Querido Low Festival, gracias por ser gigante

Low Festival gracias

El Low Festival 2017 ha cerrado su edición batiendo récords: 83.000 Lowers invadieron Benidorm para llenarlo de alegría y ganas de diversión. Y si esta ciudad tiene ya de por sí algo que engancha (aunque muchos la tachen de paraíso del imserso y de los guiris), durante los días del Low tiene algo que la convierte aún en más especial. Por ello, hoy me gustaría dedicarle una carta abierta al gran Low Festival y todo lo que a él rodea.

Pixies (Low Festival 2017) - Fotografía de Javier Rosa
Pixies (Low Festival 2017) – Fotografía de Javier Rosa

 

Querido Low Festival

GRACIAS. Ya llevas 9 ediciones a tus espaldas y cada año te superas (y mira que no es fácil). En cada edición nos traes la electrónica más puntera, el indie más destacable y el rock más respetable para mezclarlo con tintes pop, experimental y un punto petardo. Y eso te convierte en gigante. Apostar por todos los tipos de música es algo que no todos se atreven y tú lo haces edición tras edición. La Ogra Que Todo Lo Logra, Molt Riquet, YELLE, Putilatex, Peaches, Ojete Calor o Las Chillers son algunos de los artistas que han tenido cabida en vuestros carteles y es de agradecer.

Porque sí, todos vamos a un festival a ver una banda internacional que no podríamos ver de otra forma, como los que tú nos has ofrecido: Franz Ferdinand (2017), Belle And Sebastian (2016), Foals (2015), Massive Attack (2014), Portishead (2013), Kasabian (2012), Mika (2011), Placebo (2010) o Juliette Lewis (2009). Pero tampoco es común tener la oportunidad de descubrir bandas tan divertidas como las nombradas anteriormente.

Y es que, si este 2017 hiciste realidad el sueño de que todos pudiésemos (al fin) cantar Viejoven de Ojete Calor en Benidorm, todavía nos diste la oportunidad de algo más grande: el concierto de Las Chillers.

La jornada del sábado, este grupo de mujeres consiguió que Benidorm brillase más que nunca desde un escenario que se les quedó diminuto (aunque muchos puretas se echen las manos a la cabeza por ello). Desde el Cuando Tu Vas de Chenoa al Flying Free de Pont Aeri, pasando por versiones de Camela, Rebeca, Rocío Jurado o Sonia y Selena, Las Chillers consiguieron llenar la zona Wiko de gente con ganas de divertirse, saltar y dejarse la voz canción tras canción. Y lo consiguieron con creces. Este grupo punkbakalao antipostureo postmoderno es a la música lo que Benidorm a España: criticado, desenfadado, alegre, necesario y siempre se llena. Por ello, gracias señor Low Festival por dar la oportunidad a nuevos estilos de música, artistas emergentes y DJ’s que no podríamos descubrir de una mejor forma.

 

También me gustaría darte las gracias por el ambiente que creas. Y es que los Lowers son una tribu única en su especie. Ya quisieran muchos festivales conseguir un público tan festivo, animado, alegre y respetuoso. Para muchos de ellos la jornada empezaba (y acababa) en el Bar Roque, dónde ponían la mejor música para empezar a animarte y sobrellevar el calor que inundaba Benidorm. Ahí ya empezabas a hacerte amigos y a intercambiar cuentas de redes sociales para luego encontraros en alguno de los conciertos del festival.

Lowers fotografiados por Paco Poyato
Lowers fotografiados por Paco Poyato

Pero no solo la gente, la organización es como el vino y mejora con los años. Me gustaría agradecer el esfuerzo y trabajo detrás de todo ello porque se nota desde el momento en el que entras al recinto. Te sientes como en casa: gente sonriente, ninguna cara larga, todo el mundo atento y dispuesto a ayudarte y mucha empatía, sin dejar de lado la profesionalidad.

Franz Ferdinand. Fotografía de Javier Rosa
Franz Ferdinand. Fotografía de Javier Rosa

No quiero pasar de largo otras apuestas como la selección de instagramers (un saludo a aquellos que compartieron la experiencia conmigo en 2015) entre sus fans y por stands como el de #CompartirMomentos o Edisex, que nunca se les menciona pero que tanto bien hacen por nuestra sociedad.

Edisex en Low Festival 2017
Edisex en Low Festival 2017

La suma de todas estas cosas hace de ti un festival especial, divertido, con carisma, único, GIGANTE.

Yo, y todo el equipo de BFace, lo tenemos claro: tu aniversario va a ser muy grande y ya estamos contando los días para que llegue.

PD: debo decir que quién no acabó con purpurina por cualquier parte del cuerpo, es porque no quiso y esto es pura fantasía.

Lori Meyers. Fotografía de Javier Rosa
Lori Meyers. Fotografía de Javier Rosa

¡Nos vemos en #TheBigLow!

Si tú también quieres vivir el aniversario que se celebrará los días 27, 28 y 29 de julio de 2018, puedes comprar tus abonos aquí.  

Carta abierta a Jorge Cremades

¿Cómo se despierta uno cada día sabiendo que le hacen gracia los vídeos de Jorge Cremades? ¿Cómo es posible que alguien se sienta tranquilo sabiendo que se ríe con bromas homófobas o machistas? Y, si se llegase a considerar que la pregunta anterior es errónea, ¿quién vive en paz con el hecho de que le hagan gracia vídeos que dan vergüenza ajena?

Jorge Cremades podrá ser muchas cosas. Podrá hacer gracia o crear absoluta indiferencia; podrá ofender a otros o podrá pasar desapercibido. Pero no deja de ser lo que es: un señor que, por culpa de Internet, tiene voz. Y, ojo, el problema no es que la tenga; el problema es que la utilice para soltar las mierdas que suelta.

Esto, hoy, va por ti, Jorge Cremades:

No te vas a convertir en gay por sujetar el bolso de tu novia. Te lo dice uno que no necesitó coger uno para saber cuál era su condición sexual. Igual esto está más allá de tu dominio, porque tú sólo pensabas que subir un vídeo así haría gracia, pero lo cierto es que no, no la hace. Te lo digo yo y te lo dicen todos los homosexuales y personas con más de una neurona que están cansados de tus estupideces.

Foto: @canelica0
Foto: @canelica0

Tampoco necesitamos saber cómo sobrevivir al primer viaje con una novia. Quizás, no lo sabías, pero cada mujer es un mundo y no responden a un patrón. Te contaré un secreto que puede sorprenderte: no todas las mujeres comen ensaladas; hay mujeres que se tiran pedos delante de sus novios; a todas las mujeres no les gusta Pretty Woman; las mujeres también utilizan WhatsApp para hablar con sus amigas, amigos, familia y compañeros de trabajo. ¡Sorpresa! ¡Las mujeres son personas y hacen cosas de humanos!

Tus vídeos no son humor, no es un «hay que saber reírse de uno mismo», porque lo que tú representas es una figura machista y homófoba que no tiene cabida en esta sociedad, por muchos seguidores que puedas tener. Eso debes tenerlo claro, quieras o no.

Tus intentos forzados de bromas, que caen en clichés y estereotipos rancios, pueden hacer daño. Sorpresa, ¡la gente tiene sentimientos! Y tus bromas hacen daño, aunque no sea de forma directa. A las mujeres que no son capaces de ver que pueden valerse por sí mismas sin necesitar a un hombre; a las mujeres que no entienden que no viven para hacer feliz a un hombre; al niño o adolescente que se puede ver cohibido porque, según tú, ser gay es algo de lo que reírse.

Sin título

No, una foto en Twitter en la que digas que «love is love» no es suficiente. ¿A quién debemos creer: al Jorge Cremades que defiende el amor igualitario o al Jorge Cremades que, semanas antes, considera que coger un bolso es algo de gays? El problema lo tienes tú, no el chico que, haciendo caso omiso a una tontería del tonto de turno, decide agarrar el bolso de su novia.

Bien por ti, bien por tus logros, bien por tus artículos en revista, bien por las entrevistas que das, bien por tus amigos, bien por tus seguidores, bien por tu novia. Bien, de verdad, pero basta ya. No creas ni por un sólo momento que nos representas, porque tus vídeos nunca lo han hecho ni lo harán.

Insisto: no haces gracia. Y, si te tomas a mal este artículo, recuerda unas palabras de tus defensores:

«Es sólo humor»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies