Busca las 7 diferencias: ‘Top Chef’ y ‘MasterChef’

Cocineros, un jurado formado por tres chefs profesionales, pruebas de eliminación y problemas de convivencia. En principio las claves de ‘Top Chef’ (Antena 3) y ‘MasterChef’ (TVE) son iguales para ambos concursos gastronómicos. ¿Cuál es la principal diferencia? El programa de la televisión pública estaba formado por cocineros amateurs, mientras que el buque insignia de Atresmedia contaba con chefs profesionales entre sus fogones. Sin embargo, hay otros aspectos que separan a los dos programas. Juguemos a buscar, o encontrar, las siete diferencias.

1. Un jurado muy diferente: El papel de Jordi Cruz, Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodrí­guez es representado por Alberto Chicote, Susi Dí­az y íngel León en el formato de Antena 3. La función del jurado es muy diferente en ‘Top Chef’. Si en el programa de TVE formaban un bloque unido, su función está mucho más disgregada en el concurso de Atresmedia. En ‘Masterchef’ destacó la gracia de Pepe, la obsesión por la presentación de Samantha o la complicidad de  Jordi con los concursantes. En ‘Top Chef, debido al gran protagonismo de Chicote, es más complicado de ver.

2. Ahorrando los costes de la presentadora: Alberto Chicote es el verdadero plato estrella del concurso culinario de Antena 3. Por ello, le han dado el papel de conductor, de manera que ‘Top Chef’ ha prescindido de la contratación de cualquier presentador. El chef descubre las pruebas, coordina la formación de grupos de los concursantes y es la cabeza representativa del jurado. Por el contrario, ‘MasterChef’ contaba con la presentadora Eva González entre sus filas. La sevillana, si bien no presume del don de la naturalidad, supo reivindicar su hueco en el programa.

Jurado Top Chef BFace Mag

3. Problemas de ego: Una enfermedad asola el plató de ‘Top Chef’, el ombliguismo. Prácticamente todos los concursantes creen que el mundo gira alrededor suyo. En ‘MasterChef’ existí­an piques y rivalidad, pero por regla general –salvo en el caso de Cerezo y Jose-, la humildad reinaba en el concurso. En Antena 3, los cocineros son chefs profesionales, y la mayorí­a se cree el mejor en su gremio. Estos problemas de ego no restan valor al concurso, al contrario, le dan la emoción necesaria de todo reality.

4. Maribel Vs. Bárabara: ¿Quién no recuerda a la más veterana de ‘MasterChef’? Maribel se convirtió en una pieza fundamental del programa. Sus flirteos con Pepe y sus choques con muchos concursantes hicieron que la de Benicarló fuera amada u odiada, a partes iguales, por los espectadores. Bárbara toma el relevo en ‘Top Chef’. Sus nervios y escasa capacidad organizativa la han puesto en el foco de todas las crí­ticas del resto de los concursantes. Dos personajes muy diferentes, pero también muy parecidos. Ví­ctimas o no, lo que está claro es que este tipo de personalidades dan vidilla al programa.

5. Impacto visual: Sin lugar a dudas, ‘Top Chef’ ha cuidado hasta el más mí­nimo detalle en su producción. En la grabación del concurso destacan los planos realizados a los platos de los concursantes. Una verdadera delicia culinaria y visual. La cadena pública consiguió un producto muy digno en el aspecto audiovisual, pero no tan destacable como el logrado por Atresmedia.

Finalistas MasterChef BFace Mag

6. Audiencia que sube y baja: ‘Top Chef’ llegó con una desventaja clara. Las comparaciones son odiosas y todos los espectadores iban a establecer sus paralelismos con ‘MasterChef’. De momento, parece que el formato de TVE está ganando la batalla. A la cadena pública le costó conquistar a su audiencia, pero poco a poco se abrió camino. De hecho, su final fue seguida por más de cinco millones de espectadores. En cambio, Antena 3 está sufriendo el fenómeno contrario. Su programa brilló en su estreno con más de tres millones de televidentes. Pero, desde entonces, ha ido bajando hasta el 13,4% de share de su última gala (13 de octubre de 2013). ¿Conseguirá remontar?

7. Emoción profesional y amateur: Para gustos los colores. Sin embargo, la emoción de ‘MasterChef’ traspasaba la pantalla mucho más que en ‘Top Chef’ ¿El motivo? El público sabí­a que estaba en juego el sueño de cocineros aún en pañales. Por el contrario, en ‘Top Chef’ cada profesional tiene ya su hueco en el mercado. Se juegan prestigio y superar sus propios lí­mites, pero no es lo mismo. El público conecta más con gente inexperta, ese era el punto fuerte de ‘MasterChef’. Falta ver si, a medida que avanzan las galas, se incrementa la empatí­a con los concursantes de Antena 3. Si lo consiguen, el programa de Atresmedia adquirirá ese punto de emoción que le falta.

[wp_ad_camp_2]

Guerra de series: España Vs EE.UU.

Ni caballeros medievales, ni futuristas naves espaciales. La guerra que se libra en televisión sólo posee a las audiencias como principal arma. La ficción televisiva de nuestro paí­s lleva años luchando contra las series americanas. La pregunta es ¿qué determina el triunfo de unas series y el fracaso de otras?

Ya lo cantaba Nino Bravo, «cuando Dios hizo el Edén pensó en América». Estados Unidos es un inmenso y paradisí­aco jardí­n plagado de grandes series. Sus principales cadenas apuestan por la unión entre calidad y cantidad. Es cierto que algunas semillas no germinan bien, pero… ¡son tantas las series americanas que existen! Es muy difí­cil que nuestro paí­s se acerque a ellas en número.

La inversión en series es mucho mayor en EE.UU., sin embargo, no es un problema de dinero lo que deja atrás a las producciones españolas. Con menos economí­a también es posible crear productos dignos. Los efectos especiales no son necesarios, y menos para muchas comedias que se mantienen vivas por muchos años (‘Aí­da’, ‘La que se avecina’, ‘Aquí­ no hay quien viva’, ‘Fí­sica o quí­mica’ etc.).

Fí­sica o quí­mica

El primer aspecto positivo de las series españolas suele ser su reparto de actores. Mejores o peores lo que está claro es que su equipo artí­stico es reconocido por muchos de nosotros. La presencia de un actor muy conocido en el elenco suele ser sinónimo de éxito. Aunque nunca hay una norma fija. Sonado fue el caso de ‘Fenómenos’ en Antena 3 que no aguantó más de nueve capí­tulos. Ni Ana Polvorosa, ni Luis Fernández ni Kira Miró pudieron remontar esta serie.

Por su parte, los actores de las series americanas pueden haber sido galardonados con numerosos premios e, incluso, tener un peso mediático muy importante. Sin embargo, muchos de ellos llegan a España como auténticos desconocidos. Sólo la trama determinará el éxito de estas ficciones.

Si en las fronteras nacionales prima la comedia, en EE.UU. se abarcan muchos más géneros y públicos. Las comedias españolas tienen un punto fuerte: atrapan a una audiencia muy amplia. Desde los más pequeños hasta los mayores. La risa es un género universal, por el contrario, el suspense o la ciencia ficción se dirige a televidentes más concretos. La originalidad y la diversidad de la productoras americanas les lleva a indagar en nuevos formatos y a apostar por ellos. Los cuentos de hadas de ‘Once upon a time’ o las guerras históricas de ‘Juego de tronos’ han triunfado allí­ y aquí­ pero… ¿ha sido la televisión española la causante de este éxito? La respuesta es no.

Cuando muchos de estos éxitos llegan a nuestro paí­s ya han sido vistos por una gran parte del público. Internet permite seguir todas estas series casi a tiempo real con EE.UU. Se emite un capí­tulo y al dí­a siguiente ya lo tienes esperándote en tu ordenador. El público se adelanta a las series, lo que impide que triunfen cuando llegan a España. Aunque existen excepciones. ‘La cúpula’ ha conseguido conquistar a más de 3 millones de espectadores en Antena 3. Asimismo, ‘Perdidos’ fue capaz de crear un auténtico furor de intriga dentro de nuestras fronteras. Sin embargo, otras series no corren la misma suerte. La gran ‘American Horror Story’ fue un sonado fracaso en Cuatro. Por su parte, ‘Homeland’ ha conseguido hacerse hueco pero sólo rara vez ha superado el 10% de share.

La Cupula

¿Cuál es el verdadero problema de estas series en España? La escasa duración de los episodios (45 minutos) es una ventaja en EE.UU. Permite mantener la tensión durante todo el capí­tulo. Sin embargo, debido a los horarios españoles las cadenas se ven obligadas a emitir dos capí­tulos cada noche. Esta estrategia ‘rellena el espacio’ pero impide afianzar el cariño de la audiencia.

La solución que han encontrado muchas televisiones es emitir las series americanas en horario de tarde (en torno a las 18.00 horas). ‘Embrujadas’ en Telecinco y ‘Entre fantasmas’ en Cuatro lograron enamorar al público en esta franja horaria. Algo que, probablemente, no hubiera ocurrido si hubieran tenido que competir con otras ficciones del prime time.

Cada serie es un mundo. Lo que parece cierto es que las ficciones americanas y españolas compiten en terrenos muy distintos. Sólo el futuro dirá si el público de nuestro paí­s se hace más devoto de las producciones extranjeras o si, por el contrario, sigue fiel a sus series nacionales.

[wp_ad_camp_2]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies