Crítica | ‘Mad Max: Fury Road’: A toda mecha

¿Quién le iba a decir a George Miller que resucitando la saga con la que se estrenó tras las cámaras iba a conseguir su primera nominación a los premios de la Academia? ¡Y con setenta años! Los caminos de los señores académicos son inescrutables pero, por fin, parece haber unanimidad en una de las nominadas en la máxima categoría y es que ‘Mad Max: Furia en la carretera’ ha cautivado allá por donde se ha visto proyectada. Quizá no tenga el mejor guion, ni la historia más original pero se te queda grabada en la retina como muy pocas los han conseguido.

En ‘Furia en la carretera’, asistimos a una persecución de dos horas en la que no ha lugar para el descanso: una vez que se apagan las luces de la sala, prepárate a sudar porque no hay concesión alguna. Desde ese arranque monumental hasta la secuencia clímax, es una sucesión non-stop de explosiones, saltos al vacío, coches que derrapan y polvo, mucho polvo en un desierto que parece que tenga vida propia.

mad-max-fury-road-image-charlize-theron-abbey-lee-courtney-eaton-zoe-kravitz-riley-keough

Los personajes también están excepcionalmente dibujados. La favorita de todos es Imperator Furiosa, una enorme Charlize Theron que roba todas las miradas con esa cabellera rapada y esa rabia que desprende en cada una de las escenas; sin embargo, yo difiero y me quedo con Nux, el personaje de Nicholas Hult, que brinda la mejor interpretación de su carrera convertido en ese esqueleto humano adicto a la adrenalina.

Lo que hace a ‘Mad Max: Furia en la carretera’ tan especial es que, a pesar de ser una cinta de acción, tiene la mejor factura técnica (con permiso de ‘El renacido’) que hemos visto en mucho tiempo: la fotografía, el montaje, la música, los efectos especiales, la manera en que Miller rueda a sus setenta años… Todo es para quitarse el sombrero y hacer la ola. Sencillamente, espectacular.

‘Mad Max: Furia en la carretera’ no ganará en los Oscars el máximo galardón (ojalá) pero sí que es una de las mejores películas del 2015. Totalmente imprescindible y un MUST absoluto para los amantes del cine de acción. Esperemos que las secuelas que están en camino estén a la altura.

Gana un pack de películas con DiCaprio y los Oscars 2016

¿Vives sin vivir en ti desde que sabes que es más que probable que Leonardo DiCaprio POR FIN gane el Oscar el domingo? Nosotros también y, por ello, hemos decidido premiar a aquel que lo viva con más ilusión. ¿Cómo? Muy sencillo. Sólo tienes que grabar tu reacción cuando digan el nombre del actor la madrugada del domingo al lunes en la ceremonia de los Oscars. Da rienda suelta a todo tu arsenal emocional (lágrimas, saltos de alegría, bailes y palmas sevillanas) y podrás ganar un estupendo pack con tres de los películones del actor: ‘Shutter Island’, ‘El aviador’ y ‘Gans Of New York’.

leo

¿Y si no gana? ¿Y si se lo lleva otra vez Redmayne? Tranquilo, tú no te vas a quedar sin premio pero ¡sigue grabando! Queremos ver todo el drama y que lo compartas con nosotros a través de nuestras redes sociales, ya sea en Twitter o Instagram (@bfacemag, no sé qué haces que aún no nos sigues).

Recuerda, es muy sencillo: grábate celebrando el premio de DiCaprio en los Oscars y gana un pack de películas en DVD. ¡Fácil y para toda la familia!

Crítica: ‘La gran apuesta’ | La crisis explicada por ElRubius

la gran apuesta critica bfacemag bface magazine elrubius

«La gran apuesta» (The Big Short) es una de las grandes sorpresas en la carrera de los Oscar 2016. Nadie daba un clavel por ella al principio y a unos días de la gala se ha posicionado como una de las favoritas en algunas categorías principales. Por lo tanto, las expectativas de ver una gran película eran altas, y en consecuencia, muchos salieron del cine con ganas de darse una ducha fría meciéndose en un rincón mientras se preguntaban «qué ha podido pasar para que alguien nomine esto».

Al margen de los Oscar (creo que es obvio que no merece estos alardes), el mayor problema de «La gran apuesta» es que no hay ficción como tal, no hay trama, no hay historia más allá de los hechos reales en los que se basa (el crack bursátil de 2008). Adam McKay usa como excusa a cuatro actores de renombre (Bale, Carrel, Gosling, Pitt) para que sean las caras que te van a explicar el origen de la crisis y cómo es Wall Street, todo de forma tremendamente expositiva y con pelucas ridículas.

la gran apuesta critica elrubius

Escribo actores, que no personajes, la película no tiene de eso, a pesar de los esfuerzos de Carrel por intentar lo contrario.

En cierto sentido, «La gran apuesta» es la crisis explicada en códigos extracinematográficos dignos de la generación Y: como si estuviese escrita en Buzzfeed, con un montaje psicotrópico al que sólo le faltan los LOLs, el dubstep y los memes hechos con paint. Todo ello salpimentado de un cuñadismo extremo. Una anarquía que, sin embargo, no deja de ser magnética, con un montaje eléctrico digno de una terapia de choque.

En definitiva, una película que podrá gustar a los cuñados adictos a la bolsa pero que aportará poco a los que busquen una fuente documental de calado para informarse sobre la crisis (para eso ya está «Inside Job») y menos a los que busquen una narración o personajes interesantes (para eso ya está «El lobo de Wall Street»).

Fight Club | El hijo de Saúl vs. Mustang

La categoría de mejor película de habla no inglesa, suele ser una de las más estimulantes de los Oscar. Aunque los premios de la Academia de Hollywood galardonan al mejor cine estrenado en Estados Unidos durante todo el año anterior, rara vez se abren en las categorías principales a films rodados en un idioma diferente al inglés. La última película de habla no inglesa que irrumpió con fuerza en los Oscar fue la Amour de Michael Haneke, hace 3 años. Con lo cual, esta categoría sirve de escaparate mundial para alguna de las películas más relevantes de las diversas cinematografías del planeta. Este año la gran favorita al Oscar de habla no inglesa es la húngara Saul Fia (El hijo de Saúl), y su principal rival es la franco-turca Mustang. Por lo que, salvo sorpresa mayúscula, el cine europeo sumaría su 7ª victoria en los últimos 10 años. Si los Oscar son anglocéntricos, esta categoría es eurocéntrica. Ya se sabe, no todas las periferias son iguales. Completan la categoría la danesa Krigen (A war), la jordana Theeb y la colombiana El abrazo de la serpiente, único film rodado en español que ha alcanzado la nominación este año. A continuación analizamos brevemente a las dos favoritas.

son of saulSaul Fia (El hijo de Saúl) de László Nemes – Hungría

Cuando Saul Fia, la ópera prima de László Nemes, operador de cámara del cineasta Béla Tarr, se estrenó en Cannes, en entusiasmo crítico fue tan grande que se convirtió, de inmediato, en la principal favorita al Oscar de habla no inglesa. Precisamente su condición de ópera prima la alejó de la Palma de Oro, pero aún así fue galardonada con el Gran Premio del Jurado y comenzó un exitoso recorrido mundial. Saul Fia está ambientada en un campo de concentración nazi y sigue a un judío húngaro que se dedica a conducir a otros judíos a las cámaras de gas y acto seguido deshacerse de los cadáveres. Una premisa escalofriante para una película terrible, una obra que se clava en los ojos del espectador. Nemes rueda El Horror con una elegancia y una inteligencia inauditas. Saul Fia hace un uso del fuera de campo apabullante. Nunca vemos las cámaras de gas, pero oímos lo que pasa en ellas.  Casi como si Nemes recogiera el testigo del Stroheim de Greed (Avaricia), nos deja al lado de la puerta, pero no nos muestra lo más horripilante, porque no lo necesita, la ausencia de imágines es incluso más impactante. Estamos ante una obra audiovisual total. Una película que nos sumerge en uno de los episodios más terribles de la historia mundial a través de la mirada de un hombre deshumanizado, que ha perdido toda esperanza de supervivencia y cuyo único motivo para seguir con vida es enterrar de forma adecuada el cadáver de su hijo. En un año de cine anglófono bastante flojo, Saul Fia debería haber estado nominada en categorías como mejor película, director, actor, fotografía o montaje. Ha tenido que conformarse con ser la favorita en su categoría natural. Y gracias, porque se rumoreó que el comité tuvo que rescatarla para que llegara al corte de 9 films. No es una película fácil, es una patada en la boca del estómago.


mustangMustang de Deniz Gamze Ergüven – Francia

Resulta curioso que la principal cinematografía del mundo (en términos de calidad e influencia) de habla no inglesa, la francesa, no haya ganado este Oscar desde 1992, con Indochine. Es un hecho difícil de explicar, desde luego. Si bien es cierto que Amour, aunque representaba a Austria, es una película, sobre todo, francesa. Justo lo contrario que Mustang, el film seleccionado por los galos, que a pesar de ser una producción francesa es, principalmente, una película turca, dirigida por una turca, ambientada en Turquía y sobre Turquía. Mustang nos cuenta cómo 5 hermanas adolescentes, llenas de vida, se ven atrapadas por la misoginia local, obligadas a dejar de ser libres, para convertirse en mujeres que esperan a que algún hombre se quiera casar con ellas. Lo que podría ser un drama terrible, en manos de la novel Deniz Gamze Ergüven, se convierte en una historia cuasi mágica, entrañable, entretenida y optimista. Tiene un mérito enorme lograr construir un cuento tan reivindicativo y humanista, sin caer en el sentimentalismo ni en la brocha gorda. Si Saul Fia es un film difícil de ver, por lo crudo que es, Mustang es una película agradable, a pesar de lo dramática que es su historia. Ello se debe a un guion plagado de buenos diálogos y situaciones tiernas y a un reparto de actrices jóvenes sensacional. Tiene muy difícil imponerse a su rival húngara, una de las películas más importantes del año cinematográfico, pero no hay que descartar que este film se haga con el corazón de los académicos.

Crítica | ‘Brooklyn’: Donde te lleve el corazón

Parece que para ser nominada a Mejor película en los Oscars has de haber tocado un tema escabroso o intenso: la venganza tras la muerte de un ser querido, la crisis de los espías soviéticos durante la Guerra Fría, los abusos infantiles de la iglesia, un secuestro durante siete años… O representar el gran viaje del héroe (americano), como bien sucede en ‘Marte’ (bien de agitar la bandera); sin embargo, de vez en cuando, se cuela una película pequeña, con una historia de lo más corriente pero tratada con tal delicadeza que acaba enamorando. Ésa es ‘Brooklyn’.

Ambientada en los años 50 (aunque por su trama bien podría ser de total actualidad), una chica irlandesa ha de abandonar su hogar y viajar a la tierra prometida que es América para poder encontrar un trabajo (os suena, ¿verdad?). Allí, al comienzo, echa demasiado de menos a su hermana y su madre y parece que nunca va a levantar cabeza… pero, de repente, aparece un chico italiano que le hace ver la luz y se enamoran perdidamente. Sin embargo, algo sucede y ella tiene que volver a Irlanda inesperadamente, debatiéndose entre si quedarse en la tierra que la vio nacer o aquélla donde se encuentra su corazón.

La película tiene un arranque demasiado lento: durante los primeros cuarenta minutos, prácticamente vemos a una (espléndida) Saoirse Ronan deprimirse por el recuerdo de sus seres queridos. Ahora bien, cuando entra en escena él, Emory Cohen, no puedes borrar la sonrisa de tu cara ni un sólo segundo: qué actuación más tierna y entrañable. Su acento, la manera en que mira a Ronan, sus movimientos… Te quedas prendado de él desde el minuto uno y no quieres que desaparezca ni un solo instante de la pantalla.

bro

Acompañando a los protagonistas, un grupo de secundarios en estado de gracia entre los que destaca Domnhall Gleeson (que no os engañen: no es protagonista), correcto como siempre; Julie Walters, a la que cuesta reconocer pero que borda el papel que ya hiciera en ‘Billy Elliot’ de mujer dura pero de gran corazón; y una pequeña sorpresa para los fans de ‘Arrow’, pues Emily Bett Rickards también tiene un pequeño personaje que interpreta con solvencia.

¿Qué problemas podemos encontrar en la película? Como ya hemos dicho antes, su arranque es algo lento y no deja de contarnos algo que ya hemos visto millones de veces. La historia de amor es típica y, aunque tiene cierta tensión en su último tramo, le cuesta llegar al conflicto y puede que haya quien pierda el interés por el camino. Habrá quien vea en ella un telefilm de sobremesa de Antena 3 y sí, puede que tengan razón, pero no deja de ser un telefilm con una factura técnica e interpretativa soberbia.

‘Brooklyn’ es muy consciente de lo que es y no se avergüenza de ello sino que coge el género y hace con él una película que, si bien no merece el Oscar, sí que está notablemente realizada y encantará a todos aquellos que se sienten y se dejen llevar; además, nos regala el nacimiento de toda una estrella, Emory Cohen, y la consagración de otra, Saoirse Ronan, que no ganará el Oscar pero… tiempo al tiempo.

Así serían los Oscars ideales del 2016

Para muchos la de este año es una de las carreras más descafeinadas de la historia de los Oscar. La ausencia de una clara favorita, lejos de convertir en más apasionante e impredecible la competición, ha mermado el entusiasmo de los seguidores, que no encuentran entre las nominadas ninguna obra maestra a la que aferrarse. La opinión sobre las favoritas está tan dividida que tan sólo una cinta a priori tan poco escarizable como Mad max: Fury road ha logrado aglutinar a una legión de seguidores incondicionales. El resto se divide entre la espectacularidad de El renacido, el rigor de Spotlight y la irreverencia de La gran apuesta.

Pero ¿qué hubiera ocurrido si los académicos hubieran optado por otras propuestas? La lista final de nominadas al Oscar deja entrever la impresión de que este ha sido un año mediocre para el cine de Hollywood. Una concepción totalmente errónea. Los premios más importantes de la industria han perdido la oportunidad de ofrecer una contienda de alto copete. Una revisión de las grandes obras, y de las enormes interpretaciones, que han ido llegando a lo largo de los últimos meses permite confeccionar una lista de nominaciones alternativa que no sólo convertiría esta edición en mucho más emocionante sino que además les hubiera ahorrado a los académicos más de un quebradero de cabeza.


Mejor película

Oscar 2016 ideales

  • La gran apuesta / Carol
  • El puente de los espías / La chica danesa
  • Brooklyn / Los odiosos ocho
  • Mad Max: Fury Road
  • Marte / Sicario
  • El renacido
  • La habitación
  • Spotlight
  • Star Wars: El despertar de la fuerza
  • Steve Jobs

¿Había suficiente nivel este año para completar la lista de hasta diez nominadas al Oscar? No sólo eso sino que incluso eliminando cuatro de las candidatas actuales se lograba un repertorio alternativo mucho más sugerente que el oficial. El renacido y Spotlight encontrarían serias contrincantes en obras maestras que para muchos superan a las favoritas para este próximo domingo. Carol, Los odiosos ocho y Steve Jobs son todavía hoy las grandes vilipendiadas por los académicos de Hollywood. De la misma forma, tampoco se entiende por qué un thriller perfecto como Sicario ha quedado fuera de las quinielas desde prácticamente el inicio de la carrera. La chica danesa, por su parte, hubiera sido en cualquier otra edición una firme nominada, sobre todo si tenemos en cuenta que sigue la estela de la ganadora El discurso del rey. Por último, de la misma forma que Mad Max: Fury Road ha obtenido su reconocimiento por relanzar con maestría una mítica saga, ¿por qué no hacer los mismo con Star Wars, cuando además se ha convertido en pocos meses en la película más taquillera de la historia en Estados Unidos?


Mejor director

Directores Oscar ideales 2016

  • Adam McKay (La gran apuesta) / Todd Haynes (Carol)
  • George Miller (Mad Max: Fury Road) / Quentin Tarantino (Los odiosos ocho)
  • Alejandro G. Iñárritu (El renacido)
  • Lenny Abrahamson (La habitación) / Denis Villeneuve (Sicario)
  • Tom McCarthy (Spotlight)

La nominación de Adam McKay, así como el porrón de consideraciones hacia una cinta tan pavorosamente dirigida como La gran apuesta responde claramente al título de la película. Sobre todo si observamos que por su culpa quedaron fuera directores mucho más meritorios como Tarantino, que además homenajea a la historia del cine recuperando formatos caducos, o Todd Haynes, que si ya estuvo nominado en 2003 por Lejos del cielo también debería estarlo en esta ocasión por Carol. La exclusión de Lenny Abrahamson podría justificarse por la descompensación entre la primera y la segunda mitad de La habitación, mientras que la de George Miller responde más bien a criterios personales: Denis Villeneuve consigue con Sicario la enésima perfección, mientras los Oscar siguen ignorando su labor en todas y cada una de las maravillas que propone.


Mejor actor

Actores Oscar ideales 2016

  • Bryan Cranston (Trumbo)
  • Matt Damon (Marte) / Michael Caine (La juventud)
  • Leonardo DiCaprio (El renacido)
  • Michael Fassbender (Steve Jobs) / Michael Fassbender (Macbeth)
  • Eddie Redmayne (La chica danesa) / Jacob Tremblay (La habitación)

Este sería el año de Michael Fassbender si no fuera porque Leonardo DiCaprio aguarda desesperado su más que merecida estatuilla. El alemán, en todo caso, ha presentado este año dos interpretaciones memorables, la de Steve Jobs y la aún más poderosa de Macbeth, por la que podría haber obtenido incluso una doble nominación. Más discutible, en cambio, es la presencia de Matt Damon en el combate por un papel, el del astronauta Mark Watney en Marte, que no sobrepasa en ningún momento lo simpático, mientras quedaban fuera de las nominaciones dos actuaciones imprescindibles: una en forma de veteranía (Michael Caine en La juventud) y otra en forma de grata sorpresa, el jovencísimo y entrañable Jacob Tremblay en La habitación.


Mejor actor secundario

Actores secundarios Oscar ideales 2016

  • Christian Bale (La gran apuesta) / Samuel L. Jackson (Los odiosos ocho)
  • Tom Hardy (El renacido)
  • Mark Ruffalo (Spotlight) / Robert Redford (La verdad)
  • Mark Rylance (El puente de los espías)
  • Sylvester Stallone (Creed)

Dos papeles histriónicos que, para colmo, parten de interpretaciones previas. Es el caso de Christian Bale, que parece emular todo el rato al Matthew McConaughey de El lobo de Wall Street en La gran apuesta, y de Mark Ruffalo, que se autoparodia constantemente a sí mismo en Spotlight. Dos injustamente nominados que se podrían suplir perfectamente con la presencia de un veterano como Robert Redford, que lleva a cabo un papelón absolutamente menospreciado en La verdad, y de Samuel L. Jackson, epicentro del plantel de grandes secundarios de Los odiosos ocho. Un papel imprescindible que además hubiera evitado el movimiento #OscarSoWhite, no para rellenar unas absurdas cuotas, como puede que suceda el año que viene, sino porque realmente el actor presenta una de las mejores interpretaciones de su carrera.


Mejor actriz

Actrices Oscar ideales 2016

  • Cate Blanchett (Carol)
  • Brie Larson (La habitación)
  • Jennifer Lawrence (Joy)
  • Charlotte Rampling (45 años)
  • Saoirse Ronan (Brooklyn)

¿Para qué modificar la absoluta perfección? Esta es, sin duda, la categoría más apasionante de uno de los Oscar menos apasionantes de la historia. Tan sólo podría cuestionarse la ausencia de Rooney Mara entre las cinco candidatas a mejor actriz, pero esa decisión esta vez no perteneció a los miembros de la Academia de Hollywood sino a unas productoras que en campaña pierden el norte para obtener el máximo de candidaturas posible. Una lástima perder la opción de una doble nominación para Carol en esa categoría cuando ni Blanchett ni Mara parten como favoritas este próximo domingo.


Mejor actriz secundaria

Actrices secundarias Oscar ideales 2016

  • Jennifer Jason Leigh (Los odiosos ocho)
  • Rooney Mara (Carol)
  • Rachel McAdams (Spotlight) / Daisy Ridley (Star Wars)
  • Alicia Vikander (La chica danesa) / Rachel Weisz (La juventud)
  • Kate Winslet (Steve Jobs)

Cualquiera que haya visto Spotlight se preguntará todavía qué sutileza se le habrá escapado de la anodina interpretación de Rachel McAdams para poder entender su nominación. Menos justificado es excluir a una de las claras favoritas al Oscar como mejor actriz secundaria, Alicia Vikander. Mientas muchos se cuestionan la credibilidad de Eddie Redmayne en La chica danesa, son muy pocos los que se preguntan si realmente el papel de la sueca en la cinta de Tom Hooper es tan meritorio. Partiendo de la base de que ninguna actuación supera a la de Jennifer Jason Leigh en Los odiosos ocho, no estaría de más otorgarle visibilidad a uno de los rostros del año, el de una debutante Daisy Ridley que despunta en El despertar de la fuerza. Rachel Weiz, por su parte, ha regresado a la primera línea con dos jugosos papeles, el de Langosta y el más breve pero más intenso en La juventud. Ambos perfectamente nominables.


Mejor guión original

  • El puente de los espías / Los odiosos ocho
  • Ex Machina / Sicario
  • Inside out
  • Spotlight
  • Straight outta compton / La juventud

Todavía parece imposible. Los Oscar ignoraron a Los odiosos ocho en prácticamente todas las categorías, incluida la más importante, en la que Tarantino realmente podía contar con grandes posibilidades. Su guión es prácticamente el mejor del año. En su lugar, los académicos prefirieron optar entre El puente de los espías, Ex machina y Straight outta compton, cuando la batalla hubiera resultado mucho más interesante si incluyera textos como el de Sicario o La juventud. Aun así, parece que la gran favorita de la noche es Spotlight, perfección milimétrica que competirá mano a mano con el ingenio de Inside out.


Mejor guión adaptado

  • La gran apuesta / 45 años
  • Brooklyn / Steve Jobs
  • Carol
  • Marte
  • La habitación

¿De qué te sirve ganar el Globo de Oro si no te asegura ni la nominación en los Oscars? Eso habrá pensando Sorkin tras ser olvidado en esta categoría, después de haber firmado uno de los guiones más brillantes del año. Dicen que la adaptación de McKay no tiene nada que ver con el texto original del superventas Michael Lewis. Poco importa, en realidad. El guión de La gran apuesta es tan burdo, tan pretendidamente ingenioso, tan falto de humor inteligente, que cualquier otra opción sería más deseable, sobre todo si la sustituta es un ejemplo de sutileza y brillantez como 45 años, justo con los atributos opuestos al despropósito que produce Brad Pitt. Pero no descartemos el peor escenario posible y es que La gran apuesta termine triunfando en la categoría de mejor guión adaptado. De producirse, esperemos que el trance no pase de ahí.

¿Cuánto sabes de los nominados a los Oscars 2016?

Queda poco más de una semana para la gran noche del cine americano: los Oscars. Este año, parten como favoritas ‘Spotlight’ y ‘La gran apuesta’ pero ‘El renacido’ puede dar la sorpresa, como ya lo hizo en los Globos de oro, y alzarse como la Mejor película del 2016. En las categorías interpretativas, parece que Brie Larson, Leonardo DiCaprio y Sylvester Stallone parten como favoritos en sus candidaturas, dejando la de Mejor actriz de reparto como toda una incógnita hasta el 28 de febrero (aunque Kate Winslet está sumando muchos puntos para dar el campanazo).

Aunque ya os hemos dado algunas pistas con esta breve introducción, hemos preparado un test para que descubráis si sois todos unos expertos en cuanto a estos premios se refiere o si necesitáis poneros las pilas en esta semana que queda. ¡No os olvidéis de compartir el resultado con nosotros en nuestras redes sociales!

DiCaprio y otros Oscar que llegaron tarde

El próximo domingo 28 de febrero puede que se obre el milagro. Salvo sorpresa de última hora, Leonardo DiCaprio por fin subirá al escenario del Dolby Theatre para recoger un Oscar que hasta el momento se le ha resistido, levantando todo tipo de sospechas y de polémica en torno al ninguneo de la Academia de Hollywood hacia un actor que ya ha demostrado en numerosas ocasiones su tan merecido reconocimiento. Desde que en 1994 se diera a conocer como intérprete secundario por ¿A quién ama Gilbert Grape?, los académicos le han dado la espalda en otras tres ocasiones, incluida su mejor actuación hasta el momento, en El lobo de Wall Street. Este año, gracias a El renacido, su quinta nominación puede convertirse por fin en la preciada estatuilla dorada.

Un Oscar que llega tarde, más de 20 años después del inicio de una carrera absolutamente ligada a la historia del cine actual. Pero el de DiCaprio no es, ni mucho menos, un caso excepcional. De hecho, la historia de los galardones más importantes de la industria cinematográfica está plagada de casos en los que el premio gordo se ha hecho esperar tanto o más que en el caso del protagonista de Titanic. A continuación, sólo una muestra de diez actores y actrices que han sufrido más que nadie en el patio de butacas de la ceremonia de los Oscar.


Julianne Moore

Julianne MooreHace tan solo un año que una de las actrices más importantes de Hollywood obtuvo por fin su más que merecido Oscar. Lo hacía tarde, muy tarde, con un papel, el de Siempre Alice, que parecía confeccionado expresamente para romper la maldición. Después de una primera nominación que llegó en 1998 con Boogie nights, Julianne Moore aguantó estoicamente el desplante del año 2000 con El fin del romance y el doble plantón, mucho más doloroso, de 2003, cuando no obtuvo ninguno de los dos Oscar a los que optaba, el de actriz principal por Lejos del cielo y el de actriz de reparto por Las horas. Otros papeles, como los de Magnolia, Hijos de los hombres o Hannibal ni siquiera optaron al galardón.


Jeff Bridges

Jeff BridgesCasi 40 años tuvieron que pasar para que este veterano actor obtuviera por fin su merecido Oscar desde que fuera nominado por primera vez en 1972 por su interpretación secundaria en La última película hasta que lo alcanzara en 2010 por su actuación protagonista en Corazón rebelde. Entre ambas fechas, El Nota de El gran Lebowsky (papel por el que ni siquiera obtuvo nominación), tuvo que presenciar cómo otros compañeros le pasaban por delante en otras tres ocasiones: en 1975 por Un botín de 500.000 dólares, en 1985 por Starman y en 2001 por Candidata al poder.


Kate Winslet

Kate WinsletLa propia compañera de DiCaprio en Titanic, la misma con la que estos días ha compartido instantánea tras sus respectivos Globos de Oro y BAFTA y con la que podría repetir tándem el próximo 28 de febrero, tuvo que armarse de paciencia para obtener su ansiado Oscar. Cinco nominaciones previas acumulaba Kate Winslet hasta que por fin lo logró en 2009 por El lector. La estatuilla nuevamente llegaba a destiempo, después de haber ignorado algunos de sus papeles más memorables, como el primero por el que obtuvo nominación en 1996 (Sentido y sensibilidad), Titanic (1998), Iris (2002), ¡Olvídate de mí! (2005) y Juegos secretos (2007). Una actriz que perfectamente podría haber acumulado cinco nominaciones más. Criaturas celestiales, Jude, Quills, Un dios salvaje y, sobre todo, Revolutionary road, bien merecían el premio.


Alan Arkin

Alan ArkinEl caso de este neoyorquino de 81 años también es paradigmático. 40 años exactos tuvo que esperar para recibir un Oscar tras su primera nominación en 1967 por ¡Que vienen los rusos!. Un galardón que además le llegó veterano, en 2007, por un papel secundario en la simpática comedia Pequeña Miss Sunshine pero que no representaba en absoluto una trayectoria consagrada de Hollywood. En 1969 volvió a estar nominado por su actuación principal en El corazón es un cazador solitario. Desde aquél entonces, la Academia lo mantuvo ignorado hasta la llegada de la mítica furgoneta amarilla con la que al fin obtuvo su preciada estatuilla. En 2013, Arkin volvió a estar nominado, esta vez sin premio, por su papel en la ganadora Argo.


Morgan Freeman

oscars5La historia de Hollywood no se concibe sin su rostro. Sin embargo, Hollywood no le abonó los servicios prestados hasta bien entrado en años, concretamente hasta los 67. Era 2005 cuando la Academia decidió premiarle por su entrañable papel en la ganadora de aquél año, la obra maestra de Clint Eastwood Million Dollar Baby, pero hasta el momento lo habían ignorado tanto en sus tres nominaciones previas (El reportero de la calle 42, de 1988; Paseando a Miss Daisy, en 1990, y en el que probablemente sea su papel más emblemático, el del recluso Red en Cadena perpetua, en 1995), como en otras interpretaciones que ni siquiera le fueron reconocidas (Seven o Sin perdón entre tantas otras). En 2010, otra cinta de Eastwood, Invictus, le volvió a situar entre los favoritos. Pero aquél fue el año precisamente de otro veterano largamente ignorado, Jeff Bridges.


Susan Sarandon

Susan SarandonOtro monstruo de la interpretación que no obtuvo el reconocimiento de la Academia de Hollywood hasta su quinta nominación, en 1996, por su arrebatadora interpretación de la hermana Helen en Pena de muerte, junto a Sean Penn. Y desde entonces (ya han pasado 20 años), el vacío. Si bien es cierto que su carrera se ha ido diluyendo con los años, sin prácticamente ningún papel oscarizable salvo quizá el de En el valle de Elah en 2007, Sarandon acumuló cuatro decepciones antes de llevarse el Oscar. Todas ellas suponían un gran bofetón a interpretaciones poderosas, las que imprimió en Atlantic City, Thelma & Louise, El aceite de la vida y El cliente.


Al Pacino

Al PacinoEste es probablemente el martirio más flagrante que ha tenido que padecer un actor en la historia de los Oscar. Uno de los intérpretes más importantes del séptimo arte vio perder su oportunidad de alcanzar la estatuilla dorada hasta en seis ocasiones, desde que en 1973 lo nominaran por primera vez por su papel en El padrino. Desde entonces le hicieron sufrir cuatro años consecutivos: en 1974 por Serpico, en 1975 por la secuela de El padrino y en 1976 por Tarde de perros. Cuatro años más tarde, con Justicia para todos, tampoco subió al escenario. Ni en 1991, por su actuación de reparto en Dick Tracy. Fue en 1993, con nominación doble como secundario en Éxito a cualquier precio y como principal en Esencia de mujer, cuando obtuvo finalmente su merecido Oscar por esta última. Y desde entonces, si te he visto no me acuerdo.


Paul Newman

Paul NewmanUno de los eternos galanes de Hollywood tampoco lo tuvo nada fácil para conseguir su Oscar. Paul Newman no obtuvo galardón por La gata sobre el tejado de zinc en 1959. Ni por El buscavidas en 1962. Ni por Hud en 1964. Ni por La leyenda del indomable (1968), Ausencia de malicia (1982) o Veredicto final (1983). Seis nominaciones tuvieron que pasar para que la Academia intentara solventar el error con ese mecanismo tan hiriente que es el Oscar honorífico, que decidieron otorgarle en 1986, justo un año antes de su primera estatuilla oficial, la que le llegó, con 62 años, por El color del dinero. Demasiado tarde.


Geraldine Page

Geraldine PageHe aquí el récord de nominaciones sin fruto. Tan dudoso honor lo sustenta una de las mejores actrices de la historia del cine, que acumuló nada menos que siete nominaciones hasta que finalmente lo obtuvo en 1986, 32 años más tarde de su primer intento. Era el año 1954. Geraldine Page optaba a la estatuilla por su interpretación de reparto en el western de John Wayne Hondo. Después vendrían Verano y humo (1962), Dulce pájaro de juventud (1963), Ya eres un gran chico (1967), Risas y lágrimas (1973), Interiores (1979), y Sed de poder (1985). Por ninguna de ellas consiguió la estatuilla. Fue Regreso a Bountiful, de Peter Masterson, la que finalmente consiguió que no se paseara en vano por la alfombra roja.


Shirley MacLaine

Shirley MacLaineOtra actriz que tuvo que esperar décadas para salir victoriosa de la gala de los Oscar. En 1959 la nominaron por primera vez por su papel principal en Como un torrente, junto a Frank Sinatra y Dean Martin. Dos años más tarde tampoco tuvo suerte con El apartamento, al igual que su compañero de reparto, Jack Lemmon, mientras la cinta y su director, Billy Wilder, salieron triunfantes de la ceremonia. Otro papel en una cinta de Wilder, el de Irma la dulce, volvió a dejarla plantada en el patio de butacas en 1964. Ya en 1978, la nominación por Paso decisivo tampoco la llevó a buen puerto. No fue hasta 1984 que alcanzó la gloria gracias a su inolvidable papel en La fuerza del cariño. Y desde aquél entonces se apagaron sus oportunidades.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies