7 razones por las que amarás «Guardianes de la Galaxia Vol. 2»

Guardianes de la Galaxia llego a las salas en el año 2014 de la mano de James Gunn, una nueva propuesta de Disney por intentar seguir lucrándose de los derechos que posee de marca de comics, Marvel. El experimento fue todo un éxito y por ese motivo esta semana nos llega su secuela. Protagonizada por una desconocida y atípica familia de antiheroes espaciales que acabarán uniendo sus habilidades ante las posibles amenazas que puedan alterar el universo. En esta ocasión se dará respuesta al origen paterno de su protagonista: Star Lord (Chris Pratt) una de la mayores incógnitas que nos dejó la primera cinta. En Bface volvemos a adelantarnos y os relatamos nuestras impresiones sobre la cinta:

1. Típica pero NO tópica:

Las secuelas son carne de las críticas más duras. Mantener el nivel de su antecesora suele ser todo un reto. Para variar, aquí no se rompe con la esencia que respiraba su opera prima, el hecho de que Gunn repita como director sin duda ayuda a mantener ese equilibrio. Una estructura inicial que sumando nuevas tramas y personajes aportan un conjunto que prácticamente no tiene nada que envidiar a su primer volumen (algo que pocas secuelas de Marvel han conseguido igualar). Es cierto, que puede pecar de ser argumentalmente poco sorprendente pero a grandes rasgos consigue repetir con aquellos elementos que nos enamoraron la primera vez.


2. ¡¡ YO SOY BABY GROOT!!

Desde los títulos de créditos iniciales Groot vuelve a robarnos el corazón. Infantilizar al personaje se ha convertido en una decisión arriesgada pues aleja a una parte del público que ansía ver acción a raudales y que no está interesada en esos gags que aportan un extra de adorabilidad sobre dicho personaje. A nivel personal creo que aporta un factor realmente beneficioso, al ser un efecto temporal, el jugar con algunos tópicos en este volumen acordes con la edad de Groot nos muestra situaciones que tal vez ya hemos visto pero que dan geniales respiros cómicos a la cinta. Un auténtico angelito que nos encantaría llevarnos a casa.


3. Mantiene los valores originales

Una de las principales características que guardan las familias de superhéroes de Marvel es que todas cumplen el concepto de ser una familia. En esta película es vital para cada personaje hacernos sentir esa unión que les hace combatir, ya sea mediante lazos de sangre o no. Abriendo la posibilidad a la idea de que nosotros somos libres de elegir a nuestra propia familia. Permitiendo el desarrollo de algunos de estos personajes inadaptados e irreverentes de los que casi no podíamos haber explorado su faceta sentimental. Generando por tanto una línea argumental más fuerte y de la que suelen prescindir este tipo de blockbuster palomiteros haciéndola más orgánica.


4. Su diseño de producción

Esta saga puede alardear de gozar de tener un potente universo imaginario dispuesto a ser explotado. Algo que suele ser más unidimensional en el resto de productos de la compañía (Thor o Doctor Extraño son de las pocas que ofrecen algo visualmente nuevo). Claramente esta segunda parte se aprovecha para ofrecer un mayor derroche visual. Desde la creación del planeta Ego hasta la introducción de los Sovereign (una especie de humanos dorados espaciales). Todo ello acompañado por los necesarios y apabullantes efectos visuales que dan credibilidad a esas ansiadas escenas de acción. Creando su propio universo, con un delicado trabajo creativo que consigue dejarnos totalmente anonadados.


5. El palpable aire ochentero

A pesar de su extensa duración (2 horas y 15 minutos) sus humor ameniza la acción de los acontecimientos. Tal vez en esta ocasión se abusa de este recurso pero las referencias a la cultura pop de los años 80 nos regala algunos de los momentos más bizarros e inesperados de la película.  Una referencia temporal que vuelve a estar palpable también desde punto de vista visual y musical. Cotando con una banda sonora que no llega a la grandilocuencia de su antecesora, pero que nos vuelve a brindar grandes escenas.


6. Mantis

No es nada fácil introducir nuevos personajes a una franquicia. Interpretada por la actriz Pom Klementieff la llegada de Mantis aporta un perfecto equilibrio en el equipo. Un nuevo ser inadaptado que destaca por su capacidad de transmitir y modificar sentimientos emocionales. Característica que la convierte en todo un blanco para las bromas de la cinta gracias en parte, a su dulce ingenuidad. Una inesperada incorporación a la que suman otros personajes como los de Ego (Kurt Russell) el desaparecido padre de Star Lord o la alta sacerdotisa Ayesha (Elizabeth Debicki). Dos interesantes personajes a los que no se les debe perder vistazo.


7. Su Villano/a

Una de las marcas de la casa más opacas de las películas de Marvel suelen ser sus villanos. Pocos han logrado trascender quedando como meras caricaturas que hacen la vida imposible a nuestros protagonistas, sin suponer un gran reto a fin de cuentas y que no aportan interpretaciones memorables. En esta segunda parte el villano/a es casi una gran incógnita (excepto para los fans de los comics) y sin duda es un acierto. No era nada fácil abordar en acción real el concepto que han tratado, pero han sabido darle un creíble y cuidado toque personal. Un villano realista y con motivaciones que probablemente no pase a la historia pero que nos deja un trabajo más cuidado que con anteriores contrincantes. El secreto sigue bajo llave y si quieres saber a qué se enfrentarán nuestros guardianes tendrás que visitar las salas de cine.


Guardianes de la Galaxia consiguió aportar un nuevo código en las cada día más anodinas franquicias de superhéroes. Con su volumen dos nos traen justo lo que necesitábamos más y mejor. Descubre desde este viernes que nos depara esta nueva película. ¿Crees que superará las expectativas?

Yo he sobrevivido al voto por correo

Todo ha acabado. Adiós, elecciones. Ya se han terminado las campañas electorales, los himnos versionados y las largas colas para tramitar el voto por correo. Que vaya colas. En algunos momentos llegué a pensar que cuando sonaba tu número en la maquinita de Correos no llegaba tu turno, sino que te daban un premio. O así lo he vivido yo al menos.

Como ya se lo he contado a todo mi vecindario, pero todavía no me he quedado tranquila: aquí va mi proceso de voto con algunos de los momentos críticos vividos. Una odisea. (Spoiler: al final he votado. No han dicho “Ana Picado, vota”, que me habría hecho una ilusión tremenda porque me encantan ese tipo de detalles; pero bueno, el hombre de Correos me regaló un “todo listo, toma el recibo”. Y me fui a mi casa cansada, confundida y sin sentir que estuviese votando de forma decisiva. Pero con un tiquet de Correos para sentirme una ciudadana de bien.)

El antes (así en puntitos para que quede mejor explicado):
  • Resulta que primero tienes que pedir unos papeles para enviar tu solicitud. Esta es la cola número 1 y una vez que los tienes huyes para no hacer más colas.
  • Cubro estos papeles (no sin dudar hasta de cómo me llamo) y vuelvo a la oficina a hacer la cola número 2 para entregarlos. Enhorabuena, he solicitado que un cartero venga a traerme la papeleta para hacer la cola número 3.
  • Me llegó la papeleta a la oficina (porque yo no engaño a Correos y cuando me preguntan que dónde vivo, pues digo que en la oficina).
  • Aquí las dudas llegaron a abrumarme. “¿Qué es el Senado?” Me recuerdo a mí misma en cada domingo de elecciones preguntándole a mi padre que cuál es exactamente la función del Senado. Lo que no recuerdo nunca es su respuesta. Vaya por dios.

  • Se terminan los días para votar por correo y yo sin entregar mi voto. Y claro, me va el riesgo y me voy a un Correos de Diagonal con Balmes (llenito de oficinas, vamos) y parece que habíamos quedado todos allí al salir de trabajar para votar juntos. Qué ejercicio de asimilación-paciencia-frustración-lloro-risa nerviosa al ver que quedan 60 números por delante de mi.
El durante
  • Estoy en Correos. Todo preparado. Llevo más de una hora de cola. Ya no hay vuelta atrás. Sólo quedan 30 números. El DNI lo tengo listo para lanzárselo al funcionario en cuanto me toque. Quedan 5 números. Significa que quedan unos 6-7 minutos (con mucha suerte) pero escucho el tictac del reloj como si fuese en mi corazón. “Ve calentando, Ana, que sales al ruedo. Y deja de hiperventilar, coño.”

  • Ya dudo mientras hago la cola. Me replanteo mi existencia por completo. “¿Soy falangista? ¿Qué papeleta he metido? Dios mío, ¿he votado bien para el Senado?” Me doy una bofetada imaginaria para espabilarme, porque en la pantalla pone mi número. A un lado, mundo, que es mi momento.
  • Vale. Alto. ¿Por qué están pesando mi sobre? Yo ya sé que mi criterio pesa mucho más que el de muchos. No hay más que ver que no protagonizo ningún reality, no he lanzado ninguna «canción» del verano, ni me he comprado la cazadora amarilla de Zara. “Súmele ahí un par de gramos, señor de Correos, que mi voto tiene que valer más.”
  • Papelitos por aquí, papelitos por allá, y he votado. Hasta sé cuánto pesa mi papeleta. Llevo tanto tiempo dentro de Correos haciendo cola que me siento emocionada y el cuerpo me pide dar un discurso de agradecimiento. Pero miro para atrás y veo como las venas de la gente están a punto de explotar porque sí, ellos obviamente también llevan más de una hora esperando.
El después

Desde que me he desprendido de ese voto a manos de un hombre que me dice “musha grasiah, ale, que ya ehtá”, siento una extraña duda. Es falta de confianza, creo. Nadie me podía asegurar que no fuesen a aparecer unos bandidos a mitad de camino a saquear el camión que lleva mi voto. O que el voto por correo sea tanta jauja como dicen que es y el mío lo usen para calzar la mesa. Y me puse a pensar que qué disgusto como la diferencia hubiese sido de 1 voto, ¿eh? ACTUALIZACIÓN (27/06): ahora viendo el resultado… me da que mi voto, con su peso en gramos y su sobre perfectamente cerrado, no debe haber llegado. Igual se les ha colado por alguna rendija.

Yo solo digo que seguro que más de uno se ha replanteado en el último momento su voto. En el último, en el primero y en cualquier momento, que fue un rato largo de espera. ¿Deberíamos repetir las elecciones? Avisadme con tiempo, que me cojo un avión y voy a Galicia. Que el suelo de la oficina de Correos está frío, la alfombra pica en las piernas, y me fío menos de la eficiencia/eficacia de este proceso que de que el Senado realmente exista.

Conclusiones

Varias horas de vida perdidas, un nuevo tic en el ojo, y un triunfo personal por no haberme puesto a coordinar la oficina de Correos como si fuese un guardia de tráfico. Por momentos llegué a pensar que no iba a poder. Casi saco el silbato y todo.

¿Mandar un papelito no es fácil? Creo que toda la gente que se va a las sedes cuando salen los resultados de las elecciones a gritar «sí se puede» se refiere a votar por correo.

Pero, como dijo un tal Rajoy y que describe a la perfección mi experiencia de voto por correo:

No ha sido esta, como sabéis, una etapa fácil, dicho de otra forma, ha sido una etapa muy difícil.

Nosotros también #queremosentrar

#Queremosentrar es un grupo de trabajo que busca generar un movimiento capaz de modificar la normativa autonómica que restringe el acceso de los menores a la música en vivo. Se trata de un grupo de jóvenes y adultos con un objetivo en común: que las personas menores de 18 años puedan entrar y actuar en las salas de conciertos y otros locales con música en directo.

¿Qué lógica tiene que un joven de dieciséis años pueda entrar con sus padres a cualquier bar, pero no pueda entrar en aquellos que ofrecen un concierto y donde se venden, igual que en el resto, bebidas alcohólicas? ¿Qué lógica tiene prohibir a una persona poder acceder a la cultura? Este movimiento nace en la capital, pero no es un problema que se dé solo en la Comunidad de Madrid.

En #BFace Magazine nos unimos a esta iniciativa porque somos conscientes de que la música es un derecho que debe estar al alcance de todos, sin restricciones. Como apoyo, queremos compartir con el mundo no sin morir un poquito de vergüenza nuestros primeros conciertos, porque para cada uno de los redactores estar ahí significó y cambió más o menos nuestra manera de entender la música. Que se prohiba a alguien poder disfrutar de esa experiencia casi religiosa nos parece una aberración, porque nosotros no seríamos los mismos si no hubiéramos vivido ese primer concierto. 

Quien firma estas líneas pagó su primer concierto con 13 años. Quienes se subieron al monumental escenario de Las Ventas fueron El Canto Del Loco. Y no sólo fue importante por ver al grupo de mi adolescencia. Fue compartirlo con personas que con el tiempo se hicieron Amigas. Com mayúsculas. Y que nos unía una pasión en común.

Con 13, 14, 15 o 16 años vives todo tan intensamente que un concierto es capaz de cambiar tu vida. ¿Por qué poner barreras?

Después de aquel concierto vinieron muchos más, pero también llantos y berrinches en las puertas de las salas. Alguna vez me colé, cierto. Y otras tantas ni siquiera lo intenté. Me quedé sin ver a muchos grupos internacionales que sólo tocaban en recintos en los que se me prohibía la entrada. Y nunca comprendí por qué. ¿Tan difícil era ponerme una pulsera que me identificara como menor para que en la barra no me pudieran vender alcohol?

Aquí van el resto de experiencias. ¿te apuntas a compartir con nosotros tu primer concierto y así sumar con nosotros apoyo a #queremosentrar?


«Mi primer concierto fue de Alejandro Sanz en el 97, si no me equivoco, así que tenía 6 años, ¡y lo recuerdo brutalmente brutal! Fui con mi madre y sus amigas (están todas locas), así que imaginad cómo me lo pasé. ¡Recuerdo hasta con qué canción empezó el concierto y cómo gritamos todas!».

Antonia izquierdo, redactora de ‘FashiON’, Moda


«Mi primer concierto fue el de Pignoise en la época de Los Hombres de Paco. Fue tan emocionante que de los saltos me rompí el pantalón. Hoy lo recuerdo con mucho cariño, ya que fue mi madre la que me llevó (y coló)».

David Marañón, redactor de ‘El Súper’, Televisión


«Mi primer concierto fue uno de RBD. Lo recuerdo con mucha ilusión porque, como buen canario, estaba enganchado a la novela y tenía muchas ganas de verlos en directo y berrear con ellos. Ah, y porque, aunque suene poco creíble, allí conocí a la que, meses después, sería mi primera novia. Años más tarde me convertí en una bella mariposa».

Gabriel Garcher, redactor jefe de Música y redactor de ‘OnTV’, Televisión
(y ser sin vergüenza alguna)


«Mi primer concierto fue de El Canto del Loco, creo que tenía unos 14/15 años y fue increíble. Tanta gente tan fans, todos cantando y sabiéndose las letras… ¡Al final acabé llorando y todo! Quién me iba a decir que en unos años «la madre de José» no me iba a volver loco precisamente…».

Gaspar Blaya, redactor de ‘Duro de Pelar’, Música


«Mi primer concierto fue de El canto del loco + Hombres G. Lloraba cuando oí cantar a Dani y David Summer juntos. Fue un concierto esperando 6 horas de cola que las viví súper a gusto. Solo por oír en directo las canciones que cantaba en mi habitación cada sábado. Lo mejor: poder vivirlo en compañía con tus amigas recordando e intentando grabar en tu mente cada instante. Porque en esa época no tenía ni móvil ni cuenta de Instagram para subir un vídeo».

Inma, redactora de Lifestyle


«Mi primer concierto fue el de Supersubmarina. Antes no me gustaba nada la idea de concentrarme para escuchar a alguien en directo, me parecía bastante claustrofóbico. Pero como siempre, la percepción que tenía era la equivocada, así que concierto que sé que hace un grupo que me gusta, de cabeza que voy. Vamos, que mi primer concierto fue este verano con 21 años».

Jaime Viure, redactor de Lifestyle


«Yo el primer concierto que recuerdo es el de El Canto del Loco en Valdemorillo. No sé qué edad tendría, pero «obligué» a mi padre a llevarme hasta allí (más de una hora de viaje desde donde vivo). Tenía tanta emoción que la amiga que me acompañaba me tuvo que pedir que cantara un poco más bajo porque no escuchaba al cantante».

Jonathan, redactor jefe de Cine y redactor de ‘OnTv’, Televisión


«Mi primer concierto fue el de Beyoncé. Jamás había pagado por ir a escuchar a un artista en directo (quitando los conciertos en fiestas) y salí de allí enamorado de la que es ahora mismo mi cantante favorita».

Juanmi, responsable de Comunicación de BFace Magazine


«Mi primer concierto saliendo de las murallas de mi minúsculo pueblo Azkoitia fue el de Franz Ferdinand con Mando Diao de teloneros en La Casilla, Bilbao. Recién cumplidos los 18 y comenzada la carrera de Publicidad. Las cartas ya estaban echadas para orientar mi leit motiv hacia el hipsterismo, por aquel entonces llamado moderneo».

Nerea Alberdi, redactora de Lifestyle


«Mi primer concierto fue UPA Dance (jajaja). Tenía como 16 años y fue muy emocionante. Estuve 16 horas en la cola pero en ese momento se me pasaron volando».

Sergio, director de BFace Magazine

Música y etiquetas: Cantantes, Performers y Artistas

El otro dí­a hice una entrevista para la compañí­a Bose (marca de tecnologí­a que vende esencialmente auriculares muy caros). Como soy muy responsable, llegué 15 minutos antes (vamos lo que hace todo el mundo que quiere conseguir el trabajo para dar buena impresión). El caso es que me dediqué a probar toda la gama de auriculares que tení­an expuestos: los que se meten dentro de la oreja, los que la cubren y los que te la absorben. Escuchar a Lana del Rey me hizo reflexionar en los diferentes tipos de cantantes. ¿Se les llama cantantes porque cantan?, ¿pueden cantar?, ¿pueden llegar a ser artistas?

Cantantes:

juntar3No sé por qué, pero me vienen a la cabeza Celine Dion, Whitney Houston, Adele o Rocí­o Jurado. Personas con voces muy potentes que no serán recordadas por los vestidos que llevaban en sus conciertos (aunque los de Rocí­o están expuestos en un museo) pero sus canciones son mitos porque son y han sido voces únicas. Uno se pone a pensar que no hace falta toda esa parafernalia de atrezo, pantallas gigantes y lásers para conseguir un aplauso, cuando uno es capaz de captar la atención de la gente con la voz, WOW, eso es magia.

Performers:

juntar1-1Esta categorí­a tiene tela y todos los que en ella se incluyen tienen un elemento en común, no tienen una voz potente pero dan la nota. Justin Bieber, Rihanna, Kesha, Macklemore, Ryan Lewis, Miley Cyrus, Nicki Minaj, Iggy Azalea y la lista es eterna.

Para mí­ esto no es una crí­tica porque yo mismo soy fan de muchos de ellos, son gente que ha sabido usar el ingenio ante una carencia (la voz). De ellos han salido cosas tan maravillosas como el twerking y que se vuelva a hablar de la estética Hipster.

Artistas:

juntar2-1Son como los buenos amigos, puedes contarlos con los dedos de una mano. Lo cierto es que me han surgido bastantes dudas a la hora de clasificar en esta categorí­a. ¿Britney Spears, Madonna, Kylie Minogue? Son casos donde es cierto que la voz no es muy evidente pero se trata de mujeres que llevan en la industria musical toda su vida, algunas de ellas solo ha pisado el instituto para grabar un videoclip. Han sido artistas de varias generaciones que siguen conquistando a las actuales. Pero como he dicho antes, no sabrí­a como clasificarlas. De lo que no tengo ninguna duda es de gente como Freddy Mercury (Queen) o Michael Jackson, ¡¡A-R-T-I-S-T-A-S!! ¡¡Qué poderí­o de voz, que poderí­o de saber tocar un instrumento, que poderí­o de mover el esqueleto y que poderí­o de espectáculo!! Por no hablar de las masas que arrastraban.

Me he dejado cientos de ellos, pero ¿qué pensáis vosotros?, ¿A quien añadirí­ais y en que clasificación?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=HgzGwKwLmgM[/youtube]

[followbutton username=’JordicMist’]

Música y sexo: la clave está en la playlist

Hací­a tiempo que no me poní­a música para tener sexo, pero el último polvo fue una sucesión de canciones mí­sticas de una playlist en un canal de Youtube. Obviamente no fue un tema de mi elección, sino del chulazo que estaba a mi lado en la cama. Y es que no existe repertorio musical sexual que se precie sin percusión apropiada, una voz sensual y un artista que nos evoque a una zorrita de alguna miniserie. Me vienen a la cabeza canciones como Somebody to Love de Leighton Meester (Gossip girl) o We can’t stop de MileyYour body de Aguilera o Born to die de Lana del Rey.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=JZg3ibOt964[/youtube]

Eso sí­, si buscas algo infalible, no lo dudes, elige a Britney. No tienes ni que preocuparte por cambiar de canción, el repertorio es amplio: Gimme more, Work bitch, I’m a slave 4 U y para llegar al climax como toca, TOXIC!!

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=LOZuxwVk7TU[/youtube]

En esto de la música hay para todos los gustos. Para aquellos más sentimentales, canciones de la banda sonora de Dirty Dancing, My heart will go on (Titanic) y I will always love you de Whitney Houston entre otras, pero en este artí­culo no se habla de «hacer el amor», esto es sexo.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=yDhxKVuVYaY[/youtube]

Nada de canciones que nos emulen a momentos de domingo lluvioso en el sofá con un paquete de clinex bajo un cojí­n, viendo como Jack suelta la mano de Rose para hundirse en el Atlántico.

La música es al igual que un buen lubricante o falo vibrador, un elemento para estimular lo sentidos a la hora de mantener relaciones sexuales, además de una guí­a para moverte mejor, ya que te permite acelera y bajar la intensidad dependiendo del ritmo de la canción. Tan importante es la elección de la ropa interior como dedicar tiempo a elegir la canción adecuada para una sesión de sexo. Si la música te aburre y el sexo no es bueno, la cosa no tiene arreglo…

Y tú, ¿qué canciones prefieres?

Os dejo con una frase de Octavio Paz que viene mucho a cuento: En todo encuentro erótico hay un personaje invisible y siempre activo: la imaginación.

[followbutton username=’JordicMist’]

[wp_ad_camp_2]

Shakira y Rihanna, un dúo explosivo: cuando el éxito es cosa de dos

Renovarse o morir, ese parece ser el método por el que optan muchos artistas para refrescar sus carreras musicales. Las últimas en hacerlo han sido Shakira y Rihanna, ambas cantates han presentado esta semana Can’t remember to forget you. A pesar de que la colaboración ya fue anunciada hace semanas, ha sorprendido la portada del single donde podemos ver a dos sensuales artistas latinas en su esencia.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=o3VMyHr1gIg[/youtube]

No sé a vosotros, pero a mí esta colaboración me ha traí­do a la memoria Beautiful liar aquel dueto que Shakira realizó con Beyoncé en 2007 donde ambas artistas provistas de exuberantes curvas trataban de confundir a los fans con una mezcla de sombras y movimientos de caderas.

007BDY_Shakira_008

Puede que Shakira no sea la única que haya cogido el gusto a las colaboraciones y es que Rihanna también tiene una buena estela de ellas, después de su éxito con Love the way you lie junto a Eminem los volvimos a ver juntos en octubre del pasado año grabando Monster.

rihanna-eminem-1024x681

Otra de las fusiones inesperadas de estos últimos meses ha sido el sencillo compuesto por Kesha y Pitbull, curiosa combinación ¿no creéis?. Ella una rebelde del Upper East Side y el un gentleman de las calles de Miami, pero lo cierto es que ha sido esta mezcla tan extravagante lo que ha hecho que Timber se mantuviera en el top de la Billboard 100 list. Lo importante es no perder la esencia y es que la mezcla de estilos country y la inconfundible «maña» de Pitbull para crear letras «originales» han conseguido alrededor de 70 millones de visitas en Youtube.

Lo que esta claro es que muchas veces los grandes artistas no siempre venden por si solos ( como en el caso del último trabajo de Britney Spears) por ello este tipo de colaboraciones tiene tanto éxito. La unión hace la fuerza y el talento de dos super estrellas de la música siempre venderá más.

Si quieres ver a Kesha y Pitbull en acción no te pierdas el video de su última colaboración: Timber

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=hHUbLv4ThOo[/youtube]

[wp_ad_camp_2]

Grandes artistas, grandes decepciones

icona-pop-post Este 2013 ha sido sin duda un año muy bueno para artistas como Icona Pop,  Miley Cirus, Macklemore y Robin Thicke pero por desgracia artistas como  Christina Aguilera o Britney Spears decepcionan con su música.

 ¿Por qué canciones que sólo cuentan con 12 frases como único mensaje ( I don’t  care, I love it) tienen más éxito que mega producciones musicales millonarias?

 Obviamente no triunfan por su originalidad, pero es la esencia de lo simple, un  poco de Twerking o un look hispter en un ví­deo lo que hace de estos hits números  uno.

JEAN Al contrario que estos nuevos  artistas, los grandes de la música pop se rodean de grandes productores y gastan millones de dólares no sólo en la creación de un nuevo álbum musical, sino también en campañas de comunicación para publicitar dicho trabajo. Es el caso del último disco de Britney Spears: Britney jean. La publicación de las canciones una semana antes de la fecha de lanzamiento unido a la gran campaña publicitaria en los medios de comunicación no ha surtido el efecto esperado ni en las listas musicales ni en la venta de discos. La princesa del pop no parece despegar de su letargo musical en el que lleva sumida desde la publicación de Circus y es que si miramos atrás ni Blackout ni Femme Fatale le han dado a la artistas las 30 millones de copias que consiguió con su dulce e inocente mirada en Babe one more time.

christina-main Spears no es la única a la que no  le cuadran las cifras y es que  Christina Aguilera lleva el mismo  camino desde que decidió copiar el estilo de artistas como Lady Gaga o Katy  Perry. A pesar del chorro de voz que destila en canciones como Your body o Let  there be love en su último disco Lotus, no la hemos visto envuelta en una gira  mundial como cualquier artista de su nivel habrí­a realizado. Y es que a veces  dejarse llevar por las tendencias renunciando a la naturaleza de uno mismo puede  provocar consecuencias irreparables en la imagen de un artista.

 Y como dice lo último de Britney: el que algo quiere, algo le cuesta.

 [youtube]http://www.youtube.com/watch?v=pt8VYOfr8To[/youtube]

[wp_ad_camp_2] 

 
Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies