El sufrimiento oculto de ser un viejoven

ser viejoven, viejoven, viojoven a los 20

“Venga, que juventud sólo hay una”. ¿Te ha temblado el nervio del ojo porque estás harto de que te lo digan? Eres el viejoven de tu grupo de amigos. Y lo sabes sufres.

Sufres porque las 3 am no es hora de estar cerrando bares. Es hora de… llevar unas cuantas horas durmiendo. Pero tus amigos están muy on fire y no quieres cortarles el rollo diciendo que te vas a casa. Así que haces una bomba de humo (sabiendo que van a dedicar 5 minutos de su noche hablando de lo viejoven que eres).

Sufres cada vez que un camarero se acerca y quieres pedir un poleo menta en vez de una caña. Tienes menos de 30 años, sí, pero el poleo menta entra mejor que una cerveza y a ti el thai que habéis comido no te ha dejado muy fino. Pero está de moda cenar en cualquier tipo de asiático, y aunque quieres unas croquetas, cedes.

¿Ron cola? Donde esté un vino tinto o un vermut con hielo… pero acabas pidiendo un “lo mismo para mí”, porque todavía es pronto y no estás con ánimo de aguantar el peso de las miradas de tus amigos. (Después en casa te tomarás un poleo menta, seguro).

“Prefiero comprar un pantalón bueno, que me dure más tiempo… ¿y qué son esos cortes en los vaqueros y eso de enseñar tobillos?”. Y miradas de juicio final otra vez. Tú sigues sin entender las modas de hoy en día. Porque donde estén unos vaqueros de los de antes (antes de que tú hayas nacido, sí), no hay nada. Esos sí que duraban. Y seguro que no causaban hipotermia por el frío en los maxi agujeros de las rodillas, ni por los tobillos al aire en pleno enero.

No entiendes por qué la gente de tu edad joven grita. No entiendes por qué llevan hamburguesas al cine. Ni por qué empiezan a comentar la película en cuanto salen los títulos, porque tú quieres leer quién compuso la banda sonora. No entiendes por qué la gente es tan feliz cuando suenan dos notas de una canción de Justin Bieber. O de reggaetón. No entiendes el reggaetón.

Sufres mucho, amigo viejoven. Pero, mientras disfrutas en silencio del sabor de un caramelo Wherter’s Original, puedes plantearte que tendrás muchos años por delante para tener 50. Intenta tener por lo menos 40 durante unas horas al día. Porque después, puede que quieras tener 20.

Y será demasiado tarde.

Serás un joviejo.

Pero, oye, que lo importante es ser feliz (con poleo menta o sin poleo menta).

Las joyas más kitsch del electroclash español

Las Bistecs - Electroclash

¡Hola, maniquís del Bershka! ¿El Ecce Homo es la obra de arte que más os inspira? ¿Sois de los que mezcláis peinetas de flamenca con mallas de palmeras? ¿Lo dais todo cuando suena Mira Una Moderna y se la cantáis a vuestros amigos tan hipsters como vosotros? Pues estáis de enhorabuena, porque ¡PUTILATEX, y su electroclash, VUELVEN! Sí, queridos, ellos mismos lo comunicaban en su Facebook.

¡Putilatex VUELVEN!

¡Oh, wait! ¿Ni idea de quiénes son Putilatex? ¿Oyes la palabra electroclash y te sientes como los tronistas de MYHYV cuando tienen que hacer cálculos mentales perdido? ¡Tranquilo! En BFace te traemos 5 canciones  al más puro estilo electroclash, porque nos encanta lo kitsch, lo petardo y la música española más cutrelux.


Las Bistecs – HDA

El Ecce Homo es al arte lo que el León Come Gamba al mundo culinario. Y este, Goya, Warhol, los griegos y los romanos –entre otros– son los protagonistas de Historia Del Arte,  la canción que nos presentan Las Bistecs. Ellas son como Sonia y Selena, porque ambas quieren bailar toda la noche una es rubia y otra morena, y hacen música de lo más ‘electro-disgusting’. Aquí os dejamos con la canción más dórica (¡y jónica!) que podréis escuchar.


Molt Riquet – Disco Ojete

Nunca salen sin sus mallas de palmeras y les mola Gandía Shore, ¿qué más se les puede pedir? Molt Riquet son dos andaluces afincados en Barcelona a los que les encanta el petardeo y la electrónica. De ahí nace Disco Ojete, una crítica a toda esa gente sin cabeza tan postureo.


Ojete Calor – VIEJOVEN

Andreu Buenafuente ya está proponiéndolos como candidatos a Eurovisión 2016 (la última vez que se lo propuso consiguió llevar a Chikilicuatre, ¡no digo ná y lo digo tó!).  Ojete Calor, formado por Carlos Areces y Aníbal Gómez, se definen como “el resultado de la colisión de dos plantes en mitad del concurso de chirigotas del carnaval de Cádiz” o lo que es lo mismo,  subnopop. Según ellos, ya había artistas haciendo este género antes de Ojete Calor: la archiconocida distribuidora AVON Chenoa, Merche o los propios Gemeliers. Viejoven, su última canción, ataca a todos aquellos que desde que tenían 10 años son como Macaulay Culkin abuelos. Si te mueves por Malasaña Benidorm, sabrás de lo que hablan.


Leslie & Betsie – Crystal

«Yo no consumo nada, ¿sabes? Yo me meto toda«. Esta mítica frase del programa veraniego Ola, Ola, donde siempre salía una señora con su nevera y su tortilla parece definir a la perfección la canción Crystal y su homenaje a la cara mala de los festivales.


Putilatex – Mira Una Moderna

Año 2003: Putilatex lanzan su canción Mira Una Moderna criticando a las modernas de Madrid que, por entonces, se reunían en el Ocho y Medio y en La Nasty.

Año 2012: Loewe lanza un vídeo que muestra que la moderna es la nueva pija su visión de la juventud española.

Putilatex no duda en coger este himno generacional del electroclash español y unirlo con el vídeo viral de la marca de lujo. ¿Qué se obtiene? La viva imagen de las modernas que optan por comprar en Almacenes Navarro o en el chino del barrio y decir luego que es ropa vintage  protagonistas de la canción.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies