurso, un drama; la madre de Davinia se desmayó en la final al ver a su hija actuando (aunque nunca se confirmó la bajada de tensión pudo deberse al trapito que le pusieron a la criatura); y Roser, para muchos la mejor del concurso, cedió su puesto a Carmen Miriam en la final, un desastre. Para que luego digan de alguna presentadora de televisión y su mala suerte…

Hacerse un hueco en el mundo de la música no es tarea sencilla, sobre todo en aquella época plagada de extriunfitos, y en televisión se suda la gota gorda para triunfar. Sus temas bailones no llegaron a despegar pero no nos pongamos tristes, siempre nos quedará la opción karaoke. Popstars, todo por un sueño; Popstars, lo vamos a lograr… Siente la energí­a. ¡Somos Popstars!

Siempre positivo, nunca negativo, ¿o era al revés?

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

Buscando las 7 diferencias entre Periodistas y B&b

periodistas

El estreno de B&b reavivó el recuerdo de Periodistas. Por primera vez, la redacción de un periódico, el ficticio diario Crónica Universal, se convertí­a en una ficción de televisión. Protagonizada por José Coronado y Amparo Larrañaga, Periodistas es una de las series más queridas de nuestra televisión.

La ficción comenzaba con la llegada al periódico de Luis (Pablo) para ocupar el puesto de Laura (Candela), la nueva subdirectora del diario, con la que mantuvo una relación y tuvo un hijo en común. Junto a ellos habí­a una entrañable pareja, la formada por Blas y Mamen (César y Susana), redactor jefe y secretaria de Local; Willy (Mario), el fotógrafo golfo; José Antonio (Juan), el becario que metí­a la pata constantemente; los redactores del periódico…

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=0AY5vcNTkXQ[/youtube]

¿Os suena de algo? Las dos series emitidas por Telecinco guardan grandes similitudes. Pero como no todo es lo que parece, digamos que las dos ficciones son primas hermanas bueno, o hermanas. Así­ que me he propuesto un reto: jugar a las siete diferencias entre las dos series de Globomedia.

  1. Periodistas era una serie sobre un diario, el Crónica, que giraba en torno al oficio del periodismo y las investigaciones y que se entremezclaba con las historias personales de sus trabajadores. B&b es una ficción ambientada en la redacción de una revista de actualidad y moda, B&b, de boca en boca, en la que se narran los amorí­os, las alegrí­as y penurias de la plantilla y, de vez en cuando, vemos algún reportaje social o de actualidad y sesiones de fotos.
  2. Los jefes. En Periodistas el director del Crónica es Pablo, un hombre serio que vive por y para trabajar; y Laura, subdirectora del diario y que vive con su madre Gloria. En B&b el dueño de la revista es Bonay, un hombre de negocios sin escrúpulos envuelto en un caso de blanqueo de capital; y Pablo, el recién nombrado director del magazí­n y prometido de la hija del jefe.
  3. Los redactores, fotógrafos y becarios. La plantilla del Crónica era más amplia que la de B&b. Y era habitual que muchos, además de compañeros de trabajo, compartiesen también casa y/o colchón. Destacaron el matrimonio formado por Blas y Mamen, que no tienen hijos hasta casi el final cuando deciden adoptar; las redactoras Ali, Ana y Clara; los becarios y las secretarias. En B&b añaden el personaje gay, Lucas, encargado de la sección de sociedad; Clara, la hija del dueño de la revista; y Vero, su ayudante y madre de un niño enfermo. Pero también hay periodistas, un fotógrafo y secretarias.periodistas_serie
  4. Las familias. En Periodistas hubo hijos, muchos hijos. Desde Isabel, la hija de Luis que trabajaba como becaria, o los hijos que Luis tuvo después con Laura y Ana; el hijo del director, í“scar, fotógrafo de El Crónica; hasta Emma, la hija de Clara o el niño que adoptaron Blas y Mamen. En B&b, la trama familiar se impone a la periodí­stica. La familia Bornay, con sus problemas de pijos, tarjetas de crédito y lí­os de faldas; la familia periodista, formada por Candela y su hija Sonia, que comparten desayunos con su hermano César, su mujer Susana y sus hijos; y la familia más obrera de la serie formada por Carmen, su hija Martina y amante de Bornay, y su sobrino Hugo.
  5. Chusky, Si por algo triunfó Periodistas fue por sus personajes y, entre ellos, el entrañable Chusky. Huérfano desde muy pequeño, Luis le acogió como a un hijo. Colaboraba en El Crónica como infiltrado del periódico para los temas más controvertidos. En B&b tenemos también a un personaje huérfano, Hugo, el chofer de Bornay que también hace de recadero de Cayetana y paño de lágrimas de su prima Martina.
  6. Y, por último, el carismático Herminio. Era el dicharachero conserje del Local, el personaje amigable y campechano que siempre estaba dispuesto a colaborar cuando lo necesitaban. En B&b Carmen es el pepito grillo, la niñera y cocinera de los Bornay, la que conoce todos sus secretos y el personaje más clásico y quizás más estereotipado. La Juani de todas las series.
  7. El bar. Como en toda serie española que se precie hay un bar y Periodistas no iba a ser menos. La Tertulia era la segunda casa de los trabajadores de El Crónica y en donde se reuní­an todos al salir de la redacción. Estaba regentado por Miguelón, un camarero muy majete. En B&b hay una máquina de café y los despachos de la revista y las casas hacen las veces de lugar de reunión.

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

Fí­sica o Quí­mica: colchones, saliva y mucha hormona suelta

Fisica-o-Quimica

El género de las series de adolescentes está huérfano desde el final de Fí­sica o Quí­mica. El instituto Zurbarán fue el epicentro de una serie en la que profesores y alumnos vivieron todo tipo de problemas durante siete temporadas.

La serie de Gorka, Cabano y compañí­a mostró una visión muy valiente y fresca de los chicos de instituto. Muchos pusieron el grito en el cielo con esta serie tan movidita y es que en Fí­sica o Quí­mica todo estaba elevado a la enésima potencia.

La tensión sexual no resuelta y el sexo fueron la base de esta historia. Pero no todo fueron lí­os de faldas, también hubo fiestas, secretos, embarazos, meteduras de patas, muertes, enfermedades de transmisión sexual, peleas, suicidios… reflejo de un mundo loco desde una mirada teen.

Mientras llega un reemplazo, recupero la carpeta del instituto para recopilar mis cinco historias favoritas de la serie.

ruth_cabano_foq

  1. Ruth y Cabano. La gran historia de amor del Zurbarán. El romance entre la alumna aplicada y el guapo del curso estuvo marcado por las adversidades desde el principio. Aunque no tuvieron un final feliz ni comieron perdices, nos dejaron grandes pruebas de amor desde sus inicios con superación de enfermedades varias incluidas.
  2. Fer y David. Ya se sabe que la noche confunde pero eso no fue lo que ocurrió con estos dos personajes que protagonizaron la relación gay de Fí­sica o Quí­mica. Quizás la pareja mejor avenida de la serie, aunque también tuvieron sus altibajos. Sobre todo al principio, mientras David trataba de descubrir quién era y Fer se enamoraba.
  3. Blanca e Irene. Eran dos de las profesoras novatas del instituto y compañeras de piso. Dos polos opuestos con formas de ver la vida que chocaban continuamente pero que formaron un tándem muy divertido. Y aunque compartieron hombres y hubo riñas de por medio, su amistad siempre estuvo por encima de todo.
  4. Yoli y Fer. Fueron los grandes amigos entre los alumnos del Zurbarán. Su amistad no se vio afectada ni cuando se enrollaron en la «Besada». Ya se sabe que los sentimientos a veces se mezclan, pero hay cosas que es mejor dejar tal y como están. Y ellos siempre fueron un apoyo para el otro cuando más se necesitaron.
  5. Quino y Yoli. La llegada del evangelista al instituto puso patas arriba la vida de Yoli. Aunque lo suyo quedó en nada, el tira y afloja entre ambos fue muy divertido. Su relación fue una de las más frescas del Zurbarán, poniendo al rojo vivo la serie y subiendo la temperatura de sus protagonistas.

Además de los amorí­os y amistades de estos chicos, hubo personajes muy interesantes en Fí­sica o Quí­mica que dieron mucha vidilla a la serie. Alma, la mala malí­sima; Gorka, el malote de la clase; y Olimpia, la profesora borde y a quien la maternidad le ablandó el corazón. Sin ellos, la serie no habrí­a sido lo mismo.

Fí­sica y Quí­mica resucitó el éxito de series como Compañeros y Al salir de clase. ¿Quiénes serán los siguientes?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=ONvTNAG2e9c[/youtube]

¡Larga vida a la ficción teen!

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

Menudas estrellas: el primer talent de niños que dio el cante

osborne_menudasestrellas

Melody, Marí­a Isabel y Raulito. España es un paí­s donde los niños tienen mucho tirón. Pero no, no voy a hablar de niños prodigio sino de Menudas Estrellas. ¡Marisol y Joselito son palabras mayores!

El boom de los niños cantantes comenzó con el mí­tico Menudas Estrellas. Un talent musical en el que pequeños entre 4 y 12 años imitaban a sus í­dolos, interpretando sus canciones favoritas, y que se convirtió en un hit en los años 90.

¿Cuáles fueron las claves de su éxito?

  • Los niños, los micrófonos. Los más pequeños de la casa se apoderaron del escenario para cantar, bailar e imitar a sus cantantes favoritos. Cambiaron las reuniones familiares y los espejos de casa por el plató de Menudas Estrellas. Su desparpajo y salero consiguieron dejar al jurado con la boca abierta en más de una ocasión y que el público les acompañase sábado tras sábado.

[youtube width=»560″ height=»315″]https://www.youtube.com/watch?v=M6Zfs6aAXHQ[/youtube]

  • Bertí­n Osborne. Un tipo campechano y natural. El gran acierto fue el estilo desenfado del cantante/presentador y su complicidad con los niños. Y es que Osborne llevó la voz cantante del programa durante seis temporadas logrando muy buena sintoní­a con el público.
  • La puerta de humo. El decorado de Menudas Estrellas era sencillo pero efectivo, con una puesta en escena que favorecerí­a el desarrollo del show y un público totalmente entregado. Lo mejor era la puerta de humo, con poderes mágicos, tras la cual reaparecí­an los pequeños vestidos y maquillados como el cantante a imitar. También destacaba un cuerpo de baile que animaba el cotarro. Aunque sin quitarles mérito, los niños tení­an mucha marcha y necesitaban poca ayuda.

plato_menudasestrellas

  • El jurado. Aunque varió un pelí­n de programa a programa, las sillas del jurado fueron ocupadas por Carlos Tena, Martirio y sus gafas, Alaska, Lucrecia y sus trenzas, o Bruno Sokolowicz. Ellos se encargaban de valorar y votar las actuaciones, siempre de buen rollo. Personajes carismáticos y muy populares de la televisión que conectaron desde el principio.
  • Música de hoy y de siempre. Los concursantes interpretaban canciones archiconocidas. Hubo actuaciones de folklóricas, versiones spanglish de grandes éxitos y mucho, mucho arte. Fueron varias las ocasiones en que vimos encima del escenario a cantantes como Chayanne, Luis Miguel o Whitney Houston… hubo imitaciones para todos los gustos.

[youtube width=»560″ height=»315″]https://www.youtube.com/watch?v=4Oeo5d3RmyI[/youtube]

  • Hijo de… El programa nació del brazo de Lluvia de estrellas, un talent también presentado por Osborne y que fue un éxito en toda regla. En él, 8 concursantes competí­an hasta llegar a la gran final mientras eran valorados por un jurado formado por Lauren Postigo, Carlos Tena y un tercero que cambiaba. David Civera, responsable de éxitos como «Dile que la quiera», fue la cara más reconocida que participó en el programa.

Menudas Estrellas era entretenimiento en estado puro. Por el concurso de Antena 3 pasaron artistas como la cantante Tamara, el actor Adrián Rodrí­guez, la periodista Lara ílvarez o Rocí­o Duano, que dejó su huella en el programa con su imitación de Greta y los Garbo.

Primero fue MasterChef Junior, después vino La Voz Kids y ahora están preparando Tú carita me suena y Pequeños Gigantes. Pero antes de estos programas los pequeños triunfaron en Menudas estrellas. Todo vuelve y lo mismo pasa en televisión.

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

Confianza Ciega, el reality de las infidelidades

Hace 14 años que los realities llegaron a nuestra televisión, el formato televisivo que se le sigue resistiendo a Antena 3. Pero toda regla tiene su excepción y Confianza ciega, el programa del morbo y la tentación, fue un acierto de la cadena cuyo espí­ritu planea aún hoy en dí­a. Ya se sabe, los triángulos amorosos son carnaza de televisión.

Tres parejas, quince dí­as separados y una duda: ¿existe la confianza ciega? Esa fue la premisa del reality y la pregunta que se hicieron sus protagonistas cuando decidieron embarcarse en esta aventura en el Algarve portugués, para algunos una experiencia bochornosa.

La mecánica del juego era sencilla: las parejas eran separadas -los chicos en la casa azul y las chicas en la amarilla- y sometidas a pruebas de fidelidad tentados por ganchos carnales – los seductores-. La recompensa: descubrir si sus respectivos eran fieles con tanta lagarta y calentorro sueltos. Una prueba de amor contra viento y marea por el que no apostarí­amos ni un duro.

Las tres parejas protagonistas fueron Carolina e Israel, Nube y Rafa, y Mónica y Jon, que sustituyeron a Luis y Maria José tras su abandono. El casting fue un poco básico y la mayorí­a pasó sin pena ni gloria por el programa. Hubo algo de carne, algún que otro jacuzzi y se arrimó alguna cebolleta. Pero poco más. Sólo destacaron Carolina, jo tí­a, y Nube, que dio algo de juego al interesarse por uno de los seductores.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=C9QnVc1MbE0[/youtube]

Antena 3 emitió los trece capí­tulos de forma dramatizada y seriada. La mejor parte era «el cine», todo un alarde de manipulación. Francine Gálvez conducí­a uno a uno a los concursantes y les mostraba imágenes comprometedoras de su pareja en la otra casa para calentar los ánimos y forzar el desarrollo del programa. Posteriormente en plató, Juan Ramón Lucas conducí­a el debate y comentaba lo ocurrido en la casa.

Las armas de Confianza Ciega fueron descubiertas muy pronto. Los ví­deos trucados eran bastante evidentes y las tensiones creadas en alguna relación podí­an cogerse con pinzas. Incluso se le acusó de jugar sucio. Sin embargo, la inocencia de algunos para intuir qué habí­a de cierto en los ví­deos que les mostraban y qué no, provocaron momentos muy divertidos.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=JWRUJVbN-5k[/youtube]

Seducción, tentación, amor, celos y duda. Confianza Ciega fue un reality de cuernos, pilladas y rupturas que sentó las bases de la telerrealidad con parejas estables como eje principal del juego. Y tú, ¿confiarí­as en tu pareja al ver ciertas imágenes, que pueden estar manipuladas?

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

Amores imposibles: Sin tetas no hay paraí­so vs Velvet

catayelduque_sintetasnohayparaiso

El amor es como una droga y en televisión, como en la vida misma, necesitamos una historia de amor imposible. La historia entre el Duque y Cata sigue siendo una de las más recordadas por los españoles desde que Telecinco estrenó Sin tetas no hay paraí­so en 2008.

La ficción fue una adaptación de la telenovela colombiana del mismo nombre, que aquí­ estuvo protagonizada por Amaia Salamanca y Miguel íngel Silvestre. Sin tetas no hay paraí­so contaba la historia de Catalina, una joven responsable y muy guapa que tení­a un gran complejo al tener poco pecho, y Rafael, El Duque, un hombre apuesto que se habí­a convertido en uno lo de los principales narcotraficantes del paí­s.

En la serie, el mundo del narcotráfico era la excusa para narrar una gran historia de amor en un ambiente de violencia, venganza, sexo y lujo. El amor entre Cata y El Duque era un amor imposible, ya conocemos cómo se las gasta Cupido, y fue exprimido al máximo. Habí­a pasión, mucha, y era tal la quí­mica que habí­a entre ellos que fueron muchos los que se quedaron prendados de su historia.

Han pasado seis años y ahora vuelven a reencontrarse en Velvet aunque, esta vez, Miguel íngel Silvestre ha caí­do rendido a los pies de Paula Echevarrí­a. En esta serie también hay un amor imposible entre Ana, una costurera, y Alberto, el heredero del negocio.

velvet_anayalberto

En esta comedia romántica desarrollada entre las paredes de unas galerí­as de moda, el amor entre sus protagonistas también surge en la infancia. Ya se sabe, el primer amor nunca se olvida. Pero aquí­ la historia es más ñoña y más recatada, aunque con algún momento de pasión de un amor prohibido.

En ambas series nos narran la tí­pica historia de chica conoce a chico, y viceversa, y se enamoran. En el caso de ellas, aparentan ser mosquitas muertas que harí­an cualquier cosa por sus chicos. Ellos, por su lado, interpretan roles muy reconocibles. En «Sin tetas no hay paraí­so», él es el chico malo, macarra, que está buení­simo. En Velvet, él es un joven adinerado, guapo, caballeroso y que se enamora de quién no debe.

Son dos grandes historias de amor pero, sintiéndolo mucho Paula, a mi El Duque me pega más con Cata. El juego de miradas, el deseo, la quí­mica latente y patente de Cata y El Duque no existen entre Ana y Alberto. El amor de Cata y El Duque era más carnal y enganchadizo. El de Alberto y Ana es pasteloso, de aviones de papel y azoteas. No nos imaginamos a Cata dejando plantado al Duque una y mil veces. ¿Qué tiene que pasar para que espabiles Ana? Quizás la culpa no sea tuya pero necesitamos un poco más de chicha y dejar de sufrir sin necesidad con este romance. Aprende si no de Cata.

Sin tetas no hay paraí­so fue un culebrón y su historia de amor imposible nos tuvo en vilo durante dos temporadas. ¿Ocurrirá lo mismo con Velvet y la historia de Ana y Alberto? ¿Habrá un trágico final para su historia? Lo cierto es que el amor es inevitable y en ocasiones uno se enamora de quién no debe.

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

¿Por qué UPA era mejor que Dreamland?

Mientras media España cantaba el himno de Operación Triunfo ‘Mi música es tu voz’ Rosa de España y compañí­a, Antena 3 abrí­a el telón de Un Paso Adelante. La serie sobre la Academia de Carmen Arranz, una escuela de jóvenes artistas en Madrid se convirtió en todo un fenómeno desde el comienzo de su emisión.

Todo comenzaba con unas pruebas de selección durí­simas que sólo los mejores alumnos pasarí­an. ¿A qué os recuerda esto? Sí­, en flop Dreamland fue igual. El caso es que, finalmente, los admitidos fueron 20. Entre los alumnos más aventajados estaban Miguel íngel Muñoz, más conocido como MAM; Mónica Cruz, la hermaní­sima de Pe; Beatriz Luengo, la chica cantante del buenorro de Yotuel (Orishas); Pablo Puyol, el chico pobre talentoso; y Silvia Marty, la pelirroja del grupo.

¿Por qué molaba Un Paso Adelante? Porque en UPA los chicos cambiaban los libros por las clases de baile, interpretación, música y canto. Además de las tí­picas historias de lí­os amorosos, peleas, cuernos y embarazos, los números musicales encajaban en la historia con coreos logradas y música actual. Vaya, que no todo eran cachetes, pechitos y ombligos. Pero, sobre todo, porque detrás de estas caras guapas estaban Lola Herrera, la directora de la escuela, y un claustro de profesores formado por actores conocidos como Jaime Blanch, la «magnifique» Natalia Millán, Toni Acosta o Ví­ctor Mosqueira. Ah, y Pedro Peña, el señor Manolo de Médico de Familia.

Aprovechando el éxito de la serie, se creó un grupo musical, UPA Dance, que consiguió abarrotar decenas de recintos con su gira de conciertos. De esta manera, Un Paso Adelante consiguió crear escuela, nunca mejor dicho, y sirvió de inspiración para series venideras.

¿Os acordáis de HKM? En Hablan, Kantan, Mienten, un grupo de jóvenes con talento para la música, que estudian en el exclusivo colegio Albéniz, pasaron sin pena ni gloria por Cuatro. ¿Y qué me decí­s de Dreamland? Su estreno la semana pasada nos dio la bienvenida a este «infierno» y ayer se confirmaron los malos resultados del primer dí­a, la serie se hunde hasta caer al 2’7% en su segundo capí­tulo. Nos lo pintaron como un paraí­so durante casi dos años de promoción, pero el guión y las interpretaciones son prácticamente inexistentes. Una pena porque la idea original era novedosa. Sólo nos queda decir: Hasta Siempre, Dreamland.

Lo que está claro, es que UPA marcó a una generación que se aficionó al baile y a la vida en una escuela de artes escénicas. Incluso, fuimos capaces de perdonarles ‘temazos’ como «Dirás que estoy loco» o «Sámbame». En fin, lo confieso, fui fan de UPA y me resulta difí­cil contar hasta 4 sin recordar la sintoní­a de la cabecera.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=jCsKPfZ17_Y[/youtube]

¡A bailar, morenitos!

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

 

Las series de animación más gamberras

series_gamberras

¿Quién dijo que los dibujos animados eran solo para niños? Ya hace más de dos décadas que una familia amarilla cambió el mundo de las series de animación y demostró que habí­a hueco para la crí­tica social y las tramas adultas. ¿Sabes de qué estoy hablando? Hagamos un repaso de estas ficciones antes de que se me pongan los dientes largos.

LOS SIMPSON. La familia amarilla más alocada de Springfield y sus habitantes no necesitan presentaciones. De la pluma y mente de Matt Groening nació esta sitcom que narra las aventuras de Homer, Marge, Lisa, Maggie y Bart, una familia normal, y sus vecinos encabezados por Ned Flanders, Apu, el director Skinner, el jefe Wiggum o Milhouse.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=DKv2Xc5Nf44[/youtube]

¿Por qué tienes que verla? Es uno de los fenómenos de la cultura popular, con miles de referencias cinematográficas, con openings muy divertidos en los que no pestañearás hasta que leas qué escribe Bart en la pizarra; los mejores gags del sofá; por Homer; por Rasca y Pica; y por cada uno de los habitantes de Springfield.

PADRE DE FAMILIA. En el 31 de la calle de Spoopner en Quahog, Rhode Island, vive la familia más ácida de la televisión. La serie, creada por Seth MacFarlane, cuenta la vida de Petter Griffin, el padre de familia, un aficionado a la cerveza y la televisión; su mujer Lois, una profesora de piano con muy malas pulgas; sus tres hijos, Chris, Meg y Stewie; y su perro Brian.

¿Por qué tienes que verla? El plato fuerte de esta serie es la relación entre Stewie, un completo terrorista, y Brian, el miembro más inteligente de la familia. Por sus parodias de series y pelí­culas. Porque si buscas una serie mordaz esta es tu serie.

FUTURAMA. Ambientada en un futuro ficticio, la serie está protagonizada por la tripulación del Planet Express. Todo comienza la noche del 31 de diciembre de 1999, cuando el joven repartidor de pizza Philip J. Fry queda congelado en una cápsula y despierta mil años después y descubre cómo es el Nueva York del siglo XXXI.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=lDj18d8773I[/youtube]

¿Por qué tienes que verla? Por su mezcla de humor, absurdo y su temática de ciencia ficción salpicada de toques geek. Pero también por personajes con tanto carisma como Leela, Bender y Zoidberg. Por algo es una de las series más recordadas y añoradas.

SOUTH PARK. Kyle, Cartman, Stan y Kenny son cuatro amigos bocazas que crecen en un pueblo surrealista llamado South Park, Colorado, cuyos habitantes parecen ser más polí­ticamente correctos que el resto.

¿Por qué tienes que verla? Por su humor negro y directo, sus altas dosis de surrealismo, sus grandes secundarios y, especialmente, Butters; y porque es una sátira extrema de la sociedad.

Si has vivido en una isla desierta durante los últimos veinte años es tu momento para no parar de reí­r. ¡Larga vida a la animación!

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

Ana y los 7: El cuento de oro español

Hubo un tiempo en el que Ana Obregón, el mito del papel couche, saltó al prime time español con Ana y los 7. Televisión Española emitió esta serie desde el 2002 hasta el 2005. Durante cinco temporadas, Ana y los 7 narró un «cuento real» en el que la protagonista, una joven showgirl que sueña con triunfar en el mundo del espectáculo, conoce a Fernando, un banquero viudo y con siete hijos, que la contrata como niñera provocando un giro de 360º en su vida.

La serie era una idea original de Ana Obregón, un culebrón edulcorado dirigido a toda la familia. En esta mezcla de Blancanieves, Pretty Woman y la serie americana Nany siempre hubo un objetivo claro: buscar la complicidad con la audiencia. Para ello, contaba con una multitud de elementos que sirvieron como reclamo para un gran número de espectadores. Pero, ¿cuáles fueron las claves de su éxito?

Los personajes: éstos eran arquetipos fácilmente reconocibles. Ana, una cenicienta que persigue su sueño y que un buen dí­a conoce a su prí­ncipe azul. Fernando, un hombre que tiene que cuidar de sus siete hijos comprendidos en edades en las que se podí­an identificar la mayorí­a de niños y adolescentes de nuestro paí­s. Y, como no podí­a faltar, una madrasta, Alexia, que trata de casarse con Fernando a toda costa y conseguir su dinero. Junto a ellos, y en un ambiente lujoso, habí­a también un mayordomo y una cocinera que aportaban la vis cómica.

Los temas: en Ana y los 7 las tramas giran en torno a la familia y la doble vida de su protagonista. La temática de la serie se basaban en los valores de la familia,  la amistad, las clases sociales, los conflictos adolescentes, el dinero… Por lo que cualquier espectador podí­a engancharse sin que supusiese gran esfuerzo intelectual.

La historia, el verdadero porqué del triunfo de la serie: un producto blanco con dosis de comedia más o menos conseguida y con un envoltorio bastante cuidado. Una vez más, se jugaba con la baza de chica pobre que se enamoraba de hombre rico aunque, en esta ocasión, vení­a acompañados de siete enanitos que aportaban cierta ternura a la historia.

anaylos7
Ana y los 7

El Sonrisas y lágrimas made in Spain se convirtió en un éxito mientras los crí­ticos de televisión de nuestro paí­s se llevaban las manos a la cabeza. Para los creyentes de la audiometrí­a, Ana y los 7 logró desbancar en audiencia a Hotel Glam y Crónicas Marcianas.

Aunque los ramalazos telenovelescos estuvieron presentes desde el primer minuto y las tramas eran muy predecibles, Ana y los 7 consiguió caer bien al espectador. No importó que esta marcianada aventura careciese de verosimilitud, lo que contaba era entrar en el cuento y lo conseguió diciendo adiós con un alto 27,3%.

[followbutton username=’noeliarua’]

[wp_ad_camp_2]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies