Crítica | ‘Truman’: Los hombres también lloran

Las mujeres son las reinas del drama en el cine. Extrovertidas, emocionales e impulsivas, son mucho más agradecidas en pantalla que los hombres, siempre forzados por genética y convicción a ocultar más sus sentimientos. De ahí que orientar una carrera cinematográfica hacia las relaciones de afecto masculinas, siempre más cohibidas, más introvertidas, menos visuales, sea toda una hazaña, la que inició Cesc Gay con Una pistola en cada mano y se afianza ahora con Truman.

En esta ocasión, es la actitud frente a la enfermedad y la muerte la que sirve como punto de partida para adentrarnos en esa mentalidad del hombre tan poco explorada cinematográficamente, como si el hombre sólo existiera en pantalla para reforzar su rasgo más superficial, el de la impetuosidad. De ahí que la presencia de dos hombres tan poco susceptibles de desprender poca hombría como Ricardo Darín y Javier Cámara sea tan importante. Demuestra que ellos, nosotros, a nuestra manera, también somos capaces de querernos.

Truman

De nuevo, Gay cede todo el protagonismo a la palabra y el talento de unos actores que sabe escoger. El mejor camino para destapar los sentimientos que normalmente quedan ocultos, silenciosos, pero implícitos. Hay dos momentos, dos abrazos en el filme, que ejemplifican perfectamente esa comunicación basada en la introversión, el que se dan dos amigos como última despedida y el de un padre a un hijo. Dos instantes contenidos pero mágicos, altamente emotivos.

El director catalán, además, aborda una enfermedad tan sobada en el cine como el cáncer de la manera más pragmática posible, sin recurrir a reacciones fantasiosas y tan efectivas para la ficción como las que tiene la protagonista de la maravillosa Mi vida sin mí o al melodrama lacrimógeno de la más reciente ma ma. Aquí el personaje de Darín se preocupa por cuestiones reales, por el tamaño de la urna de sus cenizas o por dejarle el mejor hogar posible a su mejor amigo Truman. Qué gusto comprobar que la sensatez también tiene cabida en el cine y, sobre todo, qué gustazo saber que ni una sola coma del guión estará fuera de lugar.

30 actores internacionales nominados a un Goya

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El próximo sábado 6 de febrero se celebrará la 30a edición de los premios Goya en una ceremonia que por segundo año consecutivo conducirá Dani Rovira y que será la primera con Antonio Resines como presidente de la Academia de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España tras la dimisión de Enrique González Macho en febrero del año pasado.

Entre las películas nominadas, las recientemente triunfadoras en los premios Feroz La novia y Truman, parten como favoritas, mientras que en el resto de categorías todo se presenta muy abierto, lo que promete regalarnos una noche llena de intrigas y sorpresas. Lo que sí tenemos claro a estas alturas es que ‘la fiesta del cine español’ estará llena de caras que nos gustan y que centrarán toda nuestra atención, como las de los candidatos a un cabezón Álex García, Luis Tosar, Asier Etxeandía, Inma Cuesta, Leticia Dolera, Nora Navas o nuestra internacionalísima Penélope Cruz. Pero no solo los actores patrios serán protagonistas este año, ya que dos intérpretes foráneos de la talla de Juliette Binoche y Tim Robbins están entre los nominados y también una revelación, la cubana Yordanka Ariosa .

Y es que no es la primera vez que actores de otros países, incluso renombradas estrellas de Hollywood, se han visto compitiendo por un Goya junto a Lola Dueñas, José Sacristán, Javier Bardem, Elena Anaya o Antonio de la Torre. Por eso, hoy en BFace Magazine hacemos un ejercicio de memoria y repasamos en orden cronológico la lista de actores internacionales que alguna vez fueron nominados a un premio de la Academia del Cine Español.

-Década de 1990-

Cecilia Roth: tiene dos premios Goya en su casa. Uno lo ganó en 1998 por ‘Martín (Hache)’ y el segundo en 2000 por ‘Todo sobre mi madre’

Miroslav Taborsky: el checo se llevó el Goya como mejor actor revelación por encarnar a Václav Passer en ‘La niña de tus ojos’, en 1998

miroslavMiroslav Taborsky en ‘La niña de tus ojos’

-Década de 2000-

James Bentley: con tan solo siete añitos, el inglés fue nominado por su trabajo en ‘Los Otros’ de Alejandro Amenábar. Fue en el año 2001 y en su categoría a Mejor Actor Revelación ganó Leonardo Sbaraglia por ‘Intacto’

Alakina Mann: la niña de ‘Los Otros’ fue nominada en 2001 como actriz de reparto por su papel en la película de Alejandro Amenábar

Nicole Kidman: llegó a los Goya en 2001 de la mano de Alejandro Amenábar y su papel en ‘Los Otros’

Nicole Kidman en ‘Los Otros’

Gael García Bernal: nacido en Mexico, el recientemente galardonado con un Globo de Oro por su interpretación en ‘Mozart in the jugle’, en 2002 fue nominado como actor de reparto por ‘Sin noticias de Dios’, donde compartía pantalla con Penélope Cruz y Victoria Abril

Leonardo Sbaraglia: ganó el Goya en 2002 como actor revelación por ‘Intacto’, y recibió nominación en la categoría de reparto en 2007 por ‘Salvador (Puig Antich)’

Geraldine Chaplin: la británica fue dos veces nominada al Goya como actriz de reparto. En 2002 lo ganó por ‘En la ciudad sin límites’, y en 2007 por ‘El Orfanato’, se tuvo que conformar con vérselo ganar a Amparo Baró

Sarah Polley: la canadiense consiguió nominación en 2003 por su trabajo en ‘Mi vida sin mí’ de Isabel Coixet

Sarah Polley en ‘Mi vida sin mí’

Daniel Brühl: alemán de origen español (nació en Barcelona), consiguió dos nominaciones como actor protagonista, la primera por ‘Salvador (Puig Antich)’ en 2006

Walter Vidarte: nacido en Urugay, fue nominado en 2006 en la categoría de actor revelación por ‘La noche de los girasoles’

Micaela Nevárez: en 2006, la puertorriqueña ganó el Goya a la mejor actriz revelación por ‘Princesas’, de Fernando León de Aranoa

Benicio del Toro: el puertorriqueño ganó el Goya al mejor actor protagonista por encarnar al Che Guevara en ‘Che, el argentino’, en 2008

José María Yazpik: consiguió su única nominación como actor de reparto en 2008 por su papel en ‘Solo quiero caminar’

Rachel Weisz: encarnar a Hipatia de Alejandría en ‘Ágora’ le reportó una nominación como actriz protagonista en 2009

Rachel Weisz en ‘Ágora’

Ricardo Darín: el internacional más nominado no ha ganado nunca un Goya. En 2009 optó a la estatuilla por partida doble como actor protagonista por ‘El secreto de sus ojos’, y actor de reparto por ‘El baile de la victoria’. En 2014 fue nominado como protagonista por ‘Relatos salvajes’, y este 2015 vuelve a optar en la misma categoría por ‘Truman’

Soledad Villamil: la compañera de Ricardo Darín en ‘El secreto de sus ojos’, ganó la estatuilla por esta película en la categoría de actriz revelación

-Década de 2010-

Natasha Yarovenko: la ucraniana fue nominada como mejor actriz de reparto en 2010 por su papel en ‘Habitación en Roma’

Ryan Reynolds: su trabajo en ‘Buried’, de Rodrigo Cortés, le valió una nominación como mejor actor protagonista en 2010

Ryan Reynolds en ‘Buried (Enterrado)’

Viggo Mortensen: su primera y única nominación fue por ‘Alatriste’ en 2011. Compitió con Juan Diego, Sergi López y Daniel Brühl

Daniel Brühl: su segunda nominación le llegó en 2011 y fue como actor protagonista por ‘Eva’, de Kike Maíllo

Salma Hayek: con ‘La chispa de la vida’, de Álex de la Iglesia, la mexicana se hizo con su primera nominación en el año 2011

Tom Holland: su gran interpretación en la película de JA Bayona, ‘Lo imposible’, le llevó hasta los Goya en el año 2012

Naomi Watts: fue nominada al Goya en 2012 por su trabajo en ‘Lo Imposible’ de JA Bayona

Ewan McGregor: el británico fue nominado como mejor actor de reparto por ‘Lo Imposible’ en 2012

Ewan McGregor en ‘Lo Imposible’

Daniel Giménez Cacho: interpretar al torero Antonio Villalta en ‘Blancanieves’ le valió una nominación en la categoría de mejor actor protagonista en 2012

Jean Rochefort: el francés recibió nominación por ‘El artista y la modelo’, de Fernando Trueba, en 2012

Olimpia Melinte: en 2013, la rumana compitió como mejor actriz revelación por su trabajo en ‘Caníbal’, de Manuel Martín Cuenca

Yordanka Ariosa: como hemos dicho antes, la actriz está nominada este año gracias a ‘El rey de La Habana’, su primera película

Tim Robbins: nominado como Mejor actor protagonista este año por su papel en ‘Un día perfecto’

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Crí­tica | Relatos Salvajes

Si hay un rasgo que caracteriza a la sociedad actual, éste es el hartazgo. Estamos hasta los mismí­simos de ser manipulados en todos los ámbitos y a todos los niveles, de ver cómo juegan con nuestros derechos y libertades y de sentirnos como absurdas marionetas movidas por gente que cree estar en un nivel social o moral superior al nuestro. Nos hemos acostumbrado a que nos puteen constantemente, haciendo del esperpento nuestra rutina. La indignación es nuestro pan de cada dí­a, y lo digerimos con una serenidad inquietante…hasta que nos hartamos.

La venganza es un plato que se sirve frí­o y, en este caso, con muy mala hostia. ‘Relatos Salvajes’ nos ofrece un menú con seis platos que el espectador va a degustar muy placenteramente tanto en forma como en contenido. La pelí­cula, en realidad, es una recopilación de historias breves cuyos protagonistas, lejos de ser héroes, son ví­ctimas. Son personas de carne y hueso, tan reales como nosotros y, en efecto, tan afectados por los mismos problemas. Puede que sus casos sucedan superlativamente para conseguir ser mucho más resultones en la gran pantalla. Pero, salvando las distancias, lejos de actuar como harí­amos nosotros y morderse la lengua, no les tiembla el pulso a la hora de perder los papeles en pro de conservar su dignidad como personas.

Relatos_Salvajes_6

Damián Szifron consigue con esta coproducción hispano-argentina una comedia negra casi redonda. Es muy complicado que situaciones como las que se viven en la pelí­cula nos provoquen carcajadas, y en ese punto radica la genialidad de ‘Relatos Salvajes’. La cinta muestra distintos sucesos cuya indignación llega a revolverte de la butaca para acto seguido hacerte disfrutar como un crí­o de la resolución tan bruta que tiene cada uno de estos casos. El grado de empatí­a con todos los personajes protagonistas es casi instantáneo -destacando unos espectaculares Ricardo Darí­n, Leonardo Sbaraglia y Erica Ribas en sus respectivas historias-, llegando a un punto en el que no puedes hacer más que admirarlos por su valentí­a a la hora de no contenerse en sus revanchas. Son ví­ctimas convertidas en verdugo, y no hay nada más satisfactorio que ver cómo son capaces de echarle un pulso a todo aquello que les ha puteado.

‘Relatos Salvajes’ es un constante tour de force en el que no hay cabida para la relajación. Sin embargo, pese a su ritmo frenético y la bestialidad que destila en cada minuto de metraje, uno no puede salir de la sala sin reflexionar sobre lo que acaba de ver y la facilidad con la que ésto podrí­a ocurrir en la realidad. Es un espectáculo entretenidí­simo, sí­; pero no hay que obviar la gran y cruda crí­tica social que exhibe sin ninguna clase de tapujos. Quizás el principal cometido de la cinta no sea que disfrutemos de ella, sino que empecemos a dejar de mordernos la lengua o de poner la otra mejilla. En definitiva, una pelí­cula que nos divertirá, nos horrorizará e incluso nos abrirá los ojos al mismo tiempo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies