Oscar 2016: las 5 virtudes ignoradas sobre La chica danesa

La crítica ha sido tajante. La cinta de Tom Hooper que narra la experiencia del primer transexual de la historia parecía buscar tan desesperadamente el favor de los académicos de Hollywood que, finalmente, ha conseguido el efecto contrario. La chica danesa no optará el próximo 28 de febrero al Oscar a la mejor película. Una decisión cuestionable desde el momento en que se basa en un prejuicio, ser un filme oscarizable, que en anteriores ocasiones no ha supuesto un problema para obtener la nominación. A continuación, repasamos los principales motivos por los que esta historia basada en hechos reales merecía su puesto en la categoría madre.


Los dos protagonistas están de lujo

La chica danesa

Mientras la actriz del momento Alicia Vikander se lleva la gran mayoría de halagos por encarnar a la sufrida esposa de Einar Wegener, el trabajo de Eddie Redmayne ha quedado un poco ensombrecido por su compañera de reparto y por las críticas hacia su hipotética sobreactuación. El ganador del Oscar el año pasado por La teoría del todo, en cambio, realiza en La chica danesa una interpretación ejemplar, que destila perfectamente la impotencia y la indefensión de todo aquél que debe enfrentarse al rechazo social. Un papel de Oscar que Redmayne ganaría de calle si no fuera por su anterior galardón y porque Leonardo DiCaprio aguarda con uñas afiladas su merecido reconocimiento.


Tom Hooper supera a El discurso del rey

La chica danesa

El director británico ha roto su racha de nominaciones a mejor película con ‘La chica danesa’. Si con su anterior propuesta, Los miserables, obtuvo ocho nominaciones, incluida la de mejor filme, con El discurso del rey alcanzó la gloria en 2010 agenciándose el máximo galardón y el de mejor dirección. Sorprende que una película que sigue a rajatabla la particular visión estética de Hooper, que incluso la supera, no haya entrado esta vez en la lista de hasta diez nominadas a mejor película. ¿Será quizá que esta vez ha roto las normas de toda historia de superación que exige el academicismo? El director no ha visto recompensado su esfuerzo por romper los moldes del cine más convencional, como por ejemplo mostrando sin tapujos y frente a un espejo el cuerpo desnudo de un hombre que se siente mujer.


Contiene todos los elementos para optar al premio gordo

La chica danesa

Esta es quizá su virtud más cuestionada. ¿Hasta qué punto debe ser evidente la búsqueda insaciable del mayor número de nominaciones posible? Es bastante palpable que Hooper ha buscado ir tachando de su lista todas las categorías de los Oscar a las que podía optar. Salvo algunos apartados técnicos, La chica danesa está confeccionada para abarcar el máximo de galardones, desde la banda sonora, a cargo del infalible Alexandre Desplat, hasta el vestuario de Paco Delgado, que ya obtuvo otra nominación gracias a Los miserables, también de Hooper. Lo que en principio podría ser un hándicap, la pérdida absoluta de autoría en favor de los gustos encorsetados de los académicos, no es más que una suma cuasi perfecta de los elementos que convierten a un filme de temática prácticamente marginal en una obra para todos los públicos.


Normaliza un tema que sigue siendo objeto de mofa

La chica danesa

Hablamos mucho de la marginación de los Oscar hacia la comunidad negra pero lo cierto es que si hay un colectivo que todavía sigue sin superar la barrera del premio a la mejor película es el que se esconde, al menos cinematográficamente, bajo las siglas LGTB (enseguida nos vendrá a la mente Brokeback mountain). Grandes interpretaciones, como la de Tom Hanks en Philadelphia o la de Sean Penn en Milk, han logrado su estatuilla. La máxima concesión que ha otorgado la Academia de Hollywood a las personas transgénero fue la nominación de Felicity Huffmann por su insuperable papel en Transamerica. Ahora que La chica danesa ha sido prohibida en varios países de Oriente Medio, Hollywood tenía una excelente ocasión para dar visibilidad a un filme que consigue normalizar una opción vital que todavía sigue siendo objeto de burla en los países supuestamente desarrollados.


Algunas de las nominadas son mucho peores

danish5

Muchos todavía se rasgan las vestiduras con la inclusión de Brooklyn entre las finalistas. Algunos dudan de los méritos de Marte. Las múltiples opciones de El puente de los espías (otra que también podría recibir acusaciones de buscar desesperadamente su hueco en los Oscar) se antojan bastante desproporcionadas para otros. En un año claramente falto de obras maestras, no hubiera estado de más incluir a La chica danesa. Una cinta que en ediciones anteriores, y mucho más competitivas, habría entrado sin duda en esa lista de hasta diez seleccionadas que, más que para optar al gran premio, sirven para dar visibilidad a otro tipo de cine. La historia de Lili Elbe merecía, sin duda, ese reconocimiento.

Las 5 películas LGTB que llegarán en invierno

Como si de un estallido maravilloso se tratara, en un par de semanas, hemos podido ver las primeras imágenes de cinco películas con temática LGTB que llegarán a los cines próximamente y, claro, las alarmas han empezado a sonar en nuestras cabezas al grito de «¡Oscar, Oscar!». Sabemos que es más que probable que más de una se quede por el camino pero nos ha gustado tanto lo que hemos visto que necesitamos mostrároslo.


About Ray

Elle Fanning es Ray, una adolescente que está decidida a cambiar de sexo en esta película dirigida por Gaby Dellal y en la que también veremos a Naomi Watts y Susan Sarandon, madre y abuela, respectivamente, de Ray. Mezclando drama y comedia, la película puede situar a Fanning en la carrera por la estatuilla dorada a la temprana edad de diecisiete años con un papel muy parecido a aquel por el que fue galardonada Hillary Swank con su primer Oscar, por ‘Boys don’t cry’.

Estreno: 18 de septiembre (USA)


Stonewall

Roland Emmerich, después de destruir el planeta de mil maneras distintas, ha decidido llevar a la gran pantalla los sucesos acontecidos en 1969 en el famoso bar que da nombre a la película y que fueron fundamentales para los movimientos por los derechos igualitarios de los homosexuales. Encabeza el reparto Jeremy Irvine, que no es que sea un gran actor pero queda estupendamente en pantalla, Ron Perlman y un Jonathan Rhys Meyers que da grimita solo de verlo.

Estreno: 25 de septiembre (USA)


Carol

El director de ‘Lejos del cielo’, Todd Haynes, regresa a los cincuenta para otra historia con temática LGTB que fue aplaudida en Cannes, donde Rooney Mara se alzó con el premio a Mejor Actriz. En la película, ella es una joven dependienta que se queda prendada de una mujer sofisticada (Cate Blanchett, evidentemente) a la par que infelizmente casada con la que empieza una obsesiva relación. De las cinco, ésta es la que tiene más posibilidades de aguantar en la carrera por los premios.

Estreno: 20 de noviembre (USA)


The Danish girl

El director de ‘El discurso del rey’ y ‘Los Miserables’, Tom Hooper, vuelve a contar con Eddie Redmayne en este drama sobre la primera persona en someterse a un cambio de sexo en 1930. Redmayne vuelve a sonar en todas las quinielas para los premios pese a haberse alzado con la estatuilla dorada el pasado año. Además, su transformación ya está dando de qué hablar. Que a nadie le extrañe verle dentro de poco de nuevo en esmoquin caminando por la alfombra roja.

Estreno: 15 de enero de 2016 (España)


Freeheld

De nuevo, una historia basada en hechos reales: cuando a Laurel Hester le diagnostican una enfermedad terminal, ella y su novia deciden luchar para poder recibir la pensión correspondiente. Lideran el reparto Julianne Moore y Ellen Page, como la pareja protagonista, y entre los secundarios, se encuentran Steve Carell y Michael Shannon. No sabemos si se colaran en la lucha por los premios pero tiene pinta de provocarnos una deshidratación bien fuerte.

Estreno: enero de 2016 (España)

Fight Club: cinco actores a por el Oscar

Cinco actores, un oscar. Cuando esta domingo se lea el ganador del premio al Mejor Actor se acabará una carrera que han dominado Michael Keaton y Eddie Redmayne, y en la que otros tres actores parecen ir de comparsas. Es cierto que no serí­a la primera vez que el premio va a manos inesperadas, pero no lo es menos que en las categorí­as principales suele haber menos sorpresas que en las de Secundarios, por ejemplo. En este Fight Club analizamos los perfiles de los cinco actores que optan a la estatuilla. Gane quien gane, será su primera estatuilla.


Steve Carell por Foxcatcher


¿Quién es?

Steve Carell da cuerpo a un clásico en la categorí­a: la del comediante con carrera reconocida, sobre todo en la televisión, que se ha merecido previamente la nominación, pero que la consigue por un papel dramático. Es su primera nominación al í“scar

¿Y en la ficción?

Da vida a John du Pont, el oscuro y esquizofrénico entrenador de Channing Tatum. Todo un entusiasta de la lucha grecorromana que esconde una personalidad posesiva y traumatizada.

A favor:

Foxcather es una pelí­cula crí­tica con la sociedad norteamericana, pero en ningún caso lo es de una manera que pueda producir rechazo en el votante de la Academia. Carell compone un papel desde la contención, y desaparece en él. Sin embargo, el punto más rotundo a su favor no es cinematográfico o, al menos, no se debe a esta pelí­cula: en las votaciones puede haber pesado que es un «comediante que demuestra toda su intensidad en un papel dramático», algo que en la Academia se valora (y adora… Si no eres Jim Carrey).

En contra:

Su premio es la nominación, ni siquiera es la alternativa al binomio Keaton/Redmayne y, además, la pelí­cula no está nominada en la categorí­a principal, algo que puede ser «mortal» para sus aspiraciones.


Bradley Cooper por El francotirador

¿Quién es?

Se está convirtiendo en un habitual, ya que esta es su tercera nominación consecutiva (El lado bueno de las cosas y La gran estafa americana fueron las anteriores). También opta, como productor, al premio a la Mejor Pelí­cula. Se está ganando el respeto de la Industria, que ve como se va transformando en un actor todoterreno.

¿Y en la ficción?

Es Chris Kyle, un francotirador del ejército estadounidense, considerado el más letal y todo un héroe en su paí­s. Como el personaje de Jeremy Renner en En tierra hostil, con el tiempo Kyle comprende que no puede dejar atrás la guerra.

A favor:

El francotirador es la invitada sorpresa de estas nominaciones, pero Clint Eastwood es un director respetado y querido, y Cooper se está convirtiendo en un valor seguro y respetado.

En contra:

¿Es la alternativa? ¿Es quien puede dar la sorpresa? Sí­. Pero la sensación es que se alimentan sus posibilidades de un intento de darle emoción a la carrera por el premio al Mejor Actor, más que de las opciones reales de Cooper.


Benedict Cumberbatch por Descifrando Enigma

¿Quién es?

Primera nominación para este londinense que va ganando peso en el panorama cinematográfico a toda velocidad. Alterna cine y televisión, de la misma manera que alterna blockbusters con pelí­culas de corte más clásico o tradicional, como el biopic que le ha llevado a la puerta del Oscar.

¿Y en la ficción?

En la pelí­cula da vida al matemático Alan Turing, considerado el padre de la computación, y responsable de que los aliados pudieran interpretar el código cifrado de la máquina alemana «Enigma». Atormentado por la necesidad de esconder su sexualidad y con un aura de «genio incomprendido», es un personaje rico en matices y agradecido para quien lo interpreta.

A favor:

A favor de Cumberbatch está el hecho de que protagoniza una de las pelí­culas con más nominaciones, presente en las categorí­as «importantes» (pelí­cula, director, guion, actor protagonista). Además, la cinta es un biopic clásico, muy del gusto de la Academia. También cuenta a su favor el que se trate de un actor en boga, joven pero con un aire de estrella clásica… Algo que también gusta en una Academia poco proclive a premiar a figuras más atrevidas (las melenas de Jared Leto son una excepción que confirman la regla).

En contra:

Que la pelí­cula puede ser una multinominada con poco botí­n, convidada de piedra al duelo entre Boyhood y Birdman. Y el hecho de que, realmente, Cumberbatch nunca ha tenido el cartel de favorito.


Michael Keaton por Birdman

¿Quién es?

Michael Keaton podrí­a ser el tercer Batman que recoge un oscar (como ya hicieran Christian Bale y George Clooney). Es su primera nominación y es el «comeback» de esta edición (¿realmente se fue alguna vez?).

¿Y en la ficción?

Es Riggan Thomson, un actor en horas bajas que debe su fama al haber interpretado al superhéroe Birdman. En un intento de recomponer su maltrecha carrera, se embarca en la dirección de una obra de teatro en Broadway (que él mismo protagoniza)

A favor:

El suyo es posiblemente el papel más completo de los cinco nominados, el que recorre un espectro más amplio de emociones. Un papel que juega al lí­mite sin caer en el exceso gestual. Además, la pelí­cula parece ser la que más ha gustado a la Industria en general, si tenemos en cuenta los premios de los distintos gremios.

En contra:

Realmente nada. Es más una cuestión de gustos y de apreciación.


Eddie Redmayne por La teorí­a del todo

¿Quién es?

Es el benjamí­n de los cinco nominados y esta es la primera vez que oirá lo de «And the oscar goes to…» siendo él uno de los posibles premiados. Con una carrera ascendente, este año ha recogido el BAFTA, el Globo de Oro y el Premio del Sindicato de Actores, entre otros premios. Quiera o no, es el favorito.

¿Y en la ficción?

En la pelí­cula da vida a Stephen Hawking, reconocido fí­sico teórico, cosmólogo y divulgador, que padece Esclerosis Lateral Amiotrófica. La cinta se centra en su relación con la que fue su primera esposa, Jane Wilde, y retrata su agridulce historia de lucha y amor.

A favor:

El joven que llega y a la primera se lleva la estatuilla… Encarnarí­a el «sueño hecho realidad», algo que encanta a la Academia. Pero al margen de esas apreciaciones extra-cinematográficas, se trata de una interpretación que equilibra muy bien el drama del adulto Hawking con ese aire de genio despistado de los inicios. Una composición difí­cil, pero muy lograda.

En contra:

¿Algo en contra? ¿Estáis de broma?

tumblr_lux8nvKh251r4sdiyo1_500

[socialpoll id=»2253865″]

Qué esperar de los Oscars 2015 (de la A a la Z)

Este próximo domingo se entregan en Los Angeles los premios Oscars de la Academia de Hollywood en una ceremonia que llega ya a su 87 edición y que será conducida por primera vez por el actor Neil Patrick Harris.

Sin claros favoritos en la mayorí­a de las categorí­as y pocas celebrities de renombre entre los nominados que aseguren un espectáculo televisivo actractivo, la gala de este año esconde muchas incógnitas que ni siquiera la maratón de galardones de estos meses ha conseguido despejar.

Pero si en el apartado de posibles vencedores la cosa no está clara, tampoco lo es intuir cómo se desarrollará el show: ¿brillará como host el actor de ‘Cómo conocí­ a vuestra madre’ o se quedará a medio camino de lo que suele hacer en los Tony o los Emmy? ¿las actuaciones musicales serán soporí­feras? ¿valdrá la pena trasnochar para saber, en riguroso directo, qué pelí­cula se alza con la estatuilla dorada? Si os estáis haciendo esas u otras preguntas similares, hoy os ayudamos a eliminar las dudas con unos cuantos datos, tirando de alfabeto, sobre qué esperar de la próxima ceremonia de los Oscars y no caer en lamentaciones llegado el momento.

Actuaciones musicales: no habrá tiempo para cabezaditas ni pestañeos. Tegan y Sara, Rita Ora, Adam Levine, Lady Gaga y John Legend estarán in da house y ya han confirmado su actuación. Everything is Awesome!

Británicos: ¡invasión inglesa! El clan de los de ‘La Teorí­a del todo’ y el de los de ‘The Imitation Game’ ocuparán buena parte de la platea. Menos acompañada pero menos perdida, Rosamund Pike también tendrá su butaquita reservada.

Chulaz@s: este apartado lo salvan (thanks, God!) Bradley Cooper, Benedict Cumberbatch, Channing Tatum, Chris Evans, Jared Leto, Scarlett Johansson, JLo y Marion Cotillard (Dieu merci!).

bradgiphy

Directores: Richard Linklater y Alejandro González-Iñárritu mantienen el pulso en este apartado

Entretenimiento: la combinación entre las actuaciones musicales y la fe depositada en el presentador podrí­an ser el cóctel perfecto para asegurar la diversión.

Fanatismo: componente indispensable para seguir la gala con intensidad, deberá correr a cargo de cada espectador.

Glamour: no será el protagonista de la noche por la ausencia de figuras hollywoodienses de primera lí­nea

Heidi Klum: la modelo y presentadora alemana no se pierde un sarao y tampoco este evento. Su presencia no tiene ninguna relevancia y nos da bastante igual, pero es un clásico intrí­nseco a esta cita anual.

In memoriam: en el momento más emotivo de la noche, se rendirá homenaje a los fallecidos durante el año pasado, entre los que se encuentran Robin Williams, Lauren Bacall o Bob Hoskins.

Julianne Moore: si hay un Oscar seguro, ese es el suyo

juli

Kit de regalo: los nominados y presentadores recibirán una bolsa de regalo valorada en 125.000 dólares y que contiene, entre otras cosas, sales de mar francesas, un vaporizador, la visita a una vidente o un vibrador. ¡Habrá que fijarse bien en sus caras para saber si ya han estrenado algo!

Leticia Dolera: aliciente extra para los espectadores españoles. La actriz conducirá el programa especial de Canal +

Meryl Streep: defiende su 19 nominación y como dijo el personaje de Penélope Cruz en ‘Volver’ «¡aquí­ huele a pedo!».

Neil Patrick Harris: se estrena como presentador en los Oscars. Su sello personal como maestro de ceremonias son los números musicales. ¿Nos regalará alguno el domingo? Si hacemos caso a su cuenta de Twitter, todo parece indicar que sí­.

http://youtu.be/danBaPWT09A

Olvidados: no veremos a Jennifer Aniston, Jake Gyllenhaal o David Fincher

Pelirrojos: si Julianne Moore y Eddie Redmayne ganan en sus categorí­as, el color pelirrojo y los caobas podrí­an convertirse en tendencia en las peluquerí­as

maQuillaje: tras el caso Uma Thurman, el maquillaje será un nuevo elemento que tendremos que tener en cuenta antes de escribir tuits envenenados hacia las actrices y sus cirujanos plásticos.

Relatos Salvajes: la representante argentina a la mejor pelí­cula de habla no inglesa cuenta con producción española, así­ que sentiremos su triunfo como algo un poco español en caso de que consiga imponerse a sus rivales.

Sorpresas: que no sepamos por dónde van a ir los tiros abre el camino a los chascos y las alegrí­as imprevistas.

Twitter: la gala no solo se vivirá por televisión. Para enterarnos de todo, las cuentas de Twitter de la Academia y de los actores nominados e invitados serán indispensables de seguir.

El Gran Hotel BUdapest: en los Globos de Oro se proclamó Mejor Pelí­cula en la categorí­a de comedia. ¿Y si el film de Wes Anderson pega la campanada en los Oscars y repite triunfo?

Vestidos: gracias al pre-show de la ABC podremos ver con todo lujo de detalles los atuendos de las celebs y elaborar nuestras propias listas de los mejor y peor vestidos.

Witherspoon: la ‘rubia muy legal’ tiene pocas probabilidades de darle un nuevo hermanito al Oscar que ya tiene en casa, pero merece una mención especial porque,… ¿acaso no es una debilidad?

reese1

BotoX: la alfombra roja será un buen medidor para comprobar cómo avanzan las capacidades de expresión facial de nuestros actores y actrices.

Eddie RedmaYne: el pecoso londinense podrí­a dejar sentado a Michael Keaton y llevarse el galardón a casa. Nos parecerá bien siempre y cuando no vuelva a hablarnos de su boda y de su inexistente luna de miel en su speech.

ZzzZZzz: el sueño será el protagonista secundario y principal rival a batir durante la madrugada. ¡Una cafetera bien cargada siempre será buena ayuda!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies