Crítica | ‘Steve Jobs’: Tres mordiscos a la manzana

El género biopic puede provocar urticaria. Más todavía si se centra en la figura de la persona que planificó una imparable maquinaria de fabricación de gadgets y de fanáticos. Y es que pocas compañías dividen a la población entre seguidores y detractores de una forma tan radicalmente opuesta como lo hace Apple. Las biografías en el cine, por su parte, suelen tender a la mitificación, a la grandilocuencia, a la tergiversación. A la admiración mal entendida. Una película centrada en Steve Jobs corría el peligro de caer fácilmente en las alabanzas hacia un incuestionable y visionario hombre de negocios. La rendición al culto era más que probable. Y, sin embargo, el guionista Aaron Sorkin, tan dado a la trascendencia, decide emprender el camino intermedio, el que no deja un poso amargo pero tampoco culmina en regusto dulzón.

Steve Jobs no es un biopic al uso. De entrada, no ambiciona concentrar en dos horas la vida y milagros de un tipo que todos asumimos como un ejemplo de éxito económico. Nos ahorra los siempre tediosos años de infancia, elude un orden estrictamente cronológico y, muy acertadamente, ignora sus penurias finales. En vez de asumir las reglas no escritas del género, decide centrarse exclusivamente en tres momentos clave de su no tan meteórica trayectoria profesional, todos ellos con una presentación oficial como contexto. Tres años (1984, 1988, 1998) y tres productos (Mac, Next e iMac) para conocer en profundidad al hombre que hay detrás de la manzana.

jobs2Y no es un hombre cualquiera. Michael Fassbender supera el grandioso reto y no sucumbe a la caricatura o a la sobreactuación, dos de las salidas que semejante personaje podría inspirar a un actor. Pero este alemán lleva demostrando que no hay papel que se le resista desde el momento en que se dio a conocer. Y nos presenta a un Jobs iluminado, sí, pero también a un Jobs arrogante, caprichoso y engreído, un Jobs entre bambalinas que resulta mucho más interesante como protagonista que el que aparecía con zapatillas ante medio mundo para presentar su último juguete.

Es curioso que un director tan hiperactivo como Danny Boyle encajara el límite de espacios que imponía un guión como el de Sorkin, más dado a la hiperactividad verbal de sus personajes. Hay mucho de El ala oeste de la Casa Blanca y de The Newsroom en Steve Jobs. También, evidentemente, de La red social. El director inglés respeta en todo momento al autor pero tampoco se deja eclipsar por su verborrea, imprimiendo su particular huella en un montaje fascinante, embriagador, que incorpora los flashbacks como pinceladas intermitentes, que hilvana los tres actos al ritmo frenético de los titulares. Una cinta que vale más por lo que obvia (y por cómo lo ignora) que por lo que cuenta.

jobs3Porque es muy valiente y arriesgado pasar por alto los momentos cumbre hacia los que nos va conduciendo la cinta, interrumpiendo precisamente los puntos álgidos que podrían erizarnos la piel. Esos momentos apoteósicos que en todo biopic compensan el dolor sufrido, que abusan sobremanera de la banda sonora, que recurren al discurso triunfal. Steve Jobs elude esos instantes de manera intencional y probablemente por ello no ha pasado el filtro de las favoritas al Oscar, por ignorar por completo esas instantáneas que persiguen a la desesperada la fibra sensible.

Pero justo por esa voluntad de transgredir las normas del género adquiere relevancia la película. Un filme que se fundamenta en cuatro pilares básicos: Michael Fassbender, Kate Winslet, Aaron Sorkin y Danny Boyle. La fórmula infalible que ha resuelto lo que las matemáticas llevan años persiguiendo. La cuadratura del círculo.

Crítica | ‘La novia’: La Belleza en cada plano

Estamos en un punto en el que parece que la mayor parte de las películas que vemos están hechas con el piloto automático puesto: escenas comunes, personajes arquetípicos, historias repetidas,… Da la sensación de que estemos viendo una misma película una y otra y otra vez, como si presenciáramos un Día de la Marmota cinematográfico. Sin embargo, por suerte, hay veces que eso no ocurre y suceden cosas maravillosas como ‘La novia’.

‘La novia’ es un faro al que todos debemos mirar cuando hablemos del nuevo cine español: es arte, es belleza, es dolor, sangre y sudor, es lo más cercano a la perfección que nos vamos a encontrar este año en el cine. Sí, todos sabemos que la perfección no existe pero, si existiera, sería algo muy parecido a lo que Paula Ortiz ha conseguido con su segunda película: sólida, certera, un disparo al corazón en cada diálogo, una fotografía melancólica en cada plano.

12000850_1083848741643846_7336479983419205403_o

Esta adaptación de ‘Bodas de sangre’ pasará a la Historia de nuestro cine por varios motivos: el primero, la traslación perfecta de las páginas de Lorca a la pantalla; el segundo, un reparto que brilla con luz propia y sobrecoge al espectador por la crudeza de sus interpretaciones; y el tercero, una dirección de Ortiz deslumbrante, magistral, jugando con maestría entre lo terrenal y lo onírico, entre la vida y la muerte de esta novia que sólo quiere lo que no puede tener: quizás el mayor drama al que podamos enfrentarnos en esta vida, un amor imposible y abocado sin remedio a la tragedia.

Mención especial merece ese trío protagonista que se mimetiza con sus personajes en este árido romance a tres bandas: Inma Cuesta, una novia que dice todo con una mirada dolida, herida, marcada por una infelicidad demasiado tiempo sostenida y que no debería tener grandes problemas para alzarse este año con el Goya a Mejor actriz protagonista; Asier Etxeandia, la víctima de ese amor prohibido, El novio, un hombre que pasa de la alegría a la ira en lo que dura un día sin tener mayor culpa que la de amar y no ser correspondido; y Álex García, el amante, el novio en la sombra, el oscuro objeto de deseo de la novia, un hombre de raza que embelesa y cautiva solo con esa voz tibia que cala cuando recita los versos de Lorca al oído.

lanovia3

Más allá de ellos tres, destaca Luisa Gavasa como la madre de El Novio, arrebatadora en cada plano, llena de certidumbre ante lo que está por venir, única sabedora de un destino fatal y, por ende, sufridora durante todo el metraje de manera contenida, guardando la ira en su interior y expulsándola de forma brutal en el momento justo, en esa hoguera que alumbra y desnuda a todos antes del clímax final.

‘La novia’ es de esas películas que hacen que el cine sea nombrado séptimo arte porque tantísima belleza sólo puede ser nombrada de esa forma: Arte.

Crítica | Novatos

Fotograma de Novatos

“Ustedes todavía no han entendido que esto lo hacemos por su bien, para que se integren. Para que hagan amigos”.

Hace algo más de tres años, al igual que el cineasta Pablo Aragüés, me eché la mochila al hombro y me fui de mi pueblo para estudiar periodismo en la universidad. La gran ciudad me esperaba. Al contrario que el director maño, mi destino estuvo en un piso de alquiler en una ciudad alejada del campus donde iba a estudiar. Pablo, sin embargo, fue a parar a un Colegio Mayor de Ciudad Universitaria en Madrid. Conozco historias, por amigos y amigas que han vivido largas temporadas en residencias de estudiantes, que le revolverían el estómago a más de uno. El propio Pablo cuenta en la web que hay sucesos de la realidad que no fueron incorporados al guión porque no parecerían reales en la película.

Y con todo ello creo que Novatos se queda coja, light, zero, sin azúcar o cualquier apelativo dietético que prefieras.

Que esté a medio gas no significa que suspenda la película. Al contrario, la apruebo y recomiendo su visionado de manera encarecida porque considero que, en pleno Siglo XXI, las novatadas todavía son un tema tabú, están aceptadas socialmente y, por si fuera poco, casi nadie es consciente de sus peligrosas consecuencias. Pero claro, hay algunos elementos de la cinta que me chirrían y que si no digo reviento.

Todos podemos sentirnos identificados en cierta medida con las situaciones de nuestro cuarteto protagonista (Javier Butler, Lucía Ramos, Alejandra Onieva y Nicolás Coronado), pero lo que podría dar lugar a escenas realistas, naturales y cotidianas acaba como una maraña de diálogos forzados y poco creíbles. Claro, yo estoy en medio del cine, sumergido de lleno en la película, y de repente me saltan con algo así; solo puedo retorcerme de incomodidad en la butaca, mientras pienso lo artificial e incomprensible que ha quedado esto que acabo de ver. ¿De quién es culpa? La mitad es problema de los diálogos, demasiado novelescos y típicos. La otra mitad, del casting. Hay como 30 actrices y actores en toda la película que tienen algún diálogo y solo soy capaz de creerme a los cuatro protagonistas. Ni siquiera Emma Suárez pasa la criba como secundaria.

Imagen del reparto protagonista de Novatos

A esto se le puede añadir la relación amorosa entre Carla y Álex que, aunque se presenta como solución y alivio a todos los males y se resuelve de manera aceptable, acapara demasiados minutos en pantalla y resta importancia al valor social y a la denuncia de varias problemáticas sociales que, en teoría, dieron pie a la creación de la película (el bullying, la baja autoestima o el maltrato psicológico). Hay un punto de la película, incluso, en la que Aragüés se deja llevar por esa aceptación tradicional de las novatadas y las abandona en un segundo plano hasta el final de la cinta. ¿Cuáles son las motivaciones de los personajes? ¿Qué hay detrás de toda esa violencia? ¿Qué papel juegan las autoridades? Alguien podría argumentar que el director quería transmitir el desamparo, la incomprensión y la pasividad ante esa problemática. Es posible, pero creo que no es ni el lugar ni el momento para ponerse suaves. Es hora de criticar, machacar y encontrar respuestas y soluciones. En este sentido, faltaba garra y mala leche.

Poster alternativo de Novatos

Pero no solo tengo críticas para repartir. He dicho que es necesario ver esta película y lo sigo manteniendo. A pesar de que Pablo Aragüés es también un novato de los largometrajes y que el proyecto fue financiado por crowdfunding en Verkami, se aprecia enormemente el gran esfuerzo y cariño puestos en la película. Además, yo veo un talento latente y unos diamantes en bruto con los que espero que, en próximas ocasiones, Pablo nos atrape y maraville. En concreto, me refiero a esos impactantes tramos inicial y final creados a partir de una fuerza descomunal y unas escenas efectivas y poderosas con las que se tendrían que haber construido el resto del relato para no dar lugar a una Novatos descafeinada. Si el desarrollo de la obra se hubiera fabricado a raíz de ese poderío, Novatos no se hubiese convertido en esa película light que te deja un regustillo agridulce al final.

Fotograma de Novatos

Fotografías obtenidas de novatosfilm.com

La redacción recomienda películas para la Fiesta del Cine

El próximo martes, miércoles y jueves se celebrará de nuevo la Fiesta del cine y, por lo tanto, las entradas rebajarán sus precios hasta quedarse en 2.90 y, claro, al ser tan barato, abres mucho más tu rango y te decides por ver películas que, en caso contrario, no verías. Por ello, en Bface Magazine, hemos valorado una gran parte de la oferta que se encuentra actualmente en la cartelera para que tu decisión sea lo más acertada posible.

Ahora bien, ¿de quién te fiarás? Algunas de las películas tienen tanto críticas positivas como negativas, y cada redactor intentará convencerte con sus argumentos. Sólo tu podrás finalmente juzgar. ¿Cómo? Yendo al cine y contándonos tu experiencia.


Marte (The martian)

«Cine de evasión en estado puro. Te hace sentir como cuando eras niño. El espacio, esa inagotable caja de sorpresas.»

(Luis Ogando, redactor en ‘El videoclub’)

«Esta película HAY QUE VERLA EN EL CINE. Es una película para disfrutar del cine con los 5 sentidos. Es majestuosa. Me estoy pensando volver a verla en pantalla grande aprovechando La fiesta del cine.»

(Rubén Morín, redactor en ‘Duro de pelar’)

«Puro cine de entretenimiento, impecable tanto a nivel visual como narrativo. Matt Damon interpreta con convicción y carisma al astronauta perdido en Marte y conmueve la unión del resto de personajes en su lucha común por rescatarlo.»

(Virginia Martínez, redactor en ‘OnCine’)

«Sorprendente y atractivo entretenimiento, que debería estar prohibido visionar en otro formato que no sea la pantalla grande. Historia mil veces contada pero narrada con una estética y un sentido del ritmo que hacen volar sus más de dos horas de metraje.»

(Pol Morales, redactor de ‘El videoclub’)

martian-gallery3-gallery-image


La visita

«Shyamalan sorprende, para bien, con esta historia sobre abuelos y nietos. Tras el bodrio que fue ‘After earth’ no me extraña que la gente tenga pavor a pagar algo dirigido por él. La recomiendo MUCHO. Aprovechad el descuento e id sin miedo alguno. Bueno, sí, a los abuelos.»

(Rubén Morín, redactor en ‘Duro de pelar’)

«No esperes una cinta de terror al uso porque ‘La visita’ no lo es; sin embargo, acojona. Tiene escenas muy bien pensadas, toques de humor que rompen con la tensión y el tramo final te mantiene pegado a la butaca. Una muy grata sorpresa».

(Jonathan Espino, coordinador de la sección de Cine y redactor en ‘OnTV’)

‘Me encantan las historias de miedo y cuando las veo quiero sentirlo (asco, tensión, suspense..). Sin duda, La visita consiguió que llegara a todas esas sensaciones gracias a su localización, montaje y guión.’

(Ana Mora, coordinadora de contenidos audiovisuales)

«Película de «terror» aunque me reí bastante en algunos momentos. Es entretenida aunque, en mi opinión, el argumento deja mucho que desear.»

(Anto Izquierdo, redactor en ‘FashiOn’)

cq5dam.web_.1280.1280


La cumbre escarlata

«Es un entretenido melodrama gótico, dirigido por Guillermo del Toro, uno de los grandes estetas de nuestro tiempo.»

(Luis Ogando, redactor en ‘El videoclub’)

«Guillermo del Toro firma con ‘La cumbre escarlata’ una película entretenida, pero no su mejor obra, ni de lejos. Algo previsible, pero eso no impide para que disfrutemos viéndola. Y, sobre todo, disfrutar como enanos con una Jessica Chastain soberbia.»

(Rubén Morín, redactor en ‘Duro de pelar’)

«Guillermo del Toro nos cuenta un apasionado romance gótico que se torna falsa historia de fantasmas y explota en un tramo final que nos deja a la Jessica Chastain más maliciosamente divertida y excesiva que se recuerda. Su diseño de producción y banda sonora estarán entre lo mejor del año pues son un auténtico deleite audiovisual.»

(Jesús Choya, redactor en ‘El videoclub’)

crimson-peak-11-2


Truman

«La última propuesta de Cesc Gay será claramente una de las protagonistas en la próxima ceremonia de los Goya, aunque sólo sea por la más que probable presencia de sus dos protagonistas en la lista de favoritos, Ricardo Darín y Javier Cámara.»

(Pol Morales, redactor en ‘El videoclub’)

«Una de las grandes películas españolas del año. Cesc Gay radiografía de nuevo al hombre de mediana edad.»

(Luis Ogando, redactor en ‘El videoclub’)

«Es de esas películas sencillas que se cuelan en nuestro corazoncito cinéfilo. Con unos estupendos Cámara y Darín, tiene una trama más dura de lo que aparenta, pero que en ningún momento se atraganta.»

(Imma Pilar, redactora en ‘OnCine’)

foto-truman


Yo, él y Raquel

«Esta película indie es más que una típica película sobre adolescentes. Alfonso Gómez-Rejón nos presenta a tres jóvenes auténticos con problemas reales propios de su edad, con mensajes profundos sobre el amor, la pérdida o la amistad, aderezado con altas dosis de humor y cien por cien libre de sensiblerías».

(Virginia Martínez, redactora en ‘OnCine’)

«He de decir que puede que el problema sea mío pero no se la recomendaría a nadie: ni sus gracias me divierten ni llegué a empatizar con sus personajes. Sólo disfrute de sus 15 minutos finales, extraordinarios, eso sí. El resto, he visto películas adolescentes mil veces mejores que ésta.»

(Jonathan Espino, coordinador de la sección de Cine y redactor en ‘OnTV’)

«Puede que sea por la repentina saturación de películas que giran su trama en torno al cáncer o puede que por mi tendencia a aborrecer cierto tipo de cine independiente estadounidense, el caso es que esta tragicomedia protagonizada por una adolescente enferma de cáncer y su vecino rarito me ha provocado el mismo rechazo que me producen el humor fingido, calculadoramente alternativo, y el drama lacrimógeno barato.»

(Pol Morales, redactor en ‘El videoclub’)

«El cine ‘indie’ americano sobre adolescentes nos regala otra estupendo alegato sobre la amistad que acaba por convertirse también en un relato emocionante y original sobre la necesidad y el poder de la creatividad. Merece la pena, además, por descubrir el hipnótico rostro de Olivia Cooke: ha nacido una estrella.»

(Jesús Choya, redactor en ‘El videoclub’)

MeAndEarlAndTheDyingGirl_181077_ClipFilmForRachel


El club

«El chileno Pablo Larraín reviste de un impecable estilo visual este angustiante relato, en el que lo apacible se va descubriendo e intensificando poco a poco como algo aterrador. Porque si algo hay que celebrar es que una película tenga el valor de afrontar de frente y sin tapujos el drama de los abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica.»

(Pol Morales, redactor en ‘El videoclub’)

«Oscura, incómoda, crítica y con personajes poco “queribles”. ¿Una feelgood? decididamente no. ¿Una de las mejores películas del año? Sí, sí y sí. Quizás no es una película festiva, pero esta fiesta es la oportunidad de no perdérsela.»

(Imma Pilar, redactora en ‘OnCine’)

1423086066_el-club1


El corredor del laberinto. Las pruebas.

«Después de dejarnos con un sabor agridulce con la primera parte (que, por cierto, quitando ese final inentendible, tampoco estaba nada mal), llega una segunda que bien podría ser una versión pornográfica de 28 días después. Un consejo: en 3 meses la tenéis en Netflix para verla con unas palomitas de microondas.»

(Juanmi Díez, responsable de comunicación)

«Aunque a veces su mezcla de géneros desconcierte – va desde la acción a la distopía postapocalíptica/adolescente entre ‘Mad Max: Furia en la carretera’ y ‘Los juegos del hambre’ pasando por el género zombie -, la secuela del éxito teen es una aventura entretenidísima y con un sorprendente y bello dinamismo visual. Te deja con ganas de conocer el final de la saga.»

(Jesús Choya, redactor en ‘El videoclub’)

mazerunner-01


Un día perfecto para volar

«Fábula llena de infancia que reflexiona sobre la paternidad y la relación entre padre e hijo. Con los mínimos elementos narrativos, el film brilla por la química entre los dos protagonista y la naturalidad con la que conversan durante los setenta minutos que dura el film.»

(Virginia Martínez, redactora en ‘OnCine’)

Un_dia_perfecte_per_volar


Regresión

«¿Dónde está Hermione Grang.. digo Emma Watson y qué han hecho con ella? Esta bonita película de sobremesa de sábado tarde en Antena 3 se deja ver y ya. Atrás quedó el Amenábar de Los Otros que vuelve a intentar, una vez más y a medio camino, hacer un blockbuster.»

(Juanmi Díez, responsable de comunicación)

«Pese a contar con una tesis realmente interesante y un par de escenas que, aludiendo a los miedos humanos y recursos cinematográficos más primarios, consiguen generar tensión en el espectador, lo último de Alejandro Amenábar es una película fallida porque nunca acaba de profundizar en todas las cuestiones que aborda. Ni una perdidísima y exagerada Emma Watson salva al filme de caer en el terreno de lo olvidable.»

(Jesús Choya, redactor en ‘El videoclub’)

«Llegué al cine con muchas ganas y toda esa “ilusión” se me fue a los pocos minutos. No me enganchó, me sentía fuera de la historia y cuando el final transcurría, no paraba de decirme “por favor, no termines aquí. Por favor, Amenábar, dime que esto es una broma”.

(Ana Mora, coordinadora de contenidos audiovisuales)

Regression-2015


Pan

«Una revisión del tan conocido cuento de James Matthew Barrie que nada tiene que envidiar a sus predecesoras. Magia, musicote, buenos efectos, Hugh Jackman y un Levi Miller que vais a querer adoptar y arropar cada noche.»

(Juanmi Díez, responsable de comunicación)

maxresdefault


Mi gran noche

«‘Mi gran noche’ es, en realidad, la gran fiesta de Mario Casas y, en menor medida, de Raphael. Todo lo que no sean ellos dos en pantalla es prolongar un chiste que acaba por no hacer toda la gracia que debería.»

(Imma Pilar, redactora de ‘OnCine’)

«Lo último de Álex de la Iglesia es, para lo bueno y lo malo, una locura desmedida e incontrolada. Solo la divertidísima Blanca Suárez y la rivalidad entre el Adanne de Mario Casas y el Alphonso de Raphael permiten que ‘Mi gran noche’ no se estrelle del todo en el vacío del caos. Agotadora.»

(Jesús Choya, redactor en ‘El videoclub’)

Mi_gran_noche__Foto_pel+¡cula_9330


Irrational man

«Si coges al Woody Allen de ‘Match Point’ y lo metes en una batidora junto al de ‘Blue Jasmine’, probablemente te de algo similar a esta película. Con la trama más parecida a la primera y una fotografía similar a la segunda, Irrational Man queda así como un segundo plato difícil de digerir en su larga flimografía.»

(Gaspar Blaya, redactor en ‘Duro de pelar’)Irrational-Man


El desconocido

«¿Esto es a lo que aspira el cine español como seña de identidad, como manifestación cultural, incluso como producto comercial? Una vez terminada la gincana sobre ruedas de Luis Tosar uno se pregunta para qué tanto despliegue de medios, para qué tanto despilfarro, si contamos con centenares de propuestas similares al alcance de la mano.»

(Pol Morales, redactor en ‘El videoclub’)

«Trepidante, frenética y con un ritmo que te dejará la lengua por los suelos recogiendo las palomitas que se te han caído. La propuesta de Dani de la Torre se une a una fantástica colección de acción y suspense que nos recuerda que el cine español no tiene nada de lo que acomplejarse. Eh, y sale Luis Tosar; se corrobora que este hombre no hace una película mala.»

(Germán de Heras, redactor en ‘OnCine’)foto_luis


Los últimos cinco años

«Anna Kendrick deslumbra en una adaptación musical profundamente emotiva que te descubrirá una de las mejores bandas sonoras del Broadway reciente. Una historia de amor deconstruida que suena, nunca mejor dicho, sincera y triste pero que se disfruta como un caramelo.»

(Jesús Choya, redactor en ‘El videoclub’)

«Soy un amante de los musicales pero, de verdad, éste no hay por donde cogerlo. Si amabas a Anna Kendrick, le cogeras tirria; si odiabas a Jeremy Jordan, lo harás aún más. Ni las canciones, ni su forma de contarnos el romance nos convencen. ¡Huid, insensatos!»

(Jonathan Espino, coordinador de la sección de cine y redactor en ‘OnTV’)The Last 5 Years Movie


¿Qué películas verás? ¡Cuéntanoslo con un comentario o en nuestras redes sociales!

Crítica | Solo Química

Olivia tiene 22 años y trabaja de dependienta en una perfumería. Está enamorada del guapo y famoso actor argentino Eric Soto, un joven acostumbrado a los lujos y a una vida donde las apariencias son lo más importante. Un día, los caminos de ambos se cruzan y es la espontaneidad de la chica la que llama la atención del intérprete, tanto que a partir de ese momento empezarán a vivir una relación muy especial. Esta es la historia de ‘Solo química’, película dirigida por Alfonso Albacete, que fue presentada en el pasado Festival de Málaga y que ahora llega a las taquillas españolas.

Tras ‘Entre vivir o soñar’ o ‘Mentiras y Gordas’, Albacete ha vuelto al cine con una de esas historias de cine dentro del cine que bebe ligeramente de las ya clásicas en el género romántico ‘Pretty Woman’ o ‘Notting Hill’, en la que el famoso y adinerado actor trata de feminizar a una dependienta cualquiera  de una perfumería cualquiera para convertirla en una refinada dama de paladar exquisito, capaz de distinguir el sabor de buen vino, más allá de saber adivinar si una hamburguesa es del VIPS, de McDonalds o de Burguer King.

solo-quimica-imagen-6

‘Solo química’ no es profunda, ni innovadora, ni busca conmover al espectador. Se trata, simplemente, de una comedia romántica a la que quizá le faltan muchos elementos para ser perfecta pero tiene los suficientes para entretener. Aunque el guión es algo flojo y está lleno de topicazos a los que fácilmente puede uno anticiparse, el trío protagonista se muestra muy voluntarioso y salva los platos en los ciento diez minutos que dura el film. Ana Fernández y Alejo Sauras están convincentes y llevan el peso de la película con firmeza (especialmente ella). Por su parte, el argentino Rodrigo Guirao está algo más flojo y en algunos momentos roza, incluso, la artificiosidad en su interpretación.

En el apartado de actores secundarios, Jaime Olías y María Esteve merecen una mención destacada, ya que sus apariciones ayudan a oxigenar la película cuando más lo necesita. Olías, cuyos trabajos siempre son un agrado, interpreta aquí al típico amigo gay que sabe de moda y de andar con tacones, mientras que Esteve es la amiga íntima de la protagonista, con un punto de gracia y vulnerabilidad a partes iguales, que se lleva la mayoría de carcajadas de calle.

solo-quimica-imagen-9

Otro desengrasante necesario son los cameos, más o menos sorprendentes, como los de Bibiana Fernández (desde aquí pedimos un papel protagonista para ella, ¡ya!), Rossy de Palma (demasiado insoportable en actuación y personaje), o Esmeralda Moya. Finalmente, cabe destacar la ciudad de Barcelona como otro protagonista más, a través de preciosas panorámicas que invitan a darse una escapada por la capital catalana, y una banda sonora juvenil de lo más acertada, con temas de Fangoria, Zahara o Miss Cafeína.

Con todos estos ingredientes, ‘Solo química’ es la película perfecta para quienes, con actitud adolescente y sin exigir demasiado, busquen entretenerse un rato, estar fresquitos en el cine y quieran dar unos eurillos a nuestro cine español.

Crítica | Los Minions

Esta vez, no voy a andarme con rodeos: el spin-off de los secuaces de ‘Gru’ es un SÍ rotundo. En esta primera entrega de sus aventuras en solitario (esperemos que vengan más), descubrimos en un potentísimo arranque (que también fue su primer teaser) el origen de los Minions y cómo su existencia no tiene sentido sin un villano al que rendir pleitesía. De ahí, que Kevin, Stuart y Bob decidan abandonar a la tribu para ir en busca de un amo que les saque de la desidia. Así, comienza una divertidísima historia que nos lleva al Nueva York de 1968, donde el trío protagonista con más carisma que hemos visto en mucho tiempo decide acudir a la Convención de Villanos.

Con esta premisa, podríamos habernos encontrado una sucesión de gags sin sentido que nos sacara alguna sonrisa; sin embargo, lo que nos ofrecen es una historia perfectamente construida para divertir a grandes y pequeños con un festival non-stop de carcajadas y un tramo final apoteósico. Como ya es habitual en el cine de animación, los más pequeños estarán encantados con la película pero serán los adultos los que pillen las mil y una referencias culturales que se encuentran escondidas a lo largo del metraje (ojo al momento musical con la banda sonora de ‘Hair’).

giphy

Aunque podríamos haber disfrutado con los pequeñajos amarillos en solitario, en la película podemos encontrar una sucesión de secundarios tan bien medidos en sus apariciones e intervenciones que, prácticamente, no podemos ponerles ni un pero: Scarlett Overkill y su marido, villanísimos de la cinta y doblados por dos fantásticos Alexandra Jiménez y Quim Gutiérrez; una familia encantadora que, sin duda, protagoniza uno de los gags más brillantes del film; e, incluso, la mismísima Reina de Inglaterra.

‘Los Minions’ será, sin lugar a dudas, el divertimento del verano. Probablemente, ‘Inside out’ tenga una premisa y un guión más originales y brillantes pero la primera es una absoluta maravilla cómica a la que no se le puede sacar, prácticamente, ningún error.

Crítica | Jurassic World

Si no queréis que no se os rompan vuestras ilusiones sobre la película, abandonad este artículo.

¡Ahora!

Bien, ¿estáis preparados para una reducción de hype?

Empecemos por el principio. La tercera secuela de ‘Jurassic Park’ nos cuenta el día que pasan dos hermanos en el parque jurásico más famoso del mundo donde, por cierto, trabaja su tía, quien no los ve desde hace años y pasa de su familia por completo (drama familiar, bien de Spielberg). Durante la primera media hora de película, descubrimos muy poquito a poco los entresijos del parque: la llegada con la musiquita original, el museo mejorado con hologramas y poco más (para los dinosaurios, hay que esperar).

La gran novedad de la cinta (y que ya habíamos visto en los tráilers) y primeros dinosaurios que aparecen en pantalla son los velocirraptores amaestrados por un Chris Pratt que vuelve a interpretar al Peter Quill de ‘Guardianes de la galaxia’: típico chuleta sabelotodo que sabes que se quedará con la chica y salvará al mundo (pereza). Y ese es uno de los grandes problemas de ‘Jurassic World’: lo evidente que es en todas sus tramas. Hay cero lugar para la sorpresa: el drama familiar de los niños, la incipiente relación amorosa,… Quizás sea culpa de unos tráilers demasiado explícitos pero, incluso, la solución final al problema se huele a kilómetros.

q6z8idwiwcmzsas2oys3

Aún así, la cinta es muy disfrutable gracias a esas escenas en las que los dinosaurios son los protagonistas (por favor, especial atención a esa en la que los niños pueden jugar con los bebés de dinosaurio -para morir de amor- y a ese homenaje a ‘Los pájaros’ jurassic style que es, desde ya, la escena a aplaudir de esta entrega). Pero, aún me queda un error más que señalar: los diálogos. ¿Acaso se escribió el guión con ‘El libro de los clichés’ al lado? ¡Madre mía! No os exagero si os digo que me ha dado un poco de vergüenza ajena en muchos de ellos: típica línea de ‘somos hermanos, siempre cuidaré de ti’ o ‘your boyfriend is a total bad-ass‘. De verdad, el cine USA necesita darse cuenta de que NADIE habla así. Y si lo hace, nadie quiere escucharlo.

Durante el visionado, surgen dos preguntas: la primera, ¿por qué Bryce Dallas Howard está toda la película corriendo sobre unos taconazos de quince centímetros? Además, que hacen alusión a ello y, en un momento clave, te enseñan con un plano detalle cómo es capaz de correr sin partirse una pierna. A ver, que sí, que la muchacha es muy válida pero lo que no se cree nadie es que aún no se le haya roto el tacón después de TODO lo que le ha ocurrido. Y la segunda pregunta, ¿un blockbuster funciona igual con un protagonista menos chulo? Porque lo de Chris Pratt ya me cansó en ‘Guardianes de la galaxía’ (igual es cosa mía) y aquí parece estar gritando toda la película: «¡Eh! ¡Mírame! Soy el perfecto Indiana Jones». Hell no.

tumblr_luaw9lYfGg1r3blmpo2_500

En resumidas cuentas, ‘Jurassic World’ entretiene por las secuencias en las que los dinosaurios toman el control; sin embargo, los personajes no están a la altura y resultan acartonados, planos, y no es que necesiten tener un drama existencial para protagonizar esta película, pero sí que podrían ser algo más originales, y no extraídos de millones de películas que ya hemos visto. Por cierto, casi acabo la crítica sin hablar del Indominus Rex: no aterroriza en absoluto. ¿Recordáis la primera vez que visteis al T-Rex? Exacto, esto se os olvidará la semana que viene.

Crí­tica | Fast & furious 7

¿Qué podrí­amos esperar de la Sí‰PTIMA entrega de una franquicia automovilí­stica que ya ha quemado todos sus cartuchos en sus anteriores entregas? Pues, de primeras, podrí­amos decir que nada pero… MEEEC, ERROR. Lo que la sexta quiso y no pudo ser, lo ha conseguido esta séptima y estimulante entrega: un festival non-stop de secuencias de acción imposibles, rodado con gran verosimilitud, que se convierte en el mejor entretenimiento cinéfilo en mucho tiempo.

La historia continúa donde acabó la sexta: Toretto y su equipo han acabado con Shaw, el jefe de una banda de conductores mercenarios, y están viviendo sus respectivas vidas lejos de las balas. Sin embargo, y si os quedasteis a la secuencia post créditos lo recordaréis, un nuevo villano -ni más ni menos que Statham- acaba con la vida de Han en Tokyo y se dispone a matar a todos los miembros del equipo protagonista. ¿Por qué? Sorpresa, Statham es Deckard Shaw, el hermaní­simo del personaje interpretado por Luke Evans, un loco de los trajes y los coches, que les va a hacer la vida imposible.

¿Qué hace de ‘Furious 7’ la mejor entrega de la saga? Por partes:


1. Es una scary movie de todas las anteriores: James Wan, director de ‘Saw’ e ‘Insidious’, se estrena tras las cámaras de la saga y lo hace con una idea en mente: vamos a pasárnoslo bien y vamos a reí­rnos de nosotros mismos. Desde la memorable primera secuencia en la que se presenta al personaje de Statham –impagable villano, por cierto-, se deja claro al espectador que nada de lo que va a ver a continuación ha de tomarse en serio: las secuencias de acción son imposibles -coches cayendo desde un avión y aterrizando en carreteras- y los personajes son aún más chulos que en todas las anteriores, con frases que, autoconscientemente, provocarán la risa en el espectador -en el pase al que asistimos, hubo hasta aplausos-. Mención especial para un Kurt Russell pasadí­simo que se lo pasa mejor que ninguno y un Dwayne Johnson que roba cada escena en la que sale pero, el que corta el bacalao, es un Statham bestial que, por favor, ha de volver en la próxima entrega.

e252eca394178fe6a62fa59c630213cb25457602


2. Verosimilitud en las secuencias de acción: Todos aquellos que se quejaron del CGI de ‘Kingsman’ encontrarán ‘Furious 7’ aún más atractiva. Muy pocas veces se nota el cartón piedra de los efectos especiales (y cuando se nota es porque quieren hacer cosas como las del gif). De hecho, por momentos, te descubres pensando como un niño: «¿Cómo habrán hecho eso?» Y es que eso es lo que pasa cuando ves la pelí­cula, que gozas como si volvieras a tener diez años y quisieras hacer volar coches mientras te persiguen los malos.

anigif_enhanced-4451-1414873673-1


3. La camaraderí­a: Por último, y ya serí­a raro después de siete entregas, la complicidad entre todos ellos es innegable. Además, al ser la última pelí­cula del fallecido Paul Walker, todo adquiere otro matiz, casi nostálgico, para cualquiera que haya tenido un mí­nimo de cariño a la saga. Por si alguien tení­a alguna duda, sí­, hay homenaje a Brian/Walker y, sí­, vas a llorar.

‘Fast & furious 7’ es una entretenidí­sima fantasmada disfrutable para, evidentemente, todos aquellos fans de la franquicia, pero también para aquellos que echen de menos las cintas de acción de la vieja escuela y es que, esta entrega, es algo así­ como la unión de tres ‘Misiones imposibles’, sólo que con mucha más testosterona y hasta arriba de esteroides.

Crí­tica | El nuevo exótico hotel Marigold

Cuatro años después, llega la secuela de «El exótico hotel Marigold« de la mano del director Jhon Madden, en este caso, titulada «El nuevo exótico hotel Marigold«.

En la nueva entrega, Sonny (Dey Patel) tiene dos cosas bastante importantes entre mano -juzga tú mismo cuál tiene más peso-: comprar un hotel para expandir su imperio hotelero y casarse con Sunaina (Tena Desae), el amor de su vida. Como era de esperar, le prestará más atención a conseguir que un gran inversor lo ayude a conseguir el hotel que a su tradicional boda india -sí­, sí­, esas que son sencillitas y no tienen casi dí­as de fiesta-.

hotel-marigold-1

Por otro lado, aquellos personajes que llegaron de manera esporádica al Marigold se han asentado y, ahora, podemos ver cómo viven su dí­a a dí­a acompañados e, incluso, como viven un amor adolescente no siendo, precisamente, unos jovenzuelos. Además, se incorporarán nuevos huéspedes como Richard Gere -en el esperado papel de madurito buenorro- o Tamsin Greig.

Uno de los puntos fuertes de la pelí­cula son los maravillosos decorados de los escenarios, muy coloridos y ambientados en la India. Además, la ropa de los personajes -incluso los de la profesora McGonagall señora Donelly (Maggie Smith), cuando al principio de la primera entrega nunca pensamos que harí­a algo así­- también ayudan a que no olvides en ningún momento el lugar en el que se está rodando. Y, cómo no, la esencia de Bollywood, que hace que salgas del cine bailando.

Esmeralda gif

Por supuesto, serí­a un pecado no destacar las actuaciones de Judi Dench, Bill Nighy o Penélope Wilton y, la ya mencionada anteriormente, Maggie Smith. Son un ejemplo de genialidad y de que los años y horas de cine son un gran punto a favor para mejorar un guion que, sinceramente, no brilla mucho.

Sin duda, El nuevo exótico hotel Marigold no decepciona a las personas que disfrutaron con la primera parte y, sobre todo, te deja con un sabor de boca bastante dulce y con alguna moraleja con palabras muy sabias.

Crí­tica | Pride

Lo peor que se puede decir de ‘Pride’, así­, para empezar fuertecito, es que sabemos todo lo que va a ocurrir antes de que suceda en pantalla. Hemos visto tantas veces esta historia que, con los ojos cerrados, podrí­amos trazar su timeline y prácticamente no confundirnos ni un ápice: dos mundos enfrentados que acaban por entenderse gracias al beneficio mutuo (y a que son todos muy buenas personas, claro). En este caso, esos dos mundos son, por un lado, un colectivo de gays y lesbianas y, por otro, el sindicato de mineros de un pueblo de Gales. ¿Que qué tienen que ver unos con los otros? Poco, la verdad, pero ambos se ven unidos por la violencia recibida por parte de la policí­a y deciden ayudarse.

La trama, basada en hechos reales, ocurre en el verano de 1984, factor que facilita incluir varios temazos rompepistas, que tú intentarás no bailar ni tararear pero que te será imposible. Ahí­, en ese percal de violencia y purpurina, van a parar nuestro grupo de protagonistas. En primer lugar, el colectivo gay que, como si de una pelí­cula de los noventa se tratase, sólo sabe bailar descontroladamente, dejarse hacer coletitas por niñas pequeñas y, evidentemente, protestar pero sin ningún trasfondo que nos haga empatizar con ellos. Cuando acaba la pelí­cula, nos da la sensación de no haber conocido a ninguno de ellos, sólo haber asistido a un desfile de personajes verborreicos que lucha por sus derechos. En segundo lugar, el colectivo minero, que vive en un pueblo remoto de Gales pero que, lejos de ser los gañanes de Muchacha Nui, entran por el aro a la primera de cambio porque, repito, son todos muy buenas personas, claro.

8cf324c7b9016c72f0fe06569377d8751089e6d7b33be3124e2d6c52ed5f287a_large

Y es que, ‘Pride’ quiere ser tan buenrrollera que a uno se le sube el azúcar. La fórmula funcionó en ‘Billy Elliot’ y ‘Full Monty’ porque los personajes y sus aspiraciones estaban muy bien definidos y conseguí­an emocionarnos porque nos podí­amos sentir reconocidos en ellos. En este caso, eso no ocurre. Y no es por culpa de los actores, ya que el reparto es lo más destacable de la pelí­cula, ni, curiosamente, por los personajes, algunos muy interesantes pero, y aquí­ viene el problema, también desaprovechados. En dos horas de pelí­cula, introducir veinte personajes y que sólo lleguemos a conocer ligeramente a uno, el joven que se une a la causa a espaldas de su familia, es un gran problema, al menos para mí­. El caso contrario es, por ejemplo, ‘The normal heart’, en la que hay un colectivo que intenta lucha contra el SIDA pero en el que destaca una pareja por encima de todos y hay un punto de vista impuesto desde el principio, el del personaje de Ruffalo.

Habrá quien se deje llevar por el good feeling que desprende y quien se rí­a con sus manidos gags pero ‘Pride’ no es una buena comedia ni mucho menos el fenómeno que nos han intentado vender.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies