Los Reyes Magos: cuando eres niño vs. en la actualidad

Los Reyes Magos de Oriente ya han terminado de aproximarse por el árido desierto siguiendo las indicaciones de cierta estrella, y han dejado en vuestras casas algo que probablemente no se parezca ni al incienso, ni al oro, ni a la mirra. Bueno, quizá a la mirra sí. Fundamentalmente porque no sé exactamente lo que es.

El caso es que la tradición es la que es. Los principios básicos nos quedan a todos mínimamente claros. No obstante, la cosa ha ido cambiando. Un poco, solamente. Pasados 2016 años –que por cierto, desde aquí aprovecho para desearos el feliz año nuevo– la noche de Reyes Magos tal y como la conocemos hoy no tiene nada que ver con la de entonces, ni si quiera con la de hace 10 años. Hace unas décadas apareció Papá Noel por ahí haciendo la competencia, los regalos estrella han pasado de ser las muñecas, los muñecos, o las peonzas (¿las peonzas?) a pues, qué sé yo, un smartphone, una tablet, un monopatín de éstos que van hacia delante o hacia detrás según hacia donde te inclines, o sabe Dios.

Podríamos decir, entonces, que hemos ido modificando lo que es la Epifanía en sí para adaptarla a nuestros tiempos, y esta afirmación también nos incluye a nosotros. Y de esto, amigos, va este artículo.

¿Recuerdas el pre-Reyes, Reyes y el post-Reyes de cuando eras pequeño? Mágico, ¿verdad? Y distinto, muy distinto. Ahora tienes 20 y tantos, quizá 30 y algo, y la película ya no es la misma. Ni tan si quiera parecida. ¿Cuál es la diferencia entre el colofón final de la Navidad que vivimos ahora, y el que vivíamos cuando hace 10, 15 o 20 años? Pues miren ustedes, les cuento:

–5 de Enero–

ANTES: Ojo, ojo, ojo, que ya vienen los Reyes. La espera ha sido larga, pero por fin están aquí. Nervios, ilusión, emoción a raudales. Además, a tus padres por fin se les ha agotado el arma de tiranía resumida en la omnipotente frase: “pórtate bien, que si no los Reyes te traerán CARBÓN”. Así ha crecido nuestra generación, amedrentada por la posibilidad de que unos señores magos nos regalen un saco de roca sedimentaria. Qué le vamos a hacer ya, a estas alturas. El caso es que TODO vale.

Estás que no cabes en ti de gozo. Entonces, tratas de matar el tiempo intentando evadirte liberando un poco de energía pues, de cualquier forma, como por ejemplo dando brincos por la casa, que es una opción que siempre está ahí. Más tarde, vas a la cabalgata a ver a sus majestades, recoges todos los caramelos que un niño pueda recoger, y te marchas a casa. Y a dormir porque, como es bien sabido por todos, si los Reyes Magos te pillan despierto no entran a dejar los regalos. El júbilo empieza a aproximarse a su punto álgido.

A los Reyes Magos se les deja una ofrenda gastronómica que bien pueden ser unas galletas con su vaso de leche o, como es tradición en mi hogar, una tarta de limón. O unas pastas. O una paella. Tus padres pueden permitirse un despreocupado freestyle para la ocasión. Y ojo, que la cosa no queda ahí; para los camellos TAMBIÉN hay degustación. Normalmente, o al menos en mi casa, un cuenco con agua y un manojo de perejil. Porque la base alimenticia de cualquier camello es el perejil, claramente. Ahora sí que sí; a la cama, QUE MAÑANA VIENEN LOS REYES.

HOY: El 5 de enero SE SALE. ¿Se sale? SE SALE. Porque cualquier festividad debe tratarse como lo que es, una festividad. Ni tú ni tus amigos tienen claro qué va a hacerse exactamente, sin embargo, algo habrá que hacer. Algunos, a los que podríamos denominar “clásicos”, deciden acudir a la reverberante llamada del eco de su infancia asistiendo a la cabalgata, pero en otro plan. Coger caramelos es una opción que está ahí, pero no es prioridad. Después, la fiesta puede continuar en la dirección que el grupo decida.

En teoría recogerse pronto es una obligación implícita a esta noche tan especial, aunque que cada año es más y más laxa. Tu madre ya te ha advertido que no te hagas excesivas ilusiones, que este año los Reyes traerán “un DETALLITO”, porque ya eres mayor. Sin embargo, en tu fuero interno de niño grande, aún resuena un ápice de ilusión por lo que pueda pasar y te da la sonrisilla del “¿Y SI ES UN JET PRIVADO?”. Cosas más alucinantes se han visto. El objetivo, en cualquier caso, es no abrir los más o menos regalos sin resaca, porque hasta feo estaría. Al llegar, intentas no hacer mucho ruido y prepararte para levantarte habiendo dormido, con suerte, un par de horas. 

Continuamos.

–La mañana del 6 de Enero–

ANTES: Seis y media de la mañana. 6 de enero. Ya te has despertado unas trescientas veintidós veces a lo largo de la noche, pero esta vez ya asoman por la ventana los primeros rayos de luz. Es hora de levantarse de la cama y despertar a tu unidad familiar al completo (si tienes un hermano, éste puede colaborar en la labor).

Los regalos, normalmente, te esperan colocaditos en el sillón. Cuando entras en contacto visual con ellos, ya no hay vuelta atrás. Alegría, correteos, incluso grititos de ansiedad juvenil. Vas corriendo hacia ellos y, una vez allí, se dice el orden de apertura. Primero tu madre y tu padre, o los últimos, o qué sé yo, todo depende. Quizá después tu hermano o hermana, quizá decidáis que lo más justo es que os vayáis turnando. Son muchos los factores que entran en juego a la hora de tomar este tipo de decisiones.

Cuando eres un niño y te dispones a abrir los regalos, lo primero que vas a hacer es apartar con desprecio todo aquel paquete que sugiera contener ropa. Los blandengues, los que no tienen consistencia. Esos, como si no fueran contigo. Los dejaremos para el final para que, además, tu madre te obligue a probarte una por una cada una de las prendas mientras tú miras de reojo todos los juguetes/artefactos que ardes en deseos de ir a explorar.

HOY: Según el nivel de expectativa, la historia cambia desde bien temprano. Puede que esta vez sean tus padres los que te despierten a ti, que acudirás a su reclamo entre legañas y con el hilillo de baba aún colgandero. En mi casa, en concreto mi hermana y yo, dos veinteañeros de a pie, seguimos siendo quienes arman la bulla. Porque las cosas hay que vivirlas con intensidad. Una vez llegas al salón –o dondequiera que estén ubicados los regalos–, un simple vistazo basta para notar que la forma de los paquetes poco se parece a la de los de entonces. Hay muchos más blandengues y, oye, incluso te hace ilusión. Sin lugar a dudas, abrir con emoción extrema un paquete que contiene ropa es un claro síntoma de que igual nos hemos hecho un poco mayores (y eso es bonito). 

De este punto, el desafío más crucial que nos encontramos en las mañanas de 6 de enero actuales es que, conforme vas cumpliendo años, vas tomando conciencia de que los individuos de tu entorno tienen sentimientos, y que no está bien herirlos. Es decir, debes hacer lo posible por no marcarte un Chloe en «we are going to Disneyland!«, por evitar romper el corazón del regalador en cuestión, fundamentalmente. El mostrar agradecimiento es lo más importante de este día. Abrazos y palabras bonitas para todo el mundo, que es lo mínimo, oigar.

Por último, más breve pero no por ello menos emblemático, podríamos hablar del post-reyes, también conocido como la ruta del regalo. Consiste muy básicamente en visitar las casas de los diferentes familiares (donde además te reunías con muchos otros al coincidir en algún punto del camino) recolectando regalos. Cuando eras pequeño, no dejabas a nadie a salvo. Aunque fuera lo más pequeño del mundo, ahí debías estar tú para recogerlo. Actualmente, si vas a casa de tus abuelos y algún que otro tío, lo estarás petando. Además, tus familiares más cercanos, resignados a tus excéntricos gustos y a tu cambio de parecer constante, optarán probablemente por el clásico y siempre efectivo «dinero para las rebajas». Bendito sea.


Y estas serían, amigos, las abismales diferencias y estragos que causan unos años más en este mundo para con la noche y día de Reyes. Desde aquí os deseamos que os hayan traído muchas cosas, muy bonitas, y que la ilusión os siga removiendo por dentro éste y otros muchos años más, que al final es lo importante. ¡Hasta la próxima! 😀

Navidad en casa de las celebrities

Las celebrities nos demuestran continuamente la importancia que otorgan a su estética y, con la llegada de la Navidad, no iban a ser menos. Sus casas lucen gloriosas, llenas de adornos y parafernalias. En el artículo de hoy, echamos un vistazo a las decoraciones más personales y originales de algunas celebrities, para que te inspires (o no).

No podía faltar alguna Kardashian. Kim, a falta de un árbol de Navidad, prefiere tres, y Kendall pilló a Santa in fraganti.

1

Esta claro que, ya no basta con ser la más guapa, ahora también hay que tener la casa más llamativa y subirlo a las redes, of course.

En países como Estados Unidos, es tradición comprar un abeto natural cada año y tirarlo al finalizar las Navidades. Alessandra Ambrosio compartió el antes y el después.

image (4) navidad

Victoria Beckham va a necesitar mucha ayuda para decorar su arbolito y Romina Belluscio, que sabe que el tamano importa, prefiere uno a lo grande.

2

Hay adornos que se llevan un diez. Entre mis favoritos está el de Carolina Bang por ser el más random y el árbol de Carly Rae Jepsen, por cuqui.

Untitled navidad Untitled navidad

Nuestras divas favoritas han llenado las redes sociales con fotografías de sus casas, dejando ver la importancia que dan a que éstas luzcan perfectas en estas fechas. De esta manera, nos acercan a sus hogares, haciéndonos creer por un momento que hemos estado dentro.

Los árboles de Sarah Jessica Parker y de Olivia Palermo son súper ideales.

 1sgmb84f

Con la llegada de Papá Noel, se nos pusieron los dientes largos viendo los regalos que muchas habían recibido en sus hogares…

image (1) navidad

También se han animado a disfrazarse, como es el caso de Taylor Swifft que, convertida en elfo, nos desea a todos FELIZ NAVIDAD.

unnamed navidad

Maquillaje navideño para estas fiestas

Llegan las divertidas (y temidas) noches navideñas. No sólo nos dan quebraderos de cabeza los looks que llevaremos sino también el maquillaje por el que vamos a optar. Y es que son noches especiales y, para qué negarlo, queremos lucir perfectas. Nuestras redactoras expertas en belleza nos traen los mejores consejos para acertar con el maquillaje en los eventos de Navidad.


lorena-corcoles1 maquillaje
LORENA CÓRCOLES. Amante de la literatura, la música y el cine. Adicta a las redes sociales. Cuento historias en mi blog: www.loquetequeriacontar.com @LorenaCorcoles

Seguro que ya estás pensando en tus looks para estas fiestas, ¿verdad? Buscar algo especial, un peinado bonito y, cómo no, ¡el maquillaje perfecto!

He de reconocer que soy muy básica y que en mi día a día, con un eyeliner, unos polvos, un poco de máscara de pestañas y un pintalabios salgo a la calle. Pero para una noche como las que vienen durante estas vacaciones, hay que buscar algo más.

¿Qué tal una sombra de ojos oscura que rasgue nuestra mirada y le dé el protagonismo? ¡Es mi opción ideal! Algo sencillo y diferente.

Creo que debo confesar, también, que me he sumado a la moda del contouring (técnica de maquillaje para sacar el máximo partido a tu rostro) y que no puede gustarme más. Hazte con un iluminador y una paleta de colores claros y oscuros y dale forma a tu cara. Busca algún tutorial en Youtube y apuesta por ello. ¡Estoy segura que el resultado final te encantará!

Venga, vamos a ponernos guapas y… ¡A triunfar! ¡Felices fiestas! 🙂

635545505437455152-365103557_blair waldorf primping 2 maquillaje


alba-lucia1 maquillaje
ALBA LUCÍA LÓPEZ. Cantante, adicta a la moda y el maquillaje, soñadora y psicóloga; en ese orden. Nacida en Murcia y dándolo todo desde 1991. Soy Alba Lucía. @albalucialopez

¡Brilli brilli por aquí, brilli brilli por allí!

¿Te haces una idea de lo que vengo a contarte? Si aún tienes dudas, quédate y echa un vistazo.

Me apasiona el maquillaje, sí, pero me apasiona más el maquillaje navideño. Te explico. Yo soy de las que piensa que la Navidad es una época de alegría, luces y brillos. Es una muy buena excusa para atrevernos en cuanto a maquillaje se refiere. ¡Ahí van varios tips!

Usa una prebase con efecto luminoso o brillante después de aplicar tu hidratante.  Puedes encontrar una opción perfecta en la marca Sleek.

Matiza tu base de maquillaje con unos polvos que no sean translúcidos ya que apagan el brillo que hemos puesto previamente con la prebase. Prueba con los Studio Fix de MAC.

Pasamos a los ojos, y tienes que hacerte (si no la tienes ya) con una prebase tipo ‘glitter glue’ de Too Faced o su versión económica de Essence. Estas prebases hacen que toda sombra con glitter (o purpurina), así como los pigmentos, se fijen en nuestros párpados todo el día.

Y ahí tienes mi parte preferida del makeup navideño… Un pigmento intenso y atrevido (pasa por Inglot) acompañado de un delineado en negro finito y mucha máscara de pestañas.

Por último, apuesta esta Navidad por un labial rojo mate para compensar todo el brillo anterior. ¿Una apuesta segura? Russian Red de MAC.

maxresdefault maquillaje


LUCIA-SERRANO maquillaje
LUCÍA SERRANO. Graduada en Diseño de Moda por la ESDM. Me defino como una mezcla entre miel y limón, dulce e irónica al mismo tiempo, siempre viviendo la vida desde el prisma de la moda. @luciaserran

Siento reconocer que estas fiestas me vuelven un poco loca con respecto a mis looks y estilismos, suelo salirme de mi regla de «menos es más» para entrar en «más y más». Adoro los vestidos largos en colores como rojos o azules intensos, las transparencias junto con piezas bordadas y, como abrigo, las capas o el pelo, ambas tendencia.

En cuanto al cabello, opto casi siempre por unas ondas o un moño despeinado y, por tanto, mi maquillaje tiene que ir en consonancia con todo lo anterior mencionado. Para estas fechas, no me importa enfocar la atención tanto en labios como en ojos al mismo tiempo; el rouge es el perfecto amigo de una mujer y más en Navidad, pero te propongo ir un paso más allá generando un degradado de tonos o efecto ombré en los labios, utilizando el berenjena, pasando por el burdeos hasta llegar al rojo, poniendo los colores más oscuros en la parte de las comisuras y descendiendo hacia el centro con los más claros. Hay mil tutoriales en Youtube 😉

Y, para mis ojos, este año vuelvo a apostar por eyeliner infinitos y ahumados en las cuencas, pues dan profundidad y hacen nuestros ojos más grandes, junto con una buena máscara de pestañas que las haga infinitas.

Mi último consejo para estar perfectas durante más tiempo es utilizar una laca resistente en tu pelo pero que no apelmace. También un fijador de maquillaje en spray que mantenga a raya los brillos y para que nuestros cosméticos estén como recién aplicados durante toda la noche.

 

¡Llega el primer villancico reggetonero!

Qué nos gusta la Navidad. Las reuniones familiares, las calles iluminadas, tu boca llena de uvas porque no hay forma humana de ir al ritmo de las campanadas, los nervios al abrir los regalos -sobre todo cuando es el amigo invisible-, las compras de última hora, sintonizar el canal a tiempo para no perderte la cuenta atrás…

Son muchas las cosas que nos gustan, pero si hay algo que nos gusta todavía más, más que un test sobre nuestro político/novio ideal, son los villancicos. ¡Ay, los villancicos! Qué tradición tan bonita, qué manera de sentir una canción, qué arte para berrear en conjunto sin coger bien una nota, qué forma de acabar con la paciencia de uno después de escuchar durante horas los mismos versos una y otra vez; que uno mira a los peces en el río tantas veces que termina deseando caerse en el agua y ahogarse y evitar tanto sufrimiento. Porque los villancicos son muy bonitos, sí, pero nuestra paciencia tiene un límite.

Hoy, en BFace, que ya nos hemos propuesto salvar las uvas, hemos decidido dar un paso más allá para también salvar la bonita tradición de los villancicos. Hoy, en BFace, traemos el primer villancico reggaetonero. ¡Sí, reggaetonero! Repite con nosotros:

¡El primer villancico reggaetonero!

¿Que por qué lo traemos? ¿Que por qué? Porque no hay nada mas español que coger todo lo que podamos y hacer un batiburrillo imposible. Y, si no te lo crees, acuérdate del disfraz de enfermera sexy, diablilla sexy o pan tumaca sexy. ¡Pero hay más motivos!


La Navidad se modernizaría y se adaptaría a los tiempos que nos han tocado. ¡Renovarse o morir!

Yay! (Cheryl Cole)


No te entrarían ganas de matar a tu madre por poner en todas las cenas el disco de villancicos que le grabaste hace cuatro años

You're going straight to hell (Cookie Lyon)
«¡Vas a ir directa al infierno!», para los menos british

Podrías salir de fiesta sin perder el espíritu navideño. ¡Que suene el villancico reggaetonero en las discotecas!

Dance (Taylor Swift)
¡Y a Taylor Swift le gusta la idea!

Tu abuela se sentiría más joven que nunca…

giphy


O se acordaría de tus padres por traer al mundo tal despojo

200_s


Los más pequeños, y no tan pequeños, se interesarían por una vez en los villancicos

Excited Boy


¡Y los cuñados, por una vez en su vida, se quedarían sin palabras!

No pué séh, no me lo creoh


Son muchos los motivos que podríamos darles, pero están a punto de empezar a cobrarme por palabra, así que es hora de que escuches, al fin, el primer villancico reggaetonero que puedes descargarte aquí. ¡Preparado, listo y acción!

[youtube id=»j_k0anMQzbs» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»560″]

En BFace no nos hacemos responsables de las posibles discusiones en la familia

Cinco personajes seriéfilos con los que cenar en Nochebuena

La Navidad es solo una vez al año, de ahí que diciembre sea el mes de las celebraciones: fiestas de empresa, cenas de colegas de la facultad o del colegio, amigos invisibles… ¡Y todavía queda Nochebuena y Fin de año!

Son muchas caras las que se juntan bajo el mismo techo en Nochebuena, la noche de los reencuentros por excelencia. Ahora bien, alguna vez te has preguntado qué pasaría si pudieses elegir con qué personaje seriéfilo cenar esta Nochebuena. Nosotros te presentamos a nuestros comensales favoritos. Hay gustos para todos.

Joey Tribbiani

joey_friendsEl niño grande que nunca crece es el acompañante perfecto para esta Nochebuena. ¿Por qué? Muy sencillo: sus entradas son siempre triunfales, es entrañable y nadie abraza como él. Además, es un gran amante de la comida. De hecho, confesó que había arriesgado su vida por un bocadillo, ¡un bocadillo de albóndigas! Por eso y mucho más, todo el mundo querría disfrutar de una cena de Navidad con Joey.


Hannah Horvath

hannah_cenadenavidadAmada y odiada por igual, nuestras vidas no serían las mismas sin ella. ¿Por qué debe ser tu invitada en la cena de Nochebuena? Porque no se avergüenza de los kilos de más, no tiene pelos en la lengua y está encantada de haberse conocido. Un bicho raro muy cool capaz de reírse de si misma sin contemplaciones. En definitiva, la encargada ideal para hacer el brindis de Navidad. ¡Brindemos por Hannah!


Luisma García

luisma_aidaEs el invitado que todos querríamos en nuestra cena de Nochebuena. Sus frases, su personalidad e inocencia y su buenrollismo han hecho que nos enamorásemos de él hasta las trancas. Y es que este tontorrón tiene un corazón que no le cabe en el pecho. Prepárate para sus chistes y frases célebres. Eso sí, nunca se sabe lo que puede pasar con él. ¡Luisma, Luisma, te queremos!


Samantha Jones

samanthajones_cenadenavidadDivertida, segura de si misma, siempre “dispuesta”… pero sobre todo, la mejor BBF ever. ¿Acaso alguien duda de enviarle una invitación esta Nochebuena? Le gusta disfrutar de la vida, su lema es el carpe diem y es la última en irse de los saraos. Con ella la risa y las anécdotas pícaras están aseguradas.. ¡Samantha es sinónimo de desmadre!


Amador Rivas

amadorrivas_laqueseavecina

Es una apuesta segura para pasar una Nochebuena loca. Él será el encargado de los temazos de la noche: recuerda que compuso el Mandanga Style, un tema que revolucionó las fiestas de su pueblo. A la hora de preparar las invitaciones, ten en cuenta que el tema del dress code no va con él. Advertencia: como a Dinio, a Amador la noche le confunde.

¿Tienes preparada la mesa de Navidad? La cuenta atrás ha comenzado.

Cómo afrontar la cena de Navidad (en familia)

Cena de Navidad, afrontar la cena de Navidad en familia

Para unos la cena de Navidad es un momento de reencuentro con los seres queridos, por el tiempo que se pasa lejos de ellos; para algunos, una época de reflexión, balance y nostalgia por los que no están; y para otros, a pesar de la alegría que la época trae, un campo de batalla cuyo suplicio durará como mínimo dos horas y sólo piensan en cómo sobrevivir dignamente.

Todo es cuestión de mentalizarte a lo que te enfrentas, conocer el campo de batalla y tener una estrategia clara y un plan B por si falla.

No llegar borracho

Pedo

El alcohol suele ser la estrella en la cena de Navidad. Está invitado a la mesa, todos (los mayores de edad) tonteamos con él a lo largo de la cena de Navidad y nos hace sentir entre burbujas y lo tomamos como solución apta para afrontar cualquier noche en familia. Beber un poco está bien pero que sea durante la cena de Navidad o después. Cuando se empieza a disolver la cena de Navidad y cada uno toma camino: a la discoteca con los colegas, la partida de parchís o trivial familiar, o frente a la tele con los chistes de Paz Padilla, las películas de Hugh Grant y la gala de TVE con la actuación de Rafael.

Elige bien tu posición en la mesa

Sientate

Todos sabemos que la cena de Navidad es lo más parecido a una boda gitana, un no parar de platos, comida y bebida. Vas a pasar más de dos hora sentado en el mismo sitio, por eso necesitas una estrategia para sentarte.

  1. No llegar el último. Evidentemente no tendrás opciones en tal situación.
  2. Infórmate de la configuración de la mesa y dónde se colocarán los principales platos (el jamón, queso, canapés, langostinos…)
  3. No seas el primero en sentarte. Es importante identificar dónde se sentará tu primo el pesao, tu tío el agonías… y cruzar esa información con la zona (que consideres) ‘más divertida’ de la mesa.
  4. Como último recurso, si te ha fallado lo anterior, aprovecha los momentos de cambio de plato o las visitas al baño para moverte entre los sitios libres.

Ser solidario

Ser solidario

Aún teniendo la mejor posición en la mesa, es importante en la cena de Navidad no perder la dignidad. Es decir, no te pelees por la última loncha de jamón. En la cocina, en el súper, en la nevera de tu casa, mañana… habrá más. No es la última loncha del mundo.

Contenido clave: el discurso del rey

el discurso

Creo que si hay algo que a todos los españoles nos une en la cena de Navidad es el discurso del Rey. Es un auténtico filón como tema de conversación, para bien o para mal.

  • Que si el marco de fotos de la mesilla con la foto de las hijas, el padre, un mapa de España (eso debería probarlo este año)
  • Que si las veces que dice “compromiso”, “remar”, “unión”, “esfuerzo” y “corrupción” por segundo.
  • Que si sentado o de pie, en el salón o el despacho
  • Que si cortinas neutras, florales o minimalistas
  • Que si árbol de Navidad, flor de pascua o belén cristiano

Este año, por las fechas de las elecciones a presidente del gobierno, va a estar reñido que monopolice la conversación. Auguro que el coletas, el pijo de derechas, Marianito o Pedrito tendrán su momentazo en la cena de Navidad.

No olvides al mejor amigo del hombre: el móvil

El móvil

En otra ocasión te hubiera dicho que tu mejor opción para la cena de Navidad es llevarte a un amigo. Es algo así como tu objeto de inmunidad. Si viene una persona ajena tu familia se cortará un poco al a hora de avergonzarte. Lo malo es que corres el riesgo de que se confundan y no quede claro que es (sólo) un amigo. Por eso, como actualmente el mejor amigo del hombre es su móvil te aconsejo preparar la artillería con un par de apps que te amenicen la velada. Yo ya tengo listos: Clash of Clans, Los Simpson, Clumsy Ninja y Crossy Road.

Además, resulta un doble recurso porque también es válido para entretener a los peques de la casa si se ponen cansinos.

Si todo lo anterior falla: bebe y date a los polvorones

A la bebida

La mejor forma de alivia la tensión y disfrutar viendo las clásicas escenas navideñas de peleas, reproches, chistes malos, bromas o anécdotas ridículas de tu infancia, un clásico de todos los años.

6 tips para compensar los excesos navideños

compensar excesos navideños

Vas a cometer excesos gastronómicos esta Navidad… y lo sabes. A algunos, de hecho, es lo único que nos consuela en estas fechas de ñoñería elevada a la enésima potencia, de cuñadismo extremo y de convivencia familiar sólo apta para descendientes del Santo Job.

El atracón de entrantes porque luego viene el cardo, las burbujas de un buen cava a mano por si la conversación se pone intensita, la tentación permitida de abalanzarte sobre la mullida bandeja de polvorones, turrones y mazapanes, son sólo algunos ejemplos de los excesos que vas a cometer.

compensar excesos navideños

Y más vale que lo aceptes, porque la culpa posterior añade peso al total.

Aquí la estrategia inteligente es compensar.

Puedes hacerlo así:

1. El resto del día come ligero. La Comilona será el todo vale. Sabiéndolo, el resto del día opta por caldos, ensaladas o verduritas. Eso sí, no dejes de comer, porque acudiendo con hambre a la comilona firmarás tu sentencia. Beber un vaso de agua o comer una manzana antes reduce la ansiedad por la comida.

hamster-eating

2. Hazte con infusiones digestivas para poner el broche final a la comilona. Lo son el poleo menta, la melisa, la manzanilla y la hierba luisa. Aviso: ineficaces para digerir al cuñado de turno, que milagrosas tampoco son.

3. Elige el alcohol con menos calorías. Beber vas a beber, y lo sabes. En esas situaciones que piden a gritos el líquido lubricante social, escoge el de menos calorías. Aquí encontramos la cerveza, la sidra, el cava, el champán, el vino o el ponche. Evita las mezclas con refrescos.

compensar excesos navideños

 

4. Muévete. Sabemos que caerán siestas babeantes post-comilona, es otro clásico navideño que no debe perderse. Pero el resto del día evita el sedentarismo. Tocar como un poseso la botella de anís con cucharilla no cuenta.

tumblr_nd91voSZ8Z1sjbr2bo1_400

5. Si te encargas del postre, hazlo tú. Sustituyendo la harina refinada por harina integral de avena o espelta, cambiando el azúcar blanco por azúcar moreno o sirope de agave, utilizando cacao muy puro y ecológico o recurriendo a macedonias o brochetas de fruta que quedan tan coloridas y pintonas.

tumblr_n06bm7UAw51qj4315o1_500

6. Haz un detox al acabar las fiestas. Un día entero a base de infusiones y caldos puede ser el primer propósito de 2016 que te marques. Pero que no sea como los demás, y cúmplelo. Que con el culo gordo es más duro subir la cuesta de enero.

¡Felices excesos con cabeza!

5 cosas que nos encantan de la Navidad

Navidad divino tesoro, o por lo menos eso dicen. Odio la gente que odia la navidad y eso es un must en mi vida que todos los años aparece. La navidad es ilusión, jolgorio, diversión, familia y regalos. ¿A quién no le puede gustar todo eso?

Hoy en BFace, hacemos una oda a la Navidad con 5 cosas que sí o sí tienes que adorar de ella.

La familia

Me encanta de la Navidad y volver a casa a pasar las fiestas. El momento ‘recibimiento’ de la familia en el aeropuerto no puede ser más emotivo. No puedo evitar acordarme del anuncio del turrón y su ‘Vuelve, a casa vuelve, por Navidad’. Lo mejor es llegar a casa y verla decorada con el árbol y demás adornos… Es inevitable sentirse melancólico tumblr_n6i22wufwT1tv9ifko1_500

La comida

En Navidad siempre te encuentras con el plato de sobras en la nevera cuando llegas de fiesta y por supuesto te pasas semanas sin ir al super porque vives de sobras y de comer fuera de casa. O por supuesto ir de cenas de empresa y no pagar nunca.

fff

Regalos

Abrir los regalos con cara de ilusión forzada hasta que aparezcan los calcetines y calzoncillos. Porque sabes que todo los años aparecen. Aunque no los necesites. Aunque tu madre lo sepa. Aunque el cajón esté a punto de reventar. Porque más vale llevar ropa interior nueva, «que nunca se sabe lo que te puede pasar». Pero los regalos son siempre importantes, y también hacérselos llegar a los que están lejos. Siempre me acuerdo de los familiares que viven a unos cuantos kilometros y aprovecho para enviarles los mejores presentes gracias a Packlink y su estupendo servicio.

excited-baby

La nochevieja

Imposible no reírse porque alguien de la familia se atraganta con las uvas en fin de año y atragantarme yo también. Abrazarte hasta con los que no te has hablado en 3 años. Bailar el éxito del año SIETE VECES a lo largo de toda la noche y como no, la barra libre en fin de año y beber como un cosaco

giphy

Las Rebajas

Pegarte de leches contra la señora de turno para conseguir el jersey que ha pedido tu novia en Reyes. Hacer colas en Primark que aunque no tengan rebajas siempre tienen algo muy a mano. En general, ese espíritu consumista que hace que por fin, llene mi armario.

tumblr_m2qm6bLfnE1rr67kso1_500

Con estos motivos, ¿Alguien puede resistirse a la Navidad?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies