No sólo Baymax: los robots más animados del cine.

‘Ex_Machina’ llega a nuestras pantallas este mismo viernes dispuesta a hacer las delicias de los más acérrimos fans de la ciencia ficción robótica. Este hecho, junto con el próximo estreno de la precuela (‘Genisys’) de la mitica ‘Terminator’ o la reciente (aun tremendamente fallida) ‘Autómata’ – pica en Flandes para las incursiones nacionales en este género junto a ‘Eva’ (2011) – nos empuja a decidir cuáles son los más memorables y animados (que de alguna manera debemos celebrar la victoria de ‘Big Hero 6’ en los Oscars) robots vistos en la gran pantalla.

Los más románticos: Wall-e y Eva

Sin duda se trata de una de las parejas más románticas de la historia del cine (en general). La del pequeño robot sucio y chatarrero que vive ajeno a la Humanidad poniendo a punto una Tierra «post-apocalí­ptica» para el regreso de la misma mientras ve en bucle ‘Siete novias para siete hermanos’ con la sola compañí­a de una cucaracha y una robot voladora de últimí­sima tecnologí­a dispuesta a encontrar un «brote verde» (de los reales, no de aquellos a los que se aferraban algunos polí­ticos…) es una fábula sobre un amor que trasciende las diferencias sociales, la distancia y la soledad que, además, nos deja en la pelí­cula de Pixar homónima multitud de detalles para el recuerdo: precioso y cuidado diseño de personajes – desde los protagonistas con un contraste de color y forma realmente fascinante, hasta el de los secundarios con una suerte de revisión del icónico HAL de ‘2001: Una odisea en el espacio’ de Stanley Kubrick -, banda sonora perfecta de la mano de Michael Giacchino y un prólogo que pasó a los anales del cine animado.

image

Los más divertidos: Rodney y Tí­a Turbina

En la menos conocida, y de tí­tulo explí­cito, pelí­cula de Blue Sky Studios ‘Robots’ se nos presenta un mundo idealizado de criaturas mecánicas coloridas y carismaticas. El protagonista es Rodney, un robot azul cuyo sueño es ser reparador oficial de los demás robots (es decir, una especie de médico-mecánico) y emprende un viaje a la gran ciudad para encontrar a su í­dolo y fuente de inspiración y hacerse valer. Las voces de Halle Berry o del fallecido Robin Williams elevan la pelí­cula a una divertidí­sima e infravalorada aventura, con personajes bien definidos y escenarios espectacularmente animados. Una especie de revisitación de ‘El mago de Oz’ que, además, nos ofrece un personaje femenino hilarante y atrevido: tí­a Turbina, familiar de uno de los protagonistas a la que conocen como «tí­a Culona» en referencia, sí­, a lo que obviamente todos estáis pensando… Pero con otro enfoque. Recomendable recuperarla, memorable la escena del dominó gigante.

image

El más humano: Astroboy

Procedente del popular anime y de una exitosa serie televisiva, el joven humanoide con cresta saltó al cine en 2009 con otra maltratada pero apreciable pelí­cula de aventuras sci-fi con sabor nipón. Búsqueda de identidad y lucha contra el mal a través de un guión de manual pero un diseño impresionante en lo visual y un justo punto de emoción. 

image

El más achuchable: Baymax

Probablemente el personaje más cuqui del pasado año cinematográfico, Baymax acaba de alzarse (o algo así­) con nada más y nada menos que un Oscar. El filme que protagoniza, ‘Big Hero 6’, ha otorgado la segunda estatuilla consecutiva a Disney y aunque el que escribe preferí­a la magistral ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’, sin duda es un premio justo. El cariñoso y experto en cuidados a humanos robot hinchable es el alma de una pelí­cula que crece cuando él se quita la armadura de superhéroe «marveliano» y deja el programa agresivo para convertirse en una achuchable criatura que todos querrí­amos tener en casa. Un personaje que desde ya es un icono del cine animado y, por qué no decirlo, una máquina de hacer dinero en juguetes y merchandising. Y un Oscar, claro. No es poco.

image

Con el que todos lloramos: El gigante de hierro

En su primer gran filme, Brad Bird (director con experiencia en el terreno de la ciencia ficción y los robots), condensaba todos los componentes mencionados anteriormente para crear un cuento triste y desgarrador con una sensibilidad emocional única: la poderosa amistad entre un robot gigante venido del espacio y un niño que intenta salvarle y protegerle de una sociedad cegada por el terror a lo desconocido que intenta experimentar (y acabar) con él. Cambio de tornas en una historia emocionante y valiosa alejada de los estudios más conocidos, que bien vale un visionado.

[socialpoll id=»2255314″]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies