Guía veraniega de cómo ‘Amar en Tiempos Revueltos’

Todo esto empieza porque somos ‘Millenials’. Es decir, los medios de comunicación se han aprendido esta etiqueta (ya no tan novedosa), y definitivamente, no hay forma humana de pararlos. Igualmente, a estas alturas nos han definido como ‘hipsters’ por querer seguir la moda, o por no seguirla, exactamente igual que lo hicieron nuestros padres hace ya unos cuantos añitos.

También, nos han llamado la ‘generación malcriada’ por haber tenido la oportunidad de asistir a la universidad para ganar 1.000 euros al mes, y tener que realizar un máster para poder trabajar de becario otros 4 años más. Pero bueno, quitando por un momento todos estos ‘pequeños problemas’, tenemos un gran corazón, y a día de hoy amar en estos tiempos tan revueltos no es tarea sencilla.

La realidad es que siendo ‘notablemente jóvenes’ vivimos estresados; ya sea por la falta de tiempo, por dormir poco, por nuestra carrera profesional, por estar conectados 24 horas al día, porque luchamos por ser perfectos, la conclusión es que al final del día, nuestro amor propio cae en picado. Sin embargo, no lo tenemos en cuenta, pero la primera clave para amar correctamente es tener nuestra autoestima bien alta, ya que como señala aquí: “La forma en la que nos percibimos, incluso la manera en la que nos evaluamos afecta directamente a la relación que establecemos con los demás. Del mismo modo, una autoestima bien trabajada no sólo nos ayuda a decidir a quién queremos en nuestras vidas y por qué, sino que es la base para que nuestras relaciones sean más sanas. Por esta razón, si deseamos disfrutar de una relación de pareja saludable, nuestra autoestima debe mantenerse en buen estado”.

Por otro lado, cuando ya sabemos cómo querernos a nosotros mismos, debemos aprender cómo querer al prójimo. Cabe señalar que amar no es sinónimo de dependencia, es saber aceptar la pareja con sus defectos, y por supuesto, ser agradecido, ya sea con palabras o con actos de generosidad.

De hecho, así lo destaca el libro ‘The Secrets of Enduring Love: How to Make Relationships Last’ (Vermilion) recogido en esta noticia por el periódico digital El Confidencial: “Hay que dar las gracias cuando nuestra pareja dedica tiempo a las tareas mundanas del día a día. La comunicación es primordial para aliviar la tensión diaria. Asimismo, intentar sorprender a nuestra pareja de vez en cuando con una nota escondida, un café, una caja de bombones, o incluso si hubiera más presupuesto con una escapada romántica de fin de semana. Cabe destacar, que con la llegada de Internet, es más fácil que nunca organizar una sorpresa, ya que existen tiendas online especializadas en obsequios como esta que nos facilitan numerosas ideas. No obstante, en el libro se resalta que el detalle no es lo más importante sino la reflexión que encontramos detrás del gesto. Tampoco podemos olvidarnos de compartir las responsabilidades del hogar, decir “Te quiero”, o reírnos conjuntamente.

Por último, resaltar que si te encuentras en medio de una crisis de pareja, todavía hay esperanza. Según un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Rochester (Nueva York) y publicado en el ‘Journal of Consulting and Clinical Psychology’, afirma que: “Comentar las historias y relaciones de pareja vistas en las películas románticas a lo largo de un mes, lograría reducir la posibilidad de separación a la mitad, ya que estas películas nos ayudarían a pensar cómo nos comportamos en la actualidad”, afirma el profesor de psicología, Ronald Rogge.

Al fin y al cabo, y como esto no deja de ser una pequeña guía veraniega de cómo ‘Amar en Tiempos Revueltos’, os dejamos las 10 parejas de cine que consiguieron derretir nuestras pantallas muchos veranos atrás. Finalmente, para los más enamoradizos, un último consejo que aprendimos gracias a la película protagonizada por la gran Ingrid Bergman, Casablanca (1942, Warner Bros.): “Debes recordar esto: un beso sigue siendo un beso, un suspiro es sólo un suspiro. Las cosas fundamentales adquieren valor a medida que pasa el tiempo, y cuando dos amantes se atraen y todavía dicen ‘te amo’, en eso puedes confiar, no importa lo que traiga el futuro, a medida que pasa el tiempo”.  Así que este verano, sólo nos queda esperar a que Sam quiera volver a tocar nuestra canción.

Los pequeños jodidos detalles del verano

La vida está formada por aquellos pequeños lujos, dijo un hombre sabio un día. Pero es que además, también lo está por los pequeños detalles que abarcan y llenan tus días.

¿Qué sería de la vida de los jóvenes deprimidos precariamente sin los pequeños detalles? A mi parecer, muchas veces se convierten en pequeños jodidos detalles, sobre todo, en verano.

El verano es aquella estación del año que preparas con más tiempo que El Corte Inglés la Navidad. Esto es así, my best friends. No solo el ser humano está hecho para quejarse irremediablemente por todo, no, sino que además lo hacemos aún más cuando llega el verano.

Ya sea estar en los 20, en los 30 o incluso los 40, y atención, porque no estoy hablando de años, sino de grados, ¡qué jodido es el calor! No hay nadie que en estos días no te lo haya dicho, ¿eh? Siempre nos quejamos del calor en verano y del frío en invierno.
Jake Adventure Time Melt BFace Magazine

Pero no estoy aquí para hablaros del calor, que de eso ya lo sufrimos bastante todos los días, porque, ¡ojo, qué calor! ¿Os lo he dicho ya?

El tema es que son mínimo 4 meses de antelación los que estás preocupado con la operación bikini. Es pasar el Día de Reyes y ahí que vamos con la operación. Y hay que sumarle que de esos cinco, tres meses son a base de batidos detox y dos comiendo ensaladas todos los días en el trabajo y que lo seguirás haciendo el resto de verano por culpa del jodido calor.

Pero, ¡qué bonito son los pequeños jodidos detalles del verano!

Jodidos detalles como cuando ves las fotos de todos tus amigos de Facebook/Instagram en la playa. Y ves ese chico que conociste hace veranos luz, muy majete pero demasiado feo en aquellos tiempos, convertido hoy en una verdadera celebrity a la más pura versión de Ryan Gosling en las playas de Formentera.

No importa, tú también tienes tus vacaciones para irte con tu chico. Solollevas dos meses buscándolas: un hotel perfecto, cerca de una playa pero con un coche alquilado para poder conocer más calas paradisíacas de la zona, y si pueden ser vírgenes mejor, para ir entrando en materia. Con la bonita sorpresa de que dos semanas antes, toca cambiar los billetes e irte con tu mejor amiga, aquella que te avisó de que ese chico, en fin. No comments! ¿Dónde está Ryan ahora?   

Al final recordarás este verano por los ratos con tus amigos de bar en bar. Caña va y caña viene. Pero, por supuesto, si hay un pequeño jodido detalle por excelencia cada verano, ése es la música.

Cada momento, una canción. Cada persona, una melodía… haz memoria y siempre, recordarás tus veranos por la música que escuchaste en esos días. Ahora, dale al play porque esa nueva canción será la que marque tu verano. Esa jodida canción hará una vez más un jodido verano inolvidable.

Pero, ¡qué bonitos son los pequeños jodidos detalles del verano!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies