Verónica, It y otras películas de terror basadas en hechos reales

¡Tenemos ganas de sustos! Así es. A parte del más que explotado universo de superhéroes en cine, de lo que tenemos ganas, es de terror. Y cada día de un terror más exhaustivo, de un género consciente de si mismo y que se toma en serio. Estos últimos años lo estamos viendo; el apartado cinematográfico de los sustos y el miedo psicológico nos ha hecho llegar producciones como La Bruja (2016)It Follows (2014).  Títulos que han conquistado a público y crítica y que marcan un momento destacable de este género.

Lo último que nos llega, y que ya puede verse en pantalla grande desde hace escasas semanas, lleva por nombre Verónia e It. La primera, ambientada en Madrid, durante los años 90 tras llevar a cabo el juego de la «Ouija». La segunda, It, una nueva adaptación de la obra de Stephen King sobre el payaso Pennywise y el grupo de niños a los que atemoriza. ¿Pero que tienen en común estas dos producciones terroríficas? Desgraciadamente, al igual que algunas otras que os vamos a comentar, están basadas en hechos reales.


Verónica

La última sensación del director de Rec (2007), Verónica, ha sido inspirada por «el caso Vallecas». Un suceso ocurrido durante la década de los 90 cuando Estefanía Gutiérrez Lázaro, junto a sus amigas, practicaron el juego de la ouija. Así fue como trataron de contactar con la pareja fallecida de una de las compañeras hasta que una profesora interrumpió el proceso de invocación rompiendo el tablero de dicho juego. A partir de este momento, se creyó que Estefanía, a la que se cambiaría el nombre por Verónica en la producción cinematográfica, estaba poseída por algún familiar debido a numerosos casos epilépticos. El verano de ese mismo año murió a causa de una sospechosa «asfixia pulmonar».

It

Stephen King, el autor de la obra que ha dado lugar a esta producción, decidió inspirarse en la historia de John Wayne Gacy para crear su novela de terror. Dicho asesino en serie no se conocía como Pennywise, su nombre artístico era «el payaso Pogo» y cometió más de 30 violaciones y asesinatos a jóvenes de entre 14 y 21 años. 29 cuerpos fueron encontrados enterrados en diferentes lugares de su casa, mientras que algunos otros se encontraron en el río. Nadie imaginó que durante los espectáculos de «el payaso Pogo», John Wayne Gacy escogía a sus posteriores víctimas.

Tiburón

No, Tiburón no proviene de la imaginación del maestro Steven Spielberg. ¡Ocurrió de verdad! Al menos, en cierto modo. Durante el verano de 1916 cinco bañistas estadounidenses fueron atacados por un tiburón blanco causando la muerte de cuatro de ellos. Los primeros ataques pasaron desapercibidos al creer por parte de la comunidad científica, que un tiburón no tenía la mandíbula suficientemente fuerte como para ocasionar un daño mortal. Una vez encontradas destrozadas varias de las víctimas, la noticia se hizo eco por todo lo alto y algunos vecinos decidieron poner fin a la vida del monstruo marino. Finalmente falleció atacando a uno de los botes que pretendía terminar con su vida.

Pesadilla en Elm Street

Freddy Krueger es uno de los villanos más amados y temidos del género. Y sí, se inspiró en un hecho real. Wes Craven creó la historia a partir de varios artículos de Los Angeles Times donde se relataba la inexplicable muerte de varios inmigrantes mientras dormían. Según fuentes de tales artículos, las víctimas se negaban a dormir a causa de las terribles pesadillas que sufrían y, una vez conciliaban el sueño sin poder evitarlo, morían súbitamente sin explicación alguna. Además de tales sucesos, Craven se inspiró en una experiencia personal de cuando era pequeño. A su temprana edad sufrió el acoso de la mirada de un extraño durante largo tiempo que se acercaba a él y que desapareció sin dejar rastro. Este momento fue clave para crear al mítico personaje de Freddy Krueger, pues la figura del hombre misterioso, le persiguió en sus pesadillas durante largos años y se inspiró en su figura para la creación del villano.

El Exorcista

No fue una niña de 12 años, fue un niño de 14, pero ocurrió. En 1949, en las ciudades de Maryland y Missouri, un adolescente sufrió una supuesta posesión demoníaca. Según clérigos, profesores y familiares del adolescente, éste podía mover cosas con la mente, cambiar de voz y temía a la agua bendita y los crucifijos. Durante más de seis semanas se llevaron a cabo diversos exorcismos. Fue durante el último, en un hospital psiquiátrico, cuando se consiguió que el joven volviera a la normalidad. Los asistentes de dicho exorcismo declararon que la cama se sacudía bruscamente durante el proceso, y las palabras «infierno» y «mal» aparecieron grabadas en el cuerpo del chico. Años más tarde, William Peter Blatty adaptaría esta historia dando lugar a la obra «El Exorcista».

Annabelle

La historia de esta muñeca diabólica se hizo realiad en 1970 cuando fue regalada a una niña llama Donna. La muñeca de trapo desconcertó a sus propietarios cuando empezó a moverse por si sola. Todos los habitantes de la casa coincidían en que Annabelle era dejada en una habitación concreta de la casa antes de salir a la calle y, al volver, se encontraba en otra sala distinta. Tras encontrar sangre en el vestido de la muñeca y cartas de socorro, las propietarias de la muñeca contrataron a una médium, la cual determinó que Annabelle estaba poseída por el espíritu de una niña. Tras varios intentos de asesinato por parte de la muñeca, la familia Warren, decidió trasladarla a la vitrina de un museo. Se dice que cuando un visitante se burla de la muñeca, muere sospechosamente en un accidente.

La Matanza de Texas, El Silencio de los Corderos y Psicosis

Estas tres aclamadas obras cinematográficas se inspiran en un mismo asesino en serie conocido como «El carnicero de Plainfield». Fue condenado por el asesinato de dos mujeres, pero sus crímenes no se basaban solo en un simple asesinato. Ed Gein, el asesino en cuestión, utilizaba la piel de sus víctimas para diseñarse trajes y decorar su casa. Usaba cráneos como cuencos y forraba sus lámparas con piel humana. Además, se especula que pudo llegar a practicar canibalismo al encontrarse restos de carne humana en las sartenes de su casa. El asesino, diagnosticado como esquizofrénico, admitió que tenía un proyecto secreto con el que pretendía parecerse más a su difunta madre. De esta forma, utilizaba la piel de sus víctimas para crearse un disfraz.

 

Pelí­culas a la hoguera del 2014

Con el IVA cultural todaví­a por las nubes y la crisis creativa de Hollywood, cualquiera podrí­a pensar que la industria cinematográfica ha vivido en 2014 una de sus épocas más nefastas. Sin embargo, 2014 nos ha dado un bofetón en toda la cara y nos ha demostrado que nunca habrán obstáculos a la hora de crear buenas pelí­culas De hecho, este año ha sido un gran año cinematográfico, y prueba de ello es la imposibilidad de hacer un «Top 10» recopilando lo mejor del curso sin dejarnos alguna gran joyita fuera de él.

Sin embargo, no todo el monte es orégano, ni todos los hombres podemos ser Chris Pratt. No hay calidad sin basura, brillo sin opacidad o Oscars sin Razzies. Y en este artí­culo, precisamente, vamos a recopilar lo peor del 2014. No son pocas las pelí­culas que nos han retorcido de dolor en nuestras butacas o nos han provocado lágrimas de ansiedad por haber derrochado nuestro dinero en productos tan malos y prescindibles. El caso es que, ya sea por las altas expectativas o la simple curiosidad que tení­amos en ellas, estas son las 10 pelí­culas que más nos han escarmentado en el 2014. Aquellas que ni siquiera sirven para hacer un maratón de pelis malas con amigos y unas cuantas cañas en mano.

Atención: El orden de la siguiente lista es meramente alfabético. Medir el despropósito ha sido imposible.

1- 300: El origen de un imperio

La necesidad de hacer una secuela de la maravillosa pelí­cula de Zack Snyder era la misma que la de organizar un maratón de las pelí­culas que ha protagonizado Nicolas Cage en los últimos años. Sin embargo, Hollywood nos la metió doblada con esta cinta totalmente imprescindible y de la cual, lamentablemente, parece que habrá una continuación. Es increí­ble que, casi diez años más tarde del estreno de su predecesora, los efectos especiales parezcan más anticuados. No malgastes el tiempo viéndola, a no ser que quieras ver abdominales, exceso de slow motion -cuenta la leyenda que, si le quitas ese efecto, la pelí­cula sólo tiene media hora de metraje- o a Eva Green fundiendo los polos con su mirada.

300

Miradme, soy la Katniss de Persia

2-Annabelle

Aplaudimos la decisión de Hollywood de realizar un spin off de uno de los personajes más «carismáticos» de la fantástica ‘Expediente Warren’, pero jamás imaginábamos que darí­an luz verde a semejante engendro. Un telefilme de domingo por la tarde al que se le añade muñecas oxidadas, entes malignos carbonizados y giros de guión vergonzosos. En definitiva, un festival de clichés elevados a la enésima absurdidad donde lo que verdaderamente pone la carne de gallina no es la muñeca protagonista, sino la nefasta interpretación de los actores que la acompañan. Intuimos que Chuky la ha bloqueado en el Whatsapp y Toys’R’Us le ha prohibido la entrada.

anabelle

¿Que has pagado diez euros para verme?

3- El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos

Ha sido la última en llegar, pero eso no ha impedido que se haga un hueco en esta lista. Y es que el desenlace de la segunda saga centrada en la Tierra Media es, cuanto menos, horripilante. Diálogos absurdos, batallas más coreografiadas que las que veí­amos en ‘Fama’ y una digitalización que nos hace pensar que este tipo de pelí­culas estaban mucho más logradas hace una década. Una forma nefasta de cerrar una trilogí­a innecesaria que demuestra que la mayorí­a de veces en muchas ocasiones no hace falta prolongar una historia que puede reducirse a una única y fantástica pelí­cula. Esperemos que con esto hayan aprendido la lección.

sauron

¿Qué es esto? ¡Mis ojos!

4- Hércules

Si hace unos años Blancanieves tuvo varias adaptaciones cinematográficas, este año le ha tocado el turno a Hércules. Y sí­, no sabemos cuál de ambas ha resultado ser más soporí­fera. Hay quienes preferirán los pectorales de Kellan Lutz, mientras que otros se decantarán por el corte aventurero de la protagonizada por Dwayne Johnson. El caso es que ambas no dejan de ser un «quiero y no puedo» que nos demuestran una vez más que, al igual que pasó con Blancanieves, ninguna versión será mejor que la creada por Disney. Veremos quién será el siguiente en caer en la criba.

hades

¿Dwayne o Kellan?

5- Juntos y revueltos

Una cita de peores pelí­culas del año no serí­a lo mismo sin la aparición de un film protagonizado por Adam Sandler. La enésima «comedia» de uno de los actores más odiados de la actualidad -incluso Sony, en sus recientes filtraciones, afirma estar harto de él- ha demostrado que el actor no conoce lí­mites a la hora de tocar fondo, y esta vez ha decidido hundir con él a Drew Barrymore en una aventura que ni siquiera sabemos si TVE aceptará emitir en el prime time del domingo.

adam sandler

El que se rí­e en mis pelí­culas soy yo, pero de vuestras caras

6- Mil maneras de morder el polvo

Puede que el humor de Seth McFarlane no guste a todo el mundo, pero sus seguidores esperábamos que su nuevo largometraje estuviese cerca del humor gamberro pero disfrutable de ‘Ted’ o la grandiosa ‘Padre de familia’. Sin embargo, ‘Mil maneras de morder el polvo’ no sólo es excesivamente larga, sino que no hay por donde cogerla. Sobrecarga de chistes sin gracia, gags penosos y Amanda Seyfried entierran bajo tierra un film que ni siquiera su reparto estelar es capaz de salvar. En definitiva, un despropósito absoluto.

ted

¿í‰xito? ¿Sin mí­? Suerte

7- Pancho, el perro millonario

El cine patrio puede está de enhorabuena este año. No son pocas las pelí­culas nacionales que se han convertido en auténticos éxitos de público y crí­tica durante este 2014, pero también ha habido hueco para los esperpentos. Entre ellos, nos encontramos con las aventuras cinematográficas de Pancho, el famoso perro que aparecí­a en los anuncios de la Loterí­a. Sin embargo, lo que se preveí­a como una pelí­cula horrorosa ha roto todas sus expectativas. Efectivamente, era mucho peor. Una comedia familiar ante la que uno no puede resistirse…a marcharse de la sala. Recomendable para aquellos que tengan hijos o sobrinos y quieran pasar una tarde haciendo una lista de pelí­culas que no deberí­an ver jamás.

rumpy

Grumpy, eres el siguiente

8- Sex tape

Si antes os hablábamos de Adam Sandler, otra que tampoco falta cada año en este tipo de listas es Cameron Dí­az. Este 2014 la hemos podido ver un par de veces en la gran pantalla, pero si tenemos que quedarnos con una que sea excesivamente mala es, sin duda, ‘Sex Tape’. El enésimo intento de la actriz de hacernos ver que todaví­a aparenta ser una veinteañera -esta vez, al menos, ya se atreve a interpretar el papel de madre- y lucir palmito junto a Jason Segel da como resultado una pelí­cula sumamente absurda. Un intento de pelí­cula gamberra que ni siquiera el indudable carisma de la protagonista puede salvar.

cameron diaz

¡No pronunciéis «menopausia» cuando esté delante de  vosotros!

9- Transcendence

Si hay una pelí­cula que nadie ha sido capaz de defender este 2014 es, sin duda, ‘Transcendence’. El supuesto thriller de ciencia ficción no es más que una soporí­fera historia interpretada por un Johnny Depp en sus horas más bajas que es capaz de dormir incluso a un adicto a las bebidas energéticas. Cuentan las leyendas que, si consigues terminar de verla, Tim Burton vuelve a tener creatividad y Ryan Murphy deja de crear series a casporro. Es probablemente la pelí­cula más prescindible de este año, tanto que ni siquiera ha conseguido emocionar a Spielberg.

johny depp

Esto me pasa por querer ver mis propias pelí­culas

10- Transformers 4: La era de la extinción

En futuro, junto a misterios como el del Santo Grial o el de la Mona Lisa, la humanidad estudiará por qué llegamos a permitir que Michael Bay se convirtiese en director de cine…y con éxito. Jamás pudimos entender cómo el mundo acudí­a en masa a ver ‘Transformers’, cuyo despropósito aumentaba con cada nueva entrega. Pero parece que la ilógica del ser humano y el disparate de Michael Bay no tienen lí­mites, y quedó demostrado en un innecesario y descacharrante cuarto film de una de las sagas más vergonzosas de la historia del cine. ¿Lo peor de todo? Que ya se han confirmado futuras entregas.

 megan fox

Megan, no es por asustarte, pero Michael Bay está cerca

[socialpoll id=»2240103″]

Ranking de cine 16/10

2-Gone-Girl-Perdida-poster-latino-mex-ben-affleck-2014-criticsight1. Perdida. Porque ya es una de las pelí­culas del año. Rosamund Pike te volverá loco con una de las mejores actuaciones del cine reciente


Magical_Girl-737108468-large2. Magical girl. Porque no hace más que acumular buenas crí­ticas y es una de las favoritas de los próximos premios Goya.


cineimg_2014090355_13723. Relatos salvajes. Porque es la elegida por Argentina para luchar en los próximos Oscars y, además, ¿quién no está cansado de poner la otra mejilla?


Poster-Annabelle-Layout-014. Annabelle. Porque pasamos mucho miedo con Expediente Warren y estamos deseando volver a gritar de nuevo.


a_escondidas-cartel-54515. A escondidas. Porque esta historia entre dos muchachos homosexuales emociona (y mucho).


(16 de octubre de 2014)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies