Vacaciones on tour: De festival en festival

Nos adentramos en la cuesta festivalera veraniega, y es que los próximos meses vienen moviditos y ya sabéis lo que a mi me gusta un festival. Desde el más playero hasta el más pueblil, aquí os dejamos nuestra selección para los meses estivales.

Santander Music

Del 4 al 6 de agosto

Ya os contamos el año pasado cómo afrontar este festival si es tu primera vez y también los motivos de sobra para volver una y otra vez y es que este festival es magia, cercanía y profesionalidad y si a esto le sumas que este años el cartel lo encabezan The Vaccines, M. Ward, Roosvelt o Sidonie no tenemos ninguna duda en afirmar que, nuevamente la campa de la Magdalena será nuestra.

Sonorama

Del 9 al 14 de agosto

Qué vamos a decir de ti, querido favorito. Que este año es tu 20 cumpleaños y te vamos a dar la mejor celebración del mundo, porque eso es lo que mereces. Todo lo que necesitas para prepararte para Sonorama si todavía queda alguien en este país que no haya ido nunca, te lo contamos aquí, ahora sólo cierra los ojos, piensa en la Plaza del Trigo, en los cachis de torreznos y en que CAMELA CIERRA EL FESTIVAL. ¿Muy loco todo eh? Estamos dentro, Aranda!

Festival Gigante

1 y 2 de septiembre

El pequeñito pero matón se hace hueco año tras año y es la mejor forma de volver a la oficina, saber que el primer fin de semana de depresión post-vacacional Guadalajara nos ofrece un fin de semana musical con artistas de la talla de Coque Malla, Nada Surf, The Gif, Fuel Fandango o Juan Zelada.

DCODE

9 de septiembre

Bien DCODE, bien. Tras el patinazo del line up del año pasado, el festival vuelve callando bocas con un cartel más que de renombre que nos recuerda a sus primeras ediciones. Franz Ferdinand, Interpol, Liam Gallagher, The Kooks o Band of Horses, son los primeros nombres del cartel, nada más y nada menos, amigos.

Granada Sound

22 y 23 de septiembre

La maravilla hecha realidad, eso es lo que es este festival. Un disfrute constante, un cartel más que bueno, un ambiente irrepetible y por fin, Alhambra en el festival, esto es una de las cosas que más felices nos hacen. Kakkmaddafakka, Sexy Zebras, Dinero, Polock, WAS, Sidonie y un sin fin de rock español.

¡Dale loco, que nos vamos de festival una vez más!

10 razones para volver al Sonorama

Sonorama-2016

Viviríamos en el Sonorama los 365 días del año. Con esto, cualquier cosa que diga después es totalmente irrelevante, ya que una vez más, el festival patrio por excelencia se ha ganado los corazones tanto de veteranos, como de los que, como una servidora, era su primera vez en Aranda de Duero.

La tierra del Ribera ha conseguido, en su décimo noveno aniversario, el mayor éxito de convocatoria con 60.000 asistentes durante las seis jornadas de festival, el doble de la población de Aranda. Lo que es cierto es que la vida es eso que pasa entre Sonorama y Sonorama y como queremos que seas partícipe de su próxima edición, te damos las 10 razones para volver al festival:

1. La Plaza del Trigo, Escenario Principal

Qué recuerdos sólo al leer Plaza del Trigo, ¿eh? Y es que las sensaciones que llegas a tener en esta plaza son prácticamente indescriptibles. Que se suda a la gota gorda y terminas empapado, sí; que algún codazo que otro te llevas, pos también, ¡pero la de grupos que esta plaza ha visto nacer a grito de escenario principal! ¿No os pone los pelos de punta recordar cuando Carmen Boza o Siloé deslumbraron con su arte? Son momentos se quedan en tu mente ever.

Sonorama 2016
© Paloma Rockcorn. Plaza de la Sal (y el amor)

2. Aranda es un chupinazo constante

El mejor trío que se ha hecho jamás en la vida es el de Plaza de la Sal, Plaza del Trigo y Plaza del Rollo, y que alguien se atreva a contarme una experiencia sexual mejor que esta combinación. Aranda se convierte durante 4 días en un chupinazo constante y cualquier norteño sabe que este motivo es más que suficiente.

3. Las duchas del camping, ni tan mal

No os hagáis líos, el agua caliente son los padres, pero después del camping del BBK todo pasa a ser mejor vida.

4. Los vecinos del camping

Que levante la mano quien haya ligado con la tienda de al lado. Pues eso, hay que volver solteros míos.

BFACE3 copia
© Paloma Rockcorn. Primera fila durante el concierto del Dúo Dinámico.

5. Un festival por y para la música

Y aquí nos ponemos serios. Sonorama Ribera es un festival para todas las edades, nacionalidades, tribus y religiones porque aquí sólo predomina una cosa: el amor por la música, y eso se nota en cada ápice del festival.

6. No celebráis la Asunción y lo sabéis

Es puente, no hay excusa para no ir porque sabemos que sois más ateos que Judas Iscariote.

7. Los torreznos en cachi, esa gran bomba 

Todavía no puedo olvidar la grasa en mis dedos, un lujo.

8. El McDonalds 

Esto sólo lo entenderán los del campings, pero eh, no hay nada mejor para la resaca del día anterior que el combo alitas + deluxe, comprobado.

9. El baño del Lupa

Esto también sólo lo entenderán los del camping 🙂

Sonorama 2016
© Paloma Rockcorn. Cuando Izal lo petó nivel máximo.

10. Sonorama Ribera es el mejor festival al que irás en tu puta vida

No tenemos palabras para expresarlo, Sonorama hay que vivirlo, desde dentro, desde primera hora del día, con su gente, con sus bares, con su ambiente, con sus maravillosos organizadores y sobre todo, con sus más de 140 conciertos.

PD: YA TENÉIS ENTRADAS PARA SONORAMA 2017 AQUÍ.

Sonorama 2016: guía de supervivencia

Sonorama 2016

El año pasado asistimos por primera vez al Festival Sonorama y se convirtió en una de nuestras citas imprescindibles del verano. El Sonorama 2016, que tendrá lugar entre el 11 y el 14 de agosto en Aranda de Duero, lo tiene todo para volvernos a enamorar. El cartel este año vuelve a apostar por las bandas nacionales, amplía su programación hasta el domingo, y sólo con pensar en los cachis de croquetas ya estamos babeando en la redacción. ¿Las claves de su éxito? Buen emplazamiento, buena programación y un ambiente excepcional. Si queréis disfrutar al máximo del Festival, tomad nota.

 

¿Cuándo empieza el festival y cuándo termina?

Sonorama 2016

Aunque de manera oficial el festival da el pistoletazo de salida el jueves 11 de agosto, tenéis que tener en cuenta que el miércoles se celebra la fiesta de bienvenida en el camping. Bozza y Morgan serán las bandas encargadas de animar la velada. También tenéis que tener en cuenta que el Sonorama es un festival tanto de día como de noche, por lo que es muy probable que el jueves ya haya conciertos en la Plaza del Trigo al mediodía. Conclusión: la música comienza a sonar en Aranda de Duero desde el miércoles 10, y este año la fiesta se alargará hasta el domingo 14 de agosto. 

 

¿Cómo llegar hasta Aranda de Duero? 

Sonorama 2016

Aranda de Duero (Burgos) se encuentra a menos de 2 horas de Madrid. Podéis llegar en coche (cerca del camping hay una explanada en la que podréis aparcar), en autobús, o usando la plataforma BlaBlaCar. Una vez en el pueblo, lo más fácil es moverse a pie. Si os quedáis en el camping, el Recinto Ferial donde se celebran los conciertos de noche, os queda a menos de 10 minutos. El centro a poco más de 20. 

 

¿Dónde puedo encontrar alojamiento?

Sonorama 2016

Quizás, lo más complicado del Sonorama es encontrar alojamiento. Con el abono (65€ + gastos) o entrada de día (30€ + gastos) podréis acampar en el camping. Es una opción muy recomendable, ya que el Parque General Gutierrez es un amplio bosque lleno de sombra. No se forma aglomeración, e incluso puedes dormir la siesta con un hilo musical de fondo. ¿Lo peor? Las duchas de agua fría.

¿Otras opciones? Alquilar alguna habitación en algún hostal/hotel (a estas alturas todas están llenas), o poneros en contacto con algún local que alquile su casa. En el foro del Sonorama podéis ver anuncios de personas particulares. Alquilar una casa rural en pueblos cercanos a Aranda también puede ser otra opción.


¿Qué es la Plaza del Trigo?

Sonorama 2016

Estamos seguros de que todos habéis oído hablar de la Plaza del Trigo (incluso habréis visto algún que otro vídeoEsa plaza que consagra cada año a un par de grupos nacionales a grito de «¡Escenario Principal!». Pero, ¿qué tiene de especial? Nada. Fuera del Sonorama es una plaza de pueblo normal. Pero, amigos, es encima de ese pequeño escenario donde se crea la magia. 

El Sonorama es un festival que dura todo el día. Os aconsejamos que guardéis fuerzas, descanséis por la noche y, al menos uno de los días, conseguir entrar en la plaza (no es muy grande). Desde las 12:00 y hasta las 15:00 se programan 3 conciertos por día (+ algunas sorpresas). Suelen ser grupos nacionales que están a punto de dar el salto a los grandes recintos, pequeñas joyas que no podemos dejar pasar. ¡Nos morimos de ganas de tener los horarios de este año para saber qué grupos pasarán por allí este año!

De manera paralela, y para toda esa gente que no puede entrar en la plaza, se programan más conciertos y djsets en las plazas de la Sal y del Rollo. 

 

¿Qué grupos no me puedo perder este año?

Sonorama 2016

Desde The Hives al Dúo Dinámico (sí, amigos, podréis bailar ‘quince años tiene mi amor’), pasando por Molotov, Izal, o Mando Diao. El Sonorama 2016 presenta un cartel ecléctico, en el que, como todos los años, tienen gran peso los grupos nacionales, pero sin descuidar ese panorama independiente internacional que tanto nos gusta.

[youtube id=»HsI5WnqOB3M» align=»center» mode=»normal» autoplay=»no» maxwidth=»1080″]


¿No vemos en Aranda este año? ¡No os olvidéis la sudadera, en Burgos refresca aunque sea agosto!

BELIZE: «Estamos en paz con la salida del disco»

«Belize» (Warner, 2015) es el nombre homónimo del primer álbum de la joven banda de Pamplona de la que todo el mundo habla. El disco se presenta como una mezcla de sonidos: de la electrónica, a unas influencias latinas «tropicales», pasando por un pop pegadizo y muy bailable. Aprovechamos el lanzamiento del LP para charlar un rato con Ángel y Pablo, dos de los miembros de esta formación a la que os aconsejamos no perder la pista. Esta misma semana (el jueves 26, para ser exactos) estarán presentando el disco en la Sala El Sol de Madrid. 

Para introducirnos un poco, ¿cómo nace la idea de Belize? ¿Cuándo decidís juntaros y empezar con este proyecto?

Belize nace hace ya un par de años. Queríamos, sobre todo, dar importancia a la producción. Dar más importancia a la idea, al concepto, a investigar los sonidos. Investigar cómo quieres sonar y qué es lo que puedes aportar. Fruto de esa reflexión compusimos un par de canciones y a raíz de eso se fue sumando gente, empezamos a crecer en número.

En diversas publicaciones han definido vuestro sonido como «tropical», ¿qué significa exactamente?

Tampoco pensamos que sea tropical. Yo creo que sí que mezcla algunos ritmos latinos con sintetizadores y con texturas más europeas. Pero tropical… no, no hay de eso. Es cierto que muchas de las canciones que hemos hecho tienen sonidos de fondo de mar. El mar es un tema muy recurrente en el disco. También hay ukuleles, guitarras españolas… pero luego, en realidad, la música es conceptualmente europea.

Vuestra música es algo bastante nuevo en comparación a lo que se está haciendo ahora. Sin embargo, sí que hay muchas influencias en otros grupos, no nacionales. ¿Cuáles diríais vosotros que son esas influencias?

Quizás nuestra mayor influencia sea Rodrigo Amarante, que le conocimos detrás de Little Joy. Aunque luego también hay mucho de grupos como Phoenix, que son como canciones más pop, más sencillas, más redondas, y sobre todo, que buscan recuperar el valor de la canción pegadiza. Y luego en la producción, y en el sonido, nos hemos fijado mucho en la electrónica francesa y de sonidos muy europeos, también en grupos de aquí como Delorean o El Guincho.

Si hay gente que no sabe definirnos, es porque nosotros mismos no nos hemos puesto un corsé de «queremos sonar a esto», sino que hemos seguido un poco lo que nos dictaba el corazón y hemos hecho lo que queríamos hacer

Cada canción que sacáis, además, es muy distinta de la anterior. 

Sí, ésa es la idea. Es lo que queríamos hacer. De hecho, hemos ido sacando singles precisamente por eso, porque nos parecía que no todo lo que sacábamos era igual y que cada canción merecía su espacio y una distancia en el tiempo. Además, aprovechamos para presentarnos nosotros a través de los vídeos. A través de las imágenes. Que todo formara parte de la misma visión.

11221357_1070294876317053_8928365663249059861_o

¿De dónde nace el nombre Belize?

El nombre Belize realmente llegó un momento en el que estábamos trabajando en esto y no teníamos un nombre, así que, después de muchas vueltas, encontramos éste, que, realmente, englobaba un poco esas sensaciones que nosotros intentábamos trasmitir: paz, tranquilidad, paisajes bellos, selva, cascadas, agua… Creímos que el nombre coge muy bien esos conceptos.

Durante estos dos años que lleváis juntos, lo único que habéis presentado son singles distanciados en el tiempo. Ahora presentáis vuestro álbum debut que recoge esos temas. Pero, ¿qué es lo que se va a encontrar la gente, qué más hay además de esas canciones que ya conocemos?

Lo bueno es que ahora la escucha de esas canciones en conjunto es cuando tiene sentido. Todo el concepto y el mundo de Belize está ahí. Y eso se pone de manifiesto porque las canciones están hiladas. Al escucharlas seguidas no parece que sean tan distintas como hasta ahora. Todas están conectadas. El disco es algo más que un recopilación de singles.

Habláis de cómo las canciones están hiladas, que todas tienen algo de otras, pero, ¿cómo nace la inspiración de cada una?

Nace de la inquietud de cómo conseguir hacer un disco complejo, hilado, ambicioso, que sea rico en texturas, en sonidos, en melodías, pero que cada canción se pueda extraer, sacarla en cualquier momento y casi ser ajena al disco. El reto no era hacer muchas canciones bien hechas, el reto siempre fue hacer un disco.

Sí que es cierto que en este tiempo las canciones han funcionado muy bien, creo que se ha creado una conexión con el público muy buena. Se vio en el Sonorama, en la Plaza del Trigo. ¿Cómo vivisteis vosotros ese concierto?

Fue un momento muy bonito, la verdad. Era casi como nuestra presentación. Quizás nos pudo la tensión de estar ante un público tan exigente como es el de la Plaza del Trigo. Nosotros intentamos hacerlo lo mejor posible y sí que vimos muy buena reacción por parte del público. La verdad es que nos lo pasamos muy bien en ese festival.

Yo lo viví desde abajo y sonó bien. 

El problema es que nosotros arriba tenemos una mezcla distinta, y no lo podemos juzgar igual que el público. La verdad es que fue una suerte estrenarnos en un sitio tan importante. Nos han dado mil opiniones, pero al final tienes que fiarte un poco de tu intuición.

BELIZE

¿Qué esperáis de la salida del disco? ¿Hay más miedo o ganas?

Hay una paz total. Llevamos tanto tiempo con el disco en el cajón que estamos deseando que la gente lo escuche. Hemos publicado ya tantos vídeos, tantos singles… Está muy desvelado todo. Estamos tranquilos.

¿Cómo os planteáis las canciones para el directo?

En la gira de presentación vamos a apostar más por la faceta acústica del grupo. También porque en los sitios donde vamos a tocar se prestan un poco más a eso. Y luego de cara a la gira sí que iremos en completo con toda la banda y vamos a darle intensidad. Lo bueno es que las canciones se pueden coger y reinterpretar. En eso estamos trabajando ahora. No entendemos la música como «la canción tiene que ser así y debe sonar tal cual».

15 cosas que hemos aprendido en nuestro primer Sonorama

Volver a casa después de un festival siempre conlleva una resaca emocional y la que no es emocional puede que también. Volver a casa después del Sonorama supone empezar a descontar 365 días de calendario hasta la próxima edición. Algo mágico sucede en Aranda de Duero: quizás sea el trabajo de tantas personas que llevan sacando adelante (contra vientos y mareas) un festival independiente durante dieciocho años (que se dice pronto), y quizás también es algo de culpa de ese público que a grito de «¡Escenario Principal!» marcan los tiempos y las carreras de tantos músicos nacionales que pasan por los escenarios que, cada año, llenan la ciudad burgalesa de música non stop durante cuatro días. Tenemos que reconocer que nuestra voz se quedó en la plaza del Trigo, y que reímos, lloramos y bailamos tanto que aún tenemos agujetas.

Nosotros que somos muy de listas, muy de observar y vivir las cosas de primera mano, os dejamos las quince cosas que aprendimos de nuestro primer Sonorama Ribera:

20532140336_921ba7e639_k

1. No hay edad para ir de festival 

Una de las cosas que más nos sorprendió estos días fue ver la cantidad de familias que se acercan a los conciertos de la Plaza del Trigo, incluso al Recinto Ferial, donde se celebran los conciertos de noche. Pero sin duda la anécdota que vivimos fue compartir el concierto de Vetusta Morla en la noche del sábado junto con un grupo de mujeres que superaban los sesenta años de edad. Hemos visto en repetidas ocasiones a los de Tres Cantos, pero nunca habíamos visto gente tan mayor en su séquito de fans. Llegaron «para ver por qué ese grupo gustaba tanto a los jóvenes« y acabaron coreando con nosotros el «lalala, lololo». Y no nos extraña nada porque «qué bien lo hacen, cómo lo viven«.


2. Nunca son suficientes las veces que veas a Vetusta Morla

Siguiendo con el hilo anterior llegamos a la conclusión de que nunca nos cansaremos del directo de los madrileños.  Y mira que no brillaron lo suficiente por problemas técnicos que nublaron la primera mitad del concierto.


3. Si hay que acampar, mejor con fresco

Hacía tiempo que habíamos dicho eso de «no vuelvo a un camping de un festival». Pero claro, el planear todo a última hora, y lo bien que nos habían hablado del camping del Sonorama (hasta algún músico planta su tienda de campaña por allí), nos hicieron decidirnos por la opción más fácil y barata (se puede acampar sin coste adicional con entrada/acreditación). Y qué acierto. La gran arboleda está al lado del recinto, y a sólo un paseo del centro. Ni aglomeración como en otros festivales, ni largas horas de sol que no te dejan dormir. Eso sí, id bien equipados: linternas, colchón, y fuerza para las duchas de agua fría.


4. Las croquetas saben mejor en cachi

Ay, qué mítico. Sales de Madrid, y la gente te mira rarito si dices mini al cachi. Pero meter las raciones en esos vasos de plástico parece que es normal. El caso es que alimentarte a base de kalimotxo (con Ribera de Duero, claro) y croquetas te convierte en inmortal durante cuatro días. Palabrita de BFace.


5. La música genera música

Una de las iniciativas que más nos gustó de esta edición fue el apoyo al proyecto solidario Leãozinho. La organización impulsada por el periodista musical Ángel Carmona lucha por acercar la música a las favelas de Brasil. Y lo hace a través de la música, claro. Con el apoyo de artistas como Pucho (Vetusta Morla), Xoel López o Marc (Sidonie), se marcaron el concierto del Sonorama. Atacaron por sorpresa el escenario de la Plaza del Trigo y repasaron la historia del indie español en poco más de media hora.

20574645256_8ff046903b_k

6. El Sonorama no es un festival indie, es un festival de Música

Es de agradecer la variedad de estilos que ofrece cada año el festival. Este año, contra todo lo que se pueda esperar de un festival de música indie, el jueves abría como cabeza de cartel de la primera jornada un homenaje al cantaor Enrique Morente. Una ola de flamenco que se dio la mano con el rock más crudo de grupos como Arizona Baby, los canallas Sexy Zebras, o Ángel Stanich. Bailamos cumbia con Calexico, y el toque más folk lo pusieron La Maravillosa Orquesta Del Alcohol (La M.O.D.A), quienes salieron triunfantes en su tierra.


7. Jero Romero de noche suena mejor

Ya lo dejamos caer cuando fuimos al Festival de Les Arts: Jero Romero se merece horarios mejores que tocar a plena luz del día. Y es que vaya bandaza, y menudo sonido. A nosotros ya nos tenía enamorados, pero es que el viernes lo remató.


8. Las mujeres en la música tienen mucho que decir

Ya hemos hablado por aquí mucho de Zahara y su nuevo disc(azo)o: Santa. Pero qué energía en directo. Bailamos con ella (literalmente) y rompió con ese concepto de que las chicas no están hechas para el rock. Hasta incendió un altavoz. Algo parecido hizo Tulsa, en el recién estrenado escenario Burgos: Origen y destino. Una ola de energía delicada y apabullante acompañada de músicos de excepción. El contraste lo marcaron Lucía Scansetti y Marlango: sutiles, cautivadoras y mágicas.


9. La Habitación Roja son eternos

Veinte años de carrera avalan una carrera de fondo de uno de los grupos nacionales más importantes del panorama independiente español. Cerraron la noche del jueves y el viernes nos sorprendieron con un concierto sorpresa en la Plaza del Trigo donde versionaron a grupos como R.E.M. o David Bowie; artistas eternos, como ellos.


10. Chup-Chup es un temazo que no pasa de moda

Hablando de eternidades: Australian Blonde saben lo que es tener un tema eterno. Chup-Chup ha unido a varias generaciones, y no pudimos evitar dejar de bailar cuando sonó.

P1010057

11. La Plaza del Trigo debería ser nombrada Patrimonio de la Humanidad

O al menos Patrimonio Cultural de la música nacional, o algo así.


12. Rufus T Firefly: ¡Escenario Principal!

Aranda ardió con el directo del grupo de Aranjuez. Y es que la carrera de Rufus T. Firefly avanza a pasos agigantados. Y no nos extraña nada. Nueve, su último álbum, sonó con la rabia de quien lleva años peleándose un hueco entre los grandes. Su concierto fue para no dejar de sudar, menos mal que Antonio y su manguera no penséis mal, marranos nos salvaron.


13. El Sonorama es el mejor lugar para descubrir grupos

Entre nuestros descubrimientos entran Jacobo Serra, que es para morir de amor muchas veces; Correos, que nos dieron una bonita sorpresa en la fiesta de bienvenida del miércoles; y Señores (a pesar de que casicasi nos matan a vinilazo limpio).


14. Bigott se llama Francisco de Borja

Bigott, junto con Los Toreros Muertos ay, Pablo Carbonell, qué malita la droga, se marcaron los conciertos más divertidos del festival. Uno, por sus conversaciones con el público, los otros por su extravagancia ochentera. Lo gracioso fue cuando Bigott confesó llamarse (no sabemos si cierto o no) Francisco de Borja.


15. Quien va al Sonorama, repite

Y nosotros nos morimos de ganas de que sea ya 10 de agosto de 2016.


La vida es eso que pasa entre Sonorama y Sonorama

Me reservo el derecho de robar una frase que no es mía para hablaros de uno de los festivales más TOP de toda la península. «La vida es eso que pasa entre Sonorama y Sonorama» es una oración que corrió como la pólvora en las redes sociales de todos los fieles a Aranda de Duero que cada año peregrinan a la ciudad burguesa a mediados de Agosto.

La claves de su éxito son una apuesta por bandas consolidadas y emergentes de la escena independiente nacional, en un entorno cultural y gastronómico de lujo, y con una cuidada orgazación que mima tanto a asistentes como a paisanos. Dicen por ahí que la Plaza del Trigo (plaza donde se celebran conciertos diurnos) es el templo donde se han consagrado artistas de la talla de Izal a grito de «¡Escenario principal!», como quien pide la oreja en una corrida de toros.

Sonorama 2015
Cartel Sonorama 2015

Si aún dudas si coger la tienda de campaña y plantarte en tierra de viñedos; si crees que las suelas de tus converse después de un julio lleno de festivales no aguantarían un fin de semana más; es que no te has parado a estudiar con detenimiento el cartel de este año. 

No sólo de nombres nacionales se completan las más de ochenta bandas que pasarán por Aranda este año. En las líneas principales se sitúan grupos internacionales de la talla de Monarchy, que tocarán el jueves 13 de agosto, Clap Your Hands Say Yeah, viernes 14, o Anna Calvi, sábado 15. Compartirán escenario con Dorian, Supersubmarina, o Vetusta Morla, respectivamente.

Pero sin duda, el encanto de este festival es dejarse sorprender y conquistar por jóvenes artistas que luchan hacerse un hueco. La letra más pequeña del cartel sostiene los grandes nombres. Ahí se esconden grupos emergentes que quieren hacernos bailar y emocionarnos y que llenarán los escenarios más pequeños repartidos por la ciudad. El Sonorama Ribera es un fin de semana de descubrir canciones, de tener los oídos, y también el corazón (¿por que qué es la música sin emoción?) abiertos.

Tan importante es el paso por el Sonorama para muchos grupos, que no son pocos los que inmortalizan este momento de su carrera. Ejemplo de ello son Sexy Zebras, quienes tras su paso por la Plaza del Trigo la pasada edición, este año repetirán, esperemos, en el escenario principal.

Por si aún os quedan dudas, apuntad: con el abono (que podéis adquirir aquí a un precio de 65€) tenéis derecho a almorzar en las bodegas de la ciudad (siempre respetando el orden de llegada), y acampada gratuita. En BFace no nos lo vamos a perder, y esperamos que vosotros tampoco. 

Fotografía de portada: Juan Perez-Fajardo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies