TEST | ¿En qué película de Woody Allen vivirías?

Si hay algo que destacar de Woody Allen, aparte de su excelente trabajo como director, es su incansable empeño por ofrecernos una película al año. Algo que lleva haciendo desde, prácticamente, sus comienzos como realizador en los años finales de la década de los 60. No es de extrañar que este prolífico director lleve ya la friolera de cerca de 50 largometrajes realizados.

El film de este año, que se estrena la próxima semana, es  Cafe Society y está protagonizado por Jesse Eisenberg y Kristen Stewart. Y para celebrarlo, y como amantes incondicionales de Woody Allen, queremos saber en qué película del famoso director viviríamos. Aunque si por nosotros fuera, viviríamos en todas y cada una de ellas.

Colin Firth y otros pagafantas del celuloide

El maestro Allen presenta su pelí­cula anual: Magia a la luz de la luna. Todaví­a no la hemos visto, pero al parecer en ella Colin Firth hace de pagafantas; sí­, sí­, Colin Firth, el rey del discurso y un pedazo de Sir. Veremos, mientras esperamos a que se estrene, os dejamos una lista con pagafantas del celuloide, una especie con la que nos identificamos demasiado. Ahora que ya conocemos al Pagafantas español, podemos pasar a otro tipo de pagabebidas, más sofisticado, por supuesto, el pagafantas francés: Cyrano de Bergerac. Si el español es capaz de dominar todo el espectro del comportamiento animal, desde el lémur hasta el koala pasando por la cobra, el francés es mucho más elevado. Cyrano es un romántico empedernido, como buen pagafantas, y se lo curra el tí­o, habla rimando y todo, pero por mucha nariz y mucha rima que le ponga el pobre hombre no puede dejar a un lado que las Fantas caen por su cuenta, lo quiera él o no.


pagafantas_borja_cobeaga_n-640x640x80GORKA OTXOA: Hace ya 5 años, Borja Cobeaga y Diego San José escribieron una pelí­cula con ese mismo tí­tulo, Pagafantas. En ella, Chema (Gorka Otxoa) encarna todos las caracterí­sticas del manual pagafántico, amor no correspondido con ensalzamiento de la amistad sin roce alguno. Para colmo ella, Claudia (Sabrina Garciarena) es argentina y tiene un acento que convierte al lémur Chema en un pagafantas de manual. Si no habéis visto la pelí­cula es el momento de conocer las caracterí­sticas de este género, si ya lo habéis hecho, puede ser el momento de revisarla para intentar corregir futuros errores. Os daréis cuenta de que acabar con el pelo de rata puede ser lo de menos.


ben_stiller_att_29052014BEN STILLER: Otra versión del pagafantas que no podí­a faltar es la estadounidense. En este caso, como no podí­a ser de otra manera, el sueño americano y todo eso, el final es feliz, pero hasta llegar a eso hay mucha botella de fanta suelta. Hablamos de Ted (Ben Stiller) en Algo pasa con Mary. Ese pobre hombre que no es capaz de llevar a cabo con la colocación adecuada una subida de bragueta y tiene que soportar las consecuencias de un disloque de sus enjundias vitales, vamos, que se pilla con la bragueta lo que viene siendo toda la parte bajera.


vivir-es-facil-con-los-ojos-cerrados-imagen-1Javier Cámara: la versión más complicada del pagafantas, sabe que lo es, queda en una cafeterí­a con una chica y sale corriendo porque no es capaz ni de pagarle una bebida isotónica a su acompañante. Gafas de pasta, pero no de las que estás pensando y muy poco arte para este pobre hombre que en una capital de provincias demuestra todas las virtudes del pagafantas.


356568.jpg-c_640_360_x-f_jpg-q_x-xxyxxTom Hanks: hasta este náufrago empeñado en salvar al soldado Ryan ha pasado por el mal trago de ser un pagafantas con todas las de la ley.


Quasimodo-quasimodo-18873416-960-536QUASIMODO: Este hombre, entre campanazo y campanazo, que eso ya tiene que dejarte un poco picuet, salva a Esmeralda, la trata como una princesa Disney y luego tiene que ver cómo ella se va con el guapazo. Agasajamiento nivel pagafantas y al final derrota mayúscula para el pobre Quasimodo, que ni siquiera es elevado a la categorí­a de pagafantas.


jack-black-as-bernieJack Black: un nivel elevado de pagafantas, capaz de reconocer que el amor no tiene mucha vista e incluso preparado para organizar una escuela de música que no tiene pinta de ser muy exitosa, pero, oye, lleva su pagafantismo con buena música por lo menos.


Torr205Gabino Diego: la cara ha señalado el camino de este actorazo español que, suponemos sin el quererlo, ha marcado la senda de los pagafantas, mucho antes de que este término se pensara.


fangirls-guide-to-jonah-hill-3Jonah Hill: no nos engaña, por mucho que se rodee del chulazo Channing Tatum, el pobre Jonah no se escapa de su imagen de pagabebidas. Con las mujeres no se maneja mal, pero para eso, para financiarles bebida y poco más.


magic-under-the-moon-lightColin Firth: ahora que la doña se ha retocado un poco, sólo un poco eh, creo que el Sir deberí­a reconocer que ha actuado como un auténtico pagafantas con Mrs. Jones. No pasa nada Colin, todos la conocimos con otra cara pero ahora puedes empezar de nuevo con ella, como si fuera otra persona, sin problema alguno, cúrratelo de nuevo, a ver si esta vez hay suerte.


Bueno, como me he dado cuenta de que de pagar fantas sé un rato, desde aquí­ hago un llamamiento para vivir el pagafantismo sin ataduras, libres. Viva el pagafantismo, pagafantismo free. Me voy a difundir el mensaje. Ciao.

[socialpoll id=»2235135″]

Woody Allen: radiografí­a del héroe convertido en villano

Hace unos dí­as, Dylan Farrow, hija adoptiva de Woody Allen, acusaba al director de haber abusado de ella a los 7 años. El texto lo publicaba The New York Times, que no es cualquier panfleto sensacionalista dedicado a la prensa rosa, es un diario de los de verdad. Como era de esperar, las redes montaron en cólera y la gente entró en una enorme discusión de bar por el honor del artista y de su hija.

Lo cierto es que está lloviendo sobre mojado. Allen fue investigado por este caso en 1993, pero ante la falta de pruebas, nunca se le presentaron cargos. La acusación surgió en plena batalla legal por la custodia de los hijos de la actriz Mia Farrow y el director. El representante del segundo, salió al paso de las declaraciones de Dylan de forma prácticamente inmediata calificándolas como «falsas y vergonzosas» en boca del propio Allen.

A partir de aquí­, valorar quién miente y quién no, parece complicado. Creo que Alec Baldwin ha estado acertado en sus apreciaciones:

«¿Ustedes saben quién es culpable y quién está mintiendo? ¿Ustedes, personalmente, lo saben? Están equivocados si creen que hay un lugar para mí­, o para cualquier otra persona de afuera, para opinar sobre un tema familiar.»

Me interesa más el siguiente interrogante.

¿Se puede separar la obra del artista?

En efecto, la obra se puede valorar por sí­ misma, pero muchas veces conocer la vida del autor ayuda a entenderla. En el caso de Woody Allen es así­, su cine es un reflejo de sus propios temores y neurosis, no en vano, su propia vida fue durante un tiempo solapada por sus pelí­culas, tanto Mia Farrow como Diane Keaton compartieron vida y obra con él.

Hay una lista enorme de artistas cuya obra es extraordinaria pero dejan bastante que desear como seres humanos. El caso más cercano es el de Polanski, tanto por crimen (abusos sexuales a una menor) como por sector (cinematográfico). La cuestión es, ¿somos capaces de no tener presente todo esto y disfrutar de «Chinatown» o «El pianista»? ¿Pagarí­as por ver la próxima pelí­cula de Woody Allen en el caso de que fuera culpable?

El bar 2.0

Este término, que yo no me he inventado, hace referencia a lo que pueden llegar a convertirse las redes sociales en los casos más polémicos (y en los menos también). Pero la clave no está en Twitter, está en el fenómeno fan. Parece que tenemos una extraña necesidad de tener héroes, de mirar a otro ser humano y verlo como una auténtica deidad simplemente por hacer bien aquello que ama. No tenemos suficiente con la admiración porque, de alguna forma, nuestros héroes pueden llegar a ser parte de nosotros, de quiénes somos. Y de la misma forma que ensalzamos su figura, deseamos convertir al héroe en villano. Porque de alguna manera nos ha fallado, ya no cumple como elemento de nuestra propia personalidad y hay que renegar.

La popular estatua de Woody Allen en Oviedo, la tierra que le vio recibir el Prí­ncipe de Asturias, ha aparecido cubierta con una bolsa de basura. Ya hay un grupo en Facebook pidiendo que la quiten.

 [followbutton username=’ignaciopoveda’]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies