BIC reivindica la escritura tradicional en la era digital

El “Informe sobre la escritura digital” elaborado por BIC analiza la coexistencia de la antigua y eterna forma de escribir a mano y las nuevas tecnología

La evolución de la escritura es constante e imparable. La escritura manual tiene su espacio, como herramienta y, cada vez más, como forma de expresión. Escribir es comunicarse y el interés por la caligrafía en sus múltiples formas es una tendencia hoy en día. Ante este contexto, la icónica marca de bolígrafos y artículos de papelería BIC ha elaborado el “Informe sobre la escritura en la era digital”, donde se analiza de la mano de expertos el papel de la escritura y su práctica en todas sus vertientes.

La escritura sigue respondiendo a una función, y en cada momento quien escribe debe explicar o comunicar la mejor forma de hacerlo. Una práctica que lleva casi seis siglos superando los embates de sucesivas revoluciones desde la llegada de la imprenta. Las pantallas son el nuevo papel que irrumpe la posibilidad de ver escrito lo que queremos contar gracias al reconocimiento de voz, sin necesidad de teclear.

¿Cuál es el futuro previsible de la escritura?

La palabra es coexistencia. La escritura es una de las primeras tecnologías colectivas creadas por la humanidad. En sus orígenes cumplía una labor puramente instrumental, pero con el tiempo se transformó en el instrumento perfecto para almacenar y transmitir conocimientos e historia, y para expresar emociones. Hoy, las formas de cumplir todas esas funciones se han multiplicado, aunque no ha cambiado la necesidad de comunicar, lo que se ha transformado es la urgencia por hacerlo y el volumen de información.

Al mismo tiempo, vivimos un renacimiento de la caligrafía. Un renovado interés por la pura estética de las letras y por la buena escritura como expresión de refinamiento. La buena letra en su forma más bella vuelve a ser un símbolo de distinción: la exquisitez.

La escritura manual es una tendencia consolidada que no para de sumar adeptos

Cada vez es más frecuente acudir a talleres para mejorar la letra y cada vez más, al lettering. Nuevas aficiones o hobbies como el “bullet journal” – sistema que permite organizar las listas de tareas de una forma específica y enfocada a resultados – o la vuelta al diario personal ponen a prueba la creatividad de quien se atreve a dar forma a sus inquietudes, valiéndose de bolígrafos, marcadores o rotuladores.

Con la caligrafía artística se busca satisfacer el impulso de crear algo con las manos sin intermediación de teclados, pantallas, ni posibilidad de pulsar “deshacer”. Son muchos los que encuentran en la práctica su irrenunciable “digital détox” semanal. Pero, también es aquí donde la escritura se ve favorecida por la tecnología, que algunos consideran una amenaza. La posibilidad de compartir los avances de cada uno a través de las redes sociales, por ejemplo, hace que se multiplique su efecto y la afición.

 

Un rasgo de la propia imagen: la importancia de la calidad y la belleza en la escritura

La escritura dice tanto sobre uno mismo como la forma de hablar, vestir o andar. Es una manera de comunicarnos y de darnos a conocer. Por tanto, refleja la importancia que le damos a quien o quienes van a leer lo que comunicamos.

Nuestra mejor grafía significa también máximo respeto y escribir bien es comunicar correctamente, controlar los efectos de lo que tratamos de expresar. Mientras que la mala letra es opaca, una buena letra denota respeto, distinción y comunica con claridad.

Escribir es como hablar en público. Como un buen orador o presentador, quien escribe bien vende. Vivimos un renovado y pujante interés por aprender a escribir como forma de mejorar la imagen, sobre todo profesional.

BIC, un compromiso más allá del producto

Desde los años 50, BIC ha estado presente desde la fase inicial de educación de los niños y niñas cuando han aprendido a escribir. Casi 75 años fabricando artículos de escritura de calidad y asequibles para todos, desde el mítico bolígrafo BIC® Cristal®, pasando por el clásico BIC® 4 Colores hasta novedosos y tecnológicamente avanzados modelos, como la recién lanzada versión Quick Dry del bolígrafo de gel BIC® Gel-ocity®, de secado súper rápido y con grip integral que garantiza la máxima comodidad al escribir. Un compromiso que actualmente va más allá del producto, ya que desde la compañía se ayuda a que los más pequeños desarrollen sus mentes al máximo de una forma integradora y de calidad, tanto en España, como a nivel mundial.

Gabriel Garcher
Gabriel Garcher

musica@bfacemag.es

Canario, que no africano. Freelance a tiempo completo; escritor en mis ratos libres. Nunca sonrío en las fotos, y no pasa nada. La vida sigue.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies