Pajarita: el antes y el después del arte de comer

Olvidaos de todo lo que sabéis sobre comer y cocinar, porque nada será lo mismo a partir de ahora. Si hay algo que nos gusta en BFace Magazine es descubriros sitios nuevos. Sitios ‘cool’, sitios buenos y sitios asombrosos. Esta semana, la sorpresa viene de la mano de uno de los nuevos establecimientos de cocina fusión que han abierto en Madrid: Pajarita.

image5

El bar Pajarita, situado en la céntrica calle Apodaca, 20 (metro Tribunal, Alonso Martí­nez), echó el vuelo el pasado 6 de noviembre. Su estela es corta, pero prometedora. Ayudados de una decoración moderna y ecléctica, un buen servicio, precios que da gusto oí­r y una carta de lo más original, apostamos a que no tardará en coger velocidad de crucero. El porqué, tras esta breve pausa en forma de platos buenorros.

image6

Su menú no deja indiferente a nadie: huevos divorciados, sashimi de berenjena, espárragos desnudos, patatas ultracrujientes con «crumble madrileño» o la delicia de bacalao con mayonesa suflada serán los platos obligatorios en este local. Sus dueños, Ricardo y Ví­ctor, funcionan como uno sólo y, mientras el primero se ocupa de crear la magia en la cocina, el segundo la lleva hasta el cliente y se ocupa de dar las últimas pinceladas con un trato cercano y acogedor. Su buen rollo se plasma en el aire, y la frase estrella que lucen en todas sus redes sociales es el fruto de lo que están consiguiendo: «no todo en la vida es diversión, pero comer sí­ que deberí­a serlo». Una declaración de intenciones que deja cristalino que comer en Pajarita no será un almuerzo al uso.

image11

Victor confiesa que el nombre inicial para el restaurante iba a ser «Pajarita y Lápiz»: querí­an algo icónico y que fuera sencillo de dibujar y recordar. Sin embargo, «la gente empezó a llamarlo ‘Pajarita’ a secas. Pensamos que quizá era demasiado largo, así­ que decidimos llamarlo sólo Pajarita«.

image3ab

En su afán de investigar y fusionar la cocina clásica y las técnicas del siglo XXI, Ví­ctor y Ricardo han creado las «armoní­as»: combinaciones perfectas de platos que concluyen en un menú degustación perfecto para una cena de dos (32 euros) a cuatro personas (61,50 euros), ideales para las cenas de navidad que se encuentran a la vuelta de la esquina (jefes, apunten). Además de la carta, que incluye nombres rocambolescos como bombitas de camarón, un dos tres malasaña, alitas de vuelo ligero o chalupa baby (entre 15 y 20 euros por persona), de lunes a viernes cuentan con un menú diario igual de original y más económico (11 euros), además de una carta de los mejores acompañantes: los vinos. Asterisco es, sin duda, la estrella del local.

image9

Estando cerca de Malasaña, la clientela es de lo más variada, e incluso los antiguos vecinos del barrio han dado muy buena acogida a este nuevo restaurante. Próximamente, y cuando la Pajarita vuele alto, los cócteles (¡¡!!) harán su entrada triunfal en este local. Y si bien no sabremos lo que es hasta que nos lo llevemos a la boca, todo lo que salga de la cocina de Pajarita promete ser toda una experiencia para los cinco sentidos.

Fotos: Bar Pajarita

[followbutton username=’danisindahaus’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies