Por qué las Cariño son el grupo revelación de 2018

El fenómeno pop del año tiene un nombre de lo más romántico: Cariño. María, Alicia y Paola forman el trío musical del que todo el mundo habla. Acaban de publicar Movidas, un mini álbum que con tan solo ocho canciones ya las ha colocado como uno de los grupos con más proyección de nuestro país. A estas alturas, es difícil que no hayas escuchado nada de ellas, pero por si eres uno de esos despistados, aquí te damos unas cuantas razones de por qué las Cariño lo molan todo y más. 

1. En primer lugar, porque en un negocio tan sumamente poblado de hombres como es la industria musical, que un grupo de chicas lo esté petando tan fuerte hay que celebrarlo. Las Cariño van sobradas de talento, actitud y carisma, son algo así como nuestras Spice Girls particulares. Por cierto, aprovechando que el grupo británico vuelve con una gira por todo lo alto, ¿para cuándo una versión tontipop de Wannabe? Nos urge muchísimo. 


2. La única canción que no se incluye en Movidas es la versión popera de Llorando en la limo, de C.Tangana, que es incluso mejor que la original. Solo ellas podían coger uno de los mejores lanzamientos de 2018 -tampoco vamos a quitarle merito a Pucho- y mejorarlo. Imposible no cantar ahora a voz en grito ese “Míranos qué monas llorando en vespino” cada vez que la original suena en un garito, mientras soñamos con acabar con ellas de after en Casa Cati. 

 

3. Son conscientes de que sus redes sociales son su mejor arma de promoción y la publicación del cartel promocional -los envidiosos dirán que es Photoshop- de Llorando en la limo en Callao ha sido lo mejor que nos ha dado internet este año. Hasta el propio Tangana comentó –esoess– y dio like a la publicación. Ídolas. 

4. Porque 2019 va a ser el año de su consagración: que se preparen Izal y Dorian porque las Cariño van en camino de arrebatarles el puesto de grupo más confirmado en los festivales del país. De momento, las podremos ver en el Tomavistas, el Warm Up y compartiendo cartel con la mismísima Lana del Rey en el FIB. 

5. Con apenas una decena de canciones en la red se están recorriendo todas las salas del país y, lo que es mejor, no paran de encadenar sold outs: agotaron todas las entradas de los conciertos de presentación de Movidas el 1 y 2 de diciembre en el Café La Palma junto a Confeti de odio -otra de las grandes promesas del momento- y en apenas unas horas agotaron las entradas para su concierto junto a Papá Topo en Barcelona. 

 

6. Porque su pop de barrio para la bajona -como ellas definen su estilo- era lo que necesitábamos los millenials y todavía no sabíamos. Canciones con las que llorar cuando te dejan en leído o saltar cuando el crush te responde a una historia en Instagram. Movidas es una sucesión de himnos contemporáneos para todos los estados de ánimo con los que todos los jóvenes empatizamos de una manera brutal. Desde Bisexual – ay, ese ¿dónde coño está el armario? ¿ahí como se entra? Ese armario está oxidado, voy a romperle la puerta que cantas hasta con rabia- pasando por Canción pop de amor, con la que se dieron a conocer, y que sirve como perfecta declaración de amor – quién no se ha sentido identificado con ese Voy a buscarte por las noches cuando cierren el local, voy a pillarte una cerveza para que te quedes un rato más– hasta Nada sigue igual, el tema que cierra el álbum y que sirve como canción perfecta para auto-flagelarse una tarde de domingo de resaca – yo no puedo olvidarte de repente, yo no debo pensar en volver a verte-. 

7. Mención aparte merece Mierda seca, que -a juicio de la que escribe estas líneas- no solo es la mejor canción del álbum, sino de este 2018. Todo un hit sobre esas relaciones tóxicas de las que parece imposible salir y en las que, como canta el trío madrileño, llegas a preguntarte qué te gusta de su puta cara, para terminar admitiendo que todo te da igual porque estás enamorada.  Dios bendiga el tontipop, Dios bendiga a las Cariño. 

Decálogo trapero

1 – Canción Chemtrails como himno de vida.


2- Marcas sí, pero nada original.

Tan pronto hablamos de Trasher como de Louis Vuitton, pero que quede claro que lo obligatorio no es en sí la marca, si no los conceptos tras ella: Calle, calle, calle y calle. Traperos, Aliexpress puede ser un gran aliado en este caso.


3- Street Business Management School (o «la calle fue mi escuela»).

¿Cuáles son tus orígenes? No nos importan, tranquilo, puedes venir de buena familia y haber estudiado un grado, un posgrado y un par de masters. ¡Escóndelo! Cuando hables de tu vida, sobretodo de tu adolescencia, haz que el Bronx parezca el videoclip de Karma Chameleon en comparación a tu ghetto de origen.


4- Quéjate de los haters pero a la vez critica a todos los «del mundillo».

No hay un porqué. No tiene explicación. Es lo que hay.


5- Contrariamente a lo anterior, sentíos una subcultura superior…

Captura de pantalla 2017-02-22 a las 23.51.31

… a pesar de que el diccionario de la R.A.E. os tengo por tales parias.


6- Cantad al amor y al desamor, pero siempre desde una perspectiva sexual.

2048_1467712316alba-jm_morales_(7)

maxresdefault


7- Haced continuas referencias a los estupefacientes y a su uso.

¡Indispensable! Pero claro, lo suyo sería también probarlos, ¿no?. Esto perdería mucho el sentido sin esta última parte…


8- Nombres artísticos graciosos, sonoros, pero que no signifiquen nada.

¿Bejo? ¿Primp Flaco? ¿Kinder Malo? ¿Kaydy Cain? ¿C. Tangana? Ahora en serio, ¿cómo se os ocurrieron?


9- Defended que el trap y el rap no son lo mismo. Llegad a los puños, al hospital y a los juzgados si es posible.

Os ayudo: «¿Dónde ves tú el parecido, subn*rmal?», amén de «¿Te parto la cara? ¿Eso es lo que quieres?», y por último, «En mi defensa, señoría e ilustres damas y caballeros del juzgado, la supuesta víctima ve a Porta y a Jerv.agz en el mismo género musical. Nada más que añadir en mi defensa».


10- Cuando toda esta m*erda acabe dejadlo correr y subíos al siguiente tren subcultural del momento.

Traperos y traperos, esto ya os lo pido como favor. ¿Verdad que no os gusta ver lo perdidos que están ahora los bacalaos de los ’90? No seáis ellos. Gracias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies