Películas de animación que deberían tener secuela

Es cierto que las películas de animación son muy dadas a continuar historias y crear sagas, sobre todo si la primera entrega ha tenido especial éxito en taquilla. Aunque en muchas ocasiones hay sagas que se eternizan dando lugar a continuaciones que dejaron mucho que desear en comparación con sus predecesoras, como por ejemplo Shrek o Ice Age. Sin embargo hay otras que sí tienen su razón de ser y que, además, igualan o incluso superan a su antecesora, como por ejemplo Toy Story 3.

Ahora que Pixar estrena Buscando a Dory y además ha anunciado varias secuelas más, entre las que se encuentran Los Increíbles 2 y Cars 3, es el momento de alzar la voz por esas películas de animación que merecen una segunda parte para seguir alegrando nuestros corazones.

Bichos

Bichos unidos jamás serán vencidos

El segundo largometraje del estudio del flexo nos mostraba la vida de unas entrañables hormigas sometidas al yugo de los déspotas saltamontes. Su historia en miniatura enseñó a los pequeños de aquella generación que la unión hacía la fuerza y que se podían rebelar contra el poder establecido si contaban con la ayuda necesaria. Un argumento que estaría bien traer de vuelta con los tiempos que corren y que, todo sea dicho de paso, nos morimos de ganas por ver a Flint y a toda su tropa en acción otra vez.

Bolt

Bolt intentando salvar el mundo

Estrenada en 2008 fue una de las películas de la factoría Disney de animación que más desapercibida pasó (junto con Descubriendo a los Robinson). Y es una pena, porque la historia de este perrete de cine que cree que su vida es una película de verdad es una de la más tiernas del estudio, además de contar con una factura técnica muy pulida. Sería una muy buena noticia que rescatasen a Bolt para  hacerle vivir unas cuantas aventuras más junto a sus inseparables compañeros Mittens el gato, y Rhino el hámster.

Rango

Rango con su amiga Beans

Sorpresa mayúscula la que nos dio Nickelodeon con esta cinta animada en la que un camaleón se convertía en el héroe de su pueblo. Con una técnica brillante y una animación espectacular, Rango nos mostraba las corruptelas de un alcalde y su séquito y cómo estos se aprovechaban de las pocas ganancias de los animalillos del pueblo. Una crítica feroz al sistema bancario y económico que hizo que, junto a su belleza artística, se llevara el merecido Oscar a Mejor Película de Animación de 2011. En base a esto, sería el momento perfecto de traer de vuelta a Rango para poner en su sitio a más de un banquero y político corrupto.

Big Hero 6

Hiro y Baymax, inseparables

Big Hero 6 es el resultado de la unión, por primera vez, de la animación de Disney y Marvel. Una película divertida y vertiginosa que, tras el primer palo emocional, nos conduce a una aventura superheroica de lo más original con Baymax, un robot especializado en cuidados, que se ha convertido en uno de los personajes más entrañables de Disney. Esperamos y deseamos una secuela de Hiro, Baymax y todo el equipo al completo.

Rompe Ralph

Ralph y Vanellope

Junto con Frozen, iniciaron la era dorada de la animación en Disney. En este caso nos presentaban a Ralph, un villano de los videojuegos que quería dejar de serlo. Y así nos presentaban un mundo virtual lleno de colores, imaginería y guiños videojueguiles que hacían las delicias de los fans. Una historia tierna y original que logró una gran recepción tanto de público como de crítica. Un mundo, además, que da para contar muchísimas más historias y que, como siempre, nosotros estaríamos dispuestos a disfrutar. Es hora de pasar al Nivel 2.

Wall-E

Wall-E y Eva

En ocasiones da miedo tocar historias que fueron tan encumbradas por crítica y público, pero también sabemos que Pixar cuida sus productos con el mayor de los mimos. Prueba de ello es la precuela de Monstruos S.A. y la secuela a punto de estrenarse de Buscando a Dory. Por lo tanto, no habría riesgo alguno en que nos contaran qué paso con los habitantes de la Tierra que llegaron a su planeta natal gracias a Wall-E.

Zootrópolis

Selfie animal

La más reciente de toda la lista es la protagonizada por la conejita Judy y por el zorro Nick. Ambos trabajaron juntos para destapar una red que pretendía sembrar el caos en Zootrópolis y que implicaba a altos cargos políticos. Ahora bien, una secuela podría dar mucho que hablar porque es un mundo con muchas posibilidades. Como por ejemplo ciudades con otras especies como reptiles, anfibios o aves.

Inside Out

Los sentimientos patidifusos

La última joya de Pixar entró en el panteón de obras maestras de la animación junto a otras del estudio como Up, Wall-E o Toy Story 3. Y por ello podrían seguir explotando la vertiente mental de su protagonista Riley que, si bien en esta película se centraron en su infancia, podrían continuar con la pubertad y adolescencia de la niña que podría provocar mucho revuelo en la sala de control en la que trabajan Alegría, Miedo, Tristeza, Asco e Ira.

Horton

Horton salvando a Villa Quién

Parte de una premisa un tanto alocada, sobre un minúsculo mundo en un diente de león y que solo Horton escucha, pero que acabó convirtiéndose en una de las películas más complejas de la animación. Y sí, nos encantaría volver a Villa Quién y ver qué tal les va a sus diminutos habitantes.

Hércules

Hércules y su familia

La mitología griega ofrece un sinfín de posibilidades a la hora de adaptar cualquier historia y adaptarla a la animación. En este caso se centraron en el hijo de Zeus y en sus peripecias como semidiós a la hora de tratar de salvar el Olimpo. Pero bien es cierto que en una supuesta secuela podrían presentar a otros muchos dioses y criaturas mitológicas y crear historias tan originales como la de su predecesora.

Las 5 películas que salvaron a la animación de Disney

Este año se celebra el décimo aniversario de la compra de Pixar por parte de Disney. La mastodóntica multinacional audiovisual ponía en marcha una estrategia que la ha llevado posteriormente a la absorción de Marvel y Lucas Film. Si no puedes con tu enemigo, cómpralo. La inclusión definitiva de Pixar en el entramado de Disney vino acompañada del ascenso de John Lasseter de jefe de la primera a jefe de la segunda. Cuando ello se produjo parecía claro que Pixar venía a ocupar la posición de Walt Disney Animation Studios dentro del conglomerado. El estudio más prestigioso de la animación mundial estaba listo para reemplazar a una división alicaída, en clara crisis creativa y comercial. Sin embargo Lasseter rápidamente despejó esos temores, comprometiéndose a potenciar los trabajos de la otrora todopoderosa división animada de Disney. Pues bien, la división animada de Disney no sólo no se ha extinguido sino que vive su momento más dulce desde comienzos de los 90. El fenómeno global que supuso Frozen y los dos Oscars consecutivos ganados por este film y por Big Hero 6, han resituado a la animación genuina de Disney como una marca de primer nivel. Mañana se estrena en nuestros cines Zootrópolis, la nueva película de la división y que busca conseguir el éxito entre crítica y público cosechado por sus predecesoras. Aprovechamos la ocasión para repasar las 5 películas que salvaron a Walt Disney Animation de la desaparición.


Bolt

5. Bolt (Chris Williams y Byron Howard, 2008)

Aunque Descubriendo a los Robinson (2007) fue la primera película de Walt Disney Animation tras la absorción de Pixar, fue Bolt el film que empezó a asentar la nueva marca del estudio. La premisa de la película es original y muy meta. Un perro actor vive engañado creyendo que las tramas de las películas en las que participa con su dueña son reales y que ésta vive en peligro. El cine mirándose a sí mismo, un leitmotiv de la posmodernidad. Con un punto de partida tan interesante y ambicioso, la película podría haber sido una obra sensacional, sin embargo tiene un desarrollo demasiado convencional y no consigue resultar emotiva, aunque lo intenta.


Enredados

4. Enredados (Nathan Greno y Byron Howard, 2010)

Si a algo se ha asociado al cine de Disney es, sin duda alguna, a sus princesas, o más bien, a sus villanas. Enredados supuso el regreso del estudio a este subgénero de la animación, de la mano de un cuento tan popular como el de Rapunzel, la chica encerrada en una Torre, cuyo pelo kilométrico sirve para escalar hasta su habitación. Disney adaptó el cuento de los hermanos Grimm eliminando, por supuesto, toda oscuridad, pero también ofreciéndonos a una protagonista mucho menos pasiva que la mayoría de las princesas que la precedieron. Por supuesto hay amor, animales graciosos y muchas aventuras.


Big Hero 6

3. Big Hero 6 (Chris Williams y Don Hall, 2014)

Un año después del estreno de Frozen, Walt Disney Animation Studios confirmaba su gran estado de forma con Big Hero 6, una historia futurista en la que un niño y un robot luchan contra una macro-conspiración mientras nace entre ellos un vínculo de amistad. Big Hero 6 tiene acción a raudales, humor, emoción y un gran personaje: el robot Baymax. La película recaudó más de 650 millones de dólares en todo el mundo y le proporcionó al estudio su segundo Oscar a mejor película de animación. Estamos ante una película de aventuras adrenalítica y ante una preciosa reflexión sobre lo mucho que nos cuesta superar la pérdida de un ser querido.


Frozen

2. Frozen (Chris Buck y Jennifer Lee, 2013)

Tras el éxito de Enredados y el (ligero) fracaso de su primera princesa negra con Tiana y el sapo (2009), Disney volvió a sumergirse en el mundo de las princesas con Frozen, una libérrima adaptación de La reina de las nieves de Hans Christian Andersen. La película sigue a Anna, que se lanza a buscar a su hermana mayor, Elsa, que se ha fugado aterrorizada por su poder de congelar las cosas. Disney volvía a abrazar la dimensión musical de su cine, convirtiendo a la oscarizada Let it go en un fenómeno de masas. De hecho, la propia película se convirtió en uno de los éxitos cinematográficos más estruendosos de los que va de década. La película recaudó más de 1.200 millones de dólares en todo el mundo, siendo a día de hoy (y sin tener en cuenta la inflación) el 9º film más taquillero de la historia y la obra animada que más dinero ha recaudado. Si a ello le sumamos la ingente cantidad de merchandising vendida y su implantación en la cultura de masas, nos encontramos ante una película que será recordada durante décadas. El film, además, le proporcionó el primer Oscar a mejor película de animación a la división animada de Disney, que desde que se había instaurado el premio en 2001, jamás lo había conseguido.


Rompe Ralph

1. ¡Rompe Ralph! (Rich Moore, 2012)

En el año 2012, Walt Disney Animation Studios estrenó ¡Rompe Ralph!, mientras que Pixar dio a luz a su primera película protagonizada por una mujer, Brave. ¡Rompe Ralph! presentaba a un villano de videojuego, cansado de ser el malo de la función y que buscaba convertirse en el héroe que él sabía que podía ser. Si bien es cierto que hacia el ecuador, la propuesta pierde cierta frescura, no dejamos de estar ante una película inteligente, graciosa, imaginativa y sí, muy meta. Aunque Frozen y Big Hero 6 hayan sido sus mayores éxitos tanto en términos económicos como de público y premios, la relevancia de ¡Rompe Ralph! en la estrategia y en la construcción de la imagen de Walt Disney Animation radica en su comparación con Brave. Si alguien se sienta a ver Brave y ¡Rompe Ralph! sin saber cuál de ellas es de Pixar y cual no, no me cabe ninguna duda de que diría que la obra de Pixar es ¡Rompe Ralph! El clásico experimento de tomar coca-cola y pepsi-cola para adivinar cuál es cuál. Así, la división animada de Disney no sólo certificaba que no había sido devorada por Pixar, sino también que podía medirse a la misma en su propio terreno: el de la calidad.

Pixar: Lo mejor y lo peor de 20 años de animación inteligente

Es motivo de enhorabuena. Este viernes llega a nuestras pantallas una nueva producción de Pixar. A pesar de que la expectación no se encuentra al mismo nivel que en anteriores ocasiones, El viaje de Arlo promete ser otro alarde técnico de la compañía que revolucionó la animación hace ahora veinte años. Con la resaca todavía de Inside out, la filial de Disney nos introduce esta vez en un planeta Tierra en el que los dinosaurios jamás se extinguieron y en el que un apatosaurus entabla una bonita amistad con un pequeño humano. Las primeras críticas hablan de una impresionante factura pero de un guión un tanto decepcionante, dejando patente lo que ya es una realidad en la historia de los largometrajes de Pixar: tras su vitrina de grandes trofeos se esconden algunas decepciones. A continuación, un ejercicio de puro masoquismo, dolorosísimo y necesariamente subjetivo, con los mayores logros y los mayores desencantos que ha producido el estudio del flexo.


Las 5 mejores películas de Pixar

5. Up

pixar1Reúne prácticamente todos los méritos por los que Pixar se ha consolidado como el buque insignia de la animación, salvo quizá el de la innovación técnica, que aquí queda secundada por algo mucho mejor: un guión entrañable que contiene una de las mejores secuencias de apertura de la historia del cine. La relación de amor entre Carl y Ellie, tan tierna pero tan triste, tan reconocible y melancólica, es lo más adulto que ha plasmado Pixar en el género que ellos mismos han contribuido a madurar. Lástima que la llegada del pequeño Russell y un séquito de animales decanten la segunda mitad del filme hacia un tono infantil que enturbia en cierta manera su brillante introducción. Para el recuerdo queda, sin embargo, esa imagen icónica de una casa volando en libertad propulsada por un manojo gigante de globos.


4. WALL•E

pixar2Una nueva abertura digna de obra maestra. 40 minutos magistrales, sin apenas diálogos, que nos muestran el día a día de un pequeño robot cuya misión es limpiar la basura acumulada por los seres humanos en un planeta Tierra devastado y sin vida. Otro reto para el público habitual de la animación en el mundo occidental, los niños, y un estímulo para los adultos, que encontraron en este simpático e ingenuo robot (y en su amada EVE) a los iconos perfectos de la eterna dicotomía entre el pasado y el futuro, entre lo antiguo, lo aparentemente inservible, y lo moderno y supuestamente mejor. Una maravillosa reflexión, visualmente hipnótica, sobre el maltrato del hombre hacia su entorno vital.


3. Toy story 3

pixar3Difícil escoger entre la película con la que John Lasseter, el director creativo de Pixar, se dio a conocer en 1995 y su tercera entrega, esa que llegó quince años más tarde y que tanto temíamos. El mérito de Toy story es innegable. Fue la que cumplió el sueño de que los juguetes cobraran vida y la que nos proporcionó un impagable abanico de secundarios capitaneados por el vaquero Woody y el ultramoderno Buzz Lightyear. Pero es que la última secuela, a la espera de una cuarta, va mucho más allá de la ingenuidad e inocencia de la primera parte. La entrada de Andy en la universidad y, por tanto, en ese camino sin retorno que es la vida adulta, se convierte en un brillante ejercicio nostálgico sobre el paso del tiempo. Todo ello sin olvidar por un momento la acción y el sentido del humor que han convertido a esta saga en un valor seguro de la compañía.


2. Inside out

pixar4La última producción de Pixar dejó el listón por las nubes. Seria aspirante, no ya al Oscar a mejor largometraje de animación sino a la categoría madre, Inside out ha supuesto el regreso del estudio a sus mejores tiempos, después de una etapa negra plagada de secuelas y de apuestas fallidas. La cinta logra crear todo un universo, palpable, tangible, de algo tan abstracto como la mente humana. Ofrece la entrada a un apasionante parque temático donde las atracciones se inspiran en nuestros estados de ánimo. Un entorno idílico pero no utópico en el que confraternizan todos los sentimientos. Un viaje desde la infancia a la edad adulta que consiste en asimilar que la felicidad la conforman esos instantes en los que la alegría, el asco, el miedo, la ira y la tristeza logran ir de la mano.


1. Ratatouille

pixar5No hay ni una sola película de Pixar que no cuente con momentos brillantes. Algunos, ya mencionados, incluso están por encima de cualquier escena de Ratatouille. Sin embargo, esta fantástica aventura de una rata reconvertida en chef es impecable de principio a fin, consiguiendo la perfección de esa fórmula inimitable a base de acción trepidante, humor inteligente y mucha ternura. El mimo hacia los personajes secundarios es otra gran baza del estudio. Y el crítico gastronómico Ego es, sin duda, la mejor creación de reparto de estos genios de la animación. Sus ácidos comentarios y sus reflexiones sobre el mundo de la crítica, con una reflexión final absolutamente loable, manifiestan el alto nivel de un guión difícil de encontrar en tantísimos filmes con personas de carne y hueso.


Las 5 peores películas de Pixar

5. Bichos

pixar6No es fácil encontrar cinco películas en la historia del estudio del flexo que puedan considerarse fallidas. Ésta es quizá la más injusta de la lista, dado que las siguientes sí que rompieron en cierta medida la buena racha y los principios de la productora. En este caso, el éxito de Bichos en 1998 se vio empañado por la guerra de la animación en la que se embarcaron Disney, que colaboraba por primera vez con Pixar, y Dreamworks, fundada por un despechado Jeffrey Katzenberg. Antz fue la primera respuesta de su división animada. Su coincidencia en el tiempo y sus más que evidentes semejanzas perjudicaron, aunque no económicamente, el resultado creativo de ambas. Las dos triunfaron pero ninguna caló hondo en el imaginario colectivo.


4. Cars

pixar7Hizo encender todas las alarmas. La primera producción de Pixar tras su matrimonio oficial (y multimillonario) con Disney, allá por 2006, nos hizo sospechar que el talento y la imaginación de la joven compañía quedarían engullidos por la poderosa maquinaria disneyniana. A pesar del mérito de lograr humanizar a unos coches, Cars se acercaba peligrosamente a la doctrina del estudio de Cenicienta, desprendiendo un cierto hedor a moraleja fácil. La cinta, claramente enfocada a un público infantil, recordaba demasiado a aquellos clásicos con los que Disney nos obsequiaba año tras año y que hacían de la bondad y la amistad bandera inquebrantable. Por suerte, tras este pequeño resbalón llegaron Ratatouille, WALL•E, Up y Toy story 3, para demostrarnos que Pixar seguiría manteniendo su espíritu de soltería.


3. Brave

pixar8Por el contrario, Brave formó parte de la época más oscura del estudio de animación, el que inició la secuela de Cars en 2011 y terminó justo este año con la necesaria llegada de Inside out. La compañía quiso fabricar su particular cuento de hadas con heroína de protagonista y logró justo lo que más temen sus incondicionales: la influencia (de nuevo) de Disney. Y es que esta historia sobre una princesa indomable no es tan distinta de las que en su día nos propuso el gigante del ratón, como Pocahontas o Mulan. El mensaje feminista y supuestamente revolucionario de Brave, por tanto, llegaba tarde. El talento de Pixar quedaba reducido así a un impresionante envoltorio tecnológico en forma de pelo cobrizo pero empañado por la simpleza de la trama, el infantilismo de su humor y la ausencia casi absoluta de riesgo.


2. Monsters University

pixar9Sullivan y Wazowski merecían algo mejor que una precuela simplona. El gran recuerdo de este simpático dúo dedicado a asustar a los más pequeños queda deslucido con este viaje al pasado de sus protagonistas. Pixar nos brinda su particular versión del género universitario, con sus fiestas, hermandades y demás, y aunque el abanico de nuevos monstruos es bastante acertado, la trama es de las más simplonas que se recuerdan. Monsters University es uno de los mejores ejemplos sobre los peligros que corre Pixar desde el momento que rompió una de sus reglas de oro: no adentrarse en el espinoso, pero fructífero, terreno de las secuelas.


1. Cars 2

pixar10He aquí el máximo exponente del poder insaciable de la industria de Hollywood. Aunque Cars forma parte de la vertiente menos talentosa del estudio de animación, su buena acogida y los enormes réditos del merchandising sobre Rayo McQueen y compañía, junto a la política recaudatoria de Disney, forzaron a Pixar a realizar una innecesaria secuela en la que el equipo de coches realizaba un campeonato internacional. Los animadores nos deleitaban así con las recreaciones de ciudades como París, Londres o Tokio. Y poco más. Por si fuera poco, ya se anuncia una tercera parte para 2017, junto a las secuelas de Buscando a Nemo y Los increíbles. De momento, sólo Toy story ha logrado apaciguar los peores presagios.

Fight Club II: Los Minions vs Los Pingí¼inos de Madagascar

Primera regla: Nadie habla sobre el Club de la Lucha

Segunda regla: Ningún miembro habla sobre el Club de la Lucha

Poco hay que decir. No podemos mencionar el Club de la lucha pero aquí­ estamos, de nuevo, tentando al destino en una segunda entrega donde relatamos los enfrentamientos más cinéfilos de nuestro ilustre y (no tan) secreto grupo. Si mi compañera Imma os filtró la más dura pelea del panorama interpretativo español hace apenas una semana, a mi me corresponde sacar a relucir un enfrentamiento aún más animado. Los Pingí¼inos de Madagascar estrenan pelí­cula homónima en todos los cines este viernes y aunque ahora parecen ostentar todo el protagonismo en el panorama cinematográfico tienen unos rivales que esperan, al próximo verano, para asaltar también la gran pantalla… Los Minions.fightclub

Pequeños pero matones. ¿Quién ganará?

Tercera regla: La pelea termina cuando uno de los contendientes grita «basta», desfallece o hace una señal.

Como en el primer enfrentamiento, parece muy difí­cil que alguno de estos personajes desfallezca, al menos, en un periodo de tiempo corto. Quizás los simpáticos ¿aliení­genas? amarillos están más frescos para el enfrentamiento pues su primera aparición se remonta tan solo a cuatro años atrás mientras que el agente Kowalski y compañí­a remontan sus primeras aventuras a 2005… Sin embargo, quién sabe, por todos es conocido que los pingí¼inos acabaron sucumbiendo al eterno «Yo quiero marcha, marcha».

Cuarta regla: Solo dos hombres por pelea

He aquí­ un problema. Imposible resulta enfrentarles uno a uno y, si accedemos a vulnerar la de por sí­ invulnerable regla de nuestro Club de la lucha, el combate podrí­a resultar descompensado… o no. Son cuatros los pingí¼inos por incontables minions pero no debemos subestimar el poder del equipo bicolor que con su dominio de las artes marciales y su capacidad para confundir y desconcentrar a partir de ametralladoras series de chistes malos sin tregua pueden acabar por placar los artilugios mecánicos de los seres amarillos que, sin el gran jefe Gru, pueden y parecen pecar de falta de organización.

Quinta regla: Solo una pelea cada vez

Difí­cil asegurar que esta será la última pelea entre las bandas de secundarios más conocidas del cine animado reciente pero como toca acatar las reglas impuestas (que ya nos hemos tomado a la ligera lo suficiente) condensaremos los extensos méritos de ambos contendientes en un solo encuentro:

Los pingí¼inos tienen a sus espaldas tres exitosas pelí­culas de la saga Madagascar, de la cual eran ilustres robaescenas, que han amasado casi 600 millones de euros bajo el sello Dreamworks. Varios cortometrajes y especiales para televisión, videojuegos y hasta, y ahí­ viene el as que esconden en la ¿manga?, una exitosa serie propia de animación impulsada por Nickelodeon y emitida en cadenas de todo el mundo. Ahora además estrenan una pelí­cula a su mayor gloria, donde poder desarrollar todos… sus «encantos».

PicMonkey CollageBFACE1Los minions llegaron cinco años después y desde entonces han sido una máquina de conquistar corazones y amasar dinero. Con solo dos pelí­culas también reúnen casi 600 millones de dólares y han ido adquiriendo cada vez más protagonismo en la franquicia Gru (Despicable me) hasta protagonizar otro buen puñado de piezas breves y, el próximo verano, una pelí­cula ¿a su altura?. Los minions, además, aventajan a los pingí¼inos en recepción crí­tica y galardones: dos nominaciones a los Oscar que, queramos o no, pesan.

Desde luego, y aunque el salto individual a televisión de los espí­as más molones del zoo haga ganar enteros a los pingí¼inos, los minions sobresalen en calidad, importancia y recaudación. Quizá el enfrentamiento cambie una vez podamos juzgar ambos «spin-off».

Sexta regla: Se peleará sin camisa y sin zapatos.

Esta es fácil. No habrá problema en convencer a nuestros dos contrincantes para que acaten el sexto precepto pues, más allá de los monóculos y petos de los esbirros, caminan a sus anchas… Desnudos.

Sin embargo, propongo derogar esta norma para animar un combate ya de por sí­ hilarante. Los animales polares son auténticos maestros del camuflaje mientras que es irresistiblemente divertido, divertidí­simo, observar a los minions en alguna de sus locas aventuras: disfrazados, trasvestidos y realizando imitaciones desbordantes de locura. ¿Que no te lo crees? Para muestra, un botón:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=wd4Oxk11PA0[/youtube]

Séptima regla: Cada pelea durará el tiempo que sea necesario

El tiempo que sea necesario… El tiempo que sea necesario… ¿Y cuánto tiempo lo es? Los Pingí¼inos llevan en nuestra vida casi diez años y no hay planes de que sigan siendo, como has ahora, habituales: Madagascar parece una saga cerrada (hasta que a la factorí­a de Spielberg se le ocurra, por creatividad o necesidad, reabrirla) y los personajes comienzan a tener achaques, a sufrir desgaste. Marcha sí­, pero hasta cierto punto.

Los Minions en cambio parecen estar en auge. Se han convertido en un auténtico icono de la cultura popular y el próximo año, si su peli funciona, pueden afianzar su liderazgo. Son personajes tan absurdos como frescos, enérgicos y sorprendentes para los que todaví­a no se conoce final. De momento, está confirmado un cierre de la trilogí­a Gru para 2017 cuando los indefinibles seres cumplan siete años desde su primera aparición. Quizá entonces, deban comenzar a ceder el relevo.

Octava regla: Si esta es tu primera noche en El Club de la Lucha… TIENES que pelear.

Deben y lo han hecho. A la espera de, como he dicho, los resultados artí­sticos y económicos de las dos adaptaciones de ambos personajes (¿necesario, sacacuartos o ambos?) los minions, en un menor periodo de tiempo, sacan notable ventaja a los Pingí¼inos y parece que, mientras los segundos entran en su etapa final, los primeros tienen cuerda para rato. Sin embargo nada está cerrado y un golpe de efecto de sus creadores puede cambiar las tornas en cualquier momento.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=y2_wbsLQtoQ[/youtube]

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=p50XRUvHnEU[/youtube]

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¡Vota en nuestra encuesta y… FIGHT!

[socialpoll id=»2234077″]

Delicioso y siniestro «stop-motion» | ‘Coraline’

Con motivo del estreno de Los Boxtrolls, la nueva apuesta de los estudios de animación Laika de cara a los próximos premios Oscar, y a la celebración de Halloween rendimos homenaje a la primera y aclamada obra de esta particular factorí­a que poco a poco se va haciendo un hueco entre las grandes (Disney Pixar, Dreamworks y Ghibli): Los mundos de Coraline, siniestra adaptación de una obra de Neil Gaiman que recuerda – mediante su oscuro stop motion – a otras aplaudidas cintas del estilo como Pesadilla antes de navidad, del mismo director (Henry Selick).

«Una aventura demasiado extraña para explicarse con palabras». Algo así­ decí­a el tag-line que podí­a leerse en los pósters americanos de la pelí­cula que nos ocupa. Y, realmente, podemos corroborar que la afirmación es completamente cierta: Coraline es una niña que, harta del control de sus padres y de la vida, encuentra una puerta secreta que la transporta a una realidad paralela aparentemente mejor. Sin embargo, lo idí­lico se torna cada vez más oscuro y terrorí­fico dando lugar a una sombrí­a aventura que puede remitirnos al cine de Tim Burton. Los mundos de Coraline es deliciosamente enrevesada, con un fondo narrativo muy adulto y una atmósfera agobiante, opresora y rabiosamente mágica.

coraline-00

Los mundos de Coraline destaca precisamente por su extraordinaria capacidad para crear mundos únicos y absorbentes, por la aparente facilidad con la que esta auténtica y cuidadí­sima pieza de orfebrerí­a juega con la siniestra idea de los mundos paralelos planteando un debate tan eterno como jugoso: los lí­mites entre el bien y el mal, los beneficios y perjuicios de ambos polos. Además el filme se atreve a abordar el conflicto materno-filial en la adolescencia, la insatisfacción propia de la edad, lo desconcertante del primer amor… Los personajes trascienden más allá de la plastilina desarrollando su doble personalidad entre la caricatura circense y el surrealismo más angustiante.

Selick impone constante y creciente tensión que solo titubea en su sobrefinal, tendente ligeramente a la moralina, y crea una obra de belleza extraña, que combina una paleta de colores muy llamativos con entornos de naturaleza oscura, y narración inmersiva. El espectador vive casi en primera persona esas desventuras propias de la peor de las pesadillas febriles dado un ritmo que, sin resultar trepidante como tal, avanza firmemente equilibrando el retrato psicológico de los personajes con el cuidado tratamiento del entorno que, mediante esa casa que nos remite al hogar de Norman Bates en Psicosis y sus inmediaciones, se convierte también en fundamental (en incluso, en ocasiones, principal) protagonista de la cinta.

coraline-02

Por momentos Los mundos de Coraline recuerda al reverso terrorí­fico del paraí­so azucarado de Willy Wonka, en otros resulta incomparable por, precisamente, sus calculadas referencias -hay ramalazos del anterior Selick, Pesadilla antes de navidad, aunque esta sea infinitamente más tenebrosa… Y, para bien o para mal, sin carismáticos números musicales- y su acertado a la par que desconcertante uso del humor (ácido).

Asfixiante, lúgubre, siempre hipnótica técnicamente, Los mundos de Coraline no es una obra perfecta y quizá allí­ se halle la explicación sobre por qué, en cambio, posee un alma tan arrolladora. Fantasmas, puertas hacia realidades paralelas, telas de araña, madres maléficas, botones por ojos, stop-motion y un gato negro… ¿Acaso se os ocurre mejor plan para este Halloween?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies