7 personajes que encontrarás en la piscina

Con la llegada del verano y con los casi 40º de temperatura que tenemos en nuestro querido país, la gente sólo sale a las calles para dirigirse a la piscina.

Si no tienes la suerte de tener una piscina en tu urbanización, acabarás en una pública. Con lo que eso conlleva. Y es que es de saber popular que en la piscina siempre encontraremos una fauna urbana, llena de personajes característicos.

Cuando corras con tu toalla en la mano hacia el único sitio libre que has visualizado, fíjate en lo que te rodea. Niños, niñas, mujeres y hombres haciendo las delicias de cualquier sociólogo.

Quizás seas uno de ellos y todavía no te hayas dado cuenta.

Después de una exhaustiva investigación, he encontrado los 7 personajes más típicos:


Los que ocupan tu espacio vital

Las piscinas públicas siempre están llenas, da igual el día y la hora. Si has encontrado un hueco en el que poner tu toalla, éste se irá reduciendo progresivamente a medida que se coloquen a tu alrededor, cada vez más cerca, porque les da igual. Ten cuidado, empiezan tocando una esquina de tu toalla y acaban de ocupando tu casa.

piscina


Los divinos

Hombres y mujeres que van a la piscina con un look pensado, impoluto. Se dedican a pasear o refrescan sus pies en la orilla mientras mueven el pelo con gracia.

piscina


Los conguitos

Con los primeros rayos de sol ya se ponen morenos, y van a estar presumiendo y comparando su tono de piel con la del resto de seres humanos hasta el fin de los tiempos. (En realidad llevan morenos desde el mes de marzo, pero siguen vuelta y vuelta sobre la toalla).

piscina


Los icebergs

Esos seres que, a pesar de pasar horas en la piscina, siguen siendo más blancos que la sábana del anuncio de Ariel. Provocan el llamado efecto albedo.

piscina


Los gambas

Representan ese porcentaje de personas que a) no les da la gana echarse crema y acaban fritos o a la parrilla b) tienen la mala suerte de echarse crema protección 200 y aún así quemarse.

piscina


Las sirenas de agua clorada

Da igual que haya aforo completo en la piscina y que cada vez que te muevas te choques contra alguien. Van a nadar. Van a nadar y van a creer que están en una piscina olímpica, compitiendo entre ellos. Son las sirenas de H2O, excepto cuando tienen que parar cada 10 segundos para sortear a la gente.

piscina


El del slip

En singular, no suele haber muchos y destaca por lo minúsculo de su bañador. Otro ejemplo de esta especie es la que lleva tanga y hace topless con vistas al puesto de helados Kalise.


No nos olvidamos de los demás. Adolescentes que se tiran de bomba,  familias con niños,  señoras de barrio, socorristas y el resto de habitantes de la piscina pública. Y tú, ¿de quién eres?

 

Actores que abandonaron su serie

Las despedidas son siempre la parte más desagradable, sobre todo cuando son forzadas. No hablamos de finales de series que llegan así, de la nada, aunque también podríamos –lo apunto en mi cuaderno de futuros artículos junto con los otros diez de tíos buenos que me quedan por escribir aún- sino de esos personajes que se van y no vuelven.

No lloréis mucho con este artículo, pues aunque la marcha de un actor conocido -y querido- siempre es triste, suele ser porque tienen algo mejor que hacer (como una película, otra serie diferente o, yo que sé, administrar millones en el sofá de su casa). Por eso nos gustaría desde BFace Magazine hacer un repaso de aquellos personajes que se fueron de una serie para no volver…

Aída de Aída

Cuando Carmen Machi se marchó de la serie de la que era protagonista a muchos nos rompió el corazón. Lo hacía a lo grande, siendo condenada de un homicidio involuntario del que era culpable. Volvió a aparecer en un par de ocasiones más, pero  no de forma continua. Tras su marcha siguió la vida en Esperanza Sur, pero qué, queréis que os diga, no era lo mismo.

aida


Eva y Marcos de Los Serrano

Su historia de amor imposible nos trajo más de un dolor de cabeza. Primero que si no podían estar juntos, luego que si sí y se acabó convirtiendo en el romance más pasteloso y cansino de la televisión. Tal vez para evitar su encasillamiento o porque Fan Perea ya no podía aguantar las hordas de fans que le asaltaban por la calle, ambos personajes acabaron fugándose en la serie – y hasta tuvieron una hija juntos – y se supone que fueron  felices y comieron… supongo que jamón.

reportaje3_691


Carlota de 7 vidas

Muchos no lo recuerdan ya, pero hubo un principio de la serie 7 vidas antes de que todos esos jovenzuelos llenaran el Casi Ke No. De hecho, la serie comenzó centrándose en la historia de David (Toni Cantó) que también se marchó y de su hermana Carlota (Blanca Portillo), pero ambos dejaron la serie. Qué poco compromiso, por favor…1286306056823_f


Lucas en Los Hombres de Paco

No sé a quién se le ocurriría prescindir de Lucas, aunque imagino que fue una decisión propia de Hugo Silva, pero fue un grandísimo error. Si la serie se basaba en dos pilares (el humor y la historia de amor de Lucas y Sara), con su marcha la serie quedó coja. Y no, no fue posible enmendar su marcha. Siempre esperábamos que Lucas volviera (y enseñara un poco de cacha).

Lucas-los-hombres-de-paco-20351835-612-456


Lucía en Los Serrano

Bien, vale, no fue una marcha de lo más bonita. En verdad fue una muerte completamente innecesaria en una serie como Los Serrano. Supongo que se querían asegurar de que Belén Rueda se fuera para no volver y lo hiciera por la puerta grande. Mala decisión, pues la dinámica Rueda-Resines era lo que daba equilibrio a la serie. Sin ella Los Serrano se convirtió en un esperpento de humor absurdo y un poco soez.

567086_tn


Tom en Doctor Mateo

No entiendo esta muerte, de verdad que no. Era el primer amigo que se hizo el doctor al llegar a San Martín del Sella y tenía un acento de lo más sexy. No, no y no. Después de su marcha de la serie, faltaba algo. Estaba siempre ahí su presencia, con su toque argentino chulesco… Ay, Tom, ¿pa qué nos dejas?

daniel_freire


Demasiadas bajas en las pantallas de grandes series. Ya sea por problemas con el equipo o con nuevos proyectos que los artistas tengan y que les impida continuar (malditos compromisos), nadie puede negar que, durante un tiempo, hay un claro hueco en las series que abandonan difícil de llenar. A veces se consigue y otras no, pero siempre queda el recuerdo de ese personaje.

Las despedidas nunca son fáciles, pero a veces son necesarias para que se refresquen argumentos y llegue un nuevo soplo de aire a los guiones televisivos.

Los personajes más ligones de las series de televisión

En general tendemos a buscar una media naranja. A algunos se les da bien eso de ligar… y a otros no. En lo que a series de televisión se refiere, hay una lista larga de personajes que nos demuestran que cuantos más intentos mejor. Es una cuestión de prueba-error. Así que para que pierdas el miedo al “no”, échale un vistazo al historial de los personajes más ligones de las series de televisión. Para bien o para mal, lo que cuenta es ser uno mismo.


Barney Stinson

barneystinson_comoconociavuestramadreEl ligón por excelencia. ¿Habrá algún personaje con más teorías sobre las parejas y la vida sexual? Su obsesión con las mujeres fue una constante en Cómo conocí a vuestra madre. Hasta tiene un libro en el que explica sus técnicas de seducción más legendarias. La clave de su éxito: su labia y su confianza en si mismo.


Chuck Bass

chuckbass_gossipgirlEn Gossip Girl, Chuck nos vendió la moto de ser un seductor. Sus artimañas amorosas y los juegos sucios le convierten en un auténtico diablo para las mujeres. Su actitud bad boy y su estilo preppy le hacían irresistible. ¿Hay algún hombre en la faz de la tierra al que le quede mejor una bufanda?


Samantha Jones

samantha_sexoennuevayorkLa mujer más liberal de Manhattan es una experta en relaciones. En Sexo en Nueva York, Samantha nos enseñó a no esperar nada de los hombres, a hablar de sexo sin tapujos y a llevar la soltería con orgullo. Las claves de su extenso currículum amoroso son ligar con estilo y hacerse valer.


Javier Sotomayor

javiersotomayor_hospitalcentralEl doctor Sotomayor fue el rompecorazones de Hospital Central. Entre paciente y paciente, fueron varias las doctoras y enfermeras que se quedaron prendadas de Javier. ¡Su historial amoroso llenó varios archivos! El porqué era evidente: su atractivo y su saber estar.


Irene Calvo

irenecalvo_fisicaoquimicaLa profesora de Física o Química era un poco suelta y es que no fueron pocos los hombres que pasaron por su cama; incluso algún yogurcín cayó en sus redes. Irene se divertía haciendo el tonto con los hombres sin buscar nada más allá. Su acierto a la hora de ligar: ser un alma libre.


Donald Draper

donalddraper_madmenEl nombre de Donald Draper será sinónimo de mujeriego por los siglos de los siglos. Su estado civil no le impidió disfrutar de relaciones esporádicas temporada tras temporada en Mad Men. Él no es el tipo de hombre que te coge de la mano; su objetivo será llevarte a la cama. Sí, es un canalla. Su pose de macho alfa y su halo de misterio hará que te caigas en sus redes.


Joey Tribbiani

joey_friendsEl niño grande que nunca crece resultó ser un ligón empedernido. Joey, no podría elegir entre comida o sexo pero eso no le impidió conquistar a unas cuantas féminas en Friends. Su arma: su personalidad carismática y su sensibilidad. ¿Quién podría resistirse a uno de sus abrazos?


Jessa Johansson

jessajohansson_girls

La hippie-chic triunfa entre los hombres de Girls. No tiene pelos en la lengua, ha vivido la noche, y presume de sus conquistas sin pudor. Nunca dejará de sorprenderte: es capaz hasta de casarse con un tío al que acaba de conocer. Llama la atención entre el género masculino, y femenino, por su rollito cool y por ser tal y como es sin miedo al qué dirán.


Sabemos que romper el hielo es un verdadero desafío. Llegados a este punto, olvídate de soltar algo al estilo Chandler: véase soltar eso de «¿Puedo ofrecerte un comentario sarcástico?». Pon en práctica algunas de las técnicas de los personajes más ligones de las series de televisión y triunfarás, ¡seguro! Y si no, siempre te quedará Tinder.

Actores atrapados en sus personajes

Ocurre algo muy curioso con las series que duran demasiado en la parrilla y es que sus personajes y tramas se te meten en la cabeza y ya no puedes ver a los actores en ningún otro programa sin que te venga a la cabeza ese papel.

Hoy, desde BFace Magazine, queremos repasar algunos actores a los que no imaginamos en otros papeles televisivos y que están «atrapados» en sus papeles.

Aarón Guerrero como Chechu

Sí, de pequeño era muy mono y bastante salado, pero aquí tenéis un pequeño secreto: los niños crecen, y no siempre lo hacen bien. No estoy diciendo que sea un adefesio, es simplemente que la cara del niño más mono de España en los noventa no ha cambiado y… Bueno, yo seguía viendo al mismo renacuajo en Ana y los 7, solo que con bastantes años encima.

201108084chechu-600


José Luis Gil como Juan Cuesta

Es ver a José Luis Gil y  es inevitable que te venga a la cabeza la  frase de “soy Juan Cuesta, presidente de esta nuestra comunidad” o alguna de aquellas líneas que soltaba su personaje. Bien es cierto que no es tan fácil sacudirse el personaje de una serie como esa de encima tan rápido. Sobre todo teniendo en cuenta que, al  terminar Aquí no hay quien viva, siguió en el mismo papel con otro nombre y en otra cadena.

jose-luis-gil-navidad--644x362


Paco León como el Luisma

Le hemos tenido en las pantallas tanto tiempo que a muchos nos es imposible pensar en Paco León haciendo de alguien que no sea el Luisma. Ni podemos ni queremos, tal vez porque no hace mucho que terminó la serie o porque se ha volcado en la dirección cinematográfica, pero Paco, por ahora, no ha vuelto a aparecer por la tele. Y nosotros los espectadores lo agradecemos. Necesitamos tiempo para poder ponerle en otro papel.

2009-02-18_IMG_2009-02-18_1234973556504_pacoleon


Antonia San Juan como Estela Reynolds

Hay algunos personajes que se meten tanto al público en el bolsillo que se lo meten demasiado. Eso le ocurrió a Antonia San Juan, por suerte o por desgracia. Su papel como esa actriz fracasada que afronta la vida con más cara dura que otra cosa echó raíces en una La que se avecina que, sin ella, está coja. Pero esto tiene su cara oscura y es que dará igual los papeles que interprete en el futuro porque siempre habrá un cajón de mierda a punto de ser abierto.

estela-reynolds


Imanol Arias como Antonio Alcántara

Interpretar al mismo personaje durante 14 años es lo que tiene: que te encasillas. La verdad es que desde que tiene a Antonio, Imanol Arias no había hecho gran cosa. Ahora, con Anacleto recién estrenado,  habrá que esperar un poco para ver si el público decide darle una oportunidad. Mis mayores reticencias con respecto a Anacleto: Agente secreto son, precisamente, por no poder ver ya a Imanol fuera de Cuéntame.

1310997621255


Antonio Resines como Diego Serrano

Diego Serrano: padre de familia numerosa, paranoico empedernido y con un pronto que ríete tú de Belén Esteban intentando que Andreíta se coma el pollo. Así es como le vemos muchos desde que protagonizara Los Serrano y es inevitable ver resquicios de este personaje en papeles como el de Aquí paz y después gloria, su intento de volver a la  televisión española. En cine será diferente (aunque también ahí me parece encontrarme con Diego) pero en la televisión…

antonio_resines_reference


Fuera cual fuese la razón por la que estos actores acaban siendo relacionados con sus papeles más conocidos, el caso es que acaba convirtiéndose para ellos en una desventaja a la hora de volver a trabajar. Desaparece esa versatilidad que debe caracterizar a un actor. El público sólo les verá como aquel padre de familia, aquel presidente pesado e, incluso, como al tonto del barrio.

Por eso recomendamos a los actores del mundo salirse de esos papeles antes de que le consuman a uno y que el público, que ya sabemos de sobra que siempre es muy cruel, lo encasille. En estos casos lo mejor es dar un giro de 180 grados y arriesgarse con sus siguientes guiones.

Los 10 personajes de series más odiosos

Los personajes de las series de televisión levantan grandes pasiones entre los espectadores, tanto para bien como para mal. En muchas ocasiones, ni tan siquiera se trata de villanos, sino simplemente personajes que por sus ideas o su comportamiento resultan aborrecibles. Lo que está claro es que el odio también forma parte de las series. Ahora incluso existe el hatewatching, una forma de ver series que detestas.

Hoy me toca confesar mi lista de personajes más cargantes, insufribles y pesados de la series de televisión.


Hannah Horvath

hannah_girls

La serie me encanta pero no soporto a Lena Dunham, es demasiado caprichosa y hasta diría que pedante. Me dan ganas de gritarle un “espabila, niñata” cada vez que aparece en pantalla… Incluso alguna vez le he deseado la muerte (Ups!).


Will Schuester (Glee)

will_schuester_glee

Will es ese profesor enrollado y que se desvive por sus alumnos. Pero que como protagonista de una serie es desesperante. Sus mensajes de buenrollismo entre canción y canción son un rollo. Es tan aburrido que hasta se agradece que Sue Sylvester le de caña y le insulte de vez en cuando.


Susan Mayer (Mujeres Desesperadas)

susan_mayer

¡Qué pesada eres, criatura! Al principio me parecía entrañable, pero a medida que avanza la serie escada vez más cargante y rancia. Sin mencionar su desesperación patética por encontrar un hombre. Sus líos amorosos fueron repetitivos y su tira y afloja con el fontanero acabó por aburrirme.


Rodolfo Vilches (Hospital Central)

vilches_hospitalcentral

Cuando un personaje te cae mal hasta te importa un pimiento cómo acabe la serie. ¡Lo siento! Era demasiado borde y un carácter muy fuerte. Esto no quiere decir que no tuviese buen corazón pero es que ir de ogro por la vida porque sí, es cansino.


Dawson Leery

Dawson_dawsoncrece

Un adolescente que hablaba como un adulto. Aunque creía que era muy maduro, en realidad era un niño mimado que se pasaba el día comiéndose el tarro y pregúntandose sobre el sentido de la vida. Así estuvo seis temporadas. Y si, ¡acabé hasta el gorro de él!


Teté Capdevila (Los Serrano)

tete_serranoEva, Marcos, Guille… ¡en realidad eran todos estrangulables! La chica era muy responsable, muy lista, buena hija, muy todo… En realidad nos la pintaron como la niña bonita y perfecta cuando también tenía sus cosas. El problema es que intentaron repetir la misma fórmula que con el personaje de Eva y ¡no coló!


Elena Gilbert (Crónicas Vampíricas)

elena_cronicasvampiricas

No se puede ser inmortal, tener superpoderes, tener a dos tíos enamorados locamente de ti y pasarte la serie quejándose. ¡No es justo! Vale que la chica lo ha pasado mal y que su vida es una tragedia pero todos tenemos nuestras cosas y lloriqueando por cada rincón guapa.


Ted Mosby (Cómo conocí a vuestra madre)

ted_mosby_comoconociavuestramadre

¡Es muy cargante! Y las nueve temporadas de la serie y su consecuente colección de novias, no ha ayudado a mejorar su imagen. Para muchos la sería bien podría haberse titulado “How I hate Ted Mosby” y es que al final solo puedes sentir pena por esos dos hijos que tienen que aguantar a un padre tan ñono y pesado.


Dana Brody (Homeland)

dana_homeland

Desde su primera aparición en pantalla, empezó a amargarnos la vida. ¿Qué pintaba esta niña en todo esto? Incluso tuvimos que soportarla cuando Brody casi había desaparecido de la serie. Menos mal que los guionistas se dieron cuenta de que ea una tortura y la pusieron a limpiar habitaciones en un motel.


Manny Delgado (Modern Family)

Manny_Delgado

Es un poco repipi y sus continuos consejos a los adultos de la serie me tienen un poco harta. Ha dejado de ser gracioso para convertirse en un resabido odioso. Y no exagero. Un chaval de su edad no puede estar comprando acciones mientras está en Disneyland. ¿Quién se lo cree?


¿Echas en falta algún personaje de serie odioso? No te cortes en los comentarios, aquí nos despachamos a gusto.

15 personajes que encontrarás en la biblioteca

¡POR FIN ES DICIEMBRE! Sí­, ya sé que llego un poco tarde a anunciaros la llegada del mejor mes del año, pero ni si quiera la tardanza puede restarle un ápice de luminosidad. De hecho, cuanto más nos adentramos en esta fascinante época del año, mejor es. Todo es júbilo. Y cuando digo todo, es TODO.

La navidad, el chocolate a la taza, las luces por las calles, el decorado de las tiendas, las sonrisas de los niños… nada puede hacer estallar la burbuja de felicidad que plácidamente nos envuelve, nos conecta y nos hace ser mejor persona. No obstante, si nos ponemos quisquillosos, siempre habrá cosillas. Nada, tonterí­as. Tonterí­as como por ejemplo los exámenes. Ellos siempre están ahí­, al acecho. Esperando a que te despistes para recordarte las bondades de la vida universitaria, así­ como las ventajas de haberte saltado aquellas clases a priori sin importancia, o los efectos secundarios del lema de nuestra generación «¡¡pero si los jueves son los nuevos viernes!!». ¿De verdad creí­as que iba a ser todo un caminito de rosas? Pues no, folks, una vez más no será así­.

No será suficiente con todas las fotos de folios y rotuladores fosforitos en las distintas redes sociales, o la pila de libros por leer esperándote sobre tu escritorio. Ni si quiera ese arsenal de apuntes en tu carpeta de documentos que te has descargado del campus virtual unas treinta y seis veces en lo que va de curso. Hoy te traigo los 15 personajes que podrás encontrarte durante tu hibernación en tu biblioteca más cercana, entre los que seguro te verás reflejado en más de una ocasión. De hecho, al final de la lista, podrás escoger qué tipo de ente bibliotecario eres. De momento, comencemos.


1.- El aspersor

Es de bien nacidos empezar con un clasicazo. Da igual lo que hagas, siempre tendrá un momento para sugerir que dejes de hacerlo, y lo hará esputando ese sonidito, la banda sonora de cualquier biblioteca que se precie.


2.- El sheriff

Le entregan su placa nada más cruza la puerta, y se dedica fundamentalmente a velar por la estabilidad de sus dominios bibliotecarios. La reconocerás por su mirada inquisitiva y sus punzantes frases cargadas de resquemor como «Perdona, ese asiento está ocupado», «Eh, eh, creo que en las mesas no se puede comer».


3.- El ausente (o el eterno kit carpeta-subrayador-botella de agua)

Es el monstruo del lago Ness bibliotecario. Algunos aseguran haberlo visto, pero nadie tiene certeza de su existencia. Llega el primero, deja sus bártulos, y va el último para recogerlos.


4.- Los tortolitos

Llevando el concepto de infotainment a una nueva dimensión.


5.- El senior

Siempre hay al menos uno. No sabemos si estudiando o haciendo qué, pero el caso es que es una figura entrañable que además te recuerda que ninguna excusa es buena para no ponerse las pilitas. ¡Tres hurras por los estudiantes veteranos!


6.- El resfriado

Le reconoceréis por su tos persistente, por el snif ése que hacemos cuando tiramos de los mocos, por la pila de pañuelos usados que le rodean resultado de una dura mañana de sonarse cada 30 segundos, o por lo estornudos esporádicos.


7.- El tertuliano

Lo comenta absolutamente todo. Contigo, con él y con el de más allá. También con el de mucho más allá, de punta a punta. Cualquier momento es bueno para parlotear. Cualquier momento excepto ése en el que es él quien decide concentrarse. Ahí­ todo el mundo CHITí“N.


8.- El que habla como si estuviera en misa

Peor que quien habla todo el rato, es quien habla bajito. Son aquellas personas que dejan tras de sí­ una estela que suena como «vsvsvsvsvsvsvsvsss», y que además actúan con la seguridad de que no hacen mal a nadie. Como Epi cuando tiene sed.


9.- El community manager

No sabemos qué estudia exactamente, pero las tres horas que ha estado en la biblioteca se las ha pasado en Facebook. Tal vez el sofá de su casa no es lo suficientemente cómodo.


10.- El modo vibrador (o fiu fiu fiu fiu fiú)

¿Qué es su biblioteca sin el brr brr de todos los móviles vibrando contra las mesas? También puede ser que de repente suene el pajarillo cantor fiu fiu fiu fiu fiú del whatsapp. Aunque esto parece pillarnos de sorpresa, sólo ha venido a sustituir al antiguo sonidito de inicio de sesión de Windows XP que de repente retumbaba a doscientos mil decibelios en las vigas de la biblioteca.


11.- El detective

Te pones a conversar con tu compañero tras una agotadora jornada de 13 minutos y 28 segundos estudiando sin levantar la cabeza del folio (porque te lo mereces, no todo va a ser el duro esfuerzo). De repente notas una mirada clavada en tu nuca, es él. Está tan, pero TAN, TAN aburrido, que no tiene otra cosa mejor que hacer que prestar atención a tu conversación. Además, si le sorprendes escuchándote, fingirá ser una estatua.


12.- El DJ residente

Sus intenciones son buenas poniéndose los auriculares, pero en un descuido (o momento cúspide de motivación estudiantil) pone la música tan alta que sin querer monta una rave.


13.- Las clases de claqué  

Anuncia su llegada tres cuartos de hora antes de entrar por la puerta con el estruendo de sus taconazos. Trocotró trocotró trocotró.


14.- El que se aguanta la risa

í‰ste es el favorito. De repente ves a alguien que hace sonidos guturales similares a «ejjjjeemmjjeejjm» y que se pone rojo rojo rojjjo. Compadécele por todos los ataques de risa que te han dado en clase, el universo sabrá recompensarte.


15.- El compañero que ya se lo sabe TODO

Sin duda, EL PEOR. Es un compañero, normalmente risueño y jovial, que de repente va a la mesa donde estás estudiando y te pregunta: «¿Qué, cómo vas?». Y tú ahí­, orgulloso de saberte tres temas y un poquito. ¿Que son 76 en total y el examen es pasado mañana? No pasa NADA. «¡Yo me lo sé todo ya!», responde, seguido de un «pero con pinzas, seguro que suspendo…». Sí­, vas a suspender FIJO. Además, para cuando ya has desarrollado algunos ticks nerviosos, te salta con una pregunta sobre un temario que ni sabí­as que existí­a, y se produce esta conversación:

–Oye, ¿y de lo de la fí­sica cuántica periodí­stica? ¿cuál crees que es la teorí­a correcta? Yo creo que el enfoque de la escuela alemana da más detalles.

– … ¿De qué hablas? Eso no está en los apuntes.

– ¡No, no! Es de los textos de los seminarios, que entran para examen. El profe ha mandado un correo al campus virtual, ¿no lo has visto?

Es ahí­ cuando tú, tratando de fingir que NO acabas de enterarte de que hay un buzón de correo en el campus virtual, respondes «eh, sí­, sí­, claro». Y descubres que estás bien fucked up. Y luego te vas a casa. A llorar, probablemente.


Esto ha sido todo, amigos. Creo que ya va siendo el momento de volver a la cueva a coexistir con todos estos seres, entre los cuales nos encontramos. Pero antes, ¿CUíL ERES Tíš? Un, dos, tres, responda otra vez:

[socialpoll id=»2236487″]

[followbutton username= ‘Carlosesguay’]

¿Qué personaje de ‘Los juegos del hambre’ eres?

Con ‘Los juegos del hambre: Sinsajo I‘ en los cines, volvemos a encontrarnos con los personajes que ya nos habí­an enamorado de esta saga y a los que empezábamos a echar de menos desde la entrega anterior. En Bface Magazine, que somos muy de empatizar, muy de psiconalizar, hemos querido hacer un pequeño test cinéfilo para que, de una vez por todas, sepas si eres más de Peeta, de Katniss o de tu madre y de tu padre, que también puede ser.


1 (1)Katniss: Eres una heroí­na y te encanta vivir al lí­mite: no corres para coger el tren hasta que no pone que le falta un minuto, sales de casa con un 20% de baterí­a y dejas que llegue al tercer tono cuando te llama tu madre. Eres una total fucker pero también toda una diva, como Beyoncé, porque ser una mujer de acción no significa que no puedas ser glamurosa. Tu opinión importa y la gente hace de ella una religión. ¿Qué más se puede decir de ti? Eres lo más.


peeta-peeta-mellark-32305033-1400-933Peeta: Eres así­ como sosito, adorable, un niño bueno… de primeras, porque luego las matas callando. Eres el tí­pico al que le cuesta dar el primer paso pero luego you want it all, you want it now que dirí­a Freedie. Eres más bien de poca acción pero proteger a los tuyos te lleva a situaciones que no deseas demasiado pero que resuelves con soltura. Tu sonrisa derrite al personal aunque tú no lo sepas, lo que te hace parecer, a veces, demasiado ingenuo. El que te termina conociendo, se acaba enamorando.


GaleGale: Estás a por uvas. No se sabe muy bien qué te pasa pero te debe de pasar algo. Te entretienes con una mosca y cuando te quieres dar cuenta te han quitado todo: la novia, tu casa, tu distrito, las ganas de vivir… Puede que tengas un hermano que sea considerado el hombre más sexy del mundo y compartas sus rasgos pero, si vives en tu mundo, acabarás quedándote más solo que la una.


SugarcubeFinnick: Te pasa todo lo contrario que a Peeta: tienes pose de chuleta de barrio pero luego acabas siendo un trozo de pan. Tienes muchas confianza en ti mismo y eso se nota en tu actitud para con el sexo opuesto; sin embargo, tus dos mejores amigos son tus bí­ceps y eso no dice mucho de ti. Puede que alguna chica acabe rompiendo esa coraza que llevas encima pero, hasta entonces, ve al gimnasio porque será la única forma de que se fijen en ti.


effietrinkEffie: Eres la tí­pica invitada secundaria que acaba robando la fiesta. Como Gale, vives en tu mundo pero, a diferencia de él, sabes hacer que todos acaben ‘viviendo’ contigo en esa realidad paralela multicolor en la que habitas. Tu gran baza es tu inagotable optimismo aunque, a veces, tus planes no acaban saliendo todo lo bien que a ti te gustarí­a y tengas que sacar tu (pequeña) vena malvada.


[socialpoll id=»2232679″]


Dime cómo vives un concierto, y te diré quién eres

Después de una lista interminable de conciertos me veo capacitada para hacer un estudio sociológico de los personajes que muchas veces todos tenemos alrededor y que nos estropean ese momento precioso en que nuestro cantante favorito toca nuestra canción favorita. Yo siempre soy esa persona en torno a la cual se crea el pasillo por el que todo el mundo quiere entrar, salir, o tocar las pelotas, y siempre tengo a alguien de estos «personajes» a mi lado. ¿Qué os pasa? ¡¿Qué problema tenéis con el mundo?! ¡Yo he venido a un concierto a escuchar, ver, cantar, bailar con mis amigos, y en definitiva disfrutar!

¿Y tu quién eres?


La persona que se pasa todo el concierto haciéndose selfies con sus amigos/pareja/solo. Aceptadlo de una vez: el escenario nunca va a salir, vosotros vais a salir mal, y toda la gente a vuestro alrededor no quiere salir en vuestro selfie. Si eres de esta clase de gente sufres el sí­ndrome del postureoSí­, amigo querer demostrar que tu estuviste ahí­ para colgarlo en todas tus redes sociales es postureo. Y vale, ninguno nos libramos, pero ¡por favor! con un selfie vale. Y si puede ser que sea al principio del concierto, lo subes a Instagram y disfrutas del directo sin molestar a la gente de tu alrededor todo tu alrededor te lo agradecerá.

Selfies

personajesdeconciertos_3


Parecidas al caso anterior están las personas que se pasan todo el concierto mirando la pantalla del móvil, twiteando. En realidad estas personas no molestan, pero algún tipo de problema deben tener si han pagado X euros por un concierto que no van a ver. Digamos que tienen el sí­ndrome del periodista frustrado. Creen que su opinión le importa a alguien, pero posiblemente no.

Tuitsta


Las personas que más me estresan del mundo son aquellas que graban/hacen fotos TODO el concierto. Está bien querer tener algún recuerdo del concierto. Todos en algún momento sacamos el móvil, y todos queremos volver a vivir alguna canción en concreto porque nos recuerda a alguien (yo soy de las que graban notas de voz, que no me impiden dejar de mirar el escenario), ¿pero de verdad todos aquellos que grabáis los conciertos enteros luego los volvéis a ver en vuestra casa? Vuestras manos en alto todo el rato me estresan, queridos youtubers frustrados.

Youtubers frustrados


Uno de mis personajes favoritos (que además tampoco molestan) son aquellas personas que tienen el sí­ndrome del crí­tico musical. Son personas que se pasan todo el concierto muy atentos, que eligen una posición en la que creen que se va a escuchar mejor que en cualquier otro sitio -cerca de la mesa de sonido- y pasan el rato asintiendo y tocándose la barbilla. No cantan, no bailan: sólo asienten. También nos podemos encontrar con el que va más allá, y no contento con observar comenta con sus amigos cada arreglo musical en términos de erudito de la música.

Crí­ticos musicales


Y no sólo de música habla la gente en un concierto: yo he escuchado de todo, desde qué he cenado hoy, a dónde vamos a ir después, y hasta cómo está tu abuela. Mira, personas que hablan de cualquier tema en un concierto, me parece estupendo que os sobre el dinero, pero yo he pagado para escuchar, y me fastidiais. Por fa, tertulianos de Sálvame, quedar en un bar para charlar y no en un concierto. Gracias.

Tertulianos


Al otro lado de mis amigos los crí­tico tenemos a las personas que lo dan todo. Más que el cantante. En todo concierto siempre habrá alguien con complejo de artista que pretenda que toda la gente a su alrededor la escuche más a ella que al artista. Cantar está bien, es lógico y normal: dejar sordos a la gente de tu alrededor no.

Kill me


Y ya no sólo está la gente que canta. Hay personas que sólo chillan, como no sé, si se les fuera a salir el corazón del pecho. A ver cómo explico esto de manera delicada: el cantante no te va a escuchar. Los músicos están cegados por los focos y el sonido es tan atronador ahí­ arriba que sólo aprecian una masa de bocas que intuyen que gritan. Hablo de conciertos multitudinarios, claro. Por suerte en las salas y recintos pequeños estos comportamientos ya están superados (bendita ley que deja a las quinceañeras en casa… no, es broma, conozco gente con la mayorí­a de edad que mantiene este complejo de fan histérica).

Fans histéricas


Y también hay gente que baila. Sin control. Sin respetar el espacio vital de las personas. Incluso cuando el tema ha acabado. Bailan sin música, en una balada, en una canción triste. Suelen ser las mismas personas que lanzan cerveza por los aires.

Bailes


También están las gruopies. Sí­, ese mito con el que todo músico sueña: existen. Incluso aún siguen lanzando sujetadores en los conciertos (que digo yo que ya que los lanzáis que sean bonitos, no os desagáis de ese feo blanco que estaba al fondo del cajón). Gruuuupies que si las dejas entrar, pasan hasta la cocina.

Groupies


No nos olvidamos tampoco de las personas que piden una y otra vez el mismo tema (el único que conocen), las personas que no se llevan bien con el desodorante (no, en serio, qué horror), los que potan (sí­, lo he vivido), los que lloran todo el rato, los que aprovechan cualquier ocasión para meter mano… ay, Señor, el mágico mundo de los conciertos y los festivales es toda una aventura, como un huevo Kinder: nunca sabes qué es lo que te va a tocar. 

[Tweet «Un concierto es un huevo Kinder: nunca sabes quién te va tocar al lado»]

[followbutton username=’prockcorn’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies